16 de mayo de 2009

A golpe de renglón (sobre el pacifico Obama, su generosidad con Cuba y el final de la crisis)




JM Álvarez

Obama el pacífico

Hace algo más de un mes, Obama pidió al Congreso cerca de ochenta y cuatro mil millones de dólares para actividades militares en el extranjero. La petición adoptó la forma de “dotaciones presupuestarias suplementarias fuera del presupuesto”, fórmula similar a la que utilizó Bush durante su mandato (está claro, Barack Obama se escribe con “B” de Bush). El presidente negro espera que el Congreso apruebe su demanda (ignoro el resultado), pese a que el ala antimilitarista de su partido se oponga a la iniciativa.

Si existe un frente antimilitarista en el Partido Demócrata enfrentado a Obama, se deduce que el presidente debe estar alineado con el militarismo, y aunque eso ya lo sabíamos, es necesario denunciarlo mil veces si hace falta, para que los cándidos-, que ven en Obama a un tipo renovador-, se bajen de su particular nube llena de fantasías



Obama, generoso con Cuba

La decisión del presidente estadounidense de levantar las restricciones a los viajes y el envío de remesas a Cuba, ha levantado falsas expectativas en determinados sectores de la sociedad cubana, que culpan a Fidel Castro de torpedear cualquier tipo de acercamiento. Esos sectores consideran a Obama un líder progresista, capaz de resolver el conflicto entre ambos países. Pero si hacemos un ejercicio memorístico, resulta que la actual relación Cuba-Estados Unidos es idéntica a la de la época en la que ocupaba la presidencia un criminal llamado Ronald Reagan.

Obama no ha mejorado nada la correlación entre las dos naciones, pues se ha limitado a restaurar la que existía hace más de 20 años. Si a eso le llaman progresismo o generosidad, que baje dios y lo vea.

Fin de la crisis, ¿nos lo creemos?

Resulta sorprendente que quienes tardaron tanto tiempo en calcular la magnitud de la crisis, se muestren ahora rapidísimos en afirmar que está próxima a finalizar.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, aseguró que la economía "está cerca del punto de inflexión". Trichet cree que una posible mejora económica está cercana, sin embargo el PIB de Alemania-la locomotora de Europa- ha sufrido en el primer trimestre de 2009 un retroceso del 3,8%, lo que indica que ese país sufre la mayor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Alguien se toma en serio las previsiones de la burguesía capitalista?

Invertir en genocidios, negocio seguro

El comercio mundial de armas, que mueve miles de millones de euros, ha aumentado el 21% en cinco años. A la cabeza de los países exportadores se sitúa Estados Unidos, que acapara el 31% del mercado. El 37% de su producción en ese período fue a parar a Oriente Próximo. Parece que invertir en máquinas generadoras de cadáveres (un millón, sólo en Iraq) es negocio seguro, sobretodo en tiempos de crisis.
Publicado por JM Álvarez