30 de diciembre de 2009

Agencias estadounidenses de penetración imperial






Así, en días pasados, el New York Times informaba que un funcionario del Development Alternatives, Inc. (DAI), una empresa contratista de la USAID, del Departamento de Estado y el Pentágono, fue detenido en Cuba mientras repartía material de comunicaciones a sectores de la contrarrevolución. La relación entre la USAID, una agencia del Departamento de Estado, y la CIA no es nueva. En 1974, el Congreso estadounidense clausuró una división de la USAID que fue utilizada por la CIA para entrenar, financiar y armar a más de un millón de policías en América Latina, Asia y el Medio Oriente.
La Oficina de Seguridad Pública (Office of Public Safety “OPS”) fue establecida en 1957 por el presidente Eisenhower con la misión de entrenar y formar fuerzas policiales en otros países. Documentos desclasificados de la CIA confirman que el presupuesto de la OPS fue incluido en los millones otorgados anualmente a la USAID, pero sus operaciones fueron coordinadas por la agencia clandestina, según informe especial de E. Golinger.


Señala que durante la guerra en Vietnam, la USAID fue responsable por la distribución de “apoyo material” junto con la CIA en la Operación Fénix, la cual fue responsable por el asesinato de miles de vietnamitas. En Haití, la USAID ha sido acusada de financiar organizaciones involucradas en el golpe de Estado contra el Presidente Jean Bertrand Aristide en 2004. Desde junio 2002, la USAID mantiene una Oficina para las Iniciativas hacia una Transición (OTI) en Venezuela, a través de la cual ha canalizado millones de dólares a la oposición contra el Presidente Hugo Chávez. Más de dos mil páginas parcialmente desclasificadas de la USAID sobre sus actividades en Venezuela, demuestran un patrón de financiamiento y apoyo estratégico exclusivamente dirigido a sectores de la oposición, con programas que buscan “fortalecer” sus partidos políticos, diseñar sus campañas políticas y ayudarles a consolidar un movimiento contra el gobierno venezolano.
En Bolivia, la USAID fue expulsada este año por los habitantes de dos municipios, Chapare y El Alto, bajo la acusación de intervencionista. En septiembre, el presidente Evo Morales anunció la terminación del convenio oficial con la USAID debido al desvío de fondos multimillonarios hacia grupos separatistas que buscaban la desestabilización del país. En el 2005, la USAID también fue expulsada de Eritrea y acusada de ser una agencia “neocolonialista”. Etiopía, Rusia y Bielorrusia, han ordenado la salida de la USAID y sus contratistas durante los últimos cinco años. Un informe de la oficina de contabilidad general de EEUU (GAO) del 2006 determinó que existían “problemas con la gestión de los subsidios” del Programa Cuba de la USAID. Millones de dólares destinados para “promover la democracia” en Cuba terminaron en manos de organizaciones mafiosas en Miami.