6 de enero de 2009

El PSOE y el PP acuerdan rebajar las futuras jubilaciones



El PSOE y el PP acuerdan rebajar las futuras jubilaciones


Los partidos políticos con representación parlamentaria deben renovar esta legislatura el Pacto de Toledo, firmado en 1995 y que establece las bases del sistema de pensiones español. Aunque se renovó en 2002, el Gobierno y el PP quieren modificarlo, ya que según los datos oficiales del Ministerio de Trabajo, las pensiones de los que tienene menos de 50 años no están garantizadas.

El objetivo de los dos principales partidos es cambiar el sistema de cálculo de la pensión, ampliándolo a toda la vida laboral del trabajador. En la actualidad el plazo es de 15 años –los últimos antes de la jubilación- y la intención del PP y el PSOE es aumentarlo cada dos años en 12 meses, de forma que dentro de 20 o 30 años el cómputo del cálculo abarque ya toda la vida laboral.

Un informe elaborado por la consultora Labour Asociados para la Seguridad Social admite que "el alargamiento del periodo de cálculo de las pensiones de jubilación tendría, sin lugar a dudas un impacto negativo sobre aquellos que se jubilan a los 65 años". Así, un aumento de 10 años en el modelo implicaría una rebaja cercana al 10%, si se suman los efectos de la reforma de 1997.

Pero si se extiende el plazo a toda la vida laboral –unos 45 años- los efectos sobre el dinero que reciben todos los meses los jubilados sería devastador. Un estudio publicado a este respecto por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) revela que la rebaja respecto a las cantidades actuales alcanzaría, al menos, el 30%.Por lo tanto, habrá que estar atentos a las reuniones de la comisión parlamentaria que debate estas cuestiones. De momento ya existe borrador de la reforma y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, junto con el líder del PP, Mariano Rajoy, quieren hacer de esta cuestión una de sus principales prioridades en el futuro.

Este enfoque quedó patente en el encuentro que mantuvieron ambos en La Moncloa el pasado 14 de octubre, según señaló el presidente del Ejecutivo en rueda de prensa tras el encuentro."Hablar de todo lo que reúna consenso"

En el PSOE lo tienen claro, todo es negociable cuando del futuro de las pensiones se habla. La portavoz socialista en la comisión del Pacto de Toledo, Isabel López i Chamosa, explica que la intención de su grupo de "hablar de todo lo que reúna consenso".

Por este motivo, elude mencionar propuestas concretas, aunque sí reitera que se debe hablar del cómputo de la pensión, recordando que el Pacto de Toledo habla de una mayor contributividad "no de toda la vida laboral". Ahora es el momento de acordar cómo se logrará este objetivo.

Por su parte, el portavoz del PP, Tomás Burgos, recalca que cualquier medida que se adopte exige "un desarrollo conjunto y equilibrado para no desnaturalizar el Pacto de Toledo".

En cuanto a la ampliación de vida laboral, Burgos recuerda que en esta legislatura se debe fijar la fórmula gradual. En todo caso, dijo, el objetivo es "no perjudicar a los que están a punto de jubilarse ni a los que comienzan a cotizar". Burgos recalcaque "no se puede perjudicar a los que están a punto de jubilarse ni a los que comienzan a cotizar".

Asimismo, Burgos considera imprescindible concienciar a la sociedad de la necesidad de los planes complementarios a las pensiones públicas, porque "el último salario y la pensión se van a ir separando". En este capítulo el PP pide al Gobierno que fomente el ahorro con un mejor tratamiento fiscal. En cuanto a prolongar la vida laboral más allá de los 65 años, el PP cree que las bonificaciones deben orientarse a apoyar a colectivos con dificultades para encontrar trabajo. En ningún caso, fomentar el anticipo de la jubilación con recursos públicos. Sobre las cotizaciones, desde el PP se considera "difícil tocarlas", porque, a su juicio, con cotizaciones más bajas se destruye empleo.

Por su parte, el portavoz de CiU, Carles Campuzano, insiste en que todas las reformas se han hecho buscando la equidad y hacer sostenible el sistema. También defiende fórmulas graduales para ampliar a la vida laboral, y que se busquen "estrategias" para que cada vez más trabajadores tengan un plan de pensiones. Por ello, no ve mal la reforma que se hizo en Suecia, donde se decidió que dos puntos de los cotizaciones de cada trabajador fueran a un plan de pensiones. También defenderá una reforma "integral" de la pensión de viudedad y que no se discrimine a los trabajadores por su edad.

Finalmente, los sindicatos recuerdan a los partidos que todavía quedan puntos del Pacto de Toledo por desarrollar, como es la equiparación de los regímenes del sistema o el tratamiento a la jubilación anticipada, recuerda el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer.

Y el responsable de CCOO, Salvador Bangueses, dice que "no tenemos ningún problema para ampliar el periodo de cálculo. Se trata de ver los datos", aunque considera que ahora mismo "no es una necesidad". Eso sí, recalca, lo que se haga que sea de forma gradual, porque ahora la estabilidad laboral es peor.

“Reyes Magos”… ¿festividad inocente?



“Reyes Magos”… ¿festividad inocente?

Antonio García Ninet


.No sé a qué imbécil se le ocurrió introducir la festividad de “los reyes magos”, pero se trata de una tradición que ni siquiera tiene sus orígenes en los evangelios, pues en el atribuido a Mateo sólo se habla de unos sabios o de unos magos –según cuál sea la traducción-; en el atribuido a Marcos no se menciona para nada esta anécdota; en el atribuido a Lucas, aunque se habla de la presencia de unos pastores y de un ejército de ángeles en las proximidades del lugar en que supuestamente nació Jesús, no se menciona la presencia de reyes ni de magos, mientras que en el de Juan “el Anciano” no se menciona nada relacionado con el nacimiento de Jesús.

El caso es que, al margen de anécdotas e invenciones de quienes escribieron los evangelios, lo peor del caso es que, aunque el cristianismo no nació siendo necesariamente monárquico, a alguien se le ocurrió convertir a esos magos imaginarios en reyes imaginarios y posteriormente en reyes supuestamente históricos.

Posteriormente ese mismo cristianismo fue otorgando el título de rey tanto a Jesús, “Rey de los Cielos” o “Cristo Rey”, como a María, “Reina de los Cielos”. Esos títulos no eran inocentes y al margen de cualquier conexión con la política: En cuanto la Jerarquía Católica ha estado unida a los poderosos de todos los tiempos y, de manera especial, a los emperadores romanos desde Constantino y posteriormente a las monarquías medievales y modernas, de las que consiguió privilegios y tesoros especialmente importantes, reflejó su agradecimiento mediante la asignación a la “jerarquía celestial” de títulos similares a los de las organizaciones políticas a las que tanto debía, tanto en la época del Antiguo Testamento en la del Nuevo, al tiempo que concedía a los reyes terrenales el título sagrado de “reyes por la gracia de Dios” –igual que Franco, “caudillo de España por la gracia de Dios”-. La simbiosis entre la Jerarquía Católica y las monarquías debía tener su reflejo en las doctrinas y creencias religiosas, y eso debió de determinar la visión del mundo celestial como una realidad jerarquizada a semejanza del sistema de clases de esas mismas sociedades antiguas y feudales, con sus reyes, príncipes, duques, condes, y toda la larga serie de títulos nobiliarios que se corresponderían con los correspondientes títulos de Dios y su madre como rey y reina de los cielos, y con el orden jerárquico de los diversos espíritus celestiales, encargados de servir y glorificar a Dios –según dice, la Jerarquía Católica, aunque en realidad no entiendo qué servicio ni qué gloria podrían proporcionar a Dios toda esa variedad angélica compuesta por ángeles, arcángeles, principados, potestades, virtudes, dominaciones, tronos y querubines y serafines.

Así que el problema que tenemos quienes estamos hartos del clasismo y de la arrogancia estúpida representada por la monarquía y su “sangre azul” es que no sólo tenemos que concienciar a la gente de que eso de la monarquía es anacrónico y un insulto a quienes viven de su trabajo y de que ningún hombre es superior a otro, sino además de que las mismas tradiciones cristianas ayudan a esta institución a perpetuarse, pues ya los niños pequeños aprenden a ver a “los reyes magos” como personajes especialmente bondadosos que les traen regalos todos los años, a pesar de que a lo largo de la historia los reyes auténticos se han caracterizado por su despotismo, robos y atropellos a “sus pueblos” y a “sus siervos”.