28 de noviembre de 2008

El Opus Dei conserva su caché


El Opus Dei conserva su caché
La influencia del Opus Dei en el Parlamento ha caído enteros durante el Gobierno del PSOE. No obstante, la Obra mantiene su influencia empresarial mediante centros de gestión y fundaciones.
Pablo Elorduy y Alberto Moncada en diagonal periodico


Robert De Niro, Nicolas Cage o Antonio Banderas, cualquiera de estos tres actores podría ser José María Escrivá de Balaguer en la gran pantalla, o al menos es lo que anunciaba uno de los foros cinematográficos del Opus Dei. La película se planteó como una respuesta al ataque mediático más importante que ha sufrido el Opus en 80 años: El Código Da Vinci, una ficción que escoció en el seno de la Obra y que, para algunos analistas, la sumió en una crisis de vocaciones acentuada por la mayor popularidad de otros movimientos de la ultraderecha católica, como los Legionarios de Cristo y Camino Neocatecumenal, los numerosos ‘Kikos’.

No obstante, el Opus cuenta en la actualidad con más de 80.000 fieles oficiales, de los cuales 1.750 son sacerdotes. Más de la mitad de los seguidores de la Obra, ahora dirigidos por el prelado Javier Echevarría, viven en Europa. América es la segunda fuente de militantes, con más de 28.000 individuos adscritos al grupo. Oficialmente, la prelatura es una organización “sin ánimo de lucro”, si bien su fundador recomendaba emplear lo que él llamaba “el Santo sablazo” para financiar sus “obras de caridad”; misiones orientadas casi exclusivamente al proselitismo.

Políticos afines Escrivá aseguraba desde el púlpito que él no se metía en política. Sin embargo, la nómina de afiliados al Partido Popular relacionados con el Opus es extensa. Ex ministros como Federico Trillo, Juan José Lucas, Cristóbal Montoro, Margarita Mariscal de Gante, Isabel Tocino o Romay Beccaría, y otros ‘populares’ de la vieja guardia como Ana Mato o el ex director general de la policía y actual Conseller de la Generalitat valenciana, Juan Cotino, aparecen en las quinielas de supuestos allegados al grupo. Junto a tan notorio elenco, otros partidos cuentan con sus propios “sospechosos”, como el embajador de España en el Vaticano, Francisco Vázquez, del PSOE, que ha participado en charlas para defender el compromiso con la libertad de Escrivá, y personalidades de otros grupos como CiU, UPN o EA también son simpatizantes, colaboradores o allegados a este grupo. Los mismos rumores –inevitables cuando se trata de una organización que cohabita con el secreto– situaban al propio José María Aznar como “afecto” al Opus; no en vano, sus hijos se educaron en colegios de la prelatura (excepto el pequeño Alonso, que estudió con los Legionarios) y su esposa, Ana Botella, es sobrina del supernumerario José Botella.

En más altas esferas suele recordarse la larga relación entre la Obra y la casa real. François Normand recordó en su libro El poder del Opus que el rey Juan Carlos tuvo como preceptor a un miembro de la Obra, Anael López Amo, así como el apoyo del Opus durante el proceso de sucesión de Franco. Un sacerdote de la prelatura, Federico Suárez, fue capellán de la Zarzuela, y otro miembro, Álvaro del Amo, fue el encargado de la educación del príncipe Felipe. La amistad de la secretaria personal de la reina, Laura Hurtado de Mendoza, que pertenece al Opus, con la periodista Pilar Urbano pudo influir en la elección de esta última como biógrafa oficial de la Reina. La misma periodista arremetía en 1994 contra los “maricas”, las “machihembras” y los “sarasas recomidos de sida”.

Escuelas y fundaciones Urbano se apresuró a explicar que el 80% de los beneficios de su biografía irían a parar a obras benéficas. Se refería a la Fundación Senara, que gestiona un colegio con el mismo nombre en el barrio de Moratalaz (Madrid), una sociedad de la prelatura que recibe, además de las donaciones de Urbano, distintas ayudas de Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, así como de las obras sociales de Cajamadrid y La Caixa.

El Opus funciona en el Estado a través de diversos grupos para la educación: Centros Familiares de Enseñanza, Fomento de Centros de Enseñanza, Attendis, Institució Familiar o el Grupo COAS entre otros. Estas sociedades se encargan de la gestión de centros privados, a los que numerosos cabildos y comunidades han cedido el usufructo de terrenos. Recientemente, la Comunidad de Madrid, gobernada por Esperanza Aguirre, otorgó a la Fundación Educatio Servanda, presuntamente vinculada con la Obra, 26.000 metros cuadrados para la construcción de un nuevo colegio en el municipio de Alcorcón. Esta fundación recoge en su web una guía práctica para la objeción a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, caballo de batalla del universo Opus junto a temas como la investigación con células madre, el aborto o la eutanasia.

La Universidad de Navarra, otra entidad sin ánimo de lucro, recibe millones de euros de financiación pública para proyectos de investigación. Asociada a la universidad navarra, está la IESE Busines’ School, escuela de negocios de prestigio internacional. La principal vía de financiación de la Prelatura es a través de fundaciones y organizaciones no gubernamentales, así como de las aportaciones de sus numerarios, supernumerarios y allegados. La página web Opus Dei Awareness Network aporta un amplio listado de Fundaciones vinculadas al Opus que operan en EE UU y en países como México, Argentina, Italia o Inglaterra. Como ejemplo, una de las ONG de la Obra, Séniors Españoles para la Cooperación Técnica (SECOT) recibe fondos del Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Industria, el Instituto de Crédito Oficial o la Unión Europea, entre otros. Según Agustina López, coordinadora de Opus Libros, una web crítica con la prelatura, las ONG del Opus “dicen que van a ayudar a los pobres de Perú y en realidad lo que hacen es abrir una escuela para captar numerarias auxiliares o dicen que ayudan a jóvenes campesinos para que tengan acceso a la educación, y lo cierto es que lo que hay detrás es un seminario para conseguir futuros sacerdotes agregados”.

Empresas y jueces

El presidente del Banco Popular, Ángel Ron, declaró al aterrizar en su cargo que “el Opus Dei no influye para nada y dudo que haya influido (en la gestión) en el pasado”, sin embargo el vicepresidente de la entidad, Luis Herrando y Prat de la Riba, es hermano del vicario regional de la Obra. Más empresas o corporaciones importantes en cuyos organismos directivos hay o ha habido allegados al Opus son FCC, BBVA, ONO o Europa Press, y organismos como el Fondo Monetario Internacional, la Unesco, la ONU o el FBI, cuyo director durante el mandato de Clinton, Louis Freeh (miembro del Opus) organizó, entre otras operaciones, el asalto contra la secta de David Koresh en Waco (Texas). Como señalan las fuentes consultadas, lo más habitual es que los allegados nieguen pertenecer a la Obra, salvo que sea demasiado evidente.

Uno de los que ha negado su filiación es el presidente del Consejo General del Poder Judicial, propuesto por el PSOE, Carlos Dívar, que explicó durante su toma de posesión la ventaja que tenía respecto a ateos y agnósticos a la hora de juzgar: “Los católicos, obedeciendo al Papa, nunca nos equivocamos”. Otros magistrados en la órbita del Opus Dei son el ex vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) José Luis Requero (que participa activamente en actos del movimiento antiabortista), la presidenta de la Audiencia de Vizcaya, Ana Iracheta, o el ex fiscal general del Estado, Jesús Cardenal.

Aragón rinde un cálido homenaje al abuelo Labordeta


Emotivo y entrañable homenaje en el Teatro Principal de Zaragoza al cantautor maño
Aragón rinde un cálido homenaje al abuelo Labordeta
01:06h. del Viernes, 28 de noviembre.



Esta podría ser una noticia más a renglón seguido y pasar página, pero no será así como se informe de uno de los más hermosos homenajes que se realizarán a una persona que, además de honesta, entera, luchadora y decente, es entrañable amigo incluso para los más desconocidos habitantes de este nuestro país.

José Antonio Labordeta, el abuelo de Aragoneses y mundanos en general, recibió el homenaje que siempre le debió y le deberá su ciudad de Zaragoza, en el Teatro Principal de la capital aragonesa. Muchos son los artistas, amigos y compañeros de letras, de luchas políticas, de vivencias, los antiguos alumnos de este viejo maestro, que trascendió el nivel de la enseñanza y la educación dando un nuevo cariz a su quehacer al aventurarse más en los campos de la escritura literaria con su prosa y su poética, y en los campos de la música con la composición y la interpretación.

Ningún político será tan querido como él que, ya en la sesentona, se estrenara en el Parlamento español con los votos de su Aragón, para permanecer dos legislaturas tras la reelección. No fueron votos de interés, aquellos. No fueron votos de conveniencia, sino de convicción y de cariño del pueblo los que le auparon, los que le vitorearon tantas veces sus intervenciones en las calles o ante las pantallas de los televisores.

Pocos podremos olvidar cómo enfrentara palabras a armas del pretendido genocida de Aznar que nos metió en la guerra de Iraq contra la voluntad ciudadana. Pocos o ninguno olvidaremos cómo defendió el derecho al uso de la palabra de los que ya fuimos pisoteados, y el de poder levantar el puño en el Congreso de los Diputados, el lugar de parlamentar, de hablar, frente a los que pisotearon las libertades y lo siguen haciendo hoy día. Nadie, nadie: NADIE, puede olvidar que al frente de cada manifestación de estos pueblos de nuestro país (o de otros), siempre se prestó, siempre sonó su “Canto a la Libertad” que ya es un himno más que un canto.

Sirvió de excusa al homenaje la presentación de un libro sobre su vida, José Antonio Labordeta: creación, compromiso, memoria que coordina Javier Aguirre, a cuanto se dijo y se cantó en el homenaje, desde amigos y compañeros de lucha, o periodistas y contertulianos, políticos, cantautores… el periodista Luis Alegre que ha compartido programas de la televisión de Aragón con Labordeta, se arrancó con el “Somos” sin preparación, a petición de Olga Viza, que condujo el homenaje. Un amigo, más que amigo, como es Emilio Gastón, antiguo Justicia de Aragón, señaló entre anécdotas que no recordaba un tiempo sin haberle conocido, incluso, que le conocía desde antes de que naciera. Pero también Pilar Navarrete, Directora de la Biblioteca de Aragón, narró cómo le conoció en su juventud, cuando él enseñaba en el Instituto de Teruel.

Por la mañana había sido invitado, como contaría al final el homenajeado, por el Presidente del Gobierno, a comer en la sede de la Presidencia, ya que él no podría asistir por la noche al evento. Y Labordeta quiso insistirle en que impulse a la juventud que ha hecho que Zaragoza deje de ser un lugar provinciano, y subrayó que se debe apoyar la cultura aragonesa porque aún tiene mucho que mostrar.

Entre los músicos que participaron se contaría su amigo Luis Pastor, interpretando una canción adaptada, como dijo de un “afromeño” (él) para un “afromaño” (Labordeta), Miguel Ríos, que agradeció que un cantautor como él enseñase a los roqueros americanos a hacer algo más que mover las caderas, y mover además las neuronas. Compañeros del inicio de su viaje musical, coo los componentes de La Bullonera, Joaquín Carbonell, Luis Miguel Bajén (que fundó Biella Nuei), otra aragonesa con gran voz y pasión como Carmen París, y diversas coincidencias más, como Ruper Ordorika, Marina Rosell, Pilar Bardem, Victor Manuel, Ana Belén o Rosana, que dejó una grabación en Madrid exclusivamente para tomar un tren, cantar y volver a la grabación.

Siempre junto a su mujer, Juana, a la que agradeció la comprensión y el apoyo durante estaos años para poder hacer el viaje, y también de sus tres hijas, de sus dos nietas (según él, lo mejor que ha hecho en esta vida) y de un público que había peleado por poder entrar (muchos quedaron fuera pese a la discreción de la organización del acto), el abuelo no dejó de intervenir y comentar desde su asiento de butaca de patio, cuando alguien aparecía o le interpelaban.

Un homenaje que, con la mano de su amiga y representante durante años, Carmen Peire, el acto no podía ser una ñoñez, sino una alegría que a muchos nos emocionó por ver llegar un acto tan merecido y tan entrañable a esta persona, que es de dominio público y que, como no me cansaré de decir nunca, tiene un enorme sillón en la historia presente y futura de nuestro país, como luchador activo, como personaje de la lección popular que más parecería un humilde aldeano arrastrando a su pueblo de la mano hasta la ciudadela cerrada de su país.

No creo que sea cuestión de repetir homenajes por cada rincón de la geografía, porque al final se pervertirá la historia, pero creo que el homenaje de Madrid no debería faltar nunca, porque aquí hemos luchado con él y por causa suya, porque aquí no le pudimos votar nunca al parlamento y porque siempre le hemos querido recibir con los brazos abiertos y el corazón sincero: porque esta tierra también es un poquito Aragón.

Zaragoza era una deuda pendiente de los maños al profeta en su tierra, pero esta también es una asignatura pendiente a una tremenda persona.