19 de enero de 2009

POLVORÍN ÁRABE


Claudio Katz ]Economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda)

La masacre de Gaza se consumó con el visto bueno del gobierno turco, la monarquía jordana, los jeques sauditas y la semidictadura egipcia. Los sátrapas del mundo árabe combinaron el silencio prudente con la explícita complicidad. Mantuvieron las relaciones diplomáticas con Israel como si nada hubiera pasado.

Pero la conducta del gobierno egipcio superó todo lo conocido. Cerró la válvula de escape de Rafa, coordinó el cerco con los agresores, bloqueó el socorro humanitario y hasta autorizó la violación de su espacio aéreo. El alto mando conocía todos los detalles del ataque y no presentó ninguna objeción.

En la mesa de negociaciones Egipto actúa como vocero de Estados Unidos. Exige el desarme de Hamas y la desactivación de los túneles. Esta postura profundiza su alineamiento pro-imperialista. Los gobernantes de ese país ya no buscan domesticar la resistencia de los palestinos por medios políticos, financieros o militares. Directamente avalan la desarticulación de ese movimiento.

Egipto complementa en el plano diplomático la acción armada de Israel y el financiamiento saudita de Occidente. Las pruebas de sumisión a Estados Unidos son tan abrumadoras, que un sector del Departamento de Estado promueve transferir a Gaza a una administración egipcia.

Pero el régimen del presidente vitalicio Mubarak puede terminar como otras marionetas de Estados Unidos. Lo ocurrido con el Sha de Irán es un precedente a tomar en cuenta. Las crecientes manifestaciones –que la policía invariablemente apalea- están creando un polvorín en el principal país de la región.

La lucha de los palestinos persiste como una pesadilla para las clases dominantes del mundo árabe. Su viejo temor a una convergencia de este movimiento con las demandas sociales de todos los oprimidos se ha incrementado. Este pánico refuerza un alineamiento con Israel, que ensancha el abismo entre las elites y los pueblos de Medio Oriente.

SOLIDARIDAD MUNDIAL

La masacre de Gaza ha conmocionado al mundo y las manifestaciones superan ampliamente la reacción internacional del 2006 frente a los bombardeos del Líbano. Las multitudes que protestan en Madrid, Londres, Bruselas, Berlín y Paris han neutralizado las minoritarias contramarchas pro-israelíes.

Esta acción callejera puede inclinar la balanza política contra los agresores, cualquiera sean los resultados de su operación militar. Es muy visible quiénes son los culpables de la sangría y muchas voces exigen juzgar los crímenes cometidos, en tribunales internacionales. También se multiplican las iniciativas para enviar socorro humanitario y organizar un boicot de académicos y médicos contra el invasor.

En América Latina se ha profundizado la simpatía hacia la causa de los palestinos. Tanto Chávez como Evo Morales adoptaron la acertada decisión de expulsar a los embajadores de Israel. Estas reacciones ilustran los puntos de contacto que vinculan al nacionalismo antiimperialista latinoamericano y árabe.

Argentina es una pieza clave de este escenario por la fuerte presencia de comunidades árabes y judías. Ambas colectividades han coexistido en armonía, a pesar del impacto legado por los atentados a la embajada de Israel y la AMIA. Las marchas a favor de Palestina son claramente mayoritarias, en un clima de hostilidad hacia los dirigentes sionistas que justifican el crimen de Gaza.

También provoca rechazo la descarada presión de los diplomáticos israelíes para arrancar pronunciamientos oficiales de condena a Hamas. En las calles se pide lo contrario: envío de auxilio humanitario a Gaza y ruptura del convenio Israel-MERCOSUR. Argentina sintoniza con el repudio mundial a una política de matanzas que pretende sepultar la paz en Medio Oriente.

Larrañaga, comunista vasco


Larrañaga, comunista vasco


El Domingo dia 1de Febrero tendrá lugar en el Cementerio de la Almudena de Madrid a las 13:00 horas un homenaje a Jesus Larrañaga y otros 5 combatientes Antifascistas fusilados el 19 de Enero de 1942, la convocatoria parte de diversas organizaciones comunistas del estado y de Euskal Herria.

Jesús Larrañaga “ Goiherri” (1901-1942) fue un autentico héroe en los años de la II república, para el comunismo vasco, era comunista y republicano, quizás la figura mas destacada del Partido Comunista de España durante la guerra incivil,cometió un delito atroz: perder la guerra. Por eso nos arrebataron su memoria, como la de tantos decenas de miles de hombres y mujeres que eran lo mejor de los Pueblos del estado español.

Nos la arrebata también Santiago Carrillo que en sus voluminosas memorias no tiene ni una palabra para él. Los valores que Larrañaga encarna, que se resumen en tres palabras “servir al pueblo”, son los que busca una juventud desorientada por el posmodernismo y el terror al paro. Defendiendo hasta el fin los derechos nacionales vascos hizo realidad la fraternidad entre los pueblos en la lucha contra el enemigo común. Frente al político adocenado y corrupto en nuestros dias, Larrañaga es la defensa, hasta dar la vida, de un noble ideal.

Fue detenido por un chivatazo en octubre del año 42 en Lisboa deportado a Madrid, juzgado por rebelión militar en un consejo de guerra en la cárcel de Porlier y fusilado en unión d e cinco camaradas comunistas del varias nacionalidades del estado, entre ellos su compañero Manuel Asarta donostiarra como él. Siendo fusilados el 21 de Enero de l942.cuando los soldados de la Unión Soviéticaresistían y tenían pequeñas victorias en los cercos de Leningrado y Stalingrado. Un aviso a los comunistas quede ningún modo habría rebajaalguna por parte de dictador Franco.

Los restos de estos militantes han sido encontrados recientemente en una fosa común en el cementerio de la Almudena ( Madrid) El día 1 a las 13 horas se les va a tributar un homenaje por parte de colectivos comunistasdiversos, se quiere sacar un autobús de Bizkaia y otro de Gipuzkoa.

La vida de Larrañaga es la película viva de aquellos años. Agitador obrero en la huelga d e la construcción en el año 31, exilado en Bokale, preso de nuevo, fundador dela asociación d e parados en San Sebastián, en los años 30, junto con su compañero Manuel Asarta, co-fundador del partido Comunista de “Euzkadi”, Comisario de Guerra de Gipuzkoa en el golpe militar de 1936, fundador del Batallón Larrañaga, batallón que tuvo el porcentaje mayor de bajas del ejercito vasco republicano, batallón que no se entrego a los fascistas en Octubre del 37 en Santoña que rompió el cerco y con grandes perdidas se refugio en los picos de Europa, pasando luego a Francia para entrar por Catalunya de nuevo a los frentes de Aragón. Miembro del Comité Central junto con Carrillo del PCE.hasta el fin de la guerra.