4 de abril de 2009

Una ciudad del sur de Italia pone en marcha una línea de autobús solo para inmigrantes




• El Gobierno ha aprobado la medida ante los choques con los autóctonos, según medios locales

La compañía de transportes automovilísticos de Foggia, en el sur de Italia, inaugurará el próximo lunes una línea de autobús solo para inmigrantes, según han informado hoy los medios locales.

La línea 24 se duplicará y hará dos recorridos diferentes, uno para los italianos residentes en la localidad y otro para los inmigrantes, que unirá Foggia con el arrabal de Mezzanone.

El autobús destinado a los inmigrantes tendrá su origen en el centro de acogida para los solicitantes de asilo ubicado en ese arrabal, mientras que la línea tradicional partirá del centro de Mezzanone.

Según los medios locales, la decisión de poner dos autobuses diferentes y que ha obtenido la aprobación del Ministerio del Interior italiano se debe a los problemas sucedidos recientemente entre los inmigrantes y los residentes en Mezzanon

El diario La Repubblica explica que se han vivido diversos episodios de "intolerancia por parte de los residentes en Mezzanone, cansados de robos y molestias por parte de los inmigrantes". Asimismo, relata que numerosos conductores de autobús han solicitado escolta policial tras haber sufrido agresiones.

El gobernador de la región de Apulia, Nichi Vendola, ha asegurado que es necesario "abolir cuanto antes" esta iniciativa, a la vez que ha asegurado que las medidas que deben tomarse son las de multiplicar los servicios para todos los residentes en la zona.

Por otro lado, el alcalde de Foggia, Orazio Ciliberti, ha aclarado que "no se trata de una cuestión de racismo, sino de crear un servicio mejor". "Nadie impide a los inmigrantes del centro de acogida que caminen dos kilómetros para poder coger el autobús que parte del centro de Mezzanone".

Willi Münzenberg: un gran comunista olvidado por la historia


elreinodelmundo.blogspot.com

La editorial Ikusager nos presenta Willi Münzenberg. Una biografía política, escrito por su viuda Babette Gross.


Willi Münzenberg, un desconocido para la mayoría, prácticamente olvidado para la Historia, fue, para muchos, el creador de la moderna propaganda. Joven socialista en Alemania y Suiza, donde se refugió durante la Primera Guerra Mundial, creó las Juventudes Socialistas; deslumbrado por el conocimiento de Lenin y Trotsky, acabó convirtiéndose en un revolucionario "profesional". Participó en la fundación del KPD (Partido comunista alemán) y de la Komintern (Internacional Comunista). Lenin le encargó la dirección de la Ayuda Internacional Obrera (o Socorro Rojo Internacional, según la traducción), desde la que recaudó dinero y alimentos para combatir la hambruna en la Rusia Soviética en 1921. Desde la AIO, creó un conjunto de empresas (periódicos, productoras y distribuidoras de cine...) , el llamado por sus enemigos "trust Münzenberg", desde las que organizó campañasantiimperialistas y a favor de la paz, aunque su objetivo era captar a intelectuales y famosos occidentales para que simpatizasen y apoyasen a la Unión Soviética.


Diputado en el Reichstag, y obediente a Stalin a pesar de sus diferencias, la llegada del nazismo al poder le sorprendió, como a todos los comunistas, que creían que estaba más próxima la revolución marxista que la fascista. Huyó a Francia, donde siguió llevando a cabo su trabajo; uno de sus mayores éxitos fue la creación del Libro Pardo, donde se culpabilizaba a los nazis del incendio del Reichstag y se difundían los terrores del Tercer Reich, y su defensa de los acusados de provocar el incendio, a través de un contraproceso en Londres.
Enfrentado abiertamente a Stalin desde 1939, repudiado por sus antiguos camaradas, fue, como todos los residentes alemanes, internado en un campo por las autoridades francesas ante el ataque nazi. Con la debacle, fue liberado y huyó, pero fue encontrado meses más tarde, ahorcado en un árbol en mitad del monte. Nadie sabe cómo murió, pero se sospecha de una orden directa de Stalin
Conocí su vida por primera vez en Sefarad, de Antonio Muñoz Molina, y volví a encontrarlo en las memorias de Arthur Koestler y en tantos libros sobre el exilio alemán durante el Tercer Reich. Ahora, la editorial Ikusager nos presenta Willi Münzenberg. Una biografía política, escrito por su viuda Babette Gross, libro muy interesante que engancha, y que puede leerse como una historia de la izquierda europea en los primeros años del siglo XX. Quizás la autora no profundiza en algunos aspectos, ni ve elementos negativos en ningún momento, y eso hace que la obra tenga un cierto tono de hagiografía.
Guiado por las notas bibliográficas de este libro, llegué al otro traducido al español sobre el personaje, El fin de la inocencia. Willi Münzenberg y la seducción de los intelectuales (Tusquets), de Stephen Koch, cuyo seductor título no tiene mucho que ver con el contenido, decepcionante para mí, que he tenido que dejarlo sin terminar porque creo que es un libro muy tendencioso. El autor, que se jacta de haber entrevistado a Babette Gross durante una semana, realiza un alegato contra todo lo que suene a revolución, sin entender qué significaba para muchas personas en el siglo pasado. En lo que he leído, poca biografía, casi toda sacada de Gross, desorden cronológico y manipulación de datos. Por ejemplo, señala que la campaña internacional a favor de Sacco y Vanzetti la organizó Münzenberg, pero que sólo tenía por finalidad realzar al PC americano, porque ya se sabía que los anarquistas italianos eran culpables. Quizá no supiera el señor Koch que en 1977 los EEUU reconocieron su error y los declararon inocentes.
Pero, claro, cuando todo es una campaña o complot antiamericano, como se da a entender en el libro, también lo son los Congresos mundiales contra el imperialismo y por la paz que organizó Münzenberg. Sí, fueron propaganda prosoviética y anticapitalista, no se puede negar, pero tampoco se puede decir que M., como todos los comunistas, quería la guerra; M. fue pacifista ya en su juventud durante la Primera Guerra Mundial.
En fin, dos anotaciones más de lo que he leído antes de que se me cayera el libro de las manos: "el pacto nazi-soviético precipitó la Segunda Guerra Mundial" (pág. 65); creo, con muchos, que lo que precipitó la guerra fue el Pacto de Múnich entre Alemania y las potencias occidentales que dejó a Checoslovaquia en manos nazis y alentó la creencia hitleriana de que nadie se le opondría. Igualmente, decir que la campaña de M. sobre el incendio del Reichstag se hizo para encubrir pactos nazi-soviéticos que no tendrían lugar hasta unos años más tarde, me parece una tontería. Aunque seguramente el equivocado soy yo.
En fin, me quedo con la imagen de Münzenberg que aparece en la obra de Koestler (que se convirtió en un feroz anticomunista, pero no dijo que M. fuera un espía soviético, como hace Koch), la del "millonario rojo", la del empresario comunista, siempre activo, buscando una nueva campaña propagandística para difundir sus ideas.

"JUDAS Y PILATOS EN CAPARROSO" (navarra)



Beltrán Gárriz


A 15 kilómetros de mi casa cayó el jueves por la noche un avión de combate. Se estrelló cerca de Caparroso pero si el piloto, afortunadamente a salvo, llega a estornudar en ese mismo momento igual me lo hubiera encontrado entrando por la ventana a la hora que "El Hormiguero" salía en la tele. La guerra en directo, sin necesidad de ver el informativo de medianoche.
Y todo ello gracias al presidente de la Junta de Bardenas, el todopoderosos José Antonio Gayarre y sus acólitos representantes de los pueblos congozantes, frailes de la Oliva incluidos. A quién rezará esta gente cuando pide Paz. La paz de la bolsa de monedas de plata, la del Judas que una Semana Santa de hace dos mil años también vendió barato a los más cercanos. Como la alcaldesa socialista de Caparroso, que en contra del criterio de sus propios compañeros de escaño, votó con UPN en favor de la renovación del convenio que propiciaba vuelos nocturnos que casi han acabado en tragedia en su mismo pueblo.
Y en todo este panorama desolador, que a fin de cuentas es la cesión de tierra navarra para ensayar armamento de guerra, también hay unos Pilatos. Prefectos de Judea y Samaria que miran para otro lado y se lavan las manos. Son los partidos que sostienen el entramado fétido de la Junta de Bardenas: UPN y PSN. Como dice Miguel Sanz, al que anda le sucede, pero seguro que a él no le llueven por la noche aviones de combate. Esperemos que al baranda de UPN y a sus lacayos se los lleve pronto lejos el cierzo de las Bardenas y el clamor de la gente sana que no quiere más peligro sobrevolando sus cabezas mientras los F-18 ensayan como matar pobres. Fuera Judas y Pilatos de Caparroso. Iros de la Merindad y de Las Bardenas.



Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas