10 de junio de 2009

PSOE y BNG no retirarán hasta finales de 2010 la estatua de Millán Astray





Paloma Obelleiro


Tres años, si no hay nuevos retrasos o imprevistos, tardará el Ayuntamiento de A Coruña en cumplir la Ley de Memoria Histórica, en vigor desde diciembre de 2007, y retirar el principal símbolo del franquismo de esta ciudad: la estatua de Millán-Astray que preside una pequeña plaza ante el cuartel de Atocha, a espaldas del Palacio Municipal de María Pita.

Tres años, si no hay nuevos retrasos o imprevistos, tardará el Ayuntamiento de A Coruña en cumplir la Ley de Memoria Histórica, en vigor desde diciembre de 2007, y retirar el principal símbolo del franquismo de esta ciudad: la estatua de Millán-Astray que preside una pequeña plaza ante el cuartel de Atocha, a espaldas del Palacio Municipal de María Pita. El monumento al militar que fundó la Legión española y activo colaborador de Franco -fue jefe de Prensa y Propaganda de la dictadura al terminar la Guerra Civil- desaparecerá en año y medio de su actual ubicación con motivo de la remodelación de la Plaza de España y de todo su entorno. El gobierno municipal, encabezado por el socialista Javier Losada, siempre se escudó en este proyecto para demorar la supresión obligada de la efigie de cuerpo entero de Millán-Astray.



Las obras, que responden a un proyecto diseñado por los arquitectos Felipe Peña y Alejandro Álvarez, ganadores del concurso de ideas fallado ayer, costarán tres millones de euros y comenzarán en el último trimestre del año. Estarán terminadas a finales de 2010, según aseguró el concejal de Rehabilitación, Mario López Rico.

La idea del Ayuntamiento, según ya manifestó en reiteradas ocasiones su alcalde, es trasladar a un museo militar la estatua del general que hizo famoso, en un sonado enfrentamiento público con Unamuno en los primeros meses de la Guerra Civil, los lemas "¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!". A Millán-Astray (A Coruña 1879 - Madrid, 1954) también se le atribuye la denominación de caudillo a Franco.

Para lo que todavía no hay fecha es para la supresión del resto de la abundante simbología del franquismo que aún pulula en las calles y edificios públicos de A Coruña, incluido rebautizar 24 calles y vías, como la propia plaza Millán-Astray en la que sigue erigiéndose la estatua del militar. Hace ya tres meses que un grupo de expertos designados por el alcalde entregó un informe que enumera 55 símbolos que deberían ser retirados en cumplimiento de la ley.La decisión, en la mayoría de los casos, como el del cambio de nombre de las calles, corresponde a los tres grupos municipales (PSOE, BNG y PP). Pero no hay fecha prevista aún para celebrar ese pleno municipal. En la propuesta de estos expertos se aboga por conservar un minúsculo escudo franquista que forma parte de la gran vidriera central del Palacio de María Pita y cuya retirada, por ser preconstitucional, es obligatoria desde 1981. Tampoco hubo acuerdo entre los asesores del alcalde para incluir a Manuel Fraga en el listado de personajes que fueron homenajeados por el ayuntamiento, durante la dictadura, con un título honorífico.

El octogenario político, hoy senador del PP, fue nombrado en 1968 hijo adoptivo de A Coruña por su condición de ministro de Información y Turismo del régimen franquista. Unos honores que los asesores de Losada sí proponen suprimir a otros ocho ministros de la dictadura, algunos de ellos compañeros de Fraga durante su mandato en el Gobierno de Franco. Será también el pleno municipal, cuando se convoque, el que tendrá la última palabra sobre los honores que habrán de retirarse a colaboradores del dictador.


Antonio Romero : "Barroso no fue puesto por el rey a dedo, pero el rey si fue puesto a dedo por Franco"




Despues de que el juez central de lo penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, diera a conocer más detalles de la condena impuesta al alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso, que deberá pagar una multa de 6.840 euros por un delito de injurias a la Corona, el Coordinador de la Red de Municipios por la Tercera República, Antonio Romero, en declaraciones a laRepublica.es aseguró que "las sentencias judiciales se acatan, pero se critican y se analizan, experiencias que yo he seguido como portavoz de Interior y Justicia del Grupo Parlamentario en el Congreso durante varios años".

Para Romero, hay varias afirmaciones "que no se sostienen en la sentencia contra Barroso", como es aquella en la que se asegura que con el Codigo Penal de la República Barroso habría ido a la cárcel. "Hacer esta afirmación sin decir a continuación que el Presidente de la República tiene que dar cuenta de sus actos, no como el Rey, es muy grave".

"Además del hecho de que el Presidente de la República tiene un origen legítimo del que carece el Rey", continuó Romero, quien recordó que "el Presidente de una República se somete a las urnas periódicamente, y el Rey no. Por tanto, esta es una comparación sesgada".

"Es cierto que todas las Repúblicas tipifican como delito las injurias al Jefe del Estado, pero los Presidentes no están blindados ni son irreponsables jurídicamente como este Rey".

"Hay una segunda afirmación que dice que es más reprobable su actuación por el hecho de ser Alcalde, pero omite que Barroso no es alcalde por la gracia del Rey, tal y como Franco era Caudillo por la gracia de dios". "Barroso es alcalde porque lo han elegido los ciudadanos de Puerto Real".

Romero recuerda que "Barroso no fue puesto por el rey a dedo, pero el rey si fue puesto a dedo por Franco", por tanto "Barroso no tiene legitimidad monárquica, sino democrática".

El líder republicano recordó también que "los Ayuntamientos son Estados, por tanto pueden opinar sobre el modelo de Estado", y criticó que tengamos una "cúspide del Estado cortijero, que se hereda de padres a hijos y que implica, por tanto, corrupción ética y política".

Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Alan García(Peru), de la matanza al genocidio




Vicky Pelaez |


Si Evo o Cristina Fernández hubieran disuelto los bloqueos de carreteras a sangre y fuego... La ONU, OEA...estarían rasgándose las vestiduras y calificándolos de dictadores y genocidas.


“Lo cínico y lo diabólico nunca se separan y en realidad son lo mismo”. —Robert Louis Stevenson

Dice el dicho, “ave que come huevo ni aunque le quemen el pico”. Alan García vuelve a teñir de sangre y empuja al terror al Perú. Como se libró del castigo por las matanzas de los penales, y esperó que sus crímenes prescribieran para retornar al Perú, ahora está seguro que puede, inclusive borrar del mapa a toda la población, flora y fauna amazónica, y salir airoso, repleto de dinero para gozar hasta su quinta generación.

Con los últimos sucesos, el presidente peruano se ha graduado no sólo, como especialista en cinismo y en matanzas, sino como maestro del genocidio. No queda ni la sombra del que defendía el antiimperialismo, hablaba de la urgencia de invertir en la pirámide social nacional, proclamaba el no al pago al FMI y decía que “nadie se enriquecerá con el hambre o la enfermedad del pueblo”.

Ahora es el inhumano que ordenó la matanza de nativos de la Amazonía que se oponen a los nefastas e inconstitucionales decretos 1020, 1060, 1089 y 1090 que entregan los 68 millones de hectáreas de selva a las transnacionales energéticas, bioenergéticas y madereras, en especial norteamericanas y chilenas.

Para este Alan García el pueblo son corporaciones globalizadas con capataces nacionales representados por clanes de millonarios. Acaba de manifestar que los shawis, chayawitas, candoshi, cocama-cocamilla, shibilos y awajun-wampis, que bloquearon la carretera Tarapoto – Yurimaguas, son indígenas y por lo tanto, igual como las otras 55 etnias de Amazonía “no tienen corona. No son ciudadanos de primera clase”, y no pueden decirle al resto “tu no tienes derecho a venir aquí”.

Para García, los ricos extranjeros y sus servidores millonarios locales sí son ciudadanos de primera clase, con derecho de exclusividad y privacidad. El resto no puede ni reclamar su poder milenario de proteger a la selva, porque les espera la bala.

Los habitantes de Bagua lo están confirmando con su sangre. De acuerdo al programa televisivo Pro & Contra de Loreto, cerca de 150 nativos fueron masacrados por los 600 policías de Operaciones Especiales que dispararon desde helicópteros con armas sofisticadas, a quienes trataron de protegerse con palos y flechas. Aunque los medios controlados por García, y también las agencias extranjeras interesadas, sólo informan la versión oficial, ya se sabe que más de 150 personas resultaron heridas y hay un sinnúmero de desaparecidos en el cuartel militar El Milagro. Hay denuncias de quema de cadáveres.

Este mismo modus operandi usó García en 1986 cuando dio orden de suprimir, a sangre y fuego, el motín de presos políticos que clamaban sus derechos humanos en la cárcel de Lurigancho y El Frontón. Con bombas y misiles disparados desde helicópteros fueron masacrados los presos armados de dos rifles, tres lanzas y 40 cuchillos. La prensa adepta, aprobó la masacre desinformando descaradamente, así como ahora.

Cuan diferente sería, si Evo Morales o Cristina Fernández hubieran disuelto los bloqueos de carreteras a sangre y fuego. Seguramente hasta la onU, OEA, intelectuales, políticos curas y medios, estarían rasgándose las vestiduras y los calificarían de dictadores y genocidas.

García debe ser juzgado, y que pague hasta su quinta generación.


Londres.-Los brigadistas internacionales británicos vuelven a casa 70 años después, al recibir la nacionalidad española










Siete británicos miembros de las Brigadas Internacionales recibieron la nacionalidad española en la embajada de España en Londres, en un acto en el que dijeron sentir que por fin, 70 años después de la Guerra Civil, vuelven a casa.

Se trata de siete de los ocho brigadistas británicos que aún viven, del total de 2.000 ingleses, escoceses, galeses e irlandeses que fueron como voluntarios a España para combatir del lado del Gobierno de la II República tras el alzamiento militar de Franco.

Recibieron los pasaportes de mano del embajador español, Carles Casajuana, quien se refirió a la concesión de la nacionalidad a los brigadistas por carta de naturaleza, y sin tener que renunciar a su anterior nacionalidad, como 'un acto de gratitud y reconocimiento'.

'Con este acto queremos homenajear a un grupo extraordinario de hombres y mujeres que hace 70 años decidieron dejar la comodidad de sus vidas y a sus familias, e ir a España para luchar por la democracia y por la libertad', manifestó el embajador.

Casajuana les dijo que 'su lucha no fue en vano, porque sus ideales forman parte de los cimientos de nuestra democracia'

Sam Lesser, que combatió en la Ciudad Universitaria de Madrid, habló en nombre de los brigadistas y expresó su agradecimiento al Gobierno y al Parlamento español por la aprobación de la Ley de la Memoria Histórica que les ha permitido recibir el pasaporte español.

Lesser recordó el discurso de despedida de la Brigadas Internacionales pronunciado por Dolóres Ibárruri en Barcelona en octubre de 1938, cuando 'La Pasionaria' les pidió que regresaran a España 'cuando florezca el olivo de la paz'.

'Hemos tardado un poco, pero creo que hoy podemos decir que hemos llegado a casa, madre', dijo este brigadista de 94 años, que tuvo un recuerdo especial para los compañeros caídos en España.

'Pensamos en los que no han llegado, pensamos en los que tienen como sudario tierra de España y que duermen para siempre bajo el sol y la sombra, bajo las nubes, las lluvias y los olivos de esta queridísima España, que será para siempre nuestra patria', dijo.

Lesser, que dejó sus estudios de Egiptología para luchar contra el fascismo, recordó a Efe que la España a la que llegaron era 'un país medieval, en el que la gente vivía en pocilgas', y que 'enseguida se convirtió para todos en nuestro segundo amor'.

Combatió en el frente de Madrid, donde se encontró, mientras defendía la facultad de Filosofía y Letras, con la que para él fue la gran contradicción de la guerra: 'que los que decían representar a España eran los que decían aquello de 'muerte a la inteligencia''.

'Eramos nosotros los que representábamos a España', señaló.

El tiempo evitó que en la embajada estuviera Jack Jones, uno de los principales sindicalistas británicos de las últimas décadas, que también luchó por la República y que murió hace sólo un mes.

Su hijo Mick recogió el pasaporte en su nombre y aseguró que 'la familia lo enmarcará y lo guardará como un tesoro', porque sabe lo mucho que España significó en la vida de su padre.

'España representaba tanto para él que hubiera estado extremadamente feliz de estar aquí', afirmó Mick Jones, que restó importancia al hecho de que la democracia española haya tardado tanto tiempo en dar este reconocimiento a los brigadistas.

'Podía haber ocurrido hace algunos años, pero está bien', indicó Jones, quien aseguró que su padre entendió todos estos años 'lo difícil que es España, donde durante muchos años hubo una política de olvido para evitar una nueva confrontación'.

Además de los brigadistas, entre los que recibieron el pasaporte estaba Thomas Watters, que vio la guerra con otra perspectiva, ya que no acudió a España a combatir, sino a ayudar a los heridos del lado republicano, como miembro de la Cruz Roja Internacional.

Este escocés de 96 años se refirió a esta jornada como 'uno de los días mas grandes de mi vida, porque yo miro a España y pienso en España desde 1936 como mi otra patria'.

Watters llegó a Madrid antes que las Brigadas Internacionales y pasó buena parte de la guerra transportando heridos, pero también víveres desde Valencia a Madrid, en una experiencia que como a los demás le dejó muchos recuerdos, 'la mayoría de ellos tristes'.

'Ha pasado mucho tiempo, pero sobre todo me queda el recuerdo de la gente que conocí y que murió o que desapareció. Cuando compartes momentos tan difíciles y tan peligrosos con gente desconocida hasta ese momento se crea un vínculo que dura toda la vida', explicó.

Watters restó importancia a la tardanza del reconocimiento -'no es habitual y quizá no se les ocurrió antes'- y recordó que no a todos los españoles les gustó que fueran extranjeros a luchar.EFE

Conventos de Vergüenza y Las hermanas de la Magdalena. Abusos sexuales “endémicos” en las escuelas católicas de Irlanda



Las malas lenguas
Conventos de Vergüenza. Documental filmado por Christopher Weber acerca del famoso caso de los conventos de las hermanas de Magdalena en Irlanda del Norte. Uno de los mejores documentales que retrata el brutal maltrato de esas monjas hacia las chicas -madres solteras, chicas “rebeldes” o jóvenes pecadoras por haber sido violadas-, que eran encerradas de por vida, separadas de sus familias y condenadas al olvido, víctimas inocentes de una sociedad irlandesa puritana y de la piara de cerdos y zorras (con perdón para el reino animal) con sotana que convirtieron su vida en un infierno. El último convento de la Magdalena cerró en 1996, apenas dos años antes de la producción de este documental.

Abusos sexuales “endémicos” en las escuelas católicas de Irlanda en los años 30.

Los abusos sexuales fueron un problema “endémico” en las instituciones para menores dirigidas por la Iglesia católica a finales de la década de los treinta, según se afirma en una investigación publicada en Irlanda por una comisión de investigación dirigida por el juez Sean Ryan, que denuncia el “silencio” de los líderes religiosos.


Recientemente también se filmó una película sobre el tema: “Las hermanas de la Magdalena”
“El abuso sexual fue un problema endémico en las instituciones infantiles”, aseguran los autores del informe, que se ha dado a conocer después de nueve años de trabajo y miles de víctimas entrevistadas.

“Los líderes religiosos saben que el abuso sexual es un problema en las instituciones religiosas masculinas“, se indica en el informe, de 2.500 páginas.

La investigación acusan a la Iglesia católica de “no escuchar a las personas que se quejaron de abuso sexual ocurrido en el pasado o las denuncias de falta de agua, a pesar de las pruebas en las investigaciones policiales, condenas penales o de los testimonios personales”.



“Eran auténticos gulag”

Según una asociación de víctimas de acoso infantil, algunas de aquellas instituciones ascendían al nivel de los “gulag” y denuncian que los niños más vulnerables “eran tratados como esclavos”.

“Estos lugares no eran hogares de ayuda“, afirma John Kelly, coordinador de la organización de supervivientes de abuso sobre los niños (SOCA), que describe cómo los responsables “a veces obligaban a los niños a fabricar sus propios instrumentos de tortura”.

“Eran auténticos ‘gulags’ y la mayoría eran autosuficientes. Los niños eran alquilados a los agricultores como esclavos“, dice Kelly, a raíz de la publicación del informe sobre los abusos. La mayoría de las víctimas eran jóvenes en circunstancias difíciles, a menudo huérfanos o delincuentes, que llegaban de hogares de reeducación, orfanatos y otras instituciones, ya cerradas.

Fabricábamos nuestros propios instrumentos de tortura”

Kelly estuvo en una institución ubicada en un antiguo cuartel militar británica en el centro de Irlanda. “Tenía paredes de 10 metros de espesor. Se trataba de una guarnición militar y como estaba en buen estado, utilizaron las celdas para los niños. No utilizaban nuestros nombres, eramos números”, ha explicado Kelly. “Yo no era John Kelly, era el número 253, una cifra que recuerdo cada día”, continuó.


“Nos llamaban residentes, pero los residentes no eran arrastrados fuera de la cama para ser azotados desnudos en medio de la noche. No tenían que levantarse a cualquier hora para trabajar con los agricultores, cuyo dinero iba a parar a órdenes religiosas y al Estado

“, ha añadido. “Confeccionábamos nuestra propia ropa y zapatos y no teníamos acceso a los alimentos procedentes de las explotaciones para las que trabajabamos, a la que sí tenían acceso los hermanos y sacerdotes”.

“Fabricamos el martillo con el que nos golpearon y algunas religiosas eran tan diabólicas que tuvimos que coser monedas de tres centavos en los cinturones, para que fueran nuestros propios instrumentos de tortura“, dice Kelly.

Decenas de miles de niños afectados

Kelly cree que muchas de las víctimas se sienten “engañadas y traicionadas” porque el informe “se limita a reconocer el abuso infligido de manera generalizada y creen que el Estado podía haber hecho más para proteger a los niños“.

“Creo que el informe ya es un logro, pero las heridas siguen abiertas por la sencilla razón de que los problemas no se gestionan adecuadamente y todavía no se han publicado los nombres de los responsables“, finaliza Kelly.

Se calcula que entre 30.000 y 40.000 niños pasaron por estas instituciones desde finales de la década de los treinta

Un juez de Palencia busca a los verdugos vivos



Ha abierto diligencias para esclarecer un asesinato cometido en 1936

El magistrado del juzgado de instrucción número 4 de Palencia, Miguel Ángel Martín, se ha tomado en serio la inhibición de Garzón. Desde el pasado 15 de abril, cuando recibió la competencia, ha abierto diligencias para esclarecer un asesinato cometido en 1936. El juez ha tomado declaración a las familias de las víctimas halladas en varias fosas para saber quién cometió el crimen y por qué lo hizo.

Los restos de las víctimas ya fueron exhumados por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia. El historiador y presidente del colectivo, Pablo García Colmenares, elaboró las biografías de los fusilados y ocultados bajo tierra en las fosas de Santoyo, Torquemada y Villamediana. A pesar de que García Colmenares cree que no hay ningún responsable directo vivo, el juez le ha solicitado la documentación. "Aunque no estén los culpables del delito, habrá que saber cómo se cometió", explica.

La asociación espera que las diligencias abiertas por el juez permitan hacer pruebas de ADN a cada cuerpo encontrado. Hasta ahora, habían recuperado los cuerpos y los habían identificado con técnicas forenses cuya fiabilidad es alta. Aún así, en algunos casos, como el de la fosa de Santoyo, con 25 cuerpos encontrados, todavía existen dudas de la identidad de los muertos. (Público, 09-06-2009)


Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas