14 de enero de 2009

Bilbao e Iruña acogeran la presentación de AQUI NUNCA PASÓ NADA. Libro sobre la Memoria Histórica.


Bilbao e Iruña acogeran la presentación del libro " AQUI NUNCA PASÓ NADA"












17-18 de julio de 1936. Una parte del ejército español se subleva contra el gobierno de la II República, democráticamente elegido por la ciudadanía meses antes. El golpe de estado no logra imponerse en Madrid, Barcelona, Bilbao o Valencia. Su fracaso originará una tremenda y larga guerra civil que asolará los campos del stado español durante tres años. La muerte no sólo impondrá su guadaña en los campos de batalla, sino también en las retaguardias.

El 19 de julio el ejército sublevado se hace con el control de la ciudad de Logroño. Dos días más tarde, con el refuerzo de las tropas y requetés llegadas de Navarra, toda la región está en manos de los golpistas. La provincia de Logroño quedará desde entonces en plena retaguardia. Aquí no hay frente de batalla, sin embargo...

Sin embargo casi 2000 personas van a ser asesinadas entre los meses de julio y diciembre de 1936.

Esta es la historia que se cuenta en este libro que presentamos. A través del conocimiento, primero, de la vida social y política de cada pueblo durante los años de la República. Del seguimiento diario, después, de la vida, y sobre todo de la muerte, en los mismos pueblos a partir del 18 de julio. Para, finalmente, encontrar los datos y cuando es posible la foto, de los 2000 asesinados.

AQUÍ NUNCA PASÓ NADA.

Mi primera intención fue “recontar” la Barranca. Allí mataron a más de 400 personas de toda La Rioja, incluyendo a algunos navarros. La Barranca era un trozo de la historia de nuestra tierra, o sea, del mundo entero. Y empecé. Lo confieso, no sabía dónde me metía. Aquello no era un camino, era un tobogán, una bola de nieve. Existían otros libros sobre la represión en La Rioja, pero fui dándome cuenta de que aquello se podía trabajar y presentar de otra manera. Que se podía contextualizar, relacionar los pueblos, las personas, las situaciones. Que debíamos conocer a aquellas gentes, a sus familias, a los que sufrieron otras represalias... entender y sumergirnos en la sociedad en la que vivieron y por la que muchos murieron. Así que... de los 400 pasé a los 2.000 asesinados en toda La Rioja (sin frente, sin trincheras, sin juicio, sin remisión). 2.000 riojanos a los que les quitaron la vida pero no pudieron robarles la dignidad, aunque los dejaran tirados en cualquier cuneta. Pero esa humanidad pisoteada sí había que devolvérsela.

Teníamos que saber de ellos y del tiempo que les tocó vivir. Desde los datos familiares a sus ideas sociales y políticas. Su trabajo, sus aficiones... “porque la vida entonces, en los años de mis abuelos, se componía de trabajo y sudor, pero también de fiesta, canciones y deseos”, como escribe uno de sus familiares.

Conocerlos mejor. Ver sus fotos, mirarles a los ojos.

Esto es lo que nos dice Jesús Vicente Aguirre González (Logroño, La Rioja, 1948). En los años 70, junto con su mujer Carmen Medrano, Jesús formó parte de algunos grupos de la llamada entonces canción social o de protesta. Al final de la década, y ya como Carmen, Jesús e Iñaki, pusieron la música de fondo a la transición riojana que, al igual que en el resto del estado español, reclamaba democracia y libertad. Posteriormente ha trabajado también otros campos de la comunicación (radio, prensa e imagen) y ha publicado tambien libros de ensayo y poesía. En el año 2000 aparece su trabajo sobre el proceso autonómico riojano “La Rioja empieza a caminar” . Sin embargo será sin duda “Aquí nunca pasó nada (La Rioja 1936)” su trabajo más ambicioso: un libro que en sus casi 1000 páginas encierra 5 años de trabajo, más de 1.500 fotos y documentos, cientos de kilómetros, vivencias y visitas (a pueblos, familias, archivos...) nos va desgranando la brutal historia y en extremo violenta de la represión franquista en La Rioja.

Presentación coloquio, miercoles 28 en el centro “Zabaldi” de Iruña-Pamplona a las 19.30

Prohíben los pañuelos palestinos en un partido de baloncesto en Málaga




El club malagueño Unicaja ha prohibido que el público que asista al partido de baloncesto entre este equipo y el Maccabi Tel Aviv el 15 de enero pueda portar pañuelos palestinos ('kefias'), los cuales serán requisados a la entrada.

Así lo afirma el diario Sur que precisa, muy benevolente, que “el club malagueño se ha visto en la obligación” de tomar esas medidas. A todo ello se añadirá una mayor vigilancia policial en torno al Palacio de los Deportes. El acceso a la pista quedará blindado; la protección sobre el banquillo se aumentará respecto al de otros equipos visitantes, y los accesos al recinto contarán con un dispositivo mayor de seguridad privada, que hará especial énfasis en el control de las entradas.

Por otro lado se confirmó la presencia de seguidores del Maccabi en el encuentro, aunque no ha podido precisar el número exacto. Se trata de miembros de la comunidad israelí residentes en Málaga, que habitualmente acuden a los encuentros que el conjunto hebreo ha disputado en la ciudad en la Euroliga. No parece que para ellos se haya establecido ninguna prohibición expresa.

El Alcalde de Granada quitará el monolito de Primo de Rivera



El alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), dijo ayer que aplicará “estrictamente” la Ley de Memoria Histórica en el caso del monumento a José Antonio Primo de Rivera en la Plaza de Bibataubín. Esto significa que, según dicta la norma, el Consistorio deberá retirar el monolito tal y como le exigen los grupos municipales del PSOE e IU. Torres Hurtado afirmó que el monumento, en la placeta desde los años 70, ostenta un premio nacional de escultura, por lo que matizó que no se trata de una escultura común y, por ello, habrá que debatir “qué se hace con ella”.



“Nosotros seguiremos estrictamente la Ley de Memoria Histórica”, insistió el regidor. Estas declaraciones se producen después de que el domingo los grupos municipales de IU y PSOE exigieran la retirada de la escultura y criticaran que el equipo de gobierno “se haya negado en reiteradas ocasiones” a hacerlo. La portavoz de IU en el Ayuntamiento, Lola Ruiz, recordó que hasta en dos ocasiones su grupo municipal ha presentado mociones para la retirada del monumento, que el concejal socialista Isidro Olgoso consideró un “anacronismo histórico” representante de la “simbología más reaccionaria”.



Norma. “Entendemos que la aplicación de la Ley de Memoria Histórica pasa por quitar de ahí ese monumento, pero el gobierno municipal no tiene ninguna voluntad”, indicó Ruiz, que mostró su apoyo a la iniciativa que promoverán un grupo de intelectuales de la ciudad, como Luis García Montero, José Carlos Rosales