7 de marzo de 2009

UNA OBRA DE ANDA ABRE EL PARQUE DE LA MEMORIA EN SARTAGUDA




El Parque de la Memoria quedó ayer culminado con la colocación de la escultura del artista José Ramón Anda. Se trata de una obra que simboliza la puerta del parque, "un abrazo de bienvenida al visitante", como explicaba el autor. Con el acto de ayer, desde las asociaciones Pueblo de las Viudas y Familiares de los Fusilados Navarros del 36 se expresó que se ponía "la guinda a un proceso que marca el antes y el después de las familias de los represaliados en 1936". "Se trata de un hito colectivo en la memoria general de Navarra. Además, con la puerta ahora colocada se invita a toda la sociedad civil a que venga a conocer este lugar homenaje a las víctimas", contaba Ioseba Ezeolaza

El Parque de la Memoria se comenzó a construir en el año 2004 y fue inaugurado el 10 de mayo de 2008, bajo una intensa lluvia similar a la que caía ayer durante la instalación de la última obra. Tras diez meses de visitas a este lugar, sus promotores decían que los resultados de este proyecto son muy satisfactorias: "La mayoría de la sociedad ha entendido las demandas de los familiares de los fusilados. No es casualidad que el Parlamento de Navarra, el Gobierno central y 90 ayuntamientos, entre otros, nos hayan apoyado y entendido nuestra reivindicación de memoria histórica. Hoy ponemos el fin a esa trayectoria y agradecemos estas muestra de apoyo", expresaban Eceolaza y Julio Sesma en representación de los colectivos.

Lugar para cerrar el duelo

En el acto de colocación de la puerta de José Ramón Anda se encontraba también Roberto Rocafort, hijo de un fusilado sangüesino cuyo cuerpo todavía no se ha localizado. "Es muy difícil cumplir con la ilusión de encontrarle. Sabemos que está enterrado junto a dos cuerpos más en los alrededores de Ansoáin, pero no tenemos medios para buscarlo. Por eso, el Parque de la Memoria es el único recuerdo agradable que nos queda de la desaparición de mi padre. Ayuda a cerrar el duelo y a sentir que se encuentra aquí", expresó.

Atacan la casa del Alcalde de Mota del Cuervo tras la retirada de un monumento fascista




La decisión del Ayuntamiento de Mota del Cuervo (Cuenca) de retirar el Monumento a los Caídos, ha levantado importantes polémicas. A las pintadas en la fachada del domicilio del alcalde, se han unido un grupo de vecinos que se concentraron para evitar la retirada de una cruz y la denuncia del Obispado.


José Vicente Mota, de IU, explicó que los terrenos donde se ubicaba la cruz de los caídos retirada el pasado martes (foto), situada en las inmediaciones de la iglesia parroquial, son de dominio público, "por lo tanto el Ayuntamiento no ha entrado en propiedad de la iglesia para proceder a la retirada".


Una asociación ha solicitado al Ayuntamiento la autorización de una manifestación para el mañana sábado a las 18.00 horas en la localidad. El Ayuntamiento, según dijo el alcalde, ya ha dado tramitación a la Subdelegación del Gobierno, que es quien tiene que autorizarla.


El alcalde no puso inconveniente en que la misma se autorice, siempre que "entre dentro de los cauces de la normalidad democrática y entendiendo que están ejerciendo un derecho de manifestación". Sin embargo, sí se mostró preocupado por la convocatoria paralela que se está organizando en Internet por parte de grupos de ultraderecha.

Según han hecho público IU y PSOE en un comunicado conjunto, “los concejales tienen la obligación por imperativo legal de cumplir y hacer cumplir las leyes aprobadas en el parlamento”, haciendo referencia a la obligación de retirar "escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra civil y de la represión de la Dictadura” que aparece en la Ley de la Memoria Histórica.


Para IU y el PSOE, "ignorar esta ley sería vulnerar el ordenamiento jurídico".


Según ambos grupos políticos, el monumento está en terrenos municipales, fue pagado con dinero del municipio y su único objetivo es "homenajear a las víctimas del bando sublevado, al tiempo que deshonraba con el silencio y la ignominia a las víctimas del bando republicano".


Por su parte, el Grupo Popular en el Ayuntamiento ha denunciado el ataque que ha sufrido la casa del alcalde. Los populares "denuncian públicamente los hechos vandálicos cometidos contra el alcalde de Mota del Cuervo, y le muestran su total y absoluto apoyo, condenando cualquier tipo de violencia". Este grupo municipal, votó en contra de la retirada del monumento ya que quería respetar los símbolos religiosos, y propusieron retirar tan solo los símbolos fascistas.


El Obispado de Cuenca, a su vez, afirma que el monumento debería haberse respetado “porque la cruz recuerda la muerte de Jesucristo”. De hecho, han denunciado ante la Guardia Civil la retirada de la cruz.


El alcalde anunció que tras la retirada de este monumento a los caídos por España, está pendiente de retirarse otro en el cementerio municipal, pero con un formato distinto al que había en la iglesia parroquial. En este punto, avanzó que el Ayuntamiento tiene la decisión tomada y en las próximas semanas procederá a su retirada.


IU y el PSOE han lamentado que los "responsables de la parroquia no hayan tenido la suficiente sensibilidad cristiana ni democrática para promover la retirada del monumento tras treinta años de democracia".


"No somos nosotros los que agraviamos a la cruz, que debiera simbolizar a la persona que hizo del perdón, el amor y la reconciliación su modo de vida; son los que la utilizaron políticamente para bendecir la dictadura y el franquismo los que la han agraviado" añaden.