25 de diciembre de 2008

Prisión para las "mujeres feas"


Prisión para las "mujeres feas"
Barcelona: Una exposición rescata la vida carcelaria femenina en 1939
Carles Geli



El golpe fue brutal: educadas y gozando por vez primera de las libertades republicanas, participando en política, habiéndose sacado el corsé religioso, miles de españolas fueron a parar en 1939 a las cárceles franquistas. Pecados: habían militado en la izquierda, luchado en el frente o se negaron a delatar a los suyos ante los fascistas. El vade retro lo fue incluso para la ya antigua población reclusa de lo social: las progresistas mejoras introducidas en 1931 por la nueva directora de prisiones Victoria Kent se esfumaron en un soplo. Frustración, terror y odio emanan de los casi 40 paneles de la impactante exposición Preses de Franco, que desde hoy y hasta el 7 de febrero acoge el Centre de Cultura de Dones Francesca Bonnemaison de Barcelona.



Seis cárceles femeninas de España y siete ámbitos forman la exposición. Cualquier coordenada deprime al visitante. Tifus y tuberculosis se propagaban con rapidez por centros a punto de reventar. En la prisión de Ventas de Madrid, gran modelo de Kent y prevista para 500 reclusas, se colapsará con 14.000. En la barcelonesa de Las Corts, se creció de las 600 de 1938 a las 1.763 (más 43 niños) de 1939. Un total de 11 testimonios orales de supervivientes ratifican lo difícil que era, por ejemplo, ser madre en el recinto: la prensa del régimen recoge natalicios y bautismos silenciando las, por ejemplo, 120 mujeres y 87 niños muertos en la prisión guipuzcoana de Saturrarán. Procesiones de Corpus, curas y monjas copan muchas imágenes: "A las reclusas se les negaba su condición de seres humanos, no eran ni enemigos como los hombres, habían de ser reeducadas", resume Mariano Aragón, de la Associació Catalana d'Investigacions Marxistes, productora de la exposición junto a la Fundación de Investigaciones Marxistas. Las monjas son las celadoras: 342; las Hijas de la Caridad (Príncipe de Asturias de la Concordia 2005) gobernaban 15 centros. El trabajo (coser y labrar campos) era pura explotación... Demasiado poco (la broma duró hasta 1959) para todas esas republicanas, "mujeres feas, bajas, patizambas, sin el refugio de la religión", como las tachó el diario Arriba en mayo de 1939.

Prisión para las "mujeres feas"

Cayo Lara asegura que el rey "se sitúa fuera del mundo y los problemas reales que viven los ciudadanos"



13:18h. del Jueves, 25 de diciembre.


El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, afirmó hoy que el mensaje del Rey en Nochebuena fue "una sucesión de buenas intenciones con escaso contenido concreto" que le sitúa "fuera del mundo y los problemas reales por los que atraviesan la inmensa mayoría de ciudadanos del Estado".

El máximo dirigente de IU criticó en un comunicado que el jefe del Estado no hizo mención alguna "ni de las causas ni de los responsables de una situación que está provocando lo que sí es un drama real que están sufriendo más de tres millones de parados, es decir, esas 6.000 personas que cada día son despedidas del trabajo o los millones de personas hipotecadas de por vida por la ambición de unos cuantos desalmados".

Lara lamentó que el monarca tampoco mencionó "a los responsables de la situación de quiebra de las pequeñas y medianas empresas, así como de miles de autónomos" que están teniendo que cerrar sus negocios, y que son los primeros en sufrir la crisis.

A su juicio, es "inadmisible" para los trabajadores españoles que el Rey les pida afrontar juntos la crisis económica y tirar del carro, ya que "hasta ahora esos mismos trabajadores sólo han visto cómo en los pasados años de bonanza sí tiraban del carro juntos los menos favorecidos".

Recordó que entonces "iban subidos en el carro los oportunistas del negocio fácil, los reyes de la finanzas especulativas y un sector de empresarios sin escrúpulos que han llevado éste país a una recesión de consecuencias incalculables".

Lara manifestó que "el discurso del Rey se fija sólo en un lado del espejo, pero olvida otro", ya que "en educación el monarca no quiere ver a los miles de jóvenes que se manifiestan contra el Plan Bolonia en la universidad, es decir, contra la privatización y mercantilización de la enseñanza, o la falta de medios en los colegios públicos o la ausencia de centros infantiles públicos de 0 a 3 años donde los trabajadores puedan llevar a sus hijos".

A su juicio, "el Rey alaba una Constitución, pero olvida que ésta es en buena medida virtual" porque "determinados poderes públicos y económicos violan sistemáticamente mandatos esenciales para la vida cotidiana de los ciudadanos como el derecho a la vivienda o al trabajo, la aconfesionalidad del Estado, la progresividad fiscal o la exigencia de que la riqueza del Estado debe dedicarse al interés general".

"Frente a los agradecimientos formales a quienes buscan trabajo entre nosotros, el Rey pasa por alto que se han endurecido las medidas de retorno, de reagrupación y de regularización de los inmigrantes, alargando innecesariamente su sufrimiento, que la siniestralidad laboral sigue segando la vida de tres personas cada día", dijo.

Además, denunció que la Ley de Memoria Histórica "no avanza porque la derecha política pone trabas y al Gobierno le falta valentía democrática para desarrollarla" y que tras 15 años de crecimiento ininterrumpido "no se ha reducido el índice de pobreza en España".

Finalmente, Lara coincidió con el Rey en que "el terrorismo no tiene razón de ser en el Estado español y que la unidad de los demócratas es la ú

Canarias recupera del olvido a Eduardo Suárez, fusilado por los franquistas




Canarias recupera del olvido a Eduardo Suárez, fusilado por los franquistas
Su nieta Isabel Méndez Suárez acaba de publicar un libro que dimensiona la dignidad del diputado comunista grancanario


Se sumaron al homenaje Eligio Hernández, Alfredo Mederos, Sergio Millares, Carmelo Suárez (PCPE), Miguel Ángel Pérez y José Pérez Ventura (PCE), Mercedes Pérez Schwartz y Aralda Rodríguez (Asociaciones de la Memoria Histórica de Tenerife y La Palma), Eladio Méndez

SB-Noticias.- Anoche tuvo lugar en la Sala San Borondón de La Laguna un emotivo acto de homenaje a Eduardo Suárez, Diputado a Cortes, comunista, fusilado en agosto del 36 por los franquistas, cuando contaba con poco más de 30 años. Dejó dos hijos, uno vive en Dakar (Senegal), destino del destierro de la familia. La otra, Mari Saro, que regresó de Dakar a mediados de los 70 y vive en Gran Canaria, se emocionaba anoche recordando la grandeza de su padre y su trágica desaparición.

La nieta de Eduardo, Isabel Méndez Suárez, nacida en el exilio senegalés, ha desarrollado en los últimos años una valiosa investigación que la ha llevado a numerosos informantes, además de contar con el testimonio directo, celosamente guardado por sus propios familiares. Es ahora cuando ha podido salir a la luz el fruto de su trabajo: el libro “Eduardo Suárez. En el recuerdo. Una memoria recobrada” (Gobierno de Canarias, Ayuntamiento de Arucas y Centro de la Cultura Popular Canaria, dentro de su Colección Recuperación de la Memoria Histórica).

Se sumaron al homenaje Eligio Hernández, Alfredo Mederos, Sergio Millares, Carmelo Suárez (PCPE), Miguel Ángel Pérez y José Pérez Ventura (PCE), Mercedes Pérez Schwartz y Aralda Rodríguez (Asociaciones de la Memoria Histórica de Tenerife y La Palma), Eladio Méndez... con palabras de admiración para Eduardo Suárez, un héroe desconocido para las jóvenes generaciones.

Saludaron con gran satisfacción la publicación de libros que vienen a hacer justicia al olvido por imperativo legal con el que la dictadura obró contra sus víctimas y los familiares de éstas, con secuelas que llegan a nuestros días.

El abogado Eligio Hernández manifestó echar de menos el que ni la iglesia ni el ejército se hayan pronunciado hasta la fecha contra aquel horror al que tanto contribuyeron. Mercedes Pérez Schwartz y Aralda, que mostraron su alegría “porque este libro viene a rescatar del olvido a una víctima inocente, cuyo delito fue luchar por sus ideas de libertad y justicia social de forma legítima” expresaron su deseo de encontrar a sus familiares desaparecidos por causas similares.

La historia de Eduardo Suárez no es muy común. Pocas veces en la historia del Archipiélago ha brillado con tanta intensidad un líder político como él, pero también nunca esa intensidad con la que brilló fue tan efímera, apenas un breve lapso de tiempo entre mediados de 1935 y el fatídico verano de 1936. Fue como una estrella fugaz que se estrelló contra la atmósfera irrespirable de un mundo lleno de desigualdades. Fueron los años en los que el Estado español se vio inmerso en los antagonismos sociales y políticos que derivaron en una cruenta guerra civil.

Muchos testigos aún se emocionan al recordar a Eduardo Suárez, con su brillantez oratoria y su claridad de ideas, alejadas de los clichés a la moda y aterrizando en los problemas cotidianos de los más desfavorecidos. Otros lo recuerdan cuando fue elegido diputado a Cortes en las elecciones de febrero de 1936, pero muchos otros rememoran el protagonismo que tuvo en el único núcleo de resistencia a los golpistas en julio de ese año, hasta que fueron detenidos.

Trasladados Eduardo Suárez y el delegado gubernativo de la zona Norte, el farmacéutico Fernando Egea, a Las Palmas de Gran Canaria se les hace consejo de guerra sumarísimo y se les condena a muerte. En la madrugada del 5 al 6 de agosto, confinados en el cuartel de Artillería en La Isleta, pocas horas antes de su fusilamiento, Eduardo demuestra su valor y firmeza de convicciones. Después de rechazar a los sacerdotes que se encontraban en capilla recorrieron en coche el camino hasta el campo de tiro cantando «La Internacional» y dando vivas a la República. Sólo las balas del pelotón de ejecución acallaron sus heroicas voces.

Eduardo Suárez Morales se ha convertido en un mito para todos aquellos que resistieron la larga noche del franquismo y para los que luchan por la democracia y la libertad, pero como tantos otros héroes, hoy es un desconocido para esta sociedad. Con este libro que hoy se presenta en la Sala San Borondón, se pretende hacerle justicia y rescatarlo del olvido para las jóvenes generaciones. El principal valor de esta publicación radica en que representa la memoria de la familia celosamente guardada durante décadas. EDUARDO SUÁREZ MORALES EN EL RECUERDO. UNA MEMORIA RECOBRADA es obra de su nieta Isabel Méndez Suárez, que realizó un trabajo paralelo de documentación sumamente meritorio. Ha sido editado por el Gobierno de Canarias, el Ayuntamiento de Arucas y el Centro de la Cultura Popular Canaria, dentro de su Colección Recuperación de la Memoria Histórica.