19 de diciembre de 2008

El PP quiere homenajear a las tropas franquistas





El PP quiere homenajear a las tropas franquistas
El senador Juan José Imbroda presenta una iniciativa en la que se pide al Gobierno que informe si tiene interés en reconocer derechos sociales y económicos a los combatientes rifeños


El PP ha presentado en el Senado una iniciativa en la que se pide al Gobierno que informe si tiene interés en reconocer derechos sociales y económicos a los combatientes rifeños que lucharon durante la Guerra Civil.

Casi 100.000 de estos bereberes lucharon al lado de Francisco Franco en la Guerra Civil española.


El senador del PP y presidente de Melilla, Juan José Imbroda, que es el autor de una iniciativa que ya anunció en junio, ha informado de que la propuesta ya ha sido remitida a la Mesa del Senado, donde será debatida en la próxima sesión plenaria.

Imbroda ha señalado que, pese a la Ley de Memoria Histórica y al reconocimiento de derechos sociales y económicos que se ha hecho a todos los combatientes, se ha dejado a un lado a un grupo importante de musulmanes rifeños que también participaron en la contienda.

Abandono sistemático
"Estas personas han tenido un abandono sistemático por parte de los diferentes gobiernos de España y hay que reconocerles los mismos derechos, tal y como se ha hecho con otros combatientes", ha manifestado el senador del PP.

Para Imbroda, resulta "penoso" conocer la situación económica y social "en la que España dejó" a estas personas que lucharon, muchos de los cuales ya han fallecido, pero que tienen descendientes.

Por este motivo, considera necesario que la "dignidad humana sea igual para todos" y ha pedido al Gobierno español que también se les reconozca, bien a ellos o a sus familiares, los mismos derechos que se están aplicando a otros ex combatientes.

Nueva relación de amistad
Asimismo, el senador conservador ha dicho que, aprobando esta medida, España tendrá la oportunidad de establecer "una nueva relación de amistad" con todos los rifeños y sus familias que viven en Marruecos actualmente.

Imbroda ha mostrado su deseo de que esta medida no se politice argumentando que los rifeños lucharon en el bando de Franco, ya que, ha matizado, no se debe hacer ninguna distinción, independientmente del bando en el que se luchó.

En este contexto, el senador y presidente melillense ha señalado que en esa época, en estas personas el sentido político "no pesó mucho", sino que su participación en la Guerra Civil se debió fundamentalmente a motivos económicos.

"Cuasi españoles"
Ha recordado que estos musulmanes rifeños vivían entonces en el Protectorado Español en Marruecos y, por lo tanto, se trata de personas que eran "cuasi españoles".

"Era una época difícil y de penuria económica", ha apostillado.

Imbroda no ha concretado a cuántos rifeños puede beneficiar esta medida, pero se habla de varios miles de personas, muchas de las cuales murieron, otras resultaron heridas y otras consiguieron salir ilesas.

Los pasados 20-N y 18 de julio fue homenajeada por los fascistas Santander retira la última estatua ecuestre de Franco





Los pasados 20-N y 18 de julio fue homenajeada por los fascistas
Santander retira la última estatua ecuestre de Franco


elplural.com

La estatua ecuestre de Franco en Santander era la única que quedaba toda España y en el último año había protagonizado el homenaje que los fascistas dedicaron al dictador con motivo del 18 de julio y en la conmemoración del 20-N. Esta mañana el Ayuntamiento ha iniciado los trabajos para la retirada de la escultura, que irá a parar a un almacén municipal. Asociaciones de memoria histórica han mostrado su satisfacción.

El Ayuntamiento de Santander ha quitado hoy de su plaza principal la última estatua ecuestre de Francisco Franco que permanecía en un espacio público en España y cuya retirada ha causado expectación entre cientos de ciudadanos, que durante seis horas han contemplado los trabajos de desmontaje. Con vítores a la democracia, aplausos y algún "viva Franco", esta estatua de bronce, de más de cinco toneladas de peso y doce metros de altura, incluido el pedestal, ha dejado de presidir la plaza del Ayuntamiento santanderino después de 44 años.

Cinco horas para retirarlo

El desmontaje de esta escultura, la única con Franco a caballo que estaba en un espacio público en España una vez retiradas sus "gemelas" de Valencia y de los Nuevos Ministerios de Madrid, se ha desarrollado con normalidad durante toda la mañana. En ese tiempo, cientos de ciudadanos han permanecido de pie, incluso bajo una persistente lluvia, contemplando cómo se realizaban las labores de retirada, que han sido complejas porque se ignoraba cómo eran los anclajes del bronce a la piedra del pedestal. Cinco horas después, alrededor de las 13:40, los operarios consiguieron liberar la estatua del pedestal donde había permanecido desde 1964. Ahora se encuentra en un almacén del Ayuntamiento de Santander, donde va a permanecer hasta que se construya el Museo de Historia de Cantabria, la próxima "parada" de esta escultura.

Falangista en el pedestal

No hubo apenas incidentes, excepto cuando un hombre accedió con una bandera de Falange al recinto vallado, al que sólo podían entrar los operarios de la obra, sin que nadie se lo impidiese. Ya en el recinto, el hombre logró subirse al pedestal, mientras los operarios trabajaban, desplegó allí su bandera de Falange e hizo un saludo con el brazo en alto. La Policía Nacional consiguió que el hombre bajara de la estatua sin que se produjeran más altercados.



Acuerdo unánime

El traslado de la estatua ecuestre de Franco fue un acuerdo unánime del