4 de enero de 2009

Arrancan una bandera republicana en Navarra



Arrancan una bandera republicana en Navarra

Un reducido grupo de extrema derecha en Aibar (Navarra), de apenas cinco personas, arrancó la bandera republicana que ondeaba en el monolito a los fusilados en el pueblo en 1936 por los fascistas. Esta parece ser la respuesta a la adhesión del municipio navarro a la Red de Municipios y Cargos Públicos por la Tercera República.
Esta no es la primera vez que sucede algo así. El pasado 20 de noviembre, día en que se conmemora la muerte del dictador, este reducido grupo también arrancó la bandera tricolor.
El municipio está gobernado por AEIIA, la Agrupación Electoral de Izquierda Independiente de Aibar, que con siete concejales es la fuerza más votada y la única con representación en este municipio navarro.
Aibar se convirtió en el primer municipio navarro en adherirse a la Red de Municipios por la Tercera República, de la cual forman parte ya municipios más de una docena de municipios andaluces, madrileños y ahora navarros.

La republica en Navarra




En las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, que llevaron a la II República, en Pamplona triunfo la coalición monárquico-derechista (10 carlistas jaimistas, 1 monárquico), con 17 concejales; los candidatos republicano-socialistas obtenían 12 (uno socialista), mientras que los nacionalistas vascos no obtuvieron ningún escaño.
Sin embargo, el Bloque republicano-socialista impugnó estas elecciones por lo que se repitieron el 31 de mayo con victoria del bloque de izquierdas, que alcanzó en Pamplona 8.645 votos y 15 concejales, por 6.997 sufragios y 14 ediles que sumaron las derechas.
El republicano Mariano Ansó fue elegido alcalde.
Sin embargo, varios de los concejales, entre ellos el propio Ansó, pasaron a cargos provinciales, por lo que a finales de 1932, la corporación municipal estaba compuesta por 13 concejales tradicionalistas, 6 republicanos radicales, 3 socialistas, 3 miembros de Acción Republicana, 2 radical-socialistas, 1 republicano autónomo y un independiente.
Nicasio Garbayo, de Acción Republicana, fue elegido alcalde.
En agosto de 1934, Garbayo y todos los tenientes de alcalde izquierdistas presentaron la dimisión, con lo que fue el carlista Tomás Mata quien ocupó la alcaldía, puesto que conservó durante la Guerra Civil y hasta 1940.
. A partir de 1932, los carlistas actuaban abiertamente como grupo paramilitar con diversos incidentes en las calles de Pamplona y alrededores, con destacados líderes como Silvano Cervantes, Mario Ozcoidi y Jaime del Burgo (padre de Jaime Ignacio del Burgo).