15 de septiembre de 2009

Afganistán. La guerra y el opio






L´Humanite

Kabul. Se inyectan su dosis de heroína en un antiguo centro cultural soviético del barrio de Dehmazang, en Kabul. Sórdido. El edificio en ruinas albergaría hasta 500 enganchados. Es quizá unos de los aspectos menos mediáticos de la degradación de la situación en un Afganistán en guerra : el tráfico de droga explotó en 2001 pero también su consumo. Según un estudio de la Oficina de Naciones Unidas contra la droga y el crimen, sobre un millón de consumidores regulares de droga en el país de 25 millones de habitantes, se contarían 200.000 usuarios de opiáceos, de los que 50.000 serían de heroína. Siempre según la ONU, cerca del 93% del opio mundial se produce en Afganistán. El valor de la exportación ha sido estimado en 2.500 millones de euros en 2008, de los que una parte sirve para financiar a los talibanes. La provincia de Helmand, por ejemplo, la mayor del país, bastión de los insurgentes, produce ella sola cerca del 50% del opio. Pero el tráfico de droga nutre también la corrupción, incluidas las instituciones del Estado. La familia del presidente Hamid Karzai está desde hace tiempo señalada por acusaciones de tráfico de drogas. En julio, el semanario alemán “Stern” publicaba una información según la cual soldados británicos habrían decomisado, en territorio del hermanastro del presidente, varias toneladas de opio…

Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas