26 de julio de 2009

BONO SE NIEGA DE NUEVO A RETIRAR TRES CUADROS FRANQUISTAS




Ni los ha movido ni los moverá. El presidente del Congreso, el socialista José Bono, ha reiterado en privado en los últimos días su negativa a retirar de las paredes del Congreso de los Diputados los cuadros de los tres presidentes de las Cortes franquistas que se exhiben en la planta noble del edificio que alberga el Hemiciclo.

El comentario se produce después de que el diputado de IU-ICV, Joan Herrera, le enviara el pasado miércoles una carta en la que le recordaba la obligación de la Cámara Baja de aplicar la Ley de la Memoria Histórica y eliminar de su sede todo vestigio de la dictadura.

En dicha misiva, Herrera le recuerda que no es la primera carta que le envía en este sentido ni a él ni a su antecesor en el cargo, Manuel Marín, para solicitar la retirada de los cuadros "que recrean a personajes históricos de, cuando menos, dudoso talante democrático". Se refiere a Antonio Iturmendi, presidente de las Cortes entre 1965 y 1969; a su sucesor en la siguiente legislatura (1969-1975), Alejandro Rodríguez de Valcárcel, y a Esteban de Bilbao y Eguía, que presidió la Cámara durante 22 años, desde 1943 a 1963. Este último, al que Franco llegó a recompensar con un título nobiliario, había sido ministro de Justicia entre 1939 y 1943, cargo en el que firmó numerosas penas de muerte.


El diputado de ICV, que alude a la misiva que hace tres años remitió con idéntico fin el ahora senador del PNV Iñaki Anasagasti, recalca que el Congreso, como una de las máximas instituciones del Estado que es, "debe ser muy cuidadoso con los símbolos y con los personajes históricos a los que se homenajea".

Bono, sin embargo, asegura que dichos cuadros "no están afectados" por la Ley de la Memoria y esgrime como argumento para mantenerlos en su actual emplazamiento que cuando se planteó la cuestión en la Mesa del Congreso el pasado verano, también tras una carta del diputado de ICV, esta ya acordó no moverlos.

Herrera aseguraba ayer a Público que dicha decisión del órgano de dirección de la Cámara nunca ha sido transmitido al resto de los diputados y pidió que, al menos, se separen físicamente los retratos de los tres presidentes de las Cortes de la dictadura de los de sus antecesores republicanos y de los del actual periodo democrático.

(Público. 26 / 07 / 09)

Barcina desoye al Pleno y mantiene el nombre de Conde de Rodezno de la plaza


La "señora" Barcina













Barcina desoye al Pleno y mantiene el nombre de Conde de Rodezno de la plaza
LAS NUEVAS PLACAS , RECIÉN COLOCADAS, ALUDEN AHORA AL TÍTULO NOBILIARIO DE 1790
El nuevo modelo de cartel, denunciado ante el TAN, no incluye la denominación en euskera que había en el anterior


A pesar de que el Pleno ya aprobó una moción en su día, con los votos de NaBai, PSN y ANV, para que se eliminara esta denominación en cumplimiento a la Ley de Símbolos de 2003, Barcina ha hecho oídos sordos de la mayoría municipal y ha mantenido el nombre de Conde de Rodezno para una de las plazas de la ciudad. En las últimas semanas, se ha procedido a la sustitución de las viejas placas en dicha plaza, y las nuevas conservan el nombre de Conde de Rodezno, aunque con un cambio. Si antes el nombre Conde de Rodezno iba acompañado del recordatorio al ministro franquista Tomás Domínguez de Arévalo (político 1882-1952 ), ahora la leyenda de la placa viene referida al título nobiliario creado en 1790, una estrategia que Barcina se sacó de la manga para no retirar la vieja denominación.

Aunque en la forma, la placa ha cambiado, en el fondo mantener en la nomenclatura de la ciudad la plaza Conde de Rodezno sigue suponiendo un homenaje al ministro franquista. Porque hay que recordar que la plaza recibió este nombre en 1952 no por cualquier Conde de Rodezno, sino por el último conde, el franquista Tomás Domínguez de Arévalo, que había fallecido un año antes. Y así consta en las actas del Pleno de 15 de noviembre de 1952. Precisamente, por ello los grupos de la oposición de NaBai, PSN y ANV ya presentaron en su día recursos ante el Tribunal Administrativo de Navarra por esta actuación de Barcina. Entre otros argumentos, opinan que con ello Barcina "incurre en desvío de poder", ya que aunque el acto "se ajusta aparente y formalmente a la legalidad", en "el fondo, persigue un fin distinto al interés público querido por el legislador", lo que consideran un "insulto a la ciudadanía". El Tribunal Administrativo de Navarra todavía no se ha pronunciado. Hay que recordar, además, que hizo falta una resolución del TAN para que Barcina cumpliera con la Ley de Símbolos en el caso de las 21 calles de la Chantrea con denominación franquista.



MANTENER EL NOMBRE

No molestar a los vecinos

La actuación de Barcina, que ahora se ha materializado tiene su origen en el Pleno de 5 de marzo de 2009, donde UPN ya anunció su decisión de mantener el nombre de Conde de Rodezno pero retirando su dedicatoria al ministro franquista, algo que consideran suficiente para cumplir la Ley de Memoria Histórica y la Ley Foral de Símbolos.

Días después, la alcaldesa firmaba una resolución en este sentido, en la que señalaba la oportunidad de modificar la dedicatoria y retirar la referencia al ministro franquista Tomás Domínguez de Arévalo, pero manteniendo el nombre de Conde de Rodezno, en referencia ahora al título nobiliario de 1790. Argumentaba para ello que un cambio de nombre conllevaría "un evidente perjuicio tanto para todos los ciudadanos que en ella viven como para quienes desarrollan en ella su actividad profesional o comercial". Este argumento caía por su propio peso. En la plaza Conde de Rodezno viven en la actualidad 680 personas, mientras que el cambio de las 21 calles franquistas de la Chantrea afectó el año pasado a 3.604 vecinos, y debió hacerse para cumplir la Ley de Símbolos.

LA NUEVA PLACA

El nombre, sólo en castellano

En las nuevas placas colocadas en la plaza Conde de Rodezno se da otra circunstancia que también cabe señalar. Si en las viejas, la denominación venía inscrita tanto en castellano como en euskera Plaza del Conde de Rodezno/ Rodezno Contea Plaza , en las nuevas se omite totalmente la denominación en euskera. Hay que señalar que el TAN ya se ha posicionado recientemente sobre las nuevas placas colocadas por UPN en la Chantrea y que no mantienen el bilingüismo. El TAN entiende que no cabe traducción al euskera sobre nombres propios, pero sí en aquellos que tienen traducción como Cuenca de Pamplona, para ajustarse a la Ordenanza del Euskera municipal. Habrá que ver ahora, de presentarse un recurso, si el TAN resuelve que esta calle debe denominarse también en euskera, Rodezno Kontea , como ocurría hasta ahora.

INICIATIVAS CIUDADANAS

Ex alcaldes y concejales, contra el nombre Conde de Rodezno

El pasado mes de mayo, dos docenas de ex concejales y ex alcaldes del Ayuntamiento de Pamplona ya suscribieron un manifiesto en el que solicitaban de Yolanda Barcina el cumplimiento de la Ley de Símbolos, y la retirada definitiva del nombre de Conde de Rodezno de una plaza de la ciudad. Un mes después, nueve colectivos ciudadanos de Pamplona también presentaron otra iniciativa para que la plaza y la sala de exposiciones Conde de Rodezno reciban la denominación de La Fuga del Fuerte, en homenaje a las personas que protagonizaron la fuga del Fuerte de San Cristóbal. Señalaban entonces que "sería conveniente reutilizar esta plaza y sala de exposiciones dedicadas hasta ahora a enaltecer a golpistas y criminales de guerra, y destinarla al homenaje público de quienes sufrieron esos horrores".diario de noticias

LA EXHUMACIÓN DE LAS ÚLTIMAS FOSAS SIRVE PARA RECUPERAR 49 CUERPOS









El equipo de investigación aprovechó su estancia en la comarca para trabajar en el enterramiento de Villalba de Duero, que guardaba los restos de otras tres personas.



Los trabajos de exhumación de fosas comunes datadas en los inicios de la Guerra Civil en la comarca ribereña se saldaron este fin de semana con el resultado de 49 cuerpos recuperados. La gran mayoría, 45 de ellos, estaban enterrados en el término municipal de Milagros mientras que los cuatro restantes se localizaron en Villalba de Duero, hasta donde se desplazó el equipo de investigación de la Sociedad Aranzadi aprovechando su presencia en la Ribera.

Entre las personas que estaban enterradas en la primera fosa, excavada en el mes de agosto de 1936, los investigadores constataron la presencia de dos adolescentes, de 16 y 17 años respectivamente. Además, aprovechando que la veintena de arqueólogos, médicos y antropólogos forenses dirigidos por Francisco Exteberría llevaron a cabo la exhumación en apenas una semana, pudieron recuperar en la otra fosa, ubicada en Villalba, los restos de un vecino de Gumiel de Mercado, Florencio García Molinero y dos de La Aguilera, Juan Aguado Solano y Vitorino Velázquez Estefanía.


A lo largo de la mañana de ayer, los trabajos de exhumación fueron tocando a su fin. Mientras los expertos embolsaban los últimos huesos para su posterior estudio, entorno a la fosa de Milagros se reunió más de medio centenar de familiares de los enterrados en ese lugar y simpatizantes del bando republicano para rendir un homenaje a la memoria de los asesinados en aquel lugar. La presencia de familiares en ese lugar ha sido una constante a lo largo de los siete días que han durado estos trabajos. La fuerte carga emocional que suponía para ellos asistir a las labores de exhumación fue mitigada por el apoyo de los voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y representantes de la ONG Psicólogos sin Fronteras, que se desplazaron hasta Milagros para acompañar a las familias en ese trance.

memoria viva. Entre los asistentes al homenaje, destacó la figura de Gervasio Puerta, presidente de la Asociación de Expresos y Represaliados por el Franquismo y natural de la localidad de Milagros, que estuvo asistiendo a los últimos trabajos de exhumación. «Ha sido una experiencia para mí de gran importancia política, moral y práctica, porque no es lo mismo verlo por la televisión que verlo directamente: el trabajo tan científico que se realiza y la dedicación que se pone en él», confesó Gervasio Puerta, que quiso reconocer la labor de los investigadores «que lo hacen desinteresadamente sólo por dar a conocer la realidad triste de los acontecimientos y reivindicar la memoria de estas personas y sus familiares».

Los representantes de la ARMH en la comarca explicaron a los presentes que las labores de identificación definitiva de los restos hallados en fosas anteriores, como la de Costaján y La Lobera, están a punto de finalizar. Sin embargo, los trabajos para cotejar el ADN de los restos recuperados en Milagros con las muestras tomadas a posibles familiares tendrá que esperar hasta que se consiga la subvención estatal necesaria para sufragar el elevado presupuesto que supone.

Diario de Burgos/