1 de abril de 2009

Atrocidades cometidas por EEUU en Vietnam fueron enormes



Las matanzas de civiles en manos de soldados estadounidenses durante la guerra de Vietnam fueron mucho más numerosas de lo que se creía y quedaron impunes, de acuerdo a un informe en base a documentos desclasificados del ejército publicado por el diario Los Angeles Times.

Los archivos son parte de un cuerpo de 9.000 páginas reunidas por una fuerza de tareas del Pentágono a principios de los setenta, que según el Times confirma que las atrocidades de las fuerzas de Estados Unidos fueron mucho más lejos de lo que los registros públicos habían demostrado hasta ahora.

Entre los eventos sustanciados por los registros, se mencionan siete masacres cometidas en Vietnam desde 1967 hasta 1971, período en el que al menos 137 civiles murieron. Esto no incluye la notoria masacre de casi 500 civiles en el pueblo My Lai.

Hubo otros 78 ataques a no combatientes en el que al menos 57 personas murieron, 56 resultaron heridas y 15 fueron abusadas sexualmente. En total, se hallaron 320 incidentes de abusos en manos de soldados estadounidenses.


Hubo otros 78 ataques a no combatientes en el que al menos 57 personas murieron, 56 resultaron heridas y 15 fueron abusadas sexualmente. En total, se hallaron 320 incidentes de abusos en manos de soldados estadounidenses.

"Los abusos no se limitan a unas pocas unidades indisciplinadas," informó el Times.

"Estaban encubiertas en cada división del ejército que operaba en Vietnam," agregó.

El informe Vietnam llega justo cuando el ejército investiga el supuesto abuso de civiles iraquíes por parte de soldados estadounidenses, como la matanza de 24 personas en Haditha y un cuádruple asesinato y violación en Mahumdiya.

Un cuarto de los 203 soldados acusados de herir a civiles o prisioneros vietnamitas fueron enviados a una corte marcial, pero sólo 23 fueron condenados, de acuerdo al informe del diario.

El trabajo está basado en registros del Grupo de Trabajo de Crímenes de Guerra de Vietnam del Archivo Nacional de la Universidad College, en Maryland. Los registros fueron publicados por primera vez en 1994 -20 años después de que el grupo cerrara la investigación- y fueron trasladados al archivo, donde fueron mayormente ignorados, dijo el Times.

La colección incluye 241 casos sumarios que relatan más de 300 atrocidades probadas por parte de fuerzas de Estados Unidos y otras 500 sospechas sin confirmar, de acuerdo al diario.

El periódico dijo que había examinado casi todos los archivos y había obtenido copias de 3.000 páginas, es decir, un tercio del total, antes de que funcionarios del gobierno los retirara de los estantes públicos, diciendo que estaban exentos de las leyes de revelación de información federal.

La historia y los documentos de apoyo pueden ser consultados en (Reuters) - Las matanzas de civiles en manos de soldados estadounidenses durante la guerra de Vietnam fueron mucho más numerosas de lo que se creía y quedaron impunes, de acuerdo a un informe en base a documentos desclasificados del ejército publicado por el diario Los Angeles Times.

Los archivos son parte de un cuerpo de 9.000 páginas reunidas por una fuerza de tareas del Pentágono a principios de los setenta, que según el Times confirma que las atrocidades de las fuerzas de Estados Unidos fueron mucho más lejos de lo que los registros públicos habían demostrado hasta ahora.

Entre los eventos sustanciados por los registros, se mencionan siete masacres cometidas en Vietnam desde 1967 hasta 1971, período en el que al menos 137 civiles murieron. Esto no incluye la notoria masacre de casi 500 civiles en el pueblo My Lai.

Hubo otros 78 ataques a no combatientes en el que al menos 57 personas murieron, 56 resultaron heridas y 15 fueron abusadas sexualmente. En total, se hallaron 320 incidentes de abusos en manos de soldados estadounidenses.

"Los abusos no se limitan a unas pocas unidades indisciplinadas," informó el Times.



"Estaban encubiertas en cada división del ejército que operaba en Vietnam," agregó.

El informe Vietnam llega justo cuando el ejército investiga el supuesto abuso de civiles iraquíes por parte de soldados estadounidenses, como la matanza de 24 personas en Haditha y un cuádruple asesinato y violación en Mahumdiya.

Un cuarto de los 203 soldados acusados de herir a civiles o prisioneros vietnamitas fueron enviados a una corte marcial, pero sólo 23 fueron condenados, de acuerdo al informe del diario.

El trabajo está basado en registros del Grupo de Trabajo de Crímenes de Guerra de Vietnam del Archivo Nacional de la Universidad College, en Maryland. Los registros fueron publicados por primera vez en 1994 -20 años después de que el grupo cerrara la investigación- y fueron trasladados al archivo, donde fueron mayormente ignorados, dijo el Times.

La colección incluye 241 casos sumarios que relatan más de 300 atrocidades probadas por parte de fuerzas de Estados Unidos y otras 500 sospechas sin confirmar, de acuerdo al diario.

El periódico dijo que había examinado casi todos los archivos y había obtenido copias de 3.000 páginas, es decir, un tercio del total, antes de que funcionarios del gobierno los retirara de los estantes públicos, diciendo que estaban exentos de las leyes de revelación de información federal.

LA IGLESIA HONRA A SUS MUERTOS, SALVO SI SON CURAS VASCOS




J.G

Los obispos se oponen a la ley, pero beatificarán a otros 500 'mártires de la fe'

La Iglesia, encardinada en la Conferencia Episcopal, también ha removido su pasado franquista sacando a pasear a sus víctimas de la represión roja para cubrirlas de los más altos honores.

Los obispos no disimularon su disgusto con la iniciativa del juez y con la Ley de la Memoria Histórica, que les ha requerido sus informes sobre víctimas y desaparecidos en la Guerra Civil y durante la dictadura franquista. Dicho malestar quedó patente cuando el pasado 17 de octubre presentación de dos voluminosos libros sobre los mártires de la fe canonizados hasta ahora. Suman ya 977 y están preparando la beatificación de otros 500, de un catálogo que reúne a casi 10.000. Curiosamente, los 16 religiosos vascos que fueron asesinados por los sublevados no están en el ilustre catálogo.


"Todos los asesinatos son condenables, pero no todos los asesinados son mártires", argumentó Juan Antonio Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal separando, al parecer, a los curas rojos , de la gloriosa cruzada.

Frente a la glorificación pública de sus víctimas, los prelados sostienen que la Ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura, siembra la cizaña entre los españoles. "La utilización de la memoria histórica, guiada por una mentalidad selectiva, abre viejas heridas de la Guerra Civil y aviva sentimientos encontrados que parecían superados", proclaman en la instrucción pastoral Orientaciones morales ante la situación actual de España, de noviembre de 2006

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, dijo que "a veces es necesario olvidar", en referencia a la Ley de la Memoria Histórica. Cree, además, que daña gravemente la "concordia social" el deseo de buscar en fosas comunes o en las cunetas restos de familiares represaliados por la dictadura franquista y una sublevación que la Iglesia católica apadrinó y consagró como Cruzada .

LA REPRESIÓN INCALCULABLE



Setenta años después de culminarse la rebelión militar de Franco aún se intenta conocer el reguero de dolor que dejó su enorme consecuencia: el genocidio franquista. Se estiman en 130.000 los muertos; el número de represaliados es incontable


EL 9 de febrero de 1936, cuando la victoria sobre el ejército rojo era cuestión de días, Franco firmó en Burgos la Ley de Responsabilidades Políticas, un compendio del odio comprimido por el vencedor tras la fraticida Guerra Civil que sentaba las bases de la represión ulterior.

Dicha ley declaraba la "responsabilidad política" de las personas "tanto jurídicas como físicas" que desde el 1 octubre de 1934 "contribuyeron a agravar la subversión de todo de que se hizo víctima a España", obviando lo evidente, que los vencedores eran realmente los subversivos; condenando de antemano a todo defensor del orden democrático y constitucional que defendió a la República a sufrir "la pérdida absoluta de sus derechos de toda clase y la pérdida de todos sus bienes", que pasarían "íntegramente"a la propiedad del Estado.


Si la Guerra Civil dejó la sangría de unas 600.000 víctimas mortales, de las cuales 100.000 correspondierona la represión desencadenada por los militares sublevados y 55.000 a la violencia en la zona republicana, Franco todavía se reservaba el derecho a una venganza feroz sobre el vencido. Cimentó su nuevo orden en el odio y envolvió la persecución del derrotado en un manto de divinidad, contando para con el palio y la bendición de la iglesia católica.

Las consecuencias de la represión ulterior todavía son incalculables, y en muchos casos, intangibles.

En lo inmediato, el éxodo que emprendieron los vencidos llevó a Francia a unos 450.000 refugiados sólo en el primer trimestre de 1939. Aproximadamente 170.000 eran mujeres, niños y ancianos. Unos 200.000 volvieron en los meses siguientes para seguir purgando la derrota en las cárceles de la dictadura franquista.

Hasta que la Ley de Responsabilidades Políticas quedó derogada el 13 de abril de 1945, coincidiendo curiosamente con el aniquilamiento del régimente nazi de Hitler, bajo su amparo las envidias, odios y enemistades de la vida cotidiana tomaron forma de revancha, muchas veces brutal, hacia los rojos . Permitió la persecución arbitraria y extrajudicial; ofreció amparo legal al saqueo y el pillaje.

La represalia en la guerra y los primeros años del franquismo fueron los más brutales y borraron en buena parte el rastro de la represión. De ahí que las cifras de las víctimas del franquismo sean, a veces contraproducentes.

En los consejos de guerra franquistas los historiadores sin han podido encontrar documentación feaciente. Nombres y fechas de los condenados. Pero son los menos. Los más murieron en los paseos , junto a la cuneta. En los campos de concetración y de trabajo. De inanición. En la cárcel por enfermedades carenciales, un interrogatorio exigente ... Treintaiséis años (1939-1975) dieron para mucho.

Las cifras de los historiadores bailan entre las 23.000 y las 200.000 víctimas, aunque el número 130.000 es el que más consenso provoca entre los especialistas. Pero son datos basados en descubrimientos hechos por investigadores particulares.

Las asociaciones para la recuperación de la Memoria Histórica presentaron ante el juez Baltasar Garzón un listado único de 133.708 víctimas de la Guerra Civil y la represión franquista.

SIN RASTRO Oficialmente nada hay al respecto, muy a pesar la de rimbombante Ley de Memoria Histórica elaborada por el Ejecutivo de Zapatero y aprobada en las Cortes, o los intentos del juez Garzón por abarcar lo insondable al darca trámite las denuncias presentadas por asociaciones de Recuperación de la Memoria Histórica.

Sobre los desaparecidos , el misterio todavía es mayor. El "informe general" elaborado por la Comisión Interministerial de Víctimas de la Guerra Civil y el franquismo, creado por el propio Gobierno para preparar la Ley de Memoria Histórica y solicitado por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, no fue demasiado exhaustivo. Simplemente carece de datos. No exite.

El historiador Julián Casanova estima que el censo de desaparecidos de la Guerra Civil y el Franquismo asciende a más de 20.000 personas, casi todas asesinadas en el verano de 1936.

En Navarra, las asociaciones para la recuperación de la Memoria Histórica han registrado 3.431 muertos. Por otro lado, el Gobierno Vasco estima que, sólo en Euskadi y en el periodo de la guerra, más de 150.000 personas fueron exiliadas, entre ellas 30.000 niñas y niños; 6.000 personas fusiladas en la retaguardia y 7.000 más muertas en el frente. Más de 50.000 fueron detenidas y encausadas sin justificación.

En respuesta al juez Garzón, el consejero Joseba Azkarraga presentó un listado de 8.650 muertos en el período que comprende entre 1936 y 1942, es decir, la Guerra Civil y los años más duros de la represión franquista. 2.352 figuran como prisioneros fusilados, y el resto como soldados o milicianos fallecidos en el frente o por acción de guerra.

Una nueva ley hace retroceder los derechos de las mujeres afganas Peor que con los talibanes




Jon Boone

Hamid Karzai ha sido acusado de intentar conseguir votos en las [próximas] elecciones presidenciales en Afganistán apoyando una ley que Naciones Unidas dice que legaliza la violación dentro del matrimonio y prohíbe que las mujeres puedan salir de sus casas sin permiso de sus maridos.

El presidente afgano firmó esa ley a primeros de mes [marzo], a pesar de las condenas de los activistas por los derechos humanos y de algunos parlamentarios por despreciar abiertamente las estipulaciones relativas a la igualdad de derechos que señala la constitución.

Aún no se ha publicado el documento final, pero se cree que la ley contiene artículos que señalan que las mujeres no pueden salir de casa sin permiso de sus maridos, que sólo pueden buscar trabajo, educarse o visitar a un médico con permiso de sus maridos y que no pueden negarse a mantener relaciones sexuales con ellos.



El marido de Nadia, para vengarse de una disputa que tuvo con el padre de la muchacha, le cortó la nariz y la oreja mientras dormía. Nadia ha pasado ya por seis operaciones y necesita aún más. “No conozco qué es eso de la felicidad”, dijo la muchacha de 17 años de edad. (Foto: Lynsey Addario, para The New York Times).

Un documento informativo preparado por el Fondo para el Desarrollo de las Naciones Unidas advierte también que la ley garantiza que la custodia de los niños sólo se conceda a los hombres, bien padres o abuelos.

La senadora Humaira Namati, miembro de la cámara alta del Parlamento afgano, dijo que la ley era “peor que las de la época de los talibanes”. “Cualquiera que hable en contra de ella era acusado de ir contra el Islam”, declaró.

La constitución afgana permite que los chiíes, que al parecer representan el 10% de la población, tengan una ley familiar distinta basada en jurisprudencia tradicional chií. Pero la constitución y diversos tratados internacionales firmados por Afganistán garantizan la igualdad de derechos para las mujeres.

Shinkai Zahine Karojail, como otras mujeres parlamentarias, se quejó de que después de un acuerdo inicial, la ley se aprobó con inusitada velocidad y escaso debate. “Querían aprobarla casi como si se tratara de una negociación secreta”, dijo. “Había montones de cosas que queríamos cambiar, pero no querían discutirlas porque Karzai quería agradar a los chiíes antes de las elecciones”.

Aunque el ministerio de justicia confirmó que el proyecto de ley fue firmado por Karzai en algún momento del mes de marzo, hay confusión acerca de todos los contenidos finales de la ley, de la que los activistas por los derechos humanos están tratando de obtener una copia. El ministerio de justicia ha declarado que la ley no se publicaría hasta que se resolvieran varios “problemas técnicos”.

Después de siete años dirigiendo Afganistán, Karzai es cada vez más impopular dentro y fuera del país y se espera que las elecciones presidenciales sean tremendamente disputadas. Un diplomático occidental dijo que la ley permitía que el poderoso consejo de clérigos chiíes se “anotara un gran tanto”.

Los dirigentes de la minoría hazara, que es considerada como el bloque más importante de votantes indecisos en las elecciones, respaldaba también la nueva ley.

Ustad Mohammad Akbari, parlamentario y dirigente de un partido político hazara, dijo que el presidente había apoyado la ley para ganarse el apoyo de los hazaras. Pero dijo que la ley protegía los derechos actuales de las mujeres.

“Hombres y mujeres tienen los mismos derechos para el Islam pero hay diferencias en la forma en que hombres y mujeres fueron creados. Los hombres son más fuertes y las mujeres un poco más débiles; incluso en occidente no ves a las mujeres trabajando como bomberos”.
La violación de mujeres y niños sigue siendo un hecho extendido aunque no se conoce su extensión real porque no hay información sobre el problema. La mayoría de los violadores quedan impunes…

Las víctimas femeninas de la violencia siguen teniendo muy limitado acceso a la justicia y a mecanismos eficaces de reparación. Las mujeres sólo tienen acceso a los sistemas judiciales consuetudinarios si van acompañadas de un pariente masculino…

Las amenazas y la intimidación contra las mujeres en la vida pública o que trabajen fuera del hogar han experimentado un incremento espectacular…

Informe de Naciones Unidas sobre Afganistán, 16 de enero de 2009.


Akbari dijo que la ley daba a una mujer derecho a negarse a tener relaciones sexuales con su marido si no se encontraba bien o tenía cualquier otra “excusa” razonable. Y que una mujer no estaría obligada a permanecer en su casa si una situación de emergencia la obligaba a salir sin permiso.

La comunidad internacional ha titubeado hasta ahora para cuestionar públicamente un tema tan sensible políticamente.

“Va a ser peliagudo cambiarla porque se nos va a acusar de no respetar la cultura afgana, es un asunto complicado”, admitió un diplomático occidental en Kabul.

Soraya Sobhrang, la directora para los asuntos de las mujeres en la Comisión Independiente por los Derechos Humanos de Afganistán, dijo que el silencio occidental ha sido “desastroso para los derechos de las mujeres en Afganistán”.

“Lo que ha hecho la comunidad internacional es realmente vergonzoso. Si se hubieran implicado más en el proyecto cuando se estaba discutiendo en el parlamento, podríamos haberlo parado. Debido a las elecciones no estoy segura que podamos cambiarlo ahora. Es demasiado tarde”.

Pero otro antiguo diplomático occidental dijo que las embajadas extranjeras iban a intervenir cuando finalmente se publicara la ley.

Algunas políticas han adoptado una posición más pragmática, diciendo que sus luchas en la cámara baja del parlamento consiguieron mejorar la ley, incluyendo elevar la propuesta original de edad de casamiento de las niñas de los nueve a los dieciséis años y eliminando completamente las estipulaciones en relación con los matrimonios temporales.

“No es realmente cien por cien perfecta, pero comparada con los borradores anteriores supone una mejora inmensa”, dijo Shukria Barakzai, una diputada. “Antes de que se aprobara, las cuestiones familiares se decidían por el derecho consuetudinario, por eso supone una gran mejora”.

El portavoz de Karzai declinó hacer comentario alguno sobre la nueva ley.