23 de noviembre de 2008

Un juzgado ordena por primera vez en España la retirada de crucifijos de un colegio público





El fallo recoge que los símbolos religiosos vulneran derechos.
Un juzgado ordena por primera vez en España la retirada de crucifijos de un colegio público


El Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de Valladolid ha dictado una sentencia en la que obliga al Colegio Público Macías Picavea de Valladolid a retirar los símbolos religiosos de las aulas y espacios comunes del centro. La Asociación Estatal Europa Laica destaca que la citada sentencia entiende que la presencia de símbolos religiosos en las aulas vulnera los derechos fundamentales reconocidos en los artículos 14 y 16.1 de la Constitución (igualdad y libertad de conciencia).

La sentencia cita la reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional, en la que se recuerda que "el Estado se prohíbe a sí mismo cualquier concurrencia, junto a los ciudadanos, en calidad de sujeto de actos o de actitudes de signo religioso", y se alude a "la laicidad y neutralidad del Estado".

Por ello, el fallo judicial indica que "el Estado no puede adherirse ni prestar su respaldo a ningún credo religioso, ya que no debe existir confusión alguna entre los fines religiosos y los fines estatales. Nadie puede sentir que, por motivos religiosos, el Estado le es más o menos próximo que a sus conciudadanos".

Al respecto, cita la sentencia la Convención de Derechos del Niño de Noviembre de 1989, ratificada por el Estado español, y la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor, de enero de 1996, que indican que los niños son titulares plenos de sus derechos fundamentales, entre los que se encuentra la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Europa Laica junto a la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid (ACEL), y otras organizaciones sociales, sindicales y laicistas, que forman parte de la Campaña Estatal por una Escuela Laica, se felicitan por este fallo judicial, al tiempo que lamenta que hayan tenido que transcurrir más de tres años, desde que fuera solicitada la retirada de los símbolos.

En este sentido, esta organización responsabiliza de esta dilación "al empecinamiento grotesco mostrado por la Consejería de Educación de Castilla León, derivando el problema, de forma ilegítima; y al Consejo Escolar del Centro, ya que con su contumaz negativa ha contribuido a que se prolongara una situación, que como esta sentencia refleja, suponía una violación de derechos fundamentales de las personas".

"Esperamos que a partir de este fallo toda simbología religiosa, de cualquier tipo, salga de los espacios, edificios públicos y comunes de toda la ciudadanía, en beneficio de la democracia española y de la libertad de conciencia y pensamiento, que nuestra Constitución inspira y que los poderes públicos del estado español sean los primeros en cumplir", concluye Europa Laica.