20 de marzo de 2009

Homenaje en el callejero a represaliados de la Guerra Civil







Muchos de los nombres propios de las nuevas calles son desconocidos por la ciudadanía. Buena parte de ellos fueron zamoranos represaliados en la Guerra Civil por su vinculación a la República. Es el caso del contable Manuel Antón Martín (PSOE) y del escribiente interino de la Diputación Antonio Pertejo Seseña (PCE), quienes sufrieron el primer consejo de guerra de la provincia, el 3 de agosto de 1936.
El doctor Felipe Anciones fue un médico salmantino, vicepresidente de Izquierda Republicana de la ciudad. Fue destituido, encarcelado y sacado el 14 de agosto del 36.
Los hermanos Antonio, Saturnino y Amparo Barayón (mujer de Ramón J. Sénder) fueron también asesinados ese año.


Otro personaje que ha pasado a poner nombre a una calle después de décadas de silencio es el profesor Enrique Roldán Prieto. Miguel Ángel Mateos, portavoz de Adeiza y autor de la propuesta, señala que «fue muy relevante para San Frontis». Profesor de literatura, integrante del Círculo Republicano, «mantuvo una academia en el colegio de La Inmaculada durante muchísimos años, fue un gran educador, todos los represaliados de la guerra que estaban en la Escuela de Magisterio y de los institutos se refugiaron en su academia. A la gente humilde no le cobraba la matrícula», justifica Mateos.
También hay otros nombres de Zamora, éstos vinculados a las artes, que desde ahora son recordados con una placa de calle, como la pintora Delhy Tejero, el pintor Chema Castilviejo, el escultor Ramón Abrantes, el arquitecto Segundo Viloria y el ingeniero Manuel Echanove.