29 de abril de 2009

EZKABA BETI GOGOAN. HOMENAJE A LOS REPRESALIADOS .ARTIKA, Maitzak 9 Mayo




12.00 Desde la Plaza del Concejo: subida al cementerio.
12.30 En el cementerio de Artika: inagurazión y plantación del árbol de la libertad. Habrá intervenciones musicales

Antolatzaileak: Artikako Kontzejua eta Tximparta Elkartea

Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Buscan reunir fuerzas dispersas en el mundo para poner fin al uso de la música como tortura





Tania Molina Ramírez / La Jornada
.
La música es usada como tortura en prisiones en distintas partes del mundo. Sus creadores exigen el fin de esta práctica. La campaña Zero dB, o sea, cero decibelios, busca reunir las fuerzas dispersas.
Zero dB es impulsada por una coalición entre Reprieve (abogados defensores de prisioneros en la base militar estadunidense en Guantánamo) y Musicians’ Union (Sindicato de Músicos, organización que representa a más de 32 mil creadores).
Entre los artistas que apoyan la iniciativa están Tom Morello, de Rage Against The Machine; Massive Attack, Elbow, James Lavelle (UNKLE), Matthew Herbert, The Magic Numbers y Bill Bailey.También Bruce Springsteen se ha pronunciado en contra de la música como tortura.
Si bien el presidente estadunidense Barack Obama firmó órdenes ejecutivas para que en los próximos meses se cierre el centro de detención en Guantánamo y para prohibir el uso de la tortura, siguen en operación las prisiones en Guantánamo y en otros sitios.
.

.
Colapso mental, uno de los daños
La música a un volumen ensordecedor, puesta durante días y meses sinfín, es una tortura moderna. Si bien no deja huellas físicas, el daño ocasionado a la mente puede durar toda la vida, y algunas de sus víctimas llegan a sufrir un colapso mental, explica en su página electrónica Zero dB (www.zerodb.org).
.
Zero dB, que busca poner fin al sufrimiento causado por la tortura musical, enlista la variada música usada en los centros de detención en Guantánamo, Irak, Afganistán y Marruecos: AC/DC (Hell’s bells, Shoot to thrill), Britney Spears, el tema de Barney el dinosaurio, Bruce Springsteen (Born in the USA), Christina Aguilera (Dirrty), Eminem, Queen (We Are The Champions), Rage Against the Machine (Killing in The Name Of) y el tema de Plaza Sésamo, entre otros.
No importa que algunas de estas canciones sean críticas al mismo sistema político y económico que las utiliza, como Born In The USA y Killing In The Name Of.
.
Los testimonios de los ex prisioneros son contundentes. Ruhal Ahmed, quien estuvo detenido en Guantánamo, declaró, según la revista Counterpunch, que la situación en el encierro se volvió peor cuando comenzaron a poner música: Antes podías intentar enfocarte en otra cosa. Te hace sentir que te estás volviendo loco. Te pierdes, y asusta mucho pensar que quizá te vuelvas loco por toda la música, por la música a un volumen tan alto, y porque después de un rato ya no oyes la letra, lo único que oyes es un estruendo.
Binyam Mohamed, cliente de Reprieve que actualmente está en Guantánamo, sufrió 18 meses de tortura en una prisión secreta en Marruecos. A pesar de que constantemente le hacían cortadas en el pene con un bisturí, describió que sentir que perdía la cordura era más aterrador. Binyam estuvo bajo tortura musical 24 horas al día, durante 20 días, explica Zero dB.
.
Difícil de aguantar: Tom Morello
El hecho de que nuestra música haya sido cooptada en esta manera brutal es verdaderamente asqueroso. Si estás familiarizado con las enseñanzas ideológicas de la banda y su apoyo a los derechos humanos, es realmente difícil de aguantar, dijo Tom Morello, de Rage Against the Machine, a la revista Spin, en 2006.
La cita fue rescatada a finales del año pasado por la revista Counterpunch, en un extenso reportaje sobre la música usada como tortura. También informó que Christopher Cerf, compositor de la música de Plaza Sésamo, estaba escandalizado de que usaran el tema principal durante los interrogatorios.
Los integrantes de Rage Against the Machine han salido al escenario vestidos con el atuendo anaranjado y las capuchas que portan los prisioneros. En un concierto en San Francisco, registra Counterpunch, Morello sugirió que mantuvieran sólo una pequeña celda en la Bahía de Guantánamo “y que metan a Bush ahí… y que le pongan Rage Against the Machine a todo volumen”.

- Botín cambia el nombre a su unidad de clientes ricos por la mala imagen de la "banca privada"



Fuente: COTIZALIA
Emilio Botín por fin ha reaccionado a los problemas que han sacudido a la banca privada del Santander en los últimos meses, algo que era inevitable para enderezar el rumbo de esta unidad. Inicialmente, va a cambiar el nombre de Santander Banca Privada por Santander Patrimonios, algo que se debe a la mala imagen que transmite el concepto "banca privada" en estos momentos, según fuentes conocedoras de la situación. Esto supone que el líder del sector reconoce de facto la gravísima crisis de este negocio en España y la necesidad de dar un giro radical al mismo.
.
De momento, fuentes del banco aseguran que no se ha planteado ninguna medida sobre Banif; ni el cambio de nombre ni su fusión con la nueva Santander Patrimonios. No obstante, en el sector existe unanimidad en que "la marca Banif ya no aguanta" después de los escándalos de los estructurados de Lehman, el fraude de Madoff y el cierre sine die del Banif Inmobiliario a los reembolsos de los partícipes


Aunque sin llegar a los niveles de Banif, la banca privada de red del Santander ha pasado unos meses muy duros, con un descontento muy fuerte de sus clientes que ha llegado a provocar situaciones violentas entre éstos y sus gestores de patrimonio. "Es muy duro llegar a fin de año a revisar la cartera y contar al cliente que su garantizado de Lehman no vale nada, que el fondo de Optimal -vendido como ultraconservador- tampoco, que ha perdido un 70% en bolsa, y que además tiene unos cuantos créditos con los que invirtió en estos productos de los que tiene que responder a pesar de haberlo perdido todo", explica una de las fuentes consultadas.
.
El cambio de nombre a Santander Patrimonios responde a la misma lógica que las compensaciones ofrecidas a los afectados por Lehman y Madoff: lavar una imagen muy deteriorada por todos estos escándalos. Ahora bien, un cambio de nombre tampoco va muy lejos: "Es el mismo perro con distinto collar. La gente que está cabreada con Santander Banca Privada lo está con el Santander y le de lo mismo el apellido que le pongan", opina un profesional del sector.
Claro que no se trata sólo del cambio de nombre. Santander ha ofrecido una alternativa para que los que han perdido su dinero en Madoff recuperen su dinero, que puede ser muy criticable -las famosas preferentes son ilíquidas, pagan un interés muy bajo, su valor en mercado es muy inferior y el acuerdo impone muchas exigencias al cliente-, pero es la única entidad que lo ha hecho hasta ahora. En el caso de Lehman, hay alguna más como Urquijo y Fibanc, pero casi nadie ha ofrecido una solución. Por tanto, el cambio de nombre hay que inscribirlo dentro de esta estrategia de lavado de imagen y, con toda seguridad, habrá nuevas medidas en el futuro.
.
El necesario cambio de modelo
Y no se trata sólo de la situación del Santander. La banca privada en su conjunto atraviesa la mayor crisis de su historia en España provocada por una conjunción de factores catastróficos. Por el lado de la demanda, han desaparecido los tres grandes motores del espectacular crecimiento de la riqueza y de los altos patrimonios en los últimos años: el boom del ladrillo, la subida de la bolsa y el dinero fácil y barato. Pero lo más grave está en el lado de la oferta, porque el cliente ha perdido la confianza en el asesor que le ha vendido productos que no han funcionado como le explicaron (básicamente, productos teóricamente seguros que han perdido dinero), que le ha apalancado hasta niveles insostenibles para invertir en dichos activos y que, finalmente, le ha dejado atrapado en Lehman, en Madoff o en algún fondo inmobiliario ilíquido.
.
Hay que reaccionar y, como casi siempre, Botín va un paso por delante. Con las compensaciones y el cambio de nombre empieza a enderezar el rumbo del negocio, aunque le queda lo más difícil por delante: cambiar un modelo basado en colocar al cliente los productos más rentables para el banco en cada momento -un modelo muy arraigado en España y concretamente en el Santander- por otro que satisfaga realmente las necesidades individuales de cada uno. La gran dificultad para ello es que hay que sustituir la fuente de ingresos actual -la retrocesión de comisiones y los márgenes ocultos de los productos- por una comisión de asesoramiento que el cliente español no está acostumbrado a pagar.