13 de enero de 2009

Las fobias de la iglesia.














El papa Pio IX maldice la 1ª internacional obrera por "enemiga de Dios y de la humanidad" . En 1891 el papa Leon Xlll publica una encíclica Rerun Novarum. En ella se reconcilia con la sociedad burguesa y lanza una cruzada contra el socialismo. Ya en los años 20 el Vaticano instiga la creación de una federación de estados católicos en el Centro de Europa, los estados bálticos , Hungria, Polonia, Croacia, que sirviese de freno a la expansión del "bolchevismo". Crea tambien una organización inticomunista secreta encargada de llevar a cabo este objetivo, Intermareum.En la encíclica papal de 2 de febrero de 1930 se calumnia a la URSS afirmando que los empleados públicos deben blasfemar contra Dios si no quieren perder su derecho a la alimentación y a la vivienda, entre otras mentiras. El Vaticano se complace en apoyar las dictaduras católico- fascistas. Tras la derrota del fascismo en el Centro y Este de Europa se convierte en una importante fuerza de oposición a los regímenes de democracia popular. La Inquisición ( el santo oficio) publica el 1 de junio de 1949 un decreto que prohibe a los católicos la adhesión al Partido Comunista y excomulga al que propague y defienda " la doctrina materialista y anticristiana de los comunistas"
Las iglesias católicas occidentales apoyan enérgicamente la actividad subversiva anticomunista de los disidentes del Este. Por ejemplo el intelectual católico Mazowiecki se mantuvo en relación con el cardenal Dopfner en Colonia y con las asambleas plenarias de los católicos alemanes. La muy rica diócesis de Munich, gracias al impuesto que pagan los católicos y principal fuente de ingresos del Vaticano, ha sido tambien importante suministradora de fondos del sindicato polaco Solidarnosc y a las iglesias de los antiguos países socialistas.
La nominación como papa de un clérigo polaco, a pesar de que durante siglos los papas eran italianos, fue un golpe de fuerza reaccionario para minar desde dentro los regímenes socialistas en Europa y en el mundo. Desde su llegada al Papado lanzo una ofensiva conservadora y anticomunista rompiendo con los aspectos reformadores del Concilio Vaticano ll, en clara continuidad con el papado virulentamente anticomunista de Pio Xll