10 de mayo de 2009

El Parque de la Memoria reedita su compromiso con la dignidad de las víctimas del franquismo AYER SE CELEBRÓ EL PRIMER ANIVERSARIO DE SU INAUGURACIÓN




D. Noticias


El alcalde de Sartaguda instó al Gobierno foral a que se haga cargo del mantenimiento del lugar
Vecinos de multitud de localidades navarras y de provincias cercanas se acercaron ayer al Parque de la Memoria de Sartaguda.
El día de ayer fue otra jornada para el recuerdo de los familiares y amigos de los represaliados en el franquismo. El Parque de la Memoria, en el primer aniversario de su inauguración, acogió una nueva fiesta por la justicia social y por la dignidad de los fusilados en el 36. Unas 800 personas se dieron cita en el paraje artístico de Sartaguda para homenajear a sus muertos y recordar valores republicanos.

La jornada comenzó a las 12.30 horas con la presentación de Carlos Martínez, director artístico del Parque de la Memoria, quien cedió la palabra a Olga Alcega, miembro de la junta de la Asociación de Familiares de Fusilados Navarros en el 36 y a José Ramón Martínez Benito, alcalde de Sartaguda y socio activo de Pueblo de las Viudas.

En un significativo discurso, José Ramón Martínez instó al Gobierno foral a que se implique en este proyecto: "Es hora ya de que el mantenimiento de este parque en homenaje a todas las personas navarras sea asumido por el Gobierno de Navarra, tanto de las esculturas, textos y muro, como de la zona verde, agua y alumbrado. Y que junto con el Ayuntamiento de Sartaguda y las dos asociaciones promotoras den a conocer el parque a todos los visitantes de Navarra". Por su parte, Olga Alcega apuntó que "entre todos debemos ganar la batalla al olvido".

Uno de los momentos más emotivos de la fiesta fue la ofrenda floral al muro con los 3.444 nombres de los fusilados navarros. El homenaje estuvo encabezado por Tomás Dorronsoro Tercero, hijo de Corpus Dorronsoro (teniente de alcalde en Pamplona fusilado), y por Paz Moreno, del colectivo sartagudés Pueblo de las Viudas. También se sumaron a la ofrenda los familiares de los asesinados cuyos nombres aparecen desde ayer en este muro. Entre ellos estaba Aurea Jaso Bergachorena, de Mélida, que por fin ha podido ver los nombres de su padre Aurelio y de su tío Andrés tallados en la piedra. Emocionada, contó que los cuerpos de sus familiares no se han podido recuperar.

La jornada se completó con las canciones del cantautor Michel Garrido y los poemas de los Amigos de la Poesía de la Rioja Baja. A continuación, unas 300 personas participaron en una comida en Sartaguda.

LUCHA DESDE LA CALMA Ioseba Eceolaza, miembro de la Asociación de Familiares de los Fusilados Navarros en el 36 hacía ayer balance de lo que ha supuesto el Parque de la Memoria en este primer año: "El impacto ha sido muy importante a dos niveles. Por un lado, ha marcado un punto de inflexión en la memoria democrática de Navarra, y por otro ha marcado otro punto de inflexión en las familias de los fusilados. En el parque han encontrado el espacio para homenajear a los suyos", expresaba Eceolaza. Asimismo, reconocía que el muro con los 3.444 nombres de los fusilados ha sido acogido con gran cariño. "El parque está vivo no sólo por las visitas que recibe, también por la emoción que provoca. Este lugar es bueno para toda la sociedad ya que nos hace más sensibles hacia el dolor de los familiares".

En cuanto a la ampliación de la lista de los asesinados navarros que aparecen en el muro de piedra, Eceolaza apuntaba que con los 24 nombres recién tallados "se ha completado el puzle de la represión franquista en Navarra".

Un muro virtual para completar la lista
Una de las propuestas paralelas al Parque de la Memoria ha sido la creación de un muro virtual en el que la sociedad puede consultar los nombres de los fusilados que aparecen en el monumento de Sartaguda y aportar nuevos datos. Se trata de una página web (www.visualiza.es/todos-los-nombres ) creada de forma desinteresada por Jacinto Gómez. Con ella se posibilita una divulgación y participación activa por medio de las webs de las asociaciones de recuperación de la memoria histórica. El muro virtual recoge los 3.444 nombres que ya aparecen tallados en la piedra del parque y dispone de varios listados de búsqueda, por orden de aparición en el muro real, por listado alfabético y de mujeres. Asimismo, hay un formulario activo para introducir aportaciones que pasan a manos de estudiosos y de las asociaciones promotoras. Según explicaban desde la Asociación Pueblo de las Viudas, "todos los datos son valiosos y van más allá de lo aparecido en el muro, como la filiación, o circunstancias de la muerte. Invitamos a todo el mundo a copiar el código que replica el muro virtual en cualquier entorno web ayudándonos a la recuperación de la memoria".

Emotivo homenaje en Artica a los 17 represaliados de San Cristóbal enterrados en su cementerio





Diario de Noticias

Los 17 nombres. En la placa, en la que se puede leer Víctimas de la represión franquista en el Fuerte de San Cristóbal, 1936-1945 en castellano y en euskera, están: Tomás Albadalejo (Murcia); Ramón Isaac Álvarez (Asturias); Pedro Álvarez (León); Pablo Baños (Pontevedra); José Benedé Artieda (Navarra); José Borrazas (A Coruña); Francisco Bua (Pontevedra); Natalio Carbonell (Madrid); Raimundo García (Burgos); José Mª Garrido Ichaunarrieta (Vizcaya); Antonio González (Ourense); Jorge López de Vicuña Martínez de Apellániz (Álava); Vicente Maroto (Segovia); José Orozco (Jaén); Enrique Toledano (Jaén); Manuel Torrano Senar (Navarra); y Cesáreo Yebra (Madrid).

El homenaje a las 17 víctimas de la represión franquista enterradas en el cementerio de Artica se convirtió ayer en un grito unánime contra la injusticia, en favor de la convivencia, de la democracia, de la pluralidad de las ideas y, en definitiva, en un reconocimiento público de aquellas personas que fueron asesinadas simplemente por pensar de una forma distinta a la establecida en aquellos primeros años de dictadura franquista. Pero, sobre todo, supuso un "alivio" para los allegados de estas 17 personas, que ven así cómo se hace "justicia" con sus familiares, después de "tantos años de sufrimiento" en silencio, sin poder compartir prácticamente con nadie su pena.

De esta forma se expresaron los miembros de las dos familias que ayer acudieron a este acto, promovido por la asociación Txinparta, y que no pudieron contener la emoción al recordar a sus hermanos o a sus tíos. Fue el caso de Mertxe Benedé Aldunate, sobrina de José Benedé Artieda, natural de Sangüesa, anarquista de la CNT, quien fue asesinado "durante una fuga" en el monte en el año 1936, a la corta edad de 19. Mertxe estuvo acompañada por sus hermanos y por ocho nietos de la familia y dos biznietos, Irati, de 7 años, y Jon, de 3. "Con este acto se empieza a celebrar lo que hubiesen querido sus hermanos", relataba Mertxe. "Es una compensación por todo lo pasado. Lo importante es que aprendamos de lo vivido, que esto no se vuelva a repetir nunca". En definitiva, "recordar para no olvidar".


Junto a ella estaba su hermano, un emocionado Saturnino, de 74 años, quien con apenas 12 meses de vida pudo visitar a su tío preso en San Cristóbal en compañía de su madre. "Con apenas un añito estuve aquí y ahora estoy muy emocionado. Se me saltan las lágrimas de los ojos", señalaba Saturnino.

Junto a esta familia, se encontraba la de Jorge López de Vicuña Martínez de Apellániz, oriundo de Maestu (Álava). Pese al intenso calor y los años, su hermano, Santiago, no quiso perderse este reconocimiento, acompañado de su mujer, Josefina, y de su hija, Yolanda, para quien este homenaje suponía "un alivio, porque se ha hecho justicia". Para la sobrina de Jorge, con el trabajo realizado para este acto "salen a la luz los valores por los que estamos seguros murieron nuestros familiares: lealtad, honradez, solidaridad, empatía, esfuerzo y sensibilidad".

RESPALDO POPULAR Ambas familias estuvieron arropadas por cientos de personas, algunas con banderas republicanas, que quisieron dar su apoyo a este acto pese al intenso calor. La placa, con los 17 nombres, recuerda en un lugar visible del camposanto de Artica a estas víctimas de la represión franquista, justo a los pies del emblemático monte donde perdieron la vida por culpa de la sinrazón. Uno a uno se fueron leyendo sus nombres y cada uno recibió un ramo de flores con los colores de la bandera de la República. No faltó el reconocimiento del concejo de Artica, primero de la extinta Cendea de Ansoáin que celebra este acontecimiento público. "Un acto de reconciliación con el pasado y de romper con el silencio", en palabras de su presidente, Alberto Pérez Gil.