23 de noviembre de 2008

recuperación de La de Momoria Historica. Moción de ERC


El Congreso debatirá el martes una iniciativa parlamentaria de ERC para modificar la Ley de Memoria Histórica, con la finalidad de que se reconozca "la lucha armada" antifranquista y aquellas personas que combatieron en esas organizaciones tengan un reconocimiento moral y económico.

Este es uno de los aspectos que los republicanos catalanes han incluido en la proposición de ley que llevarán al pleno pasado mañana, porque consideran que la Ley de Memoria Histórica que se aprobó el año pasado no ha cumplido las expectativas de la mayoría.

Y como en su opinión no se han visto satisfechas, los diputados de ERC pretenden de esta forma que se recupere también la Memoria Histórica de la II República y de todas las personas, organizaciones y Estados que "apoyaron la lucha por la democracia y contra la dictadura".

El texto de la proposición, que defenderá el diputado Joan Tardá, recuerda que se ha obviado la calificación de Crímenes contra la Humanidad y "ni siquiera" se han anulado las sentencias que dictaron tribunales "absolutamente ilegítimos", como la del presidente de Cataluña, Lluís Companys, que fue fusilado.
Reparar a todas las víctimas

Por tanto, ERC cree que es "urgente" que se modifique la ley actual para que se reconozca y repare a todas las víctimas, se aplique "la doctrina de Naciones Unidas sobre los Crímenes contra la Humanidad" y el Estado asuma sus responsabilidades con los que fueron asesinados, perseguidos o encarcelados por el franquismo.

Por tanto, a través de esta iniciativa, ERC pide que se anulen las sentencias emitidas por los Consejos de Guerra, el Tribunal de Orden Público o el Tribunal Especial de Represión de la Masonería, entre otros.Quiere que se reconozca una indemnización de 135.000 euros para los beneficiarios de todos aquellos que murieron por la represión franquista y en su lucha por las libertades e insta al Estado a localizar las fosas comunes donde se hallan las personas "desaparecidas violentamente" en la Guerra Civil o en la represión posterior.

La restitución del dinero incautado por la dictadura y que conformó el "Fondo de papel moneda puesto en circulación por el enemigo" es otro de los aspectos que incluye la proposición de ERC junto con la creación de Museos de la Memoria o la apertura de los archivos de la represión. Además de otras consideraciones, la proposición pone igualmente atención en la utilización de armamento químico en la guerra del Rif (1919-1926) y solicita al Estado que asuma posibles compensaciones económicas y se dote a los hospitales de esa zona del norte de Marruecos de unidades sanitarias en el tratamiento oncológico.

También en relación con la Memoria Histórica, el diputado de ICV Joan Herrera preguntará el miércoles en la sesión de control al Gobierno cómo va a garantizar el Ejecutivo los derechos de las víctimas del franquismo.

Un juzgado ordena por primera vez en España la retirada de crucifijos de un colegio público





El fallo recoge que los símbolos religiosos vulneran derechos.
Un juzgado ordena por primera vez en España la retirada de crucifijos de un colegio público


El Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de Valladolid ha dictado una sentencia en la que obliga al Colegio Público Macías Picavea de Valladolid a retirar los símbolos religiosos de las aulas y espacios comunes del centro. La Asociación Estatal Europa Laica destaca que la citada sentencia entiende que la presencia de símbolos religiosos en las aulas vulnera los derechos fundamentales reconocidos en los artículos 14 y 16.1 de la Constitución (igualdad y libertad de conciencia).

La sentencia cita la reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional, en la que se recuerda que "el Estado se prohíbe a sí mismo cualquier concurrencia, junto a los ciudadanos, en calidad de sujeto de actos o de actitudes de signo religioso", y se alude a "la laicidad y neutralidad del Estado".

Por ello, el fallo judicial indica que "el Estado no puede adherirse ni prestar su respaldo a ningún credo religioso, ya que no debe existir confusión alguna entre los fines religiosos y los fines estatales. Nadie puede sentir que, por motivos religiosos, el Estado le es más o menos próximo que a sus conciudadanos".

Al respecto, cita la sentencia la Convención de Derechos del Niño de Noviembre de 1989, ratificada por el Estado español, y la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor, de enero de 1996, que indican que los niños son titulares plenos de sus derechos fundamentales, entre los que se encuentra la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Europa Laica junto a la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid (ACEL), y otras organizaciones sociales, sindicales y laicistas, que forman parte de la Campaña Estatal por una Escuela Laica, se felicitan por este fallo judicial, al tiempo que lamenta que hayan tenido que transcurrir más de tres años, desde que fuera solicitada la retirada de los símbolos.

En este sentido, esta organización responsabiliza de esta dilación "al empecinamiento grotesco mostrado por la Consejería de Educación de Castilla León, derivando el problema, de forma ilegítima; y al Consejo Escolar del Centro, ya que con su contumaz negativa ha contribuido a que se prolongara una situación, que como esta sentencia refleja, suponía una violación de derechos fundamentales de las personas".

"Esperamos que a partir de este fallo toda simbología religiosa, de cualquier tipo, salga de los espacios, edificios públicos y comunes de toda la ciudadanía, en beneficio de la democracia española y de la libertad de conciencia y pensamiento, que nuestra Constitución inspira y que los poderes públicos del estado español sean los primeros en cumplir", concluye Europa Laica.

La retirada y los campos de concentración franceses














Ya el 12 de noviembre de 1938 el gobierno francés presidido por Daladier promulgó un Decreto Ley en el que mencionaba a los "extranjeros indeseables" (refiriéndose evidentemente a los españoles) y proponía la expulsión de todos ellos. El 5 de febrero de 1939 y presionado por parte de la opinión pública, Daladier --que había bloqueado la frontera e impedido el paso de los refugiados-- permitió finalmente la entrada en masa de los huidos por la frontera que hasta entonces había permanecido oficialmente cerrada.

Ante la avalancha y sin miramiento alguno, el gobierno francés separó a los hombres de las mujeres y a los oficiales de la tropa. Todos fueron maltratados, mal alimentados y concentrados en zonas descampadas y alambradas tal como si fueran prisiones al aire libre, vigiladas por soldados coloniales marroquíes y senegaleses y disfrazadas o maquilladas como “campos de internamiento para refugiados” distribuidos por todo el país. A remedo de lo sucedido en el interior de España, toda Francia se convirtió también en una inmensa prisión para los republicanos antifranquistas.

El primer "centro especial" para acoger a los refugiados fue instalado por decreto el 21 de enero de 1939 en Rieucros (Lozère), cerca de Mende. Muy poco después, estos "estacionamientos temporales" se convirtieron en "reclusión administrativa" y en pocos meses se creaban el resto de los campos de internamiento. El 25 de febrero de 1939 Francia reconoció al gobierno franquista e intercambió embajadores (ver en este blog la entrada dedicada a la "Traición de Francia"). Poco después, entre marzo y abril de 1939 se crearon seis centros en las periferias de los Pirineos Orientales para el internamiento de milicianos: en Bram (Aude) reservado a los ancianos; Agde (Hérault) y Riversaltes (Pirineos-Orientales) destinado a los catalanes; Sepfonds (Tarn-et-Garonne) y Le Vernet (Ariège) para los obreros y Gurs (Basses Pyrénées). Estos dos últimos centros fueron los campos franceses más importantes y funcionaron hasta 1944, encerrando y exterminando a judíos, españoles, rumanos, gitanos y otros europeos indeseados para los nazis y para una parte importante de los franceses. El ya mencionado de Le Vernet era conocido como “campo represivo” en el que se debía encerrar a los “individuos peligrosos para el orden público y la seguridad nacional”, en general comunistas y dirigentes de las Brigadas Internacionales. A estos centros de internamiento se le sumaron otros como Argèles-sur-Mer, Saint-Cyprien (sumando ambos más de 180.000 internados), Prats-de-Molló y otros más pequeños como Gurs (con 23.000 excombatientes españoles y 7.000 brigadistas), Noé y Barcarès (cerca de 150.000 refugiados).

A mediados de marzo de 1939, Robert Capa visitó el enorme campo de la playa de Argelès-sur-Mer dónde estaban encerrados en ese momento más de 80.000 republicanos españoles. Capa describió este campo o "un infierno sobre la arena: los hombres allí sobreviven bajo tiendas de fortuna y chozas de paja que ofrecen una miserable protección contra la arena y el viento. Para coronar todo ello, no hay agua potable, sino el agua salobre extraída de agujeros cavados en la arena".

Ante estas terribles condiciones disuasorias planteadas cruelmente por el insensible gobierno francés y tras recibir un mensaje supuestamente conciliador de Franco garantizando inmunidad para todos aquellos libres de "delitos" de sangre, muchos de los huídos se plantearon el regreso. De los 550.000 republicanos que cruzaron los pasos fronterizos franceses antes de abril de 1939, al menos 250.000 --entre hombres, mujeres y niños-- atendieron y dieron credibilidad a las promesas de perdón de los franquistas y regresaron a España. Decenas de miles de ellos lo pagaron con sus vidas, pues todos fueron interrogados a su regreso y los hombres detenidos para su concentración y clasificación de cara al establecimiento de las responsabilidades que pudieran determinar los vencedores, los cuales impusieron condenas a muerte a muchos de ellos y penas milenarias de prisión a los que no fueron asesinados ante los pelotones de fusilamiento.

Nuevamente, muchas de las imágenes que traigo aquí son poco frecuentes y algunas de ellas aparentemente inéditas. Han sido extraídas de las miams fuentes que en la entrada anterior, es decir, que la mayor parte son fotografías de muestra del catálogo de una colección de postales sobre el paso de los puestos fronterizos y la retirada, que está a la venta en en la página http://www.elcondeingles.com/, en su sección de "Militaria; Guerra civil española", y que por su indudable valor documental os hago llegar aquí, a pesar de la bajísima resolución de las borrosas fotográfías. Otras proceden de imágenes de uso público consultables en http://www.corbis.com/ y en http://www.flickr.com/, normalmente bajo el criterio e búsqueda "guerra civil" o "spanish civil war" y a poder ser en blanco y negro. Por último, algunas --unas pocas-- de las fotografías han sido tomadas de la excelente página http://www.sbhac.net/, para la que reitero mi recomendación de lectura sosegada por su gran calidad.


"La Retirada"
Desde los primeros días posteriores al Golpe de Estado fascista, las historias de terribles actos de salvajismo y represión masiva cometidos por los sublevados se prodigaron en la prensa republicana y en los medios de comunicación internacionales. Aterrados ante la eventualidad de ser objeto de ataques, torturas y asesinatos, decenas de miles de familias vinculadas de forma directa a la defensa del Estado de Derecho republicano o simplemente atemorizadas por su condición --muy frecuente en aquel entonces-- de afiliados a sindicatos o partidos políticos progresistas, llenaron en desbandada las carreteras con sentido al interior de las zonas aún leales al Gobierno Republicano democráticamente elegido. Así, la retaguardia manchega, catalana, madrileña, valenciana y de otras zonas se fueron saturando de columnas de refugiados hambrientos y amedrentados. Muchos de ellos narraban con pavor execrables actos de muerte y destrucción.

Este éxodo interior fue sólo el preludio del Éxodo --con mayúscula-- al exterior, que sería contemplado impertérritamente por los acomodados europeos desde la caída del Frente Norte (Asturias, Euzkadi y Santander) en la primavera de 1937, el fin de la bolsa de Bielsa en 1938 y fundamentalmente desde los últimos días del año 1938 con la conquista de Cataluña por los alzados. Espantados ante la más que probable venganza, los vencidos y sus familias trataron de escapar embarcando en los puertos y huyendo por las fronteras con Francia.

Fue una trágica huída. 550.000 republicanos cruzaron las fronteras francesas ante la indiferencia de la comunidad internacional en un desesperado acto de instintiva supervivencia, que por su magnitud fue recordado para siempre en los anales y memorias francesas con el nombre español de "La Retirada". El flujo, mayoritariamente encauzado hacia el paso de Le Perhus, se detuvo abruptamente cuando las tropas franquistas alcanzaron los puestos fronterizos, tomaron el control de los mismos y elevaron en los mastiles la bandera rojigualda al son y brazos en alto del "Cara al Sol", el día 1 de abril de 1939. La inmensa prisión en la que se había convertido la España negra de los vencedores había cerrado portones y echado cancelas. Los que se creían afortunados tras haber logrado escapar comenzaban una nueva odisea personal, la cual en muchos casos terminaría trágicamente.

La Retirada y el Exilio no carecen de abundantes y emotivos testimonios gráficos bien documentados. Sin embargo, muchas de las imágenes que traigo aquí son poco frecuentes y algunas de ellas aparentemente inéditas. Han sido extraídas de diversas fuentes. La mayor parte son fotografías de muestra del catálogo de una colección de postales sobre el paso de los puestos fronterizos y la retirada, que está a la venta en en la página http://www.elcondeingles.com/, en su sección de "Militaria; Guerra civil española", y que por su indudable valor documental os hago llegar aquí, a pesar de la bajísima resolución de las fotográfías, poco más que borrosos contactos borrosos. Otras de las instantáneas que aquí os pego proceden de imágenes de muestra de archivos gráficos públicamente consultables en http://www.corbis.com/ y en http://www.flickr.com/, normalmente bajo el criterio e búsqueda "guerra civil" o "spanish civil war" y a poder ser en blanco y negro. Por último, algunas --unas pocas-- de las fotografías han sido tomadas de la excelente página http://www.sbhac.net/, para mi gusto la mejor y más fundamentada sobre la II República Española, la Guerra Civil, la postguerra y la represión.

Protesta contra el Valle de los Caidos


Este sábado 22 de Noviembre parte de los movimientos sociales de la sierra entre los cuales miembros del Foro Social y del CSOA La Fabrika, pero también habitantes de la comarca decidieron concentrarse delante de la puerta del Valle de los Caídos para pedir el fin de los homenajes al dictador.
. Eramos alrededor de treinta personas delante de las puertas del Recinto Franquista donde congregaban como cada año los nostálgicos del golpe de Estado, del caudillo y de la dictadura. Este sábado según fuentes de Patrimonio Nacional, entraron 3.700 personas entre las cuales solo 1.700 asistieron a la misa.
Los carteles de los antifascistas presentes eran sin duda alguna un llamamiento a todos para que dejemos de tener miedo y recordemos de una vez a los que sacrificaron sus vidas para una España más justa donde todos seamos iguales y donde el porvenir se forje entre las manos de sus ciudadanos.
BASTA YA DE HOMENAJES A UN DICTADOR GENOCIDA
A LOS QUE LUCHARON POR LA LIBERTAD
NO MÁS HOMENAJES A GENOCIDAS

Este proyecto no ha muerto mientras no nos olvidemos de los abuelos en las cunetas, en las puertas de los cementerios o en los matorrales, y mientras unos pocos privilegiados dirigen el país indicándonos lo que ha de hacer y como hacerlo.

La hora que duro la concentración nos ofreció la oportunidad de observar el apoyo popular de este mensaje a través de las reacciones de los automovilistas que de paso por la carretera San Lorenzo - Guadarrama (M600) no dudaban a señalarnos su aprobación.
El megalómano complejo del Valle de los Caídos cristaliza el mayor insulto que la nación puede seguir infligiendo a las víctimas de un golpe que condeno la Democracia española a desaparecer para cerca de 40 años. Ha de recordar-se lo que es el Valle de los Caídos:


El Valle de los Caídos o la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos fue construido entre 1940 y 1958 por miles de presos republicanos muchos de los cuales no sobrevivieron a la obra. En el complejo se hallan una abadía benedictina, una basílica excavada en la roca donde yacen los túmulos de Franco y Primo de Rivera, dos capillas donde se encuentran los restos de militares golpistas y constitucionalistas, y culmina en la cima de la basílica una de la más alta cruz cristiana del mundo. Pero en el complejo que ocupa la mayor parte de la superficie valle de Cuelgamuros de 1.365 hectáreas encontramos también un cementerio de monjes benedictinos, una monumental explanada y unas colinas, arroyos y lujuriante vegetación patrimonio nacional. El decreto fundacional del monumento del 1ero de abril de 1940, indica la función del complejo: "...perpetuar la memoria de los caídos de nuestra gloriosa Cruzada [...] La dimensión de nuestra Cruzada, los heroicos sacrificios que la Victoria encierra y la trascendencia que ha tenido para el futuro de España esta epopeya, no pueden quedar perpetuados por los sencillos monumentos con los que suelen conmemorar-se en villas y ciudades los hechos salientes de nuestra historia y los episodios gloriosos de sus hijos."


El timorato gobierno del PSOE en materia de Memoria Histórica, promulgo su ya famosa pero poca ambiciosa Ley de Memoria Histórica por la cual se prohibe por primera vez cualquier símbolo o manifestación política dentro del Valle de los Caídos. Por este motivo pudimos descubrir a numerosos cuerpos de la guardia civil a la entrada del monumento para impedir el acceso con banderas o uniformes con connotación política.

La concentración frente al complejo franquista se organizó por segundo año consecutivo con la exclusiva participación de ciudadanos de la comarca, pero la iniciativa pretende convertirse en una cita fija más del calendario de la memoria de la sierra que sera convocada el año próximo de manera abierta.