30 de junio de 2009

HOMENAJE A UN ANARQUISTA : Félix Likiniano




Anarquista, luchador, aventurero, montañero, artista…, y muchos más calificativos ensalzan la figura de Félix Likiniano. El revolucionario vasco (Arrasate 1909-Biarritz 1983) es el eje conductor del trabajo que desde ayer y hasta el próximo 31 de agosto viste las paredes del museo Ibarraundi de Eskoriatza.

"Esta exposición es un homenaje a Likiniano y a todos los que estuvieron a su alrededor", destacó el alcalde, Pedro Lasagabaster, en la inauguración de la muestra, que contó con la asistencia del editor Luis María Jiménez de Aberasturi y familiares de los protagonistas.

Nacido en la villa cerrajera hace 100 años, Likiniano, que vivió en Eskoriatza y después en Donostia, estuvo plenamente comprometido con sus ideales. Luchó contra el fascismo y a favor de la libertad y una "sociedad más justa". "Fue un hombre de acción, de primera línea de combate", explicó Jiménez de Aberasturi, amigo del miliciano vasco

ESiete paneles dan contenido a la muestra. Todos ellos recogen los pasajes más significativos de la vida de Likiniano, además de algunos de sus trabajos creativos (cultivó la escultura, el dibujo y la talla en madera). De este modo, los comienzos del siglo XX en la comarca -su madre, Máxima, solicitó permiso al Consistorio de Arrasate para poner en marcha una escuela infantil en el número 19 de Erdiko kale y recibió una subvención de 75 pesetas-, abren el recorrido histórico en el que se hace hincapié en el importante papel que desempeñó su esposa, Casilda; su trayectoria en Donostia; la Guerra Civil y el exilio.

"Casilda fue una defensora de los derechos de la mujer antes que de la lucha armada", subrayó Jiménez de Aberasturi -es autor del libro "Casilda, miliciana" -, que durante su intervención hizo, a su vez, alusión al donostiarra Manuel Chiapuso, "el ideólogo". "Los tres son anarquistas que convierten la defensa de San Sebastián en una gesta ética y heroica", sentenció.

Algunos detalles de su vida
Luchó en varios frentes

Likiniano, que pasó por varias cárceles, militó en la CNT, participó en las milicias armadas de Aragón y Catalunya, así como en la resistencia francesa a la ocupación nazi y en los grupos guerrilleros que operaban a lo largo de la frontera franco-española... Asimismo, en la década de los 60, conoció y ayudó a miembros de la entonces recientemente nacida ETA, y diseñó el anagrama del hacha y de la serpiente, que más tarde fue utilizado por la organización armada.

(Noticias de Gipuzkoa. 30 / 06 / 09)