31 de julio de 2009

¡Ya basta con este Dios!




Lluís Ronda



Hay conceptos donde no cabe la dicotomía, como lo son el de "Dios" y el de "Justícia".


Desde hace siglos, Occidente ha tenido que soportar un colonialismo teológico por parte de la iglesia católica en nombre de “la sociedad perfecta” y la “salvación del hombre”, tesis que no ha cejado en su pretensión de proclamarse Universal.

Desde el Sacro Imperio Romano y en contra del concepto Trinitario de Dios que tenían los primeros cristianos (Dios como símbolo), la santa sede dirige su poder, su fuerza, en nombre de esta afirmación: “la autoridad viene de dios”. Evidentemente, este “dios” no debía ser “relación” (padre-hijo-espíritu santo, eternidad-humanidad-universo…), donde uno no es sin el otro, donde todo esta interrelacionado, cada uno forma parte de un todo y viceversa. Dicho “dios” debía convenirse “sustancia”, “entidad”, a la manera de un señor (seguramente con barba blanca) omnisciente, omnipotente y todopoderoso que nos controle desde el cielo. ¿Cómo, sino, se podría justificar un imperio, un papa, un rey o soberano que hablara, propusiese, dictara y ejecutara en nombre de su “dios”?

Así fue cómo la teocracia cristiana, el cristianismo, se excedió, abusó demasiado de su poder: en su nombre fueron secuestrados más de 40 millones de esclavos africanos (centenares de ellos incluso fueron regalados y bien recibidos al Vaticano), las cruzadas, la inquisición, los papas corruptos… hasta el papa era quien concedía a las naciones el derecho a conquistar, ¡Mandaba del mundo!

La distancia, en aquellos momentos, entre el Evangelio de Jesús y el proceder de la iglesia era insalvable.

Pero gracias a Dios (símbolo), las cosas han cambiado (hay que decir, en justicia, que los actos más loables y Magnánimos también se han producido en nombre del cristianismo), pero creo que si la actual iglesia católica no cambia la idea que tiene de Dios, continuará condenada a su fracaso humano y divino.

Hay conceptos donde no cabe la dicotomía, como lo son el de “Dios” y el de “Justicia”. Cuando el papa Benedicto XVI visitó el campo de concentración de Auschwitz, dijo: ¿dónde estaba “dios” durante esta barbarie? o sea, ¿por qué lo permitió? Decepcionante, triste. Santo triste, triste santo. ¿Qué podemos esperar de esta iglesia? Justo lo que estamos viviendo: el intento de continuar imponiendo a la sociedad “sus” normas de conducta moral y ética de base escolástica a través de la palabra del “dios” personal encarnada en la mayoría de curas católicos, así, lejos de un ecumenismo de integración (diferenciar para unir y superar), continúan queriendo ser depositarios de esa “verdad” que dicta el dogma, la cual se quiere universalizar.

La desgracia, la desolación, la masacre y la muerte de las guerras lo provoca el ser humano, pero el ser humano es parte de Dios y todos somos portadores de su reino en nuestro interior (para los que sepan encontrarlo). Así pues, habrá, además de predicar en nombre de la justificación como por ejemplo los Magnánimos y Santificados Vicente Ferrer y la Madre Teresa, habrá, digo, primordialmente y con más fuerza, predicar luchando por la Justicia (Teología de la Liberación), y esto significa “plantarle cara al sistema establecido”, a sus líderes, a aquellos que provocan esas guerras inicuas con millones de muertos inocentes; habrá que levantar la voz contra aquellos que fabrican y comercian con el armamento y contra los escandalosos gastos de los estados en relación a esta malvada e inhumana materia; habrá que levantar la voz contra esos señores con traje y corbata, magnates del capitalismo, que en nombre del “progreso” están exterminando los pueblos indígenas y los recursos naturales.

Jesús “levantó la voz” y lo crucificaron… pero antes de expirar se dio cuenta que Dios no era ninguna “persona”. Quien quiera entender que entienda.

FRENTE POPULAR ANO I DIARIO DE LA REPUBLICA NUMERO 29










Redacción, Oficinas y Talleres: Garibay, 34
Teléfonos: 14.621 y 14.634
San Sebastián, lunes, 24 Agosto 1936


HACIA LA VICTORIA
La unificación de operaciones entre todas las fuezas del Norte podría precipitar el derrumbamiento de los facciosos

Martínez Barrio anunció días pasados su creencia de que la resistencia de los rebeldes acabaría a fines del mes actual. En su último artículo Indalecio Prieto mostraba cierto optimismo al decir que: “otra España nace de entre las ruinas de esta España que fué”. Al fin, Italia ha proclamado su neutralidad en esta conteinda que sostenemos los espaoles.

Estos antecedentes encierran indudablemente una esperanza natural en Martínez Barrio, significativa en Prieto. En cuanto a Italia su actitud parece adoptada a la vista del desarrollo de los acontecimientos, desfavorables a sus aliados espirituales.

Pero, además, es indudable que los rebeldes carecen de la moral que alienta nuestras filas, ya que no tienen tras sí, si es caso exceptuando Navarra, un pueblo que sea un segundo combatiente de valor tan fuerte como la retaguardia, entusiasta y heróica. Ya se han anunciado fuertes discusiones y hasta luchas interiores entre los sublevados de Burgos y de Salamanca. Así tiene que ser y por fuerza ha de producirse entre un conglomerado que disputan el color de una bandera, el régimen que habían de establecer: República o Monarquía, o si hubiera de reinar Juan, Alfonso o Carlos.

Tienen los facciosos un doble problema que atender, el interior y el exterior. En el primero han de cuidar de la resistencia más o menos pasiva de la clase trabajadora que nunca se sometería a un absolutismo fascista, y en el exterior la fuerte presión de las fuerzas leales y milicia que cada vez estrechan más el cerco que les aprisiona.



Todo ello supone, en buena lógica, un claro optimismo para un futuro inmediato. Nuestras armas acumulan victorias cada día. Está a punto de rendirse Córdoba, Teruel, Oviedo, Huesca, Granada, etc. Se reduce considerablemente la extensiónd el territorio rebelde. Cada batalla ganada merma su predominio, sus efectivos, sus moral. Pero no creemos que en esta forma ha de llegarse al final. No es de esperar que haya de conservarse el esfuezo de los sublevados ganándoles kilómetros en serie. Sería demasiado largo.

No es que pensemos tampoco que la lucha ha de ser corta, desgraciadamente. Siempre quedarán reductos rebeldes que han de vencerse con tesón. Estimamos más bien, que la mayor batalla han de vencerla ellos mismos producida, claro está, con el empuje de nuestras bravas tropas.

Creemos, en suma, que el final de esta lucha incivil ha de terminar con un derrumbamiento estrepitoso, y que este derrumbamiento será tanto más profundo cuanto más dilatada sea su resistencia.

Nuestro esfuerzo ha de tender, en consecuencia, a precipitar estos acontecimeintos, a debilitar por todos los medios la resistencia enemiga, a destrozar su moral, y para conseguirlo, naturalmente ha de recurrirse a las armas.

Ahora, reducidos los focos de Gijón, y a la vista de la rendición de Oviedo, podrá el Norte acoplar un conjunto de medios con los que caer sobre este efímero reinado del traidor Mola.

El que los requetés hayan efectuado algunas incursiones por Guipúzcoa no tiene importancia bajo el aspecto general de la lucha. Serán barridos en cuanto nos lo propongamos, y como un alud caeremos guipuzcoanos, vizcaínos, santanderinos y asturianso sobre todas esas fuerzas “salvadoras de España” que para conseguir su propósito apelan al concurso del Tercio y de los Regulares.

Un esfuerzo común, una unificación del operaciones entre todas las fuerzas del Norte, en lo que indudablemente habrán pensado ya nuestros dirigentes, precipitaría ese derrumbamiento, insostenible de los sublevados.


UN TRAIDOR MENOS
HA MUERTO EL TENIENTE CORONEL FACCIOSO ORTIZ DE ZARATE

Se ha confirmado oficialmente la noticia. La misma radio Pamplona se ha encargado de difundirla, aunque haya puesto festones de elogio en torno del cadáver de un traidor.

Ha muerto el teniente coronel faccioso Ortiz de Zarate, que dirigía una de las columnas rebeldes que vienen operando sobre Guipúzcoa. Hace unos días, Ortiz de Zárate resultó herido de cuatro balazos, en el curso de las operaciones ventiladas en Erlaitz. La muerte ha hecho justicia una vez más.

El teniente coronel Ortiz de Zírate, diez veces traidor, se destacó en la represión de Octubre, cuando era gobernador militar de la provincia de Vizcaya. A los crímenes que entonces se perpetraron bajo su mando tenía que añadir la inícua traición y deslealtad cometidas ahroa contra la República y contra el pueblo.

Ya encontró la contrapartida de sus delitos. Desde ayer, las fuerzas leales tienen un enemigo menos.

Es un nuevo motivo de satisfacción que añadir al balance de hechos satisfactorios con que se ha liquidado la última jornada.


¿Qué ha sido del pintor Ignacio Zuloaga?

“La Petite Gironde” publica una noticia fechada en Sevilla en la que dice que en Madrid, entre otras personalidades españolas, ha sido fusilado el gran pintor Zuloaga.

Acogemos con toda clase de reservas la noticia mucho más por su origen faccioso, ya que muy pocas informaciones de Sevilla han pasado de ser otra cosa que burdos infundios.


Perfin del general Muslera

Al general Muslera lo eligió el dictador jerezano, como a todos sus compañeros del Directorio militar, entre los más ignaros y obtusos componentes de cada Arma del Ejército. Pero el “record” de la necedad bertoldina y de la gedeonada hilarante lo estableció –y nadie lo ha movido- este general Muslera, capturado ahora en su escondite donostiarra. Se le encomendó a Muslera la cartera de Hacienda y, para colmo, se le dieron unos asesores con vetas de humoristas, que intentaban hacerle aprender de carrerilla ingentes mamotretos de Economía y Finanzas... Y así, un día, el general Muslera descubrió las doctrinas georgistas, achacando su paternidad, no a Henri George, sino a David Lloyd, el versátil y travieso político galés. Otro día se le ocurrió a Muslera imponer un gravamen sobre las persianas.

Cuando Primo de Rivera se cansó del coro de Musleras y Mayandias, y buscó Cirineos más doctos y más incondicionales para gobernar, al estilo del Círculo Lebrero de Jerez, el financiero castrense se sumió de nuevo en el anonimato del escalafón y el cuarto de banderas, de donde lo sacó pasajeramente la Comisión de Responsabilidades, encerrándolo en las prisiones de San Francisco.

Pues con toda esa heroicocómica historia, al alojarse otra vez en la cárcel a Muslera, no hay español que recuerde quién es, ni qué hizo, ni las carcajadas que le debe.


FRENTES DE COMBATE
Las fuerzas leales cubren importantes avances en los frentes de Urnieta y Andoain

Destacamentos del frente occidental dominan una gran zona y hostilizan con gran eficacia la carretera entre Andoain y Aduna.-El enemigo experimenta muchas bajas y abandona numerosos cadáveres en el campo

FRENTE NORTE
Tranquilidad casi absoluta en la zona de Irún. Se dedicó a descanso la jornada domincal en todas o casi todas las posiciones de aquel sector de guerra.

Apenas si de vez en cuando sonaba el chasquido desagradable de un “paco” o repiqueteba un tiroteo que en muchas ocasiiones ni siquiera tenía réplica.

Jornada en que los combatientes reposaron adormilados, y únicamente los vigías y puestos de vigilancia se mantenían ojo avizor para impedir cualquier sorpresa.

Por la mañana, el buque pirata descargó algunos zambombazos sobre Guadalupe, pero los artilleros facciosos andaban mal de puntería, y los impactos dieron fuera de nuestra espléndida fortificación ondarribitarra. Como el barco no se ponía a tiro y la niebla era muy densa sobre el mar, no se quiso gastar pólvora en salvas.

En los sectores de Oyarzun, Ventas de Astigarraga y Rentería la tranquilidad fué también extraordinaria.

En una operación de reconocimiento realizada por nuestras fuerzas del sector de Irún se recogieron bastantes cadáveres de carlistas que había abandonado el enemigo procediéndose a su incineración.


FRENTE ORIENTAL
En la zon situada al noroeste de Hernani reinó asimismo tranquilidad, por lo que respecta a las fuerzas combatientes. Se oyeron pocos tiros aislados y no se verificó ninguna operación.

Hacia las cinco de la tarde volaron sobre la villa dos aviones facciosos que arojaron varias bombas sobre las inmediaciones sin que ocasionaran víctimas.

Los desperfectos se redujeron al destrozo de quince hermosos pinos cuya madera, sin embargo, se podrá aprovechar.

Otra cosa ocurrió en el frente de Urnieta. Nuestras fuerzas, cumpliendo instrucciones concretas y precisas del mando, realizó en todo el frente, apyadas estratégicamente, un movimiento ofensivo de fondo que había de desarrollarse en una profundidad de más de quinientos metros.

Con fuego brioso de fusilería y de ametralladora, la brava muchachada que guarnece las posiciones del frente de Urnieta realizó un avance a la descubierta, desalojando al enemigo de sus más próximas posiciones. Ocupamos nosotros, por el contrario, unos puestos del mayor valor estratégico, infringiéndose al enemigo una derrota muy notable, tanto más eficaz cuanto que puede ser el fundamento de cualquier operación futura.

En la franja de terreno conquistado se encontraron más de veinte cadáveres de requetés, que fueron sepultados por elementos del Frente Popular, cumpliendo así una piadosa misión.

Después de la jornada de ayer no tan solo conservamos íntegramente nuestras posiciones defensivas, sino que hemos tomado otras que atribuyen a las fuerzas leales una gran profundidad ofensiva.


FRENTE SUR
También fué extraordinaria la actividad de nuestras fuerzas en el sector sur. Se inició desde primera hora una operación de minucioso reconocimiento, todo a lo ancho del frente y de una considerable profundidad.

Las fuerzas leales, apoyadas por la artillería y abierto el paso por los carros blindados, se lanzó hacia delante, dejando atrás el cruce de Bazcardo, de donde fue desalojado el enemigo.

Prosiguió el avance, hasta encontrarse en la misma línea de la estación de Andoain, no sin que el enemigo hostilizara con energía y sin que nuestras fuerzas ideran a los requetés la réplica adecuada.

Se les obligó a un repliegue y se les infirió un duro castigo, pues fué posible comprobar que habían sufrido buen número de bajas.

Cumplido este objetivo de reconocimiento a fondo, los mandos dispusieron la toma de algunas posiciones de avanzada que se reputan de valiosísimas y se ocuparon algunos caseríos que servían de refugio a los “requetés” y desde los cuales hostilizaban durante la noche.

Cumplidos los objetivos y establecidas las nuevas posiciones (en realidad el movimiento táctico consistía en una rectificación de líneas con finalidad concebida por los mandos) se inició la retirada a las bases de operaciones, momento que el enemigo aprovechó para hostilizar con mayor intensidad que en el ataque.

Contestó nuestra fusilería con formidable ímpetu y tino y bien pronto el enemigo tuvo que ir debilitando su acción.

Pudieron comprobar nuestros observadores que afligidas por el ataque de los leales las fuerzas enemigas pedían refuerzos, y que hacia el sector de Soravilla se intentaba una concentración de elementos carlistas, mientras que en la zona de Andoain acudía una columna semimotorizada.

En estos momentos llegaron los aviones leales, que realizaron una acción destructora. Dejaron caer abundante material explosivo sobre las concentraciones de núcleos enemigos, con tan formidable tino y eficacia que la dispersión se produjo a la desbandada. Acaso se puede decir que esta de ayer ha sido la más eficaz intervención de bombardeo por parte de nuestra aviación.

Cumplidos felizmente los objetivos propuestos, las fuerzas leales ocuparon sus bases y posiciones liquidándose así una brillantísima jornada, en la que inferimos abundantes bajas al enemigo, sin que nosotros tuviéramos que lamentar más que un solo herido, y de carácter leve.

Nuestros observadores pudieron confirmar que las bajas que habíamos inferido a los rebeldes eran en número considerable.


FRENTE OCCIDENTAL
La actividad de las fuezas leales en el sector de Azpeitia se desarrolló intensamente sobre las laderas de Ventas de Zarate, Andazarrate y estribaciones de Belkoain.

Destacamentos desgajados de la columna central en estos sectores, realizaron una serie de ágiles movimientos, que despejaron el terreno de enemigos, cubriéndose en plenitud de dominio una gran extensión de terreno.

Distribuídos en ala de ataque, algunos de nuestros destacamentos se emplazaron estratégicamente por las estribaciones de Belkoain y la cuenca de Asteasu.

Desde allí batieron con fuego intenso de fusilería la carretera entre Andoain y Adunay su ramal secundario, trayentdo en jaque al enemigo y cortando prácticamente la comunicación entre sus dos posiciones mencionadas.

El fuego de los mendigoizales fué eficaz, como lo prueba el hecho de que algunos automóviles, alcanzados por las balas leales, se despistaron y quedaron abandonados al borde de la carretera.

Se tiene la impresión de que nuestros fusileros han causado bajas al enemigo.

Toda aquella zona está prácticamente cubierta por las fuerzas leales de la organización mendigoizale y despejada de boinas rojas de requetés.

El resultado de la jornada en dicho frente no ha podido ser, en consecuencia, más satisfactoria.


ESPANA DESDE EL EXTRANJERO
Un nuevo llamamiento de Francia al Gobierno francés reclamando para el Gobierno de España las garantías del derecho internacional

Ayer se celebró en París con gran entusiasmo el día de la Suscripción nacional en favor de los españoles que luchan por la libertad y la democracia.—Unas declaraciones del presidente del Consejo de la Generalidad.—Manifestaciones hostiles contra Alemania en Nueva York.—Divergencias entre la política “nazista” e italiana.

LA SOLIDARIDAD DE LA C. G. T. CON EL PROLETARIADO ESPAÑOL
París.-Al terminar la asamblea celebrada por la Comisión administrativa de la C. G. T., se publicó la siguiente nota:

“La Comisión administrativa ratifica su solidaridad total con el proletariado y el pueblo españoles en lucha por la defensa del régimen republicano y de las libertades públicas.

Afirma el derecho y el deber de los obreros afiliados a la C. G. T. de ir en ayuda de sus camaradas españoles por todos los medios de que dispongan.

Rechaza con desprecio las ingerencias de los Gobiernos extranjeros, que quieren hacer prohibir las manifestaciones de simpatía y de apoyo a los republicanos españoles.

Reclama para el Gobierno constitucional de España las garantías del derecho internacional, que le permiten aprovisionarse libremente para su defensa contra los generales facciosos al servicio del fascismo.”


LA POLITICA ITALIANA EN DESACUERDO CON LA DE HITLER
Londres.-El redactor diplomático del “Manchester Guardian”, que desde hace algunos días apuntaba las posibilidades de divergencias entre los intereses de Italia y los de Alemania en España, estima que la decisión del “duce” acaba de determinar esas divergencias.

Aunque en cierta medida, existe la colaboración entre Alemania e Italia para el apoyo a los facciosos españoles. Italia se inquieta ahora ante la idea de ver a Alemania entrar en el Mediterráneo occidental y en el Africa del Norte.

La desconfianza de Mussolini respecto a Hitler es profunda. La colaboración italo-alemana puede desarrollarse muchas veces en la superficie del problema europeo, pero si hay que adoptar una decisión definitiva, es mucho más probable que Italia se coloque junto a las potencias occidentales que al lado de Alemania.

La acción de Italia representa actualmente el aislamiento para Alemania. Es posible que obligue a este país a aceptar sin reservas la no intervención. Si esto se produce, las probabilidades de evitar una crisis europea general aumentarán considerablemente.


MANIFESTACIONES “ANTINAZISTAS” EN NUEVA YORK :-: :-:
Nueva York.-En el momento de partir el “Bremen” se produjeron algunos incidentes al aparecer en la cubierta de la clase primera algunas mujeres llevando unas camisetas blancas con unas inscripciones en las que se leía: “Contened el proyecto nazi contra la guerra”.

La oficialidad del “Bremen” puso a estas mujeres a disposición de la Policía.

En otros puntos aparecieron también hombres y mujeres que llevaban carteles protestando de la acción “nazi” contra Madrid y contra España.


UN AVION ESPAÑOL QUE IBA A ITALIA, ATERRIZA EN NIZA.
Niza.-Un avión español, pilotado por Balcello, ha aterrizado en el aeropuerto de Niza.

El pilotó declaró que se dirigía a Italia y a causa de una “pane” había tenido que aterrizar en Niza.

No pudo mostrar su documentación.

El comisario tiene la impresión de que se trata de un aviador que llevaba una misión especial para Italia, puesto que ha desaparecido y se supone que ha continuado el viaje por ferrocarril.


MANIFESTACIONES DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO DE LA GENERALIDAD
Toulouse.-El señor Casanova, presidente del Consejo de la Generalidad, ha

(Continúa en segunda página)


FANTASIA FASCISTA
Han establecido un servicio de tranvías entre Sevilla y Burgos

Barcelona, 20.-El periódico de Perpiñan “L’Independent”, contrario al Frente Popular francés, incurre constantemente en inexactitudes. En su número del domingo, que ha llegado a nuestras manos, publica esta corta, pero fantástica información:

“Las comunicaciones telefónicas entre los generales Mola y Franco han sido inauguradas simbólicamente el domingo pasado. Hoy se ha puesto en servicio una línea de tranvías Sevilla-Burgos. Así acaba la segunda maniobra de asedio de Madrid la primera de las cuales era el avance hacia Guadalajara y Somosierra”.


El bombardeo de ayer
Como todos los días, nuestra amiga la sirena tuvo ayer su trabajo ,a pesar de ser domingo, fecha que al parecer no respetan los facciosos.

Tempranito, poco más de las ocho, sonó la pitada de alarma y se inició el movimiento hacia las plantas bajas y bodegas. Sin embargo, la tranquilidad renació bien pronto y a los pocos minutos San Sebastián hacía su vida normal.

Por la tarde, la hermosura del tiempo marcó una verdadera peregrinación hacia las afueras. Pero tampoco quisieron consentir esto los barcos piratas y a las cuatro y media aproximadamente reanudaro su bombardeo, apresurando el regreso de los paseantes.

Varios proyectiles cayeron en plena bahía de la Concha, sin causar daño alguno.

Por la ciudad se oyó el característico silbido de los obuses, sin que haya noticias de ningún destrozo.

30 de julio de 2009

Los republicanos y la memoria europea






ROBERTO RODRÍGUEZ ARAMAYO


Alemania ha decidido rehabilitar la memoria de aquellos que fueron considerados "traidores" contra Hitler, y hay que felicitarse por ello, dada su especial carga simbólica. Francia ha enaltecido desde siempre a quienes integraron la célebre Resistencia gala, y uno de sus héroes, Jean Moulin, tiene calles o plazas por doquier.


Los republicanos españoles tuvieron el paradójico destino de luchar junto a los aliados y salir victoriosos en la Segunda Guerra Mundial para luego ver que todo ello no tenía ninguna repercusión en la España de Franco, un rebelde que se alzó en armas contra el régimen establecido e hizo triunfar su sedición gracias al apoyo del nazismo y el fascismo. Las instituciones europeas deberían desagraviar públicamente a quienes lucharon por la libertad y los valores que sustentan las democracias occidentales. La Guerra Civil española no fue un asunto meramente doméstico, sino el preámbulo de una contienda ideológica sin precedentes que asoló a Europa y al mundo.

También el concierto internacional de naciones debería tomar cartas en el asunto y tener un gesto cuyo simbolismo resultaría muy pedagógico para las nuevas generaciones europeas. Como diría Obama, podemos hacerlo y, además, deberíamos hacerlo cuanto antes, para saldar una deuda pediente y dejar las cosas en su sitio de una vez por todas. Este tipo de gestos, lejos de ser una cuestión baladí, afianzan los cimientos de nuestra memoria histórica colectiva y perfilan uno u otro tipo de ciudadanía europea. Claro que resulta raro reclamárselo a la ONU o cuando menos al Parlamento Europeo, mientras una iniciativa similar no prospere tan siquiera en el Congreso de los Diputados español. Habrá que seguir preguntándose por qué.
El Pais


Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Republicano Navarro :Mariano Ansó 1899-1981






Mariano Fructuoso Ansó Zunzarren (Pamplona, 1889 - Pamplona, 29 de agosto de 1981) fue un abogado y político republicano español. Fue el primer Alcalde de Pamplona tras la proclamación de la II República Española (1931) y Ministro de Justicia en el segundo gobierno de Juan Negrín.
Mariano Ansó era miembro de la candidatura de la Conjunción Republicano-Socialista, por el Partido Republicano Autónomo Navarro, en las elecciones del 12 de abril de 1931 para el ayuntamiento de Pamplona. Ansó obtuvo acta de concejal, aunque el triunfo correspondió a la candidatura antirrevolucionaria, que incluía a carlistas jaimistas y monárquicos (que obtuvieron 17 concejales por 12 de la Conjunción). Sin embargo, las elecciones fueron impugnadas y repetidas en mayo. Esta vez, los republicano-socialistas obtuvieron la mayoría de concejales (los nacionalistas vascos no concurrieron), y Mariano Ansó fue elegido alcalde de Pamplona. Antes, el 13 de mayo, había sido nombrado por la comisión gestora de la Diputación miembro de la ponencia creada para la elaboración de dos proyectos de Estatuto de Autonomía, el vasco-navarro y el exclusivamente navarro. Candidato asimismo en las elecciones a Cortes Constituyentes de ese año, consiguió un escaño en las Cortes, renunciando a la alcaldía en favor del también republicano Nicasio Garbayo.

En las Cortes formó parte de la minoría parlamentaria de Acción Republicana, el partido de Manuel Azaña, del que fue colaborador y amigo, desde donde defendió el Estatuto de Autonomía vasco-navarro elaborado por la gestora, oponiéndose al proyecto de estatuto conocido como Estatuto de Estella, pactado entre tradicionalistas y nacionalistas vascos, porque pretendía "convertir a Vasconia y a Navarra en un coto cerrado de la reacción, donde sea imposible la convivencia de las ideas liberales". No renovó su acta de diputado en las elecciones de 1933, que constituyeron un gran descalabro para las fuerzas de izquierda y para los republicanos de Azaña en particular. En febrero de 1936 fue elegido diputado en Cortes por Guipúzcoa, dentro de la candidatura del Frente Popular.
Representante de Izquierda Republicana en las comisiones de actas y de Guerra, tras el estallido de la Guerra Civil viajó desde Madrid a San Sebastián a través de Francia para poner a salvo a su familia, que se encontraba en Zarauz, y llevarla a San Juan de Luz. Tras la caída de Guipúzcoa en manos de las tropas de Mola, volvió a Madrid, donde recibió en encargo de su amigo Azaña de trasladar diversa documentación, entre la que se hallaban sus memorias, a Ginebra, en donde el cuñado de Azaña, Cipriano Rivas Cherif, era cónsul general.
Al constituirse el primer gobierno de Negrín, en mayo de 1937, Mariano Ansó fue nombrado subsecretario de Justicia, a las órdenes de Manuel de Irujo. En este puesto tuvo que enfrentarse a sucesos delicados como la ilegalización del POUM o la desaparición de Andrés Nin. Tras la dimisión de Irujo, Ansó fue nombrado ministro de Justicia en diciembre de ese año, cargo que ocupó hasta la crisis ministerial de abril de 1938.
Al final de la guerra civil pasó a Francia donde se refugió, y se tuvo que enfrentar a las difíciles circunstancias del régimen de Vichy, siendo encarcelado varias veces. A pesar de ello, pudo pasar a Suiza y tras el fin de la Guerra Mundial, a Londres, donde reanudó su colaboración con Negrín. En julio de 1945 se estableció en Biarriz, donde siguió colaborando con el Gobierno de la República en el exilio. En 1957, al año siguiente de la muerte de Negrín, tomó parte en la entrega de la documentación que conservaba el ex presidente del Consejo sobre el episodio del «oro de Moscú» a las autoridades franquistas. Debido a ello, pudo regresar a España y volver a salir de ella, ya no como exiliado sino como residente en el extranjero. Tras ello abandonó prácticamente sus actividades políticas.
En 1977 publicó sus memorias, Yo fui ministro de Negrín, obra que resultó finalista del premio Espejo de España.Wikipedia

Personaje republicano navarro: Manuel Garcia Sesma. Fitero 1902-1991






Nació en Fitero, el 10 de enero de 1902, en la casa número 10, ya desaparecida, de la calle Lejalde. Fueron mis padres Elías García Gómara y Juliana Sesma Aguirrebeitia. Fue Botones del Balneario en el verano de 1911, siendo administrador don Alberto Pelairea. tenía gran afición al estudio, pero sus padres carecían de recursos para costearle una carrera. Entonces, previo examen, obtuvo una beca, para seguir la de sacerdote, en el Seminario Conciliar de Tudela. Obtuvo en todos los cursos y en todas las asignaturas, la calificación de meritissimus (sobresaliente) y premio extraordinario (Laureatus o Accesit). Sintió algún tiempo vocación de sacerdote, pero, por una parte, sus lecturas particulares: bíblicas, patrísticas, históricas, etc., y, por otra, la efervescencia liberal de Tudela, en la época mendezviguista, así como la agitación obrera en las principales ciudades de España, empezaron a formarle una conciencia progresista, cada vez más alejada de la mentalidad predominante entre el clero navarro; por lo que, antes de ordenarse, abandono el Seminario. Fue profesor en Tarazona, después de su servicio militar se marcho a vivir a Madrid. Su paso por la guerra Civil lo hizo en el ejercito republicano, terminada la guerra fue exiliado a Francia. Tras un periodo en México regreso a España.
continúa

EL EXILIO EN FRANCIA (1939 1947).


Atravesé la frontera, con los restos de nuestro Grupo Artillero, por Port Bou, el 9 de febrero de 1939, y permanecí en el país vecino hasta el 23 V11 1947, es decir, ocho años y medio. Pasé por cuatro Campos de Concentración: Saint Cyprien (P.O.), Gurs (B.P.), Argelès sur Mer (P.O.) y el Lager Franco de Hennebont (Morbihan). Estuve enrolado forzosamente en dos Compañías o Grupos de Trabajadores Extranjeros, al servicio de los franceses: la 184 C.T.E., en la Plaine de Champagne (M. et L.) y en el 160 G.T.E., en Saint Maurice d'lbie (Ardèche). Por añadidura, hube después de trabajar forzosamente al servicio de los alemanes, en Lorient (Bretagne), en Bernay, Dieppe y Esclavelles (Normandie), y en Saint Cyr en-Bourg (M. et L.). Hice, o mejor dicho, me obligaron a hacer de todo: desde cargador hasta picapedrero. Me fugué dos veces de los campos nazis en Francia. Por fin, derrotados los alemanes, tras otros avatares, fui nombrado oficialmente profesor del Colegio Clásico, Moderno y Técnico de Saumur (M. et L.), donde me di a conocer como escritor en francés. Los manuscritos, a menudo, en letra microscópica, que se conservan todavía de mis aventuras en Francia y de mis obras en francés, pesan varios kilos y llenarían varios tomos. Hagamos algunas someras precisiones.

LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN.

SAINT CYPRlEN (Pirineos Orientales): 9-02-1939/

Mi primera y más terrible experiencia fue la del Campo de Concentración de Saint-Cyprien (P.O.), en el que ingresé el 9 de febrero de 1939. Era una enorme franja de playa del Mediterráneo, acotada por alambradas y guardada por soldados senegaleses, armados de fusiles y ametralladoras. Allí se amontonó al aire libre, en los primeros momentos, una multitud inmensa de refugiados (de 90 a 100 mil), sin una barraca ni tienda de campaña. Durante los tres primeros días, no nos dieron de comer ni un pedazo de pan ni de beber un vaso de agua. Nuestro espacio vital se reducía al de un ataúd, y cuando llovía o soplaba muy fuerte la tramontana, para protegernos, hacíamos grandes hoyos en la arena y nos apretábamos tres o cuatro camaradas debajo de nuestras sucias mantas, salvadas de la guerra. Pronto la miseria se apoderó de todos los refugiados y el primer espectáculo de cada mañana lo constituían el desfile de los muertos durante la noche y la matanza general de los piojos que les invadían y les torturaban. Por las noches todavía había otro espectáculo más alucinante: el de los individuos atacados de disentería, corriendo, resbalando y cayendo en la ancha y larga capa de excrementos de las orillas del mar, que exhalaban un hedor nauseabundo. Por supuesto, la mortandad era espantosa (fallecieron allí varios cientos de compatriotas) y en un principio los franceses se desembaraban de los cadáveres arrojándolos fuera del campo, en una larga y profunda zanja y cubriéndolos con una capa de cal viva. Más tarde los encerraron en toscos féretros y los inhumaron en un cementerio.

Para comer empezaron a darnos una rebanada de pan y algunos trozos de nabos o de apio nadando en un cazo de agua caliente. Sin embargo, la solidaridad internacional se volcó en víveres y en ropa, en favor de los refugiados; sobre todo antes de la invasión nazi. Pero todo se perdía por el camino y más de un gendarme se hizo rico. Un sindicato sueco nos envió una vez dos millones de kilos de mortadela; más abiertos los botes en Perpignan, sólo aparecieron arena y piedras. El S.E.R.E. dio para cada refugiado de los campos un camastro de madera y una colchoneta de paja, pero fueron almacenados en las Comandancias francesas y entragados más tarde a los soldados belgas, refugiados en Francia, borrando previamente las siglas del S.E.R.E.

Sin embargo, no todo fue negro en Saint-Cyprien. Poco a poco se organizó el caos primitivo y tuvimos barracones, donde nos alojábamos hasta 70 individuos. Lo que no mejoró apenas fue la comida y pasé allí tanta hambre que hubo días en que no podía mantenerme literalmente de pie, sino tumbado sobre la arena. Cuando mejoró aquella situación, los profesionales de la Enseñanza, secundados por los de otras profesiones liberales, y apoyados materialmente por los Comités de Ayuda franceses y extranjeros, organizamos unas clases colectivas gratuitas, que tuvieron una buena acogida. En una estadística de la semana del 10 al 17 de junio de 1939, figuran nada menos que 183 clases, dadas a 4.500 alumnos, en 120 barracones, por 58 maestros y 71 colaboradores. Se nos concedieron dos barracones, dedicados a la Cultura, en los que hacíamos periódicos murales, dábamos conferencias, actuaban coros, músicos y cómicos y confeccionábamos el Boletín de Información de los Profesionales de la Enseñanza, magnífica revista ilustrada en colores, en la que colaboré frecuentemente y la dirigí en una época.


LOS CAMPOS DE GURS (desde el 8 de julio de 1939 hasta el 16 de enero de 1940) Y de ARGELÈS SUR MER (desde el 24 de junio de 1940 hasta el 22 de Octubre de 1940)


El 8 de julio de 1939, fui trasladado al campo de Gurs (B.P.), llamado el Campo de los Vascos. Estaba bastante bien organizado, sobre todo la parte Norte, reservada a los Brigadistas Internacionales, en la que hicieron paseos y jardines, levantaron estatuas y abrieron cantinas. También había un próspero Economato Vaco, que el 31 de julio de dicho año, acusó un beneficio líquido de 15.007´15 francos. Por supuesto, en Gurs también había un Barracón de Cultura, un Hospital General, una Banda de Música, coros, etc. y seguimos publicando el B. I. P. E. Su mayor inconveniente era la abundancia de una mala compañía: las ratas.

Permanecí en este campo hasta el 16 de enero de 1940, en que salí enrolado en la 184 C.T.E., para trabajar en el departamento del Maine et Loire. Mis estancias sucesivas en los Campos de Saint Cyprien y Gurs duraron 347 días.

Al derrotar los alemanes a los franceses en junio de l940, los jefes y vigilantes galos de la I84 C.T.E. huyeron, abandonándonos a los españoles a nuestra suerte. Entonces el capitán Raimundo Falsone, yo y dos compañeros más nos encaramamos, al anochecer del 2l, en el último tren militar que pasó por allí, en dirección a Marsella, acogidos secretamente por el maquinista y el fogonero. Nuestro propósito era enrolarnos en el Ejército inglés, que estaba reembarcando en aquel puerto. Pero, al llegar a Burdeos, en la mañana del 22 de junio de 1940, los altavoces de la estación estaban anunciando el armisticio y no se permitió al tren seguir adelante. Descubiertos por unos gendarmes que lo registraron, fuimos conducidos a un cuartel de la ciudad, como “prisioneros de guerra” (¡), y el 24 nos internaron en el Campo de Concentración de Argelès sur-Mer. No vale la pena describir este campo, pues era poco más o menos como el de Saint-Cyprien, después de organizado. Allí estuve 121 días, hasta que salí al departamento del Ardèche enrolado en el 160 Grupo de T.E.

LA 184 COMPAÑIA DE TRABAJADORES ESPAÑOLES (C.T.E.).
De Enero a Junio 1940.

Se componía de 250 compatriotas, encuadrados en 10 secciones. Yo figuré en la 8ª. Nuestro destino fue el Departamento del Maine et Loire, estacionándonos en el pueblecito de Balloire, pero trabajábamos en la Plaine de Champagne para la empresa A. Dehé, encargada por la G. T. M. de la construcción de una vía férrea. El jefe del “chantier” (tajo) era Gastón Hugo, y los capataces varios italianos: Locatelli, Scotta, Scotti, Pascal, etc. Nuestro trabajo era duro, sobre todo el de transportar a mano y a 100 m. de distancia, raíles helados que pesaban 0,7 toneladas y traviesas de 80 kilos. Desde el 24 de Enero hasta el 9 de junio, en que suspendieron los trabajos por la derrota de Francia, construimos 19 kilómetros de vía, colocando 2.303 raíles, 24.181 traviesas, 48 cojinetes, 96.724 tirafondos, etc. ¿Y en qué condiciones....? Completamente inhumanas: ir y volver al tajo a pie (unos 6 kilómetros), comida insuficiente y mala (nabos, batatas, sardinas de mataburro, quesitos “camemberg”, etc.), alojamiento miserable (cuartuchos con paja en el suelo), pues no tuvimos barracones, ya en La Motte-Bourbon, hasta el mes de mayo, etc. En cuanto al pago, no nos dieron, ni un céntimo en los dos primeros meses, y, por fin, cuando ya habíamos hecho 6 kilómetros de vía, me dieron a mí 10 francos, a otros 15 y a otros 5 y a algunos nada. Entretanto los obreros franceses y argelinos que trabajaban con nosotros, ganaban 55 francos diarios, y los capataces 100. Sin embargo la empresa A. Dehé también tenía asignados a los españoles sueldos de 6 francos la hora; pero “El Negrero” – mote que pusimos al capitán francés de la compañía – se quedaba tranquilamente el dinero. Yo no me morí allí de hambre y de fatiga gracias a un socorro de 50 francos que me envió Cruz Salido por cuenta de la J.A.R.E.

Como la situación, ante tanta explotación y latrocinio, se puso naturalmente muy tirante, el “Negrero”, para amedrentrarnos, hizo detener a cinco compañeros, pasearlos esposados por Balloire y enviarlos a un campo de castigo, propagando por el pueblo que le habían robado las gallinas al Cura de Meron. Era una calumnia tan infame como estúpida, pues resulta que el Cura de Meron, el “abbé” François Jollec, que era un buen hombre, no tenía ni había tenido nunca gallinas. Entre los detenidos figuraba un amigo mío: Angel Larrauri, maestro y periodista de Vitoria. Entonces escribí yo al sacerdote una carta en latín, rogándole que, puesto que nosotros no podíamos defendernos, desmintiera públicamente aquella calumnia, si, como yo suponía, era un verdadero ministro de Jesucristo. Con que, dos días después, el 11 de febrero de 1940, publicó en el periódico de la región, LA DEPÊCHE, un valiente comunicado, desmintiendo aquel embuste y abonando nuestra buena conducta. Y no contento con esto, tras una entrevista secreta que tuve yo con él en casa del campesino Eugène Biguet, en la que le conté todo lo que pasaba en la 184 C. T. E., se trasladó a Angers, capital del Departamento, y denunció a las autoridades competentes las atrocidades del “Negrero”, el cual fue destituido fulminantemente. Para agradecer el “abbé” Jollec su buena gestión, escribí yo, a continuación, otra carta en latín al Obispo de Angers, Mgr. Costes, que firmó toda la Compañía, exponiéndole la ejemplar labor cristiana que realizaba el Cura de Merón.

Al “Negrero” sucedió en el mando el Capitán Pardieu, el cual mejoró sensiblemente nuestra situación, pero también hizo un buen negocio y toleró los abusos de sus subordinados franceses, como el Teniente Coulet, el Cabo Raymond Angot, etc.. ¡Ah!, una de sus primeras providencias fue la de prohibirnos a los españoles que habláramos con el Cura de Meron...¡Por si las moscas...! El final de la 184 C. T. E., al invadir Francia los alemanes, ya lo hemos anotado anteriormente.


EL 160 GRUPO DE TRABAJADORES EXTRANJEROS (G.T.E.). ( 24 de Octubre, 1940 )

Se formó en el Campo de Concentración de Argelès-sur-Mer, en Octubre de 1940, siendo nombrado jefe de la 1ª Sección. Como tal, salí al frente de un destacamento de 40 compatriotas, en la tarde del 23 de octubre de 1940, a la aldea de Salelles (Ardèche), para preparar el alojamiento a todo el Grupo, que llegó más tarde. El alojamiento fue un caserón abandonado y en ruinas, rodeado de maleza, que bauticé con el nombre de La Casa de Drácula. En un principio, el Grupo se compuso de 108 españoles a los que, en mayo de 1941 se agregaron unos 150 judíos “razziados” en Marsella por la Gestapo. Los infelices no duraron mucho tiempo en el Grupo, pues en la primavera de 1942 vinieron a buscarlos unos agentes nazis, que los llevaron a los hornos crematorios del Este. Cien mil judíos franceses fueron exterminados por los nazis.

El trabajo del 160 G. T. E. consistió en cortar árboles y hacer carbón vegetal, en los tajos de Chantayre, Baravón y Maneval, para la XI Conservación de Eaux et Forêts (Aguas y Bosques), la cual explotó concienzudamente, tanto a los destajistas como a los simples jornaleros españoles. Por ejemplo, a estos últimos, E. et F. les pagaba 32 francos diarios y las demás empresas similares, 90 fr. Esta explotación se completaba con las rapiñas que hacían, a su vez, el Comandante francés del Grupo, residente en Saint-Maurice-d´Ibie y los surveillants de los tajos del bosque (Tessières, Favre, Piatti, etc.), mermando escandalosamente los suministros de ropa, comida y tabaco, destinados a los trabajadores. Por entonces, el Comandante en Jefe del 160 G. T. E. era un excapitán de la Legión Extranjera francesa, llamado Charles Février ( y entre los españoles, Al-Capone). Los abusos de este bárbaro dieron lugar a que, exponiéndome a perder el cómodo puesto que tenía en el bureau de Saint-Maurice y tal vez la cabeza, lo denunciara al Fiscal de la República del Departamento, en estos términos que traduzco del francés:

“Al Sr. Procurador de la República en Privas.

Señor:

Por el honor de Francia, a cuya generosa hospitalidad nos hemos acogido de buen grado, tenemos que denunciar a su autoridad el hecho siguiente.

En la noche del 5 de enero corriente, domingo, de 21 a 22 horas, tres trabajadores españoles, llamados Sebastián Rodríguez Soria, Mariano Jordán Carnicer y Francisco Calles Hernández, pertenecientes al 160 G. T. E., han sido salvajemente torturados, en el puesto de Mando del Grupo, estacionado en Saint-Maurice-d´Ibie. Estos tres individuos estaban encerrados allí, en condiciones verdaderamente inhumanas, después que la autoridad competente había rehusado meterlos en prisión, con motivo de unos incidentes, provocados el 1de enero, en el Grupo, por el descontento general, debido al tratamiento brutal de su Jefe, el Capitán Charles Février. Los tres individuos, completamente desnudos, han sido bestialmente golpeados por los Sres. Charles Février y Gastón Vynch, en presencia de un amigo y vecino de Saint-Maurice-d´Ibie, ajeno al Grupo, Mr. Paul Soubyrand, invitado tal vez por aquéllos para divertirlo con el espectáculo. A continuación, el citado Rodríguez Soria, completamente desnudo, y los otros dos compañeros, con los pies desnudos, han sido encerrados de nuevo en el granero del Puesto de mando: un granero que, dos días antes, estaba totalmente cubierto de nieve, con motivo de la última nevada. El encarnizamiento del Sr. Gastón Vynch ha sido tan brutal que se ha dislocado la mano derecha. Terminada la escena, los Sres. Charles Février y Gaston Vynch marcharon al café del Sr. Arsac, jactándose de su hazaña, delante de los vecinos del pueblo.

Le rogamos, Sr. Procurador, que abra una encuesta sobre este hecho ignominioso y, en general, sobre la conducta escandalosa, en todos los aspectos, del Sr. Charles Février, cuya vergonzosa actitud provoca la indignación de todos los vecinos de Saint-Maurice-d´Ibie y de Les Salelles y, ante todo, de todos los trabajadores españoles del 160 G. T. E.

Saint-Maurice-d´Ibie, a 7 de enero de 1941.

Manuel García Sesma – Bartolomé Cabré Fiol

(Bartolomé Cabré era un compañero del Bureau, que el 5 de julio de 1944 murió, luchando contra los alemanes, al frente de su guerrilla, en la carretera de Mezilhac).

El fiscal de Privas hizo efectivamente la encuesta, enterándose además de que el Capitán Février andaba siempre borracho, de que vivía amancebado con la mujer de un prisionero francés, mientras tenía abandonadas en Angers a su esposa y a una hijita, y de otros detalles bochornosos. En consecuencia, fue llamado a cuenta a Privas y, al cabo de unos días, volvió al Grupo más manso que un cordero. Me dio disculpas por lo ocurrido, echó a su querida, trajo a su mujer e hija, destinó al servicio de la Comandancia a los tres compañeros maltratados y a mí me puso al frente del Servicio de Información del Bureau. Pero esta rectificación tardía no le libró de ser reemplazado el 10 de junio siguiente, muriendo en Angers, el 23 de agosto del mismo año. Le sucedió en el Mando el Capitán Gabriel Buisson, un buen hombre de Saint-Etienne, el cual trajo a su familia a veranear a Saint-Maurice, haciendo yo con todos una buena amistad, sobre todo con su hija María, alumna de la Facultad de Filosofía y Letras de Lyon.

Por entonces conocí también a Mlle. Marie-Antoinette Proby (Nanette): una linda muchacha de 22 años, que vino a Tarare a pasar asimismo las vacaciones en Saint-Maurice, en casa de un hermano suyo, casado con la hija única de la viuda más rica del pueblo: Mme. Dupré. Yo había hecho amistad con esta señora y hasta le había dedicado une nouvelle, titulada Philatélisme, porque hacía colección de sellos y me invitaba de vez en cuando a su casa a tomar el té. Por supuesto me presentó a Nanette y me pidió que le enseñara a bailar. Acepté y hasta dediqué a la joven tres composiciones galantes: “La jeune fille aux yeux noisette”, “Vendange” y “ La danse de Salomé”. A la sazón yo vivía encantado, con varios compañeros de la Comandancia, en una modesta “popote” regida por Conchita Andreu. Pero el encanto sólo duró hasta el 8 de noviembre de 1942, en que ocurrió un acontecimiento sensacional: el desembarco de los americanos en Africa del Norte. Escuché la noticia por la radio Lausanne, estando en la casa de Mme. Dupré, en compañía de su hija, yerno y el Tte. Gastón Guillou, jefe del Bureau del Grupo. Yo la recibí con satisfacción, y los demás, con espanto, pues eran petainistas. Por lo mismo, me abstuve de hacer ningún comentario. Con que, al día siguiente, el Tte. Guillou redactó un informe rabioso, dirigido al prefecto del Ardèche, en el que decía que yo había hecho comentarios subversivos a propósito del desembarco, que yo era un hombre muy inteligente y hábil, pero un anarquista notorio(sic), por lo que mi permanencia en el 160 G. T. M. constituía un grave peligro, en aquellos momentos, pidiendo mi traslado inmediato a una cárcel o campo de presos políticos. Yo conté la verdad al Capitán Buisson y éste no quiso dar curso al informe. Pero entonces hizo parecido el hermano de Nanette, Mr. Proby, que era un agente solapado de la Gestapo, y el Capitán Buisson, para no hacerse notar, consintió en que Guillou me echara del Bureau, me enviase preso a Salelles por 9 días y me condenase a continuación a picar piedra en el camino de Maneval. Allí pasé un invierno terrible, pues este camino estaba en la montaña y hacía tal frío que tenía que ponerme dos pantalones y dos chaquetas a la vez. Por otra parte, la alimentación era entonces escasa y mala, como lo demuestra este menú por cabeza, correspondiente al 9 de enero de 1943. Desayuno: 5 gr. de café con 16 gr. de azúcar. Almuerzo: 2 sardinas arenques. Comida: sopa con 10 gramos de pasta y 350 gr. de nabos. Cena: parecida a la comida. Pan para todo el día: 333 gr. Inesperadamente, hacia la mitad de abril del mismo año, se presentó en Saint-Maurice un gestapista, y yo fui deportado a un campo de concentración alemán en la Bretaña.

Guillou y Proby se habían salido con la suya, pero pagaran cara su felonía, pues al llegar la Liberación de Francia, Proby fue fusilado en la puerta de su casa, y Guillou escapó al Departamento del Nord, donde halló asimismo la muerte.


EL LAGER FRANCO DE HENNEBONT (Morbihan) Y LA BASE SUBMARINA DE LORIENT.


El Lager Franco era un campo de concentración alemán, ocupado por refugiados españoles y ubicado en la pequeña ciudad bretona de Hennebont (Morbihan). Y allí fui a parar desde el Ardèche, distante más de 600 km. Mi sorpresa fue grande al comprobar que estaba mejor organizado que los franceses, que nos daban mejor de comer y que nos pagaban mucho más. ¡Bah!, “la France paie”, decían con desenfado los alemanes. En efecto, el Banco de Francia pagaba diariamente a los nazis 500 millones de francos, como gastos de ocupación. A ellos hay que añadir las requisiciones de coches, casas, camiones, talleres, fábricas, caballos (643.000), trenes (1.000 locomotoras y 800 mil vagones) y alimentos (2 millones y medio de toneladas de trigo, otros tantos de avena, 774 mil Tm. de carne, 597 mil de patatas, etc., etc.) Por otra parte, fusilaron a 150.000 franceses y deportaron a Alemania a 400.000. Efectivamente, Francia pagó.....

El trabajo de los concentrados en el Lager Franco consistía en mantener y fortificar la base submarina de Lorient, distante unos 15 km. de Hennebont, pues la ciudad de Lorient había sido incendiada casa por casa, en una noche, por la aviación aliada. Mi carta alemana de identidad en Lorient era la número 17.568, y mi número de control en la empresa Karl Epple, para la que trabajé, el 5.093. Allí trabajábamos individuos de diferentes nacionalidades: franceses, checos, holandeses, belgas, etc. A los simples peones, como yo, nos pagaban 7´20 francos teóricos a la hora, aunque con los descuentos por comida, alojamiento, etc., el salario real era inferior. De todos modos, según un boletín salarial que conservo de junio de 1943, en 10 días de trabajo me quedaron libres 260 francos. Al principio estuve en el equipo de un capataz nazi, llamado August Weichert: un tipo esmirriado y chillón , que se permitía el lujo de insultarnos y hasta de amenazarnos de muerte. Yo le saqué el mote de “Polvorilla” y sólo lo aguanté dos semanas, pues un día maltrató de obra a un joven acordeonista de una orquestina de París que trabajaba conmigo y el 2 de mayo de 1943 escribí una carta muy diplomática (conservo la copia) al Ingeniero-Director de la empresa, K. Epple, denunciándole los atropellos del capataz. El efecto no se hizo esperar. “Polvorilla” cambió de modales y en adelante me saludaba a mí en alemán con Herr Professor (Señor Profesor).

El mayor inconveniente de la base de Lorient es que la aviación aliada venía a menudo a bombardearla o ametrallarla. Una tarde me sorprendió un ametrallamiento cuando estaba encaramado en un andamio exterior, a unos ocho metros de altura. Me salvé de milagro y decidí fugarme cuanto antes. La cosa era muy peligrosa y nada fácil, pero me ayudaron eficazmente los maestros de Hennebont, Mr. y Mme. Alfred Michel. Los detalles de esta fuga son peliculescos y hacemos gracia de ellos a los lectores. Me escapé el 26 de julio de 1943, aprovechando la fiesta de Santa Ana.

EL LAGER DE BERNAY.

Naturalmente, abandoné la Bretaña y pasé a Normandía, dirigiéndome a Bernay (Eure), a 320 km. y pico de Hennebont. Suponía que encontraría allí a un amigo compañero de Batería, en la campaña final de Cataluña: José San Miguel Recio, y así fue. Me alojé en el Lager Bernay, una antigua fábrica de harinas desafectada, comiendo en su cantina y durmiendo en el segundo piso, en compañía de una treintena de mahometanos argelinos. Empecé a trabajar, aunque por pocos días, en la huerta de un castillo de Menneval, a extramuros de Bernay, en el que vivían los mandamás de la firma Arge Wiesbaden, dependiente, como todas las que trabajaban para los alemanes , de la famosa Organización Todt. Su jefe era un tal Happ, el cual fue destituido por haber desfalcado 11.000 fr. en tickets de la cantina del Lager. Le sucedió Heinrich Dechent, el cual me aceptó como contable en sustitución del belga Eustache, que acababa de dejar el puesto. Me pagaban un salario semanal neto de 1.340 francos. Estuve en Bernay hasta octubre de 1943. Resulta que, en el despacho de Dechent trabajaba como mecanógrafa una guapa joven francesa, llamada Suzanne Morisseau, de la que estaba enamorado aquél. La muchacha simpatizó conmigo, después de leer algunos escritos míos, que hacía en el mismo bureau, después de la jornada de trabajo. Pero Dechent acabó por ponerse celoso y receloso e inopinadamente, el 4 de octubre de 1943, fui enviado, al frente de toda la caterva mora, a construir en el puerto de Diepppe, distante más de 100 km., el famoso “Muro del Atlántico”.


DIEPPE, NEUFCHATEL-EN-BRAY, BOUELLES Y ESCLAVELLES.

Mi estancia en Dieppe, donde estuve alojado con los argelinos, apenas si duró una semana, dedicada por ellos a abrir zanjas para trincheras, en la costa; pero me bastó a mí para documentarme sobre la historia de la ciudad y escribir más tarde un largo relato, con curiosas reminiscencias españolas, titulado “Un dimanche à Dieppe sous l´occupation allemande”. De Dieppe me trasladaron con mis moros, el 11 de octubre de 1943, a Neufchâtel-en-Bray, distante unos 28 kilómetros de Dieppe. Allí había poco que hacer, pues la pequeña ciudad había sido arrasada por la aviación. Por lo mismo, nos estacionamos en el pueblecito de Bouelles, a 4 km. de Neufchâtel, alojándome, durante casi cinco meses, en casa de unos viejos campesinos: Mr. Y Mme. Théodule Guichard. Sólo trabajamos en Neufchâtel unos pocos días, pasando a continuación a hacer un fortín.

La empresa seguía siendo la Arge Eiebaden, que nos pagaba un salario semanal neto de 1.152 francos, además de la comida del mediodía. En Esclavelles corríamos todavía más peligro que en Lorient, pues hubo día en que no pudimos entrar en el tajo por la amenaza permanente de la aviación aliada. A partir de enero de 1944, ya no sólo nos ametrallaban, sino que nos bombardeaban. Me acuerdo especialmente del bombardeo del 6 de enero, en que me cayó una bomba a sólo 4 metros de distancia. Al oír el ruido característico de su descenso, me arrojé de bruces sobre un embudo adyacente, causado por otra bomba anterior. La explosión me cubrió de tierra y me hizo jirones mi abrigo de cuero, pero no me hirió. Aquello era un serio aviso y entonces escribí a mi amigo, el “abbé” Jollec, exponiéndole mi situación y rogándole que me buscase cualquier trabajo por el M. et L. Me contestó enseguida: “Venga V. y se lo encontraré”. Con que, el 7 de febrero de 1944 me fugué de Bouelles, con la complicidad del Alcalde, Mr. H. Romain, quien me dio un certificado de buena conducta (lo conservo) y me llevó en su cochecillo hasta un puesto de parada de autobuses que iban a Rouen. Aquí tomé un tren y tras un recorrido de 300 km. y pico, me apeé en Montreuil-Bellay, al día siguiente. Una familia española me indicó que probablemente hallaría trabajo en Saint-Cyr-en Bourg, a pocos kilómetros de Montreuil, y allí me dirigí, sin llegar hasta Meron, encontrando, efectivamente, trabajo de peón


SAINT-CYR-EN BOURG, LA PERRIÈRE.

La Perrière era una antigua cantera subterránea de toba, utilizada, a la sazón, por los alemanes como depósito central de material de submarinos. En ella intervenían tres empresas: la Kriegmsmarine, la Schaller y la Niethamer. Yo entré a trabajar en la de H. Schaller, encargada de la limpieza y arreglo de las galerías. Me pagaban 1.770´40 fr. quincenales. En La Perrière estábamos empleados unos 250 individuos, de los que 17 éramos refugiados españoles. La Perrière era el tajo más seguro y descansado que conocí en Francia. Un guasón escribió en la puerta con tiza: Maison de repos (casa de descanso) y yo le dediqué un extenso y humorístico relato, titulado La Caverne des Embusqués (La Cueva de los Emboscados), pues, en efecto, lo era. Naturalmente, en 1944, la derrota final de los nazis era ya cosa segura, y los de La Perrière, aunque lo disimulaban, estaban desmoralizados, empezando por su jefe, el Coronel Frimmel. Los capataces no nos molestaban. Ultimamente trabajé allí de barrendero de las galerías principales, pero no barría ni 20 metros cuadrados al día. Me entretetía en componer en francés versos satíricos. Cuando los alemanes se vieron acosados en Francia por todas partes, los nazis de la Perrière la dinamitaron, al atardecer del 25 de agosto de 1944 y huyeron al día siguiente.

fitero.com

El Ayuntamiento retira los símbolos franquistas existentes en el municipio











EL PLENO ASUMIÓ EL COMPROMISO EN JULIO DE 2006 CON MOTIVO DEL 70º ANIVERSARIO DEL ALZAMIENTO

ALSASUA. Trabajadores de la Brigada de Obras del Ayuntamiento de Alsasua eliminaron el pasado viernes los símbolos franquistas existentes en la villa. Eran cuatro placas de cemento visibles en las fachadas de unas viviendas de las calles Alzania y La Paz, promovidas por la Delegación Nacional de Sindicatos en los años 50. Han sido cubiertos con más cemento.

La Corporación asumió el compromiso de su retirada en julio de 2006, tras la aprobación de una moción presentada por Agrupación Alsasuarra en la que se pedía la condena al golpe de Estado con motivo del 70º aniversario del alzamiento militar. Contó con el apoyo de todos los grupos de la anterior legislatura a excepción de UPN.

Los empleados municipales también taparon el viernes una pintada de una particular de la plaza con el anagrama de ETA en cumplimiento de un acuerdo tomado por unanimidad en la comisión de Urbanismo tras varios oficios de la Guardia Civil. >Diario de Noticias



Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Irlanda reparte guías anti suicidio para encajar el paro







Routers. Dublin


Irlanda emitirá más de 100.000 folletos sobre salud mental para prevenir suicidios entre los jóvenes que no tienen empleo o se encuentran en dificultades económicas, en medio de la peor recesión en la historia del país.

La Oficina Nacional para la Prevención del Suicidio ha anunciado que el desempleo disparó el riesgo del suicidio en cerca de un 70%, incluso entre personas jóvenes sin registros de enfermedades mentales.

"El endeudamiento personal ha subido exponencialmente y eso, combinado con la pérdida de empleos, es un factor determinante clave en el riesgo de suicidio", dijo Justin Brophy, presidente de la Universidad de Psiquiatría de Irlanda, durante una conferencia de prensa.

La tasa de desempleo de Irlanda se ha duplicado en un año a casi un 12% y se estima que alcanzará el 15% para finales de 2010, según el último sondeo, mientras el ex "Tigre Celta" se tambalea por causa de la recesióny por una crisis de grandes proporciones en el mercado de propiedades.

Además de los panfletos, el Gobierno ofrecerá también entrenamiento a las organizaciones que trabajan con las personas que no tienen trabajo para ayudarlas a responder al creciente riesgo de suicidio y a identificar señales de enfermedades mentales.

En el país celta, mueren más personas al año por suicidios que por accidentes de tráfico, según la Fundación Nacional de Investigación del Suicidio.

Aunque no hay información sobre los suicidios para 2008, la organización dijo que 9.218 personas fueron hospitalizadas tras lastimarse a sí mismas deliberadamente.

La cifra de personas que se provocaron daños por su propia voluntad subió a 200 por cada 100.000 en 2008, comparadas con las 188 por 100.000 del año anterior. Entre los adultos jóvenes irlandeses el suicidio es la principal causa de muerte.



Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

La Rioja: IU denuncia la violación de la Ley de Memoria en la restauración de La Redonda



EL CORREO|


El Gobierno de España subvencionó la restauración con 1,9 millones, y se mantienen las inscripciones franquistas


La Rioja: IU denuncia la violación de la Ley de Memoria en la restauración de La Redonda


Izquierda Unida denuncia el incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en la reforma de La Redonda, según la cual no se concederán ayudas públicas a aquellos «que no retiren objetos o menciones conmemorativas de exaltación de la sublevación militar, la guerra civil y la represión de la dictadura». Una vez culminado el proceso de reforma de la catedral, se mantiene la inscripción de la fachada que reza: «España vencedora del comunismo en la cruzada que levantó este día (...) en el signo de Franco, el Caudillo, Arriba España».

El Gobierno de España subvencionó la restauración con 1,9 millones. IU exige la retirada de las inscripciones «que avergüenzan a cualquier demócrata o defensor de los derechos humanos».


IU de La Rioja ha afirmado hoy que, una vez terminada última fase del proceso de reforma y restauración de la concatedral logroñesa de La Redonda, se mantienen las inscripciones de exaltación al golpe de estado y la dictadura franquista, por lo que "se incumple" la Ley de Memoria Histórica.

IU, en un comunicado, ha recordado que la Ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007, dice que no se concederán "subvenciones o ayudas públicas a los propietarios que no retiren escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, la guerra civil y la represión de la dictadura".

Sin embargo, ha explicado que en la fachada principal de La Redonda, cuya reforma ya ha finalizado, se mantiene la inscripción "España vencedora del comunismo en la cruzada que levantó este día, busca la paz del imperio, luchad por la grandeza, por la libertad, en el signo de Franco, el Caudillo, Arriba España XVII-XVIII-XIX Julio MCMXXXVI", así como el lema "José Antonio Primo de Rivera" en la fachada sur del edificio.

Ha insistido en que la reforma de La Redonda ha sido subvencionada por el Gobierno de España con un coste de 1,9 millones de euros, lo que supone un "evidente" incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

IU ya había instado al Ejecutivo a que se retirasen esas inscripciones para conceder la subvención pública para la reforma de La Redonda, ante lo que la respuesta de la Delegación del Gobierno en La Rioja, según esta formación política, fue la de "se cumplirá la Ley", pero "las inscripciones se mantienen".

IU cree que "este incumplimiento es un ejemplo de las contradicciones e hipocresía del Gobierno del PSOE, que aprobó una Ley sin intención de cumplirla".

Por ello, ha instado al Ayuntamiento de Logroño a que intervenga y exija al Gobierno el cumplimiento de la Ley y la retirada de esas inscripciones.

29 de julio de 2009

:: 70 aniversario del fusilamiento de las 13 Rosas
















Este día 5 de agosto se cumplen 70 años del fusilamiento de las 13 Rosas y de los otros 43 jóvenes militantes de la JSU en la tapia del cementerio de la Almudena. Como todos los años, el PCM rendirá reconocimiento y recuerdo a estas 56 víctimas de la represión franquista y, por extensión, a todas las personas, hombres y mujeres, que sufrieron, no sólo privación de libertad, sino que vieron segada su propia vida por defender los ideales democráticos y progresistas que significaron los de II república para España.

Es por eso que os convocamos a las 11 horas, el próximo miércoles 5 de agosto, en la entrada de O’donnell del cementerio, ante la lápida que recuerda al grupo de menores fusiladas ese día.

Salud y viva la República.

Javier Moreno, Secretaría de la Memoria del PCM

Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

El dedazo que valió una corona




FERRAN CASAS en Ciudadanos por la República

Eran poco más de las 19,00 horas del 22 de julio de 1969. Estados Unidos aún celebraba su alunizaje y aquella tarde, a 34 grados, el dictador Francisco Franco, de blanco y veraniego uniforme militar, llegaba a la Carrera de San Jerónimo. Estaba dispuesto a escenificar la respuesta de las Cortes al ¿y después de Franco qué?, una pregunta que durante una década atormentó a un régimen personalista y genocida.

La Ley de Sucesión a la Jefatura de Estado iba a dar solución en la persona de Juan Carlos de Borbón, nombrado Príncipe de España, al complejo proceso de designación del sucesor por el propio dictador. Franco pretendía perpetuar su régimen cuando no estuviera. La dictadura no sobrevivió a los setenta, pero el elegido se aseguró para él y los suyos una Corona que aún hoy ostenta.

A la mañana siguiente de aprobarse la ley, Juan Carlos aceptaría el encargo y, “recibiendo de Su Excelencia”, dijo “la legitimidad política surgida del 18 de julio”, juró el cargo de sucesor y los principios del Movimiento. Cuarenta años después hay quien ve en todo aquello una jugada maestra del actual jefe del Estado para atar en corto a los sectores del régimen refractarios al proceso democratizador que, de forma imparable, se abrió tras la muerte de Franco. Pero también están los que sostienen que fue la consolidación de una secuela del franquismo que, años más tarde, se blindó con una Constitución cuya reforma en lo referente al modelo de Estado sólo es comparable a un cofre de siete llaves.

Sea como sea, Juan Carlos I consiguió que los Borbones volvieran al trono pese a que ello le costó una trifulca familiar con su padre, Juan de Borbón, legítimo sucesor de Alfonso XIII (depuesto en 1931), a quien Franco vetaba. De Juan Carlos sí pensó el dictador, y así lo afirmó en las Cortes aquel día, que había dado “claras muestras de lealtad a los principios e instituciones del Régimen“.



“El ahora rey aceptó ante el dictador que su legitimidad venía del 18 de julio”

Los historiadores consultados por Público coinciden en que su nombramiento tuvo que ver con las presiones de capitostes del régimen como el entonces presidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco, o Laureano López Rodó. “Querían garantizar el franquismo sin Franco y estaban convencidos de que un príncipe que jurase fidelidad a los principios y leyes del Movimiento y traicionara a su padre sería fácil de pilotar”, asegura Joan B. Culla, profesor de Historia de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Enrique Moradiellos, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Extremadura, constata la voluntad de “institucionalizar” el régimen. Y Julián Casanova, catedrático en la Universidad de Zaragoza, exhibe documentación donde, ya entonces, Carrero se refería a la “monarquía del Movimento Nacional”.

El contexto no era baladí y era necesario transmitir imagen de renovación. Era el año del escándalo Matesa, seguía el enfrentamiento búnker-reformistas y la sociedad española hacía su particular transición social y cultural. Tendrían que pasar unos años para que la política diera respuesta a la realidad de la calle.
Sin muestras de apertura

Casanova señala que es difícil juzgar al príncipe de entonces con el prisma actual. “No hay duda de que el de ahora se parece más al de la Transición que al de hace 40 años. Entonces no se le veían atisbos de apertura”, señala. De hecho, recuerda el catedrático, después de 1969 pasaron cosas graves, con penas de muerte que horrizaron al mundo, y el ahora rey calló.

“Los expertos creen que en el 78 conservó la corona porque no había otra salida”

En este aspecto ahonda más Iñaki Errazkin, periodista autor de Hasta la coronilla. Autopsia de los Borbones. “Fue nombrado sucesor del dictador y, antes de aprobar la Constitución, ejerció formalmente como tal. Franco delegó en él en dos ocasiones por salud, se puede hablar de él como dictador suplente”, apunta. Le apoya el catedrático de la Pompeu Fabra Vicenç Navarro. Para él, Juan Carlos I nunca nombró gobiernos con prioridad democrática y estableció “la continuidad entre aquel régimen y el sistema actual“. Fueron las demostraciones de fuerza en la calle y la tensión social y política “las que le obligaron a abrirse”.

Hay acuerdo en que la legitimidad democrática no llegó, en todo caso, hasta la Constitución de 1978 que redactaron las Cortes tras las primeras elecciones democráticas. Moradiellos rechaza “prejuzgar” a una democracia y a una monarquía por cómo se instaura. En esta línea, sostiene que la democracia española es más garantista que la portuguesa, “que llegó tras una revolución y no tras una transición”.
La Constitución, todo o nada

Al igual que Vicenç Navarro, discrepa Iñaki Errazkin. Apunta que la Constitución fue un trágala para salvar la monarquía. “Fue según él una operación de blanqueo e hipnotismo ejemplar: o te comes la manzana con gusano o no hay manzana”. La Transición, compleja y cargada de renuncias, llevó al rey a ganarse “otras fuentes de legitimidad”, admiten historiadores como Moradiellos. El momento clave fue el 23-F. Según Culla, pasó de ser “el rey de Franco al salvador de la democracia”. Errazkin los enmienda: “En el 23-F se trataba de consolidar al rey ya fuera con el golpe o con su fracaso. Y se consiguió”.

En todo caso, como zanja el catedrático de Derecho Constitucional Francisco Balaguer, en la Transición pocos pudieron “debatir entre monarquía o república; el tema era democracia o dictadura”. Ganó lo primero. Pero con corona incorpodada.

28 de julio de 2009

Homenaje a los represaliados en Chiclana por los franquistas








Placa con los nombres de los fusilados

Tal como estaba previsto, la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica Política y Social de Chiclana homenajeó a los fusilados y represaliados por el fascismo. En esta ocasión y como novedad, se dispusieron para el conocimiento de los asistentes, las fotografías de los asesinados al pie de la pequeña placa existente, con los nombres de los mismos, en la fosa común del cementerio de S. Juan Bautista de Chiclana, respaldados por las banderas de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT-AIT), la tricolor de la República y de la Unión General de Trabajadores (UGT).

Ante una notoria presencia de público, alrededor de unas 250 personas y pese al fuerte calor reinante, comenzó el acto con unas palabras, por parte de miembros de la Asociación en recuerdo a los homenajeados, resaltando el mensaje de que a pesar de que las últimas personas vivas por ley de vida van yéndose, mantienen la esperanza de que las generaciones actuales y venideras continúen con la labor de las Asociaciones repartidas por todo el estado español, que no caiga de nuevo en el olvido aquellos que dieron su vida por sus ideas y por la Libertad. Se hizo también un breve recorrido histórico a través de la lectura de un manifiesto haciendo mención de la idea calculada y premeditada de los verdugos facciosos, a levantarse en armas contra todo un pueblo y sus planes de represión y de exterminio de toda oposición a su nuevo orden.



Intervinieron posteriormente varios familiares, que leyeron poemas compuestos por ellos mismos y se dió lectura de los nombres de los represaliados, que a día de hoy suman la cantidad de 87 personas y de los fusilados que se acerca a la veintena.

A continuación, y espontáneamente, se hizo mención a las madres, compañeras, esposas, hermanas, novias e hijas de los homenajeados, ya que añadido al dolor y sufrimiento por la ejecución o represión hacia sus compañeros, tuvieron que soportar los primeros interrogatorios y torturas, tanto por parte de la soldadesca franquista al entrar en la ciudad como por los falangistas locales, para a través de estos métodos poder localizar a los huidos. Soportaron purgas de aceite de ricino, fueron humilladas y exhibidas ante la plaza de abastos y un público aterrado con cortes de cabellos al cero, obligadas a trabajar trabajar como sirvientas en las casas de los vencedores por miseras monedas o a cambio de tristes mendrugos de pan y sobras de los asesinos, algunas tuvieron que atender a sus compañeros presos y no pocas los perdieron ante el pelotón de ejecución para siempre, sin dejar siquiera una triste tumba donde dejar caer sus lágrimas. Estigmatizadas por todos, aún mantuvieron el heróico esfuerzo de llevar para delante a sus hijos, e incluso de aquellos pequeños que tuvieron el infortunio de perder a madre y padre.

Finalizó el acto con la audición en silencio del poema "Desaparecidos" de Mario Benedetti, y ofrenda floral por parte de todos los asistentes al pie de las fotografías y de la placa.

Asociación por la Recuperación de la M. Histórica Política y Social
Chiclana ( Cádiz )

27 de julio de 2009

La República y la republicanización de Navarra

La primera Comisión Gestora de la II República, en la toma de posesión de sus cargos el 25 de abril de 1931. Detrás de la mesa se encuentran, de izquierda a derecha, Munilla, Jaime, el vicepresidente Salinas, el gobernador civil Ruiz del Río, Soriano, Fernández de Piérola y García Larrache. Los dos de los extremos están sin identificar.


La instauración de la II República estuvo cerca de provocar un profundo cambio en la Comunidad Foral. De hecho, la Diputación de Navarra aprobó en 1932 el Estatuto Vasco Navarro, que no salió adelante por el rechazo de los ayuntamientos

Las etapas de la República

La profusión, especialmente en los medios de comunicación y en los últimos años, de valoraciones radicales y del todo contrapuestas sobre la II República, ha hecho que se haya difundido entre la opinión pública la idea de que ese periodo histórico constituyó un todo unitario. Sin embargo, la realidad es que en los cinco años y tres meses que duró la legalidad republicana existieron varias etapas muy diferentes entre sí. Además, en rigor, el carácter transformador que se suele predicar del periodo republicano solamente es cierto para el periodo inicial, para sus dos primeros años y medio (de abril de 1931 a noviembre de 1933), así como para sus últimos cinco meses, si bien en esta última fase con una crispación en ascenso.

En la mencionada etapa inicial hay que distinguir la fase del Gobierno provisional. Constituido por dirigentes de partidos republicanos de todo el espectro (tanto de la derecha como del centro y de la izquierda) y del PSOE, partido éste al que le correspondían tres ministerios, desarrolló reformas de importancia, pero sin una acción concertada. Su existencia se prolongó tras las elecciones generales de junio de 1931, ganadas por las candidaturas de la coalición gubernamental, sobre todo por las formaciones situadas a la izquierda, hasta la aprobación de la Constitución en diciembre a causa de que los partidos de aquélla así lo pactaron.

Aun cuando el Gobierno provisional había introducido novedades de alcance, suele considerarse al bienio social azañista como el bienio reformista por excelencia. El Gobierno de Azaña, que duró desde diciembre de 1931 hasta septiembre de 1933 y que respondía a los designios de las urnas en las elecciones de junio, fue el Gobierno de mayor estabilidad del periodo republicano. Fue un gobierno netamente de izquierda con PSOE, Acción Republicana (AR), Partido Republicano Radical Socialista (PRRS) y otros partidos catalanes y gallegos. El Partido Republicano Radical (PRR), que había estado presente en el Gobierno provisional, no participó ahora por su negativa a cohabitar con el PSOE y por su creciente deriva ideológica hacia posturas socialmente conservadoras. Fueron señeros los avances en política educativa y en política social, pero también se desarrolló una labor diligente en política económica y en obras públicas. Además se introdujeron reformas en el Ejército y se aprobó en septiembre de 1932 la Ley de Reforma Agraria y el Estatuto catalán. El final de este bienio azañista fue resultado, sobre todo, de la oposición que, desde principios de 1933, llevó a cabo el Partido Radical contra la coalición gobernante con el apoyo de los sectores centristas del PRRS y la colaboración del presidente de la República, Alcalá Zamora, republicano conservador. Éste forzó remodelaciones ministeriales en junio y septiembre de 1933, la segunda acompañada de la destitución de Azaña como presidente del Gobierno, así como de la expulsión de los ministros socialistas.

Tras las elecciones de 19 de noviembre de 1933, los dos partidos más votados fueron la CEDA de Gil Robles, un partido conservador, católico y con signos de fascistización, y el Partido Radical de Lerroux, dando comienzo el bienio radical cedista. En él, la República cambiaría de rumbo con la derogación de las reformas sociales del bienio anterior o la permisividad en relación con el incumplimiento de facto de las mismas y con la revisión de la Ley de Reforma Agraria. También se desarrolló en esta etapa una política de hostilidad y represión de la izquierda y de los nacionalismos vascos y catalán que polarizaría fuertemente la dinámica política de la República.

La primera Gestora de la Diputación y la republicanización de Navarra

En el caso de Navarra el periodo de esperanza también se ciñó al primer bienio, sobre todo gracias a la acción concertada de tres de los siete miembros de que se compuso la primera comisión gestora de la Diputación nombrada desde Madrid según el Decreto de 21 de abril de 1931. Esa Gestora estuvo constituida por cuatro republicanos, un socialista, un carlista y un monárquico. A diferencia de lo que sucedió en las Gestoras de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, que estaban formadas sólo por integrantes de partidos de izquierda (republicanos y socialistas en la primera provincia; republicanos, socialistas y de Acción Nacionalista Vasca en las otras dos), en Navarra se dio entrada a miembros de la derecha. Esa primera Comisión Gestora duró hasta comienzos de 1933.

De los siete miembros de esa primera Gestora de la Diputación, el vicepresidente Constantino Salinas, socialista, y los republicanos Rufino García Larrache y David Jaime Deán apoyaron sin vacilaciones una firme estrategia de republicanización de Navarra, asentada en dos ejes: por un lado, la configuración de un espacio político institucional común junto con Álava, Guipúzcoa y Vizcaya a partir del Estatuto Vasco Navarro impulsado por las propias Gestoras Republicanas de las cuatro Diputaciones y que, tras ser consensuado en principio por todas las fuerzas políticas, fue debatido en 1932; por otro, mediante la complementación en sentido progresista, en aquellas áreas en que la Diputación tenía competencias, de las medidas agrarias reformistas tomadas para el conjunto del Estado por el Gobierno central, con el fin de favorecer a los sectores más desfavorecidos de la mitad sur de Navarra.

Partiendo del hecho de que la conjunción republicano socialista en Navarra había conseguido el 36% de los votos en las elecciones de junio de 1931, esa estrategia de republicanización de Navarra tenía en cuenta tres premisas. En primer lugar, la mayor fuerza en el resto de territorios vascopeninsulares de la entente de republicanos y socialistas (del 40% de los votos). En segundo lugar, a partir de diciembre de 1931, el PNV había aceptado la legalidad republicana (expresándolo en la nota de acompañamiento de la votación a favor de la investidura de Alcalá Zamora como presidente de la República, así como en su admisión de la regulación legal del proceso estatutario vasco navarro fijada por un decreto del Gobierno Azaña redactado por Prieto), rompiendo de hecho la coalición católico fuerista. Esta coalición, acordada por jeltzales , tradicionalistas y conservadores para las elecciones de junio, se basaba en el impulso del Estatuto de Estella con el fin de conformar un espacio autónomo que escapara de la legalidad de la República, objetivo en que persistirían los carlistas. La fuerza del PNV en Guipúzcoa y Vizcaya podía conllevar un escenario de pacto entre la izquierda y el nacionalismo en el Gobierno regional resultante de la aprobación del Estatuto Común. La tercera premisa consideraba que, desde luego, sería mucho más irrealizable la hipótesis de que la izquierda gobernara en una Navarra configurada como espacio uniprovincial separado.

Por otra parte, el apoyo de republicanos y socialistas al Estatuto común de 1932 contaba con dos cláusulas de salvaguarda. En primer lugar, la forma de elección de los parlamentarios en el Legislativo común les beneficiaba.

En segundo lugar, el Estatuto Común, en el caso de ser aprobado por los representantes municipales en la Asamblea final correspondiente, podía ser enmendado posteriormente por los ayuntamientos, pero, sobre todo, por las Cortes a lo largo de su tramitación parlamentaria. Así, el texto finalmente resultante del proceso podía ser incluso más favorable en sus contenidos a los postulados que defendía la izquierda.

Los resultados. Las medidas agrarias

Esa estrategia bifronte no surtió los efectos esperados. Las medidas a favor de los sectores campesinos más desfavorecidos de la mitad sur dieron escaso fruto. A pesar de que las 12.440 hectáreas de la nobleza titulada en Navarra hacían que nuestra provincia ocupara la decimotercera posición en un ranking provincial, la Ley de Reforma Agraria, aprobada en septiembre de 1932, no se aplicó aquí, sino sólo en las provincias del sur de España. En relación con el tema de las corralizas, un decreto de enero de 1933 que permitía a los ayuntamientos recuperar comunales, fue invalidado al mes siguiente. Por último, las actuaciones de la Gestora de la Diputación en relación con el nuevo reparto del comunal cedido en usufructo en varios pueblos, para favorecer así a los jornaleros según lo solicitaba la UGT, sirvió para una cada vez mayor polarización sociopolítica a la que la derecha y los sindicatos agrarios católicos se adaptaron muy bien. Los jornaleros (en un elevado número, ugetistas) se enfrentaron, además de con la oligarquía terrateniente, con propietarios pequeños y medianos con los que discrepaban en temas de relaciones laborales y, especialmente, en el tema de los comunales. De esta forma, de hecho, en las elecciones de 1933 se aprecia un corrimiento electoral hacia la derecha del campesinado pequeño y mediano propietario de la Ribera.

El proyecto de Estatuto Vasco Navarro de 1932

Respecto al Estatuto común, fracasados los dos proyectos debatidos en 1931 (el de Estella y el de las propias Gestoras de las Diputaciones) por no ser acordes a la Constitución de la República, tras la aceptación del PNV de la legalidad republicana y de la normativa de elaboración de un nuevo proyecto, éste echó a andar a partir de enero de 1932 con el mandato preceptivo de las asambleas provinciales. La Comisión que lo elaboró era plural: contaba con cuatro republicanos, tres socialistas, un nacionalista, un tradicionalista y un católico independiente. De ellos, tres eran navarros: el republicano Rufino García Larrache, el católico independiente Rafael Aizpún Santafé y el socialista Salvador Goñi. El primero de ellos fue uno de los cuatro redactores finales del texto. El texto integraba la problemática específica de la Ribera y se hacía eco de reivindicaciones agraristas de izquierda muy frecuentes en el sur de Navarra en relación con los comunales y el arriendo de cultivos. Ese proyecto estatutario tuvo el apoyo de toda la Gestora de la Diputación de Navarra el 5 de mayo de 1932, a excepción del de uno de sus miembros, el republicano tudelano Luis Soriano. La Comisión Gestora, con la misma abstención de Soriano, se manifestó públicamente el 2 de junio a favor del Estatuto y tomó medidas en su apoyo.

Con todo, finalmente, en la asamblea de Pamplona del 19 de junio de 1932, los representantes de los ayuntamientos navarros, tras reunirse separadamente, votaron en contra del proyecto del estatuto común: sólo 109 (que representaban a 135.585 habitantes) de los 267 municipios votaron a favor del Estatuto común; 123 (con 186.666), votaron en contra; y 35 (con 28.859) se abstuvieron. De este modo, mientras las otras tres provincias aprobaban mayoritariamente el Estatuto, Navarra quedó desenganchada del proyecto.

El fracaso del proyecto autonómico común fue ocasionado primordialmente por el rechazo o la abstención de 111 de los 196 ayuntamientos controlados por la derecha, que suponían el 56,5% de ellos y el 70,2% del total de los ayuntamientos que no dieron su apoyo a aquél. Al fracaso también coadyuvó el voto contrario de los representantes municipales de los ayuntamientos gobernados por la izquierda, posicionamiento que sumaba 3 de cada 10 votos en contra de la propuesta de unión vasco navarra. Dentro de la derecha pesó la postura contraria del Diario de Navarra y de la mayoría de los carlistas y de los conservadores. Dentro de la izquierda, las actitudes de absoluto rechazo del PRRS, del PSOE y de la UGT tuvieron fuerte incidencia, siendo en Navarra Acción Republicana el único partido republicano favorable. En semejante contexto la resuelta campaña de los nacionalistas vascos, débiles en Navarra, poco podía hacer.

¿A qué se debió la escasa socialización entre la conjunción republicano socialista de la apuesta estratégica de Salinas, Jaime y García Larrache, los tres miembros de la Gestora más comprometidos con la República en Navarra, tal y como demostraría su trayectoria posterior? Para responder a esa pregunta habría que enfocar, quizás, no tanto hacia la validez de su estrategia política como hacia problemas derivados de las relaciones grupales y personales entre las formaciones de izquierda en Navarra, en el conjunto de Vasconia y en el Estado, un tema todavía por trabajar.

El escenario posterior

Las elecciones generales de 1933 supusieron un gran cambio de escenario también en Navarra donde la derecha creció fuertemente, consiguiendo el 71% de los votos, a costa de republicanos y socialistas. Posteriormente, la derecha, gracias al apoyo de los republicanos radicales, ganó en 1934 el Ayuntamiento de Pamplona y en 1935 se hizo con el control de la Gestora de la Diputación. La Gestora surgida tras las elecciones para su renovación estuvo formada exclusivamente por miembros del Bloque de Derechas, a excepción del representante tudelano, el republicano radical Cándido Frauca, quien había llegado a un arreglo con aquella coalición. La actividad de esta Gestora de Derechas sirvió para modificar a su favor el rumbo de la política foral, derogando o frenando la normativa de reforma de las entidades locales, aprobando un nuevo reglamento sobre la constitución y el funcionamiento del Consejo Foral Administrativo y paralizando la aplicación de la Ley de Reforma Agraria. Bajo todo ello, los problemas agrarios no sólo no se solucionaron, sino que la patronal y la derecha abolieron las conquistas anteriores o las convirtieron en papel mojado. Y lo que es más importante, Navarra se configuró como un territorio liberado preservador de los viejos valores, como la nueva Covadonga, en el que la derecha se aprestó para la movilización contra la República y la reconquista de España. Como colofón, dirigentes y militantes republicanos y socialistas protagonizarían el grueso de los 3.000 asesinados por los sublevados.Diario de Noticias

26 de julio de 2009

BONO SE NIEGA DE NUEVO A RETIRAR TRES CUADROS FRANQUISTAS




Ni los ha movido ni los moverá. El presidente del Congreso, el socialista José Bono, ha reiterado en privado en los últimos días su negativa a retirar de las paredes del Congreso de los Diputados los cuadros de los tres presidentes de las Cortes franquistas que se exhiben en la planta noble del edificio que alberga el Hemiciclo.

El comentario se produce después de que el diputado de IU-ICV, Joan Herrera, le enviara el pasado miércoles una carta en la que le recordaba la obligación de la Cámara Baja de aplicar la Ley de la Memoria Histórica y eliminar de su sede todo vestigio de la dictadura.

En dicha misiva, Herrera le recuerda que no es la primera carta que le envía en este sentido ni a él ni a su antecesor en el cargo, Manuel Marín, para solicitar la retirada de los cuadros "que recrean a personajes históricos de, cuando menos, dudoso talante democrático". Se refiere a Antonio Iturmendi, presidente de las Cortes entre 1965 y 1969; a su sucesor en la siguiente legislatura (1969-1975), Alejandro Rodríguez de Valcárcel, y a Esteban de Bilbao y Eguía, que presidió la Cámara durante 22 años, desde 1943 a 1963. Este último, al que Franco llegó a recompensar con un título nobiliario, había sido ministro de Justicia entre 1939 y 1943, cargo en el que firmó numerosas penas de muerte.


El diputado de ICV, que alude a la misiva que hace tres años remitió con idéntico fin el ahora senador del PNV Iñaki Anasagasti, recalca que el Congreso, como una de las máximas instituciones del Estado que es, "debe ser muy cuidadoso con los símbolos y con los personajes históricos a los que se homenajea".

Bono, sin embargo, asegura que dichos cuadros "no están afectados" por la Ley de la Memoria y esgrime como argumento para mantenerlos en su actual emplazamiento que cuando se planteó la cuestión en la Mesa del Congreso el pasado verano, también tras una carta del diputado de ICV, esta ya acordó no moverlos.

Herrera aseguraba ayer a Público que dicha decisión del órgano de dirección de la Cámara nunca ha sido transmitido al resto de los diputados y pidió que, al menos, se separen físicamente los retratos de los tres presidentes de las Cortes de la dictadura de los de sus antecesores republicanos y de los del actual periodo democrático.

(Público. 26 / 07 / 09)

Barcina desoye al Pleno y mantiene el nombre de Conde de Rodezno de la plaza


La "señora" Barcina













Barcina desoye al Pleno y mantiene el nombre de Conde de Rodezno de la plaza
LAS NUEVAS PLACAS , RECIÉN COLOCADAS, ALUDEN AHORA AL TÍTULO NOBILIARIO DE 1790
El nuevo modelo de cartel, denunciado ante el TAN, no incluye la denominación en euskera que había en el anterior


A pesar de que el Pleno ya aprobó una moción en su día, con los votos de NaBai, PSN y ANV, para que se eliminara esta denominación en cumplimiento a la Ley de Símbolos de 2003, Barcina ha hecho oídos sordos de la mayoría municipal y ha mantenido el nombre de Conde de Rodezno para una de las plazas de la ciudad. En las últimas semanas, se ha procedido a la sustitución de las viejas placas en dicha plaza, y las nuevas conservan el nombre de Conde de Rodezno, aunque con un cambio. Si antes el nombre Conde de Rodezno iba acompañado del recordatorio al ministro franquista Tomás Domínguez de Arévalo (político 1882-1952 ), ahora la leyenda de la placa viene referida al título nobiliario creado en 1790, una estrategia que Barcina se sacó de la manga para no retirar la vieja denominación.

Aunque en la forma, la placa ha cambiado, en el fondo mantener en la nomenclatura de la ciudad la plaza Conde de Rodezno sigue suponiendo un homenaje al ministro franquista. Porque hay que recordar que la plaza recibió este nombre en 1952 no por cualquier Conde de Rodezno, sino por el último conde, el franquista Tomás Domínguez de Arévalo, que había fallecido un año antes. Y así consta en las actas del Pleno de 15 de noviembre de 1952. Precisamente, por ello los grupos de la oposición de NaBai, PSN y ANV ya presentaron en su día recursos ante el Tribunal Administrativo de Navarra por esta actuación de Barcina. Entre otros argumentos, opinan que con ello Barcina "incurre en desvío de poder", ya que aunque el acto "se ajusta aparente y formalmente a la legalidad", en "el fondo, persigue un fin distinto al interés público querido por el legislador", lo que consideran un "insulto a la ciudadanía". El Tribunal Administrativo de Navarra todavía no se ha pronunciado. Hay que recordar, además, que hizo falta una resolución del TAN para que Barcina cumpliera con la Ley de Símbolos en el caso de las 21 calles de la Chantrea con denominación franquista.



MANTENER EL NOMBRE

No molestar a los vecinos

La actuación de Barcina, que ahora se ha materializado tiene su origen en el Pleno de 5 de marzo de 2009, donde UPN ya anunció su decisión de mantener el nombre de Conde de Rodezno pero retirando su dedicatoria al ministro franquista, algo que consideran suficiente para cumplir la Ley de Memoria Histórica y la Ley Foral de Símbolos.

Días después, la alcaldesa firmaba una resolución en este sentido, en la que señalaba la oportunidad de modificar la dedicatoria y retirar la referencia al ministro franquista Tomás Domínguez de Arévalo, pero manteniendo el nombre de Conde de Rodezno, en referencia ahora al título nobiliario de 1790. Argumentaba para ello que un cambio de nombre conllevaría "un evidente perjuicio tanto para todos los ciudadanos que en ella viven como para quienes desarrollan en ella su actividad profesional o comercial". Este argumento caía por su propio peso. En la plaza Conde de Rodezno viven en la actualidad 680 personas, mientras que el cambio de las 21 calles franquistas de la Chantrea afectó el año pasado a 3.604 vecinos, y debió hacerse para cumplir la Ley de Símbolos.

LA NUEVA PLACA

El nombre, sólo en castellano

En las nuevas placas colocadas en la plaza Conde de Rodezno se da otra circunstancia que también cabe señalar. Si en las viejas, la denominación venía inscrita tanto en castellano como en euskera Plaza del Conde de Rodezno/ Rodezno Contea Plaza , en las nuevas se omite totalmente la denominación en euskera. Hay que señalar que el TAN ya se ha posicionado recientemente sobre las nuevas placas colocadas por UPN en la Chantrea y que no mantienen el bilingüismo. El TAN entiende que no cabe traducción al euskera sobre nombres propios, pero sí en aquellos que tienen traducción como Cuenca de Pamplona, para ajustarse a la Ordenanza del Euskera municipal. Habrá que ver ahora, de presentarse un recurso, si el TAN resuelve que esta calle debe denominarse también en euskera, Rodezno Kontea , como ocurría hasta ahora.

INICIATIVAS CIUDADANAS

Ex alcaldes y concejales, contra el nombre Conde de Rodezno

El pasado mes de mayo, dos docenas de ex concejales y ex alcaldes del Ayuntamiento de Pamplona ya suscribieron un manifiesto en el que solicitaban de Yolanda Barcina el cumplimiento de la Ley de Símbolos, y la retirada definitiva del nombre de Conde de Rodezno de una plaza de la ciudad. Un mes después, nueve colectivos ciudadanos de Pamplona también presentaron otra iniciativa para que la plaza y la sala de exposiciones Conde de Rodezno reciban la denominación de La Fuga del Fuerte, en homenaje a las personas que protagonizaron la fuga del Fuerte de San Cristóbal. Señalaban entonces que "sería conveniente reutilizar esta plaza y sala de exposiciones dedicadas hasta ahora a enaltecer a golpistas y criminales de guerra, y destinarla al homenaje público de quienes sufrieron esos horrores".diario de noticias