9 de septiembre de 2009

Josep Torres Clavé, un arquitecto en las trincheras de la República


Josep Torres Clavé, durante un viaje a la Rusia de Lenin en 1932.




Modernos y comprometidos. Así fueron los arquitectos de la República, que renovaron el urbanismo con una perspectiva internacional y progresista. Agrupados bajo el paraguas del GATCPAC (Grup d'Arquitectes i Tècnics Catalans per al Progrés de l'Arquitectura Contemporània), se sumaron una veintena aunque los más conocidos son el triunvirato compuesto por Josep Lluís Sert, Joan Bautista Subirana y Josep Torres Clavé.
La fractura de la guerra civil fue dramática para aquellos jóvenes, cosmopolitas y cultos, que diseñaban casas de vacaciones para obreros, galerías de arte y rascacielos inspirados por Le Corbusier en el frente marítimo de Barcelona. Sert, que estaba en París a cargo del pabellón español de la Exposición de 1937, donde impactó el Guernica de Picasso, se exilió a Estados Unidos, donde desarrolló su carrera en Harvard. Subirana pudo quedarse en Barcelona. Y Torres Clavé murió en un bombardeo en 1939, en el pueblo de Els Omellons (Garrigues), cuando a los 32 años empleaba en el frente su experiencia como arquitecto diseñando fortificaciones y trincheras en un desesperado intento de detener a las tropas de Franco por el Ebro.

El Col.legi d'Arquitectes de Catalunya acaba de recibir el archivo familiar de Josep Torres Clave, miembro además de una auténtica dinastía de arquitectos barceloneses. Su abuelo, Josep Torres, fue maestro de obras con Doménech i Montaner. Su tío, Jaume Torres Grau, es el autor de la modernista casa Ramos de Barcelona, y del edificio de Correos. Su hijo Raimon Torres ha seguido el oficio de arquitecto --ha rehabilitado la Casa Bloc y el Dispensario Antituberculoso, obras principales del GATPAC--, y su nieta acaba de licenciarse. Con esta donación, dijo ayer en la sede del archivo del Col.legi Fernando Marzá, miembro de la junta directiva, "tenemos ya el 80% de los documentos que existen sobre el GATCPAC".
La donación, que está en proceso de catalogación, consta de varios miles de documentos, fotografías y planos que podrán consultarse. Hay dibujos infantiles, escolares, de cuando estudiaba la carrera y tenía a Jujol como profesor, y como propagandista de los congresos internacionales de arquitectura. "Era sin duda el mejor dibujante del GATCPAC", opina Antoni Ramon, que se encarga de la catalogación junto con Carme Rodriguez. Torres Clavé era el artífice de la revista AC, que divulgó el arte más rabiosamente vanguardista, de Miró a Picasso, y que en sus últimos tiempos llamaba directamente a la revolución.

CARTAS
Además de su correspondencia, están también sus carnés de periodista, de socio del Club Excursionista, del Sindicato de Arquitectos, que presidió, y del PSUC, donde militaba. También hay fotografías que le presentan como un buen mozo, en el Partenón de Atenas, junto al diminuto Sert, o armado con un puñal y disfrazado de árabe en un grupo donde están también Joan y Pilar Miró, en un viaje por Andalucía.
Sert escribió de él que era "un arquitecto nato" que "con su entusiasmo, convicción y energía vivió sus ideales y murió por ellos". Y debía defender sus ideas con pasión. Tanto, que en una ocasión llegó a casa con el cuello de la camisa roto. Había discutido con su colega Subirana ¡por una barandilla!.
El periódico

LA CULTURA Y LA PRENSA MADRILEÑAS DURANTE LA GUERRA CIVIL






La guerra civil no fue sólo un conflicto bélico, sino que también fue un enfrentamiento ideológico. Esta lucha ideológica se reflejó en la cultura y en la obra cultural de cada zona. En España había dos poderes, apoyados en dos sociedades, cada una con un modelos cultural opuesto al otro. Como Madrid estuvo en manos de los republicanos hasta el fin de la guerra, vamos a hablar del modelo republicano, aunque dentro del modelo republicano cabían una pluralidad de modelos. El modelo republicano hundía sus raíces más profundas en los principios de Rousseau, la Ilustración y la Revolución Francesa. La legitimación del poder se basaba en la voluntad general que encarna la soberanía popular. Según este modelo el hombre se salvaba por sí solo, por el saber y la razón. Es un modelo culturalista que tenía como valor supremo y como clave para cambiar la sociedad la educación y la cultura de los hombres.

La guerra civil supuso el final, la quiebra de la Edad de Plata de la cultura española, que fue uno de los momentos de mayor esplendor de la historia intelectual y artística de España.

La guerra y el asedio de Madrid provocaron el debilitamiento de Madrid como foco irradiador de la cultura republicana, y provocaron la marcha de la flor y la nata de los intelectuales republicanos a Valencia, nueva capital republicana, en noviembre de 1936. Como símbolo de la destrucción de la cultura madrileña hay que destacar la destrucción de la ciudad universitaria, uno de los principales frentes de la guerra en noviembre de 1936. Con el comienzo de la guerra, Madrid se convierte en el símbolo internacional de la lucha antifascista. El régimen republicano fue visto como una esperanza democrática frente a los gobiernos totalitarios y fascistas.





Así, al iniciarse la guerra civil, sintieron que comenzaba en España una hora decisiva para el mundo. Quien quizás expresó mejor este sentimiento colectivo fue el poeta inglés W. H. Auden al escribir: "En esa árida tierra, / en esa meseta perforada por ríos, / nuestros pensamientos se encarna en cuerpos...". Y repetía a modo de estribillo: "Y Madrid es el corazón". Este sentimiento también fue muy bien expresado por Manuel Altolaguirre cuando escribió en un romance: "Madrid, capital de Europa, / eje de la lucha obrera, / tantos ojos hoy te miran, / que debes estar de fiesta". Con las brigadas internacionales llegaron a Madrid escritores, reporteros y periodistas de todo el mundo. Así, destacaron las imágenes del fotógrafo Robert Cappa o del cineasta Karmen, y las crónicas periodísticas de Hemingway. La guerra supuso en Madrid la sustitución de los republicanos por las organizaciones obreras, que dominaron la vida madrileña hasta finales de 1937, y adquirieron importancia las "casas del pueblo" y los "ateneos libertarios" como centros de difusión de la cultura obrera. Los intelectuales republicanos en el contexto de la guerra civil insistieron en su compromiso político, mediante la pluma o la acción directa. Entre los escritores y poetas republicanos comprometidos en el campo republicano destacaron nombres como Antonio Machado, José Bergamín, León Felipe, Miguel Hernández, María Zambrano, Rosa Chacel o Rafael Alberti. Gran parte de este compromiso se expresó a través de la prensa. Los intelectuales republicanos pensaban que después de ganar la guerra nada volvería a ser como antes y que comenzaba una nueva era, caracterizada por el protagonismo del pueblo. Dentro del compromiso mediante la acción directa merecen ser destacados Rafael Alberti y su mujer María Teresa León, que ayudaron a salvar los cuadros del Museo del Prado y a evacuar a los intelectuales de Madrid, trasladándolos a Valencia.



En 1935 se había celebrado en París el I Congreso de Escritores y en sus sesiones se constituyó la Asociación Internacional de Escritores en Defensa de la Cultura, como máximo organismo de la literatura progresista y revolucionaria europea. A finales de julio de 1936 se formalizó la Alianza de Intelectuales Antifascistas, como sección española de la Asociación. Las actividades de la Alianza fueron bastante intensas, y su publicación más importante fue "El Mono Azul". Sin embargo, la aportación más importante de la Alianza fue la convocatoria y desarrollo del II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, que se celebró en Valencia, Madrid y Barcelona del 4 al 11 de julio de 1937. El Congreso puso de relieve el impacto de la guerra sobre los intelectuales del mundo entero.

En la zona republicana el Sindicato de Espectáculos de la C.N.T. se incautó desde agosto de 1936 de todas las salas de teatro y cine, creando el Sindicato de la Industria del Espectáculo. Cuando comienza el año 1937 están abiertos en el Madrid asediado 17 teatros y 41 salas de cine. Todas están controladas por la C.N.T. o la U.G.T. y, en ocasiones, por otras entidades.

En cuanto al teatro, en el Teatro Español, la compañía teatral Nueva Escena de la Alianza de Intelectuales representó Bodas de Sangre, de Lorca; Electra, de Galdós; Juan José, de Dicenta; La malquerida, de Benavente, entre otras. También hay que destacar la adaptación que hizo Alberti de la Numancia de Cervantes, que fue estrenada en el Teatro de la Zarzuela de Madrid en diciembre de 1937, y la representación de Fuenteovejuna en el Teatro Calderón en 1938.



El teatro ambulante tuvo gran importancia con las muchas compañías de teatro que recorrieron pueblos, frentes, cuarteles y hospitales, representando obras de propaganda, pero también entremeses y clásicos. Aquí destacan las Guerrillas del Teatro, dirigidas por María Teresa León, que empezaron su actividad en los frentes del Centro.

El cine como espectáculo estuvo sometido al cuasi monopolio norteamericano, destacando a actores como Gary Cooper, Clark Gable, Joan Crawford o Ginger Rogers y películas como La isla del Tesoro. El filme Morena Clara, que se había estrenado en 1936 en el Rialto de Madrid, siguió proyectándose en ambas zonas, hasta ser prohibida en la republicana en marzo de 1937, por la manifiesta adhesión a Franco de su director, Florián Rey, y de la empresa Cifesa.

Dentro del cine hubo un período de gran protagonismo del cine soviético, entre octubre de 1936 y la primavera de 1937. Esta etapa comienza con el estreno en el Capitol de Madrid de Los marinos de Cronstadt, el 18 de octubre de 1936. Es un filme de exaltación de valores bélicos y revolucionarios, que cuadraba perfectamente con el estado de ánimo de Madrid y sus defensores, que pasa de la depresión a la exaltación entre la última semana de octubre y la primera de noviembre de 1936.

En cuanto a la producción propia, en la España republicana se realizan dos películas de importancia. Una, estrictamente documental, es Tierra de España, del holandés Joris Ivens, terminada en 1937; y el otro es Sierra de Teruel, dirigida por André Malraux con quien trabajó un equipo español en el que estaba Max Aub, quién escribió el guión.



El esfuerzo gubernamental por salvaguardar la cultura fue muy importante, y así, se produjo el traslado a Valencia de los cuadros del Museo del Prado, y se llevó a cabo la protección de obras artísticas madrileñas ante la posibilidad del pillaje o el vandalismo. Además, coincidiendo con los peores días del asedio de Madrid, el Quinto Regimiento logró la evacuación a Valencia de un selecto grupo de intelectuales.

La preocupación por la educación había sido un rasgo destacado de la II República, y durante la guerra se continuó la labor comenzada en 1931. El Estado consideró la educación como un servicio público al que debía tener acceso toda la población, tanto niños como adultos. En enero de 1937 se crearon la Milicias de la Cultura, que tenían una triple función: erradicación del analfabetismo, la ampliación cultural y la educación social y política. En noviembre de 1936 se crearon los Institutos obreros, para formar a los jóvenes no movilizados que debían ocupar los puestos de trabajo de los que iban a luchar. También tuvieron importancia las Escuelas de adultos.



Si la guerra civil supuso una evidente ruptura en la Historia de España, también significó una ruptura en la prensa madrileña. Tras el 18 de julio de 1936 la prensa madrileña inició una nueva etapa, en la que la censura se convirtió en algo normal en una guerra que exigía la militancia de la prensa.

Durante la guerra se publicaron en Madrid varios tipos de periódicos: los grandes diarios vinculados a la empresa privada, periódicos y revistas de los partidos republicanos de izquierda y la nueva prensa surgida con la guerra.

Las publicaciones periódicas en la España republicana se caracterizaron por su gran diversidad. Diversidad que respondía a la heterogeneidad del mismo Gobierno, y de los partidos y organizaciones que respaldaban al Gobierno de la República.

Con el estallido de la guerra se produjo la incautación de periódicos de derechas, conservadores y monárquicos. Y otros pasaron a organizaciones sindicales y partidos de izquierda como "ABC", "El Siglo Futuro", "La Epoca", "Ya", "El Debate", "Ahora", etcétera.

Junto a éstos seguían publicándose los diarios republicanos de izquierda vinculados a grupos empresariales, como "Heraldo de Madrid", "Diario de la Noche", "El Sol", "Diario de la Mañana del Partido Comunista", "La Voz", "El Liberal", "La Libertad", y otros muchos.

Había otras publicaciones que eran los portavoces de sindicatos y partidos de izquierda: "Política", "Semanario Republicano de Izquierdas", órgano del partido de Izquierda Republicana liderado por Manuel Azaña; "Mundo Obrero", órgano del Partido Comunista; "El Socialista", del PSOE; "CNT", entre otros.



Entre las publicaciones de la nueva prensa de guerra (que se encargó de la información sobre los frentes y de la formación política de los soldados y civiles, y al tiempo estimuló la moral y la conciencia de victoria) destacaron: "Milicia Popular", diario del Quinto Regimiento de Milicias Populares, en el que escribieron entre otros Luis de Tapia, Ramón J. Sénder, José Bergamín, Rafael Alberti, José Herrera Peteré, Miguel Hernández y Antonio Machado; "Octubre", Boletín de los batallones Octubre y Largo Caballero; "Joven Guardia", Boletín del Regimiento Pasionaria de Madrid, etc.

Otras publicaciones eran de las Brigadas Internacionales: "A l'Assuat", "Noi Passaremo!", etc.

Entre las revistas culturales hay que mencionar dos: "El Mono Azul" y "Hora de España". La primera nació en agosto de 1936. Era la Hoja Semanal de la "Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de Cultura". La formaban Rafael Alberti, José Bergamín, Rafael Dieste, Ramón J. Sénder, Ramón Gaya, Mª Teresa Zambrano y muchos más de la Alianza de Intelectuales Antifascistas. A través de ella los escritores y artistas se identificaban con la causa del pueblo. La segunda revista, "Hora de España", fue publicada en Valencia por los intelectuales que abandonaron Madrid en noviembre de 1936, para huir a Valencia, la nueva capital republicana. Apareció en enero de 1937 y se publicó hasta noviembre de 1938. Sus ensayos fueron escritos por Antonio Machado, León Felipe, Dámaso Alonso, María Zambrano, José Bergamín, Díez-Canedo, J. Xirau y otros. Los poemas fueron realizados por Miguel Hernández, Luis Cernuda, Emilio Prados, Serrano Plaja, Gil-Albert, Manuel Altolaguirre, Rafael Alberti, etc.



Durante la guerra la prensa fue, junto a la radio, un importante instrumento de propaganda. La prensa madrileña durante la guerra fue una prensa solidaria. Los periódicos comparten, en el momento de la sublevación, un mismo lenguaje improvisado y urgente, que va de la incredulidad y la sorpresa a la rabia. La sublevación contra la legitimidad republicana fue condenada con dureza en los diarios madrileños. El número de Claridad del 18 de julio titulaba un movimiento insensato y vergonzoso. Los periódicos de partidos y sindicatos, la prensa republicana de izquierdas y la vinculada a grupos empresariales utilizaban las mismas palabras: solidaridad, lealtad, disciplina frente a la reacción y al fascismo. La prensa llamaba a la normalización de la vida ciudadana y a la responsabilidad. En ocasiones la pretensión de normalidad aparecía forzada en la prensa, como ABC, que a finales de julio hablaba de un Madrid que había recobrado su aspecto: Tranvías y bares atestados, y las terrazas de los cafés céntricos sin una mesa desocupada. Los periódicos recuerdan las grandes epopeyas del pasado. Para ellos la guerra que vive España es más triste, más amarga que la de 1808, y hablan de España como de un escenario de un duelo trágico entre la reacción mundial y el sentimiento de libertad que alienta todos los avances progresivos del pueblo.

La censura se convierte durante la guerra en un grave problema para la prensa, provocando enfrentamientos entre los periódicos y el Gobierno. A esto se le sumaba la escasez de mano de obra y de materias primas. Así, a la altura de 1938, muchos periódicos habían dejado de publicar de forma temporal o definitiva.

Entre los corresponsales extranjeros, favorables a la causa republicana estaban Ilya Ehrenburg, M. Kolostov, H. L. Mattews, A. Koestler, E. Hemingway, J. Whittaker, L. de la Pree, Orwell…

En la guerra civil tuvo, como ya mencionamos antes, gran importancia la radio como medio de propaganda. En Madrid partidos y sindicatos crearon gran número de emisoras. Así, en febrero de 1937 la Junta de Defensa de Madrid sólo controlaba Unión Radio, Radio España, Radio Telégrafos y la Transradio, a pesar de que había una docena de emisoras de partidos y organizaciones.

En la España republicana tuvieron gran importancia los romances, y hay que destacar el romancero de guerra que fue apareciendo en El Mono Azul. Poco a poco se publicaron colecciones como el Romancero de la guerra civil (1936) y el Romancero general de la guerra de España (1936). Entre sus autores figuran poetas de renombre: Alberti, Altolaguirre, Aleixandre, Bergamín, Dieste, Gaya, Miguel Hernández, Moreno Villa, Pla y Beltrán, etc. El romancero de mayor importancia fue el militar. Entre estos últimos hay algunos importantes relacionados con la defensa de Madrid: Defensa de Madrid, Defensa de Cataluña, de Rafael Alberti; ¡Alerta los madrileños!, de Manuel Altolaguirre; y Lidia de Mola en Madrid, de Antonio Aparicio.
Universidad Complutense de Madrid

Queman la bandera republicana en la sede de IU de Logroño





IU, La Rioja


La coalición denuncia que se trata del quinto ataque de "elementos fascistas" en cuatro años
Izquierda Unida en La Rioja ha denunciado hoy la quema de las banderas republicana, de IU y del PCE que ondeaban en el balcón de la sede que ambas formaciones políticas comparten en Logroño.

En un comunicado, IU informa de que se trata del quinto ataque sufrido por la sede de IU y del PCE en Logroño en los últimos cuatro años y denuncia la "absoluta impunidad" de sus autores.

En esta ocasión, el ataque se ha producido durante la noche de ayer a hoy, cuando "elementos fascistas" han prendido fuego a las banderas republicana, de IU y del PCE que ondean en el número 36 de la céntrica calle de Portales, lo que podría haber hecho arder parte del edificio.

IU ha presentado hoy su tercera denuncia en la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, en Logroño, sin que hasta la actualidad las autoridades o la Delegación del Gobierno hayan dado explicación, ni practicado detención alguna.
Emblemas fascistas y nazis

Según IU, el primero de los ataques se produjo en la antigua sede de IU, en Avenida General Espartero, 3, hace cuatro años, cuando el local fue atacado, apedreado y pintado con emblemas fascistas y nazis o eslóganes como "Arriba España". Estos hechos, según detalla IU, se reprodujeron meses después, a pesar de haber presentado la denuncia ante la Policía.

Desde el reciente traslado de la sede de IU y el PCE a la calle Portales, IU asegura que los ataques se han multiplicado y que el de mayor gravedad ha sido el ocurrido esta noche. IU dice también que en los últimos meses se ha producido el robo de dos banderas republicanas y una arco iris que ondeaban en el balcón de la sede de IU.

IU y el Partido Comunista de España (PCE) lamentan estos hechos y dicen reafirmarse en que "seguirán trabajando y defendiendo sus ideas republicanas, de transformación social y de izquierdas en La Rioja".


Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

¿Juan Carlos: ¿Por qué no hablas?







Raul Bracho en Kaosenlared

Yo quiero pedirle al Rey de nuestra madre patria, España, que hable, que deje de estar tan callado y que nos explique algunas cosas a los pueblos de Suramérica.


Oliver Stone arremetió ayer contra el rey Juan Carlos de Borbón, en declaraciones a un periodista del diario El País:

Ante este suceso quiero traer a la palestra varios puntos en relación a Chávez, al diario El País, a Oliver Stone y al Rey Juan Carlos de Borbón.

Recordaba el Director del film “Al sur de la frontera”, presentada ayer en Venecia, la famosa mandada a callar que le hiciera el Rey Juan Carlos de Borbón al Comandante Hugo Rafael Chávez Frías en la Cumbre Iberoamericana de Chile el año 2.007, un gran ejemplo ante el mundo sobre el concepto que tiene el Rey Juan Carlos sobre la libertad de expresión. Le increpaba a la vez al diario El País sus incisivos ataques contra el gobierno democrático de Chávez y su contribución a su satanización. El trabajo de Oliver Stone obviamente apunta a desarmar la imagen de “dictador” que en Europa y en Estados Unidos han creado los medios, fundamentalmente, aupados por personeros de la oposición venezolana cada día más reducida y por los intereses del capitalismo trasnacional que de alguna manera ven afectados sus intereses. El film permitirá a los pueblos de Europa, que en definidas cuentas son lo que importa, ver testimonios de lo que pasa en Venezuela.

La libertad de opinión es uno de los temas relevantes en este debate, se acusa a Chávez de ser inclemente contra los medios de comunicación y creo que los camaradas europeos han terminado creyendo esta mentira de tanto serles repetida, según los principios de Goebbels. Mandar a callar a Chávez innegablemente fue una coerción a su libertad de expresión a la que tenía todo el derecho y una violación a su derecho a expresarse, por parte del Rey.

Yo quiero recordar y dejar claro algunos puntos en relación a lo que es ser Rey de España, sus poderes y sus atribuciones, no sin antes advertirle a Oliver Stone que bien pudiera ser llevado a juicio ante las cortes españolas por sus atrevimientos al referirse al Rey Juan Carlos.

Yo quiero pedirle al Rey de nuestra madre patria, España, que hable, que deje de estar tan callado y que nos explique algunas cosas a los pueblos de Suramérica.

Creo que si en Venezuela se agrediera a miembros de algún sindicato de la manera en que en estos momentos son agredidos mujeres y hombres sindicalistas del SAT, ni quisiera imaginarme las primeras planas del diario El País, limpiándole los cachos al diablo de Hugo Chávez, quiero señor Rey que me explique cual será la diferencia para que en su reinado eso no sea salvajismo y si sucediese en Venezuela no sería más que la muestra obvia de la dictadura de Chávez, explíquemelo Sr. Rey.

Explíqueme acerca de otras cosas, hábleme a ver si entiendo, acerca de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en su Título XXI, llamado Delitos contra la Constitución. En el Capítulo II se recogen los Delitos contra la Corona, en los que se incluyen:

“El que calumniare o injuriare al Rey o a cualquiera de sus ascendientes o descendientes, a la Reina consorte o al consorte de la Reina, al Regente o a algún miembro de la Regencia, o al Príncipe heredero de la Corona, en el ejercicio de sus funciones o con motivo u ocasión de éstas, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años si la calumnia o injuria fuera grave, y con la de multa de seis a doce meses si no lo son”

Explíqueme como es que en su reino existe esta ley y en nuestra democracia se le menta la madre al presidente de la República sin que quien lo hizo recibiera ningún tipo de pena, cómo es que Chávez es tildado de dictador por no hacer nada contra quien lo ofende mientras que su reinado ha penado con prisión o multas de hasta 6.000 euros a personas que osaron quemar públicamente su foto, o colocar fotografías “insinuantes” de su persona y la Reina en alguna revista, explíqueme esos procedimientos abiertos por su corona contra los diarios Deia y Gara, por publicar una viñeta sobre una cacería ilegal que usted realizara junto al presidente Putin en donde perdiera la vida un oso ebrio llamado el oso Mitrofan, quiero que me hable sobre la multa al cantante del grupo musical Poetas de la Calle, que ascendió a 14.400 euros, por haber dicho que usted debía estar enterrado, hábleme de la imputación que se le hiciera al Alcalde de Puerto Real, por comentarios que hiciese de su persona.

En mi país no ocurre nada de eso, todo lo contrario, en Venezuela, país señalado de cercenar la libertad de expresión a diario se ofende a nuestro comandante y ni se les encarcelan ni se les cobra un duro, como dicen allá. Quisiera que me explicara entonces por qué mi presidente Hugo Chávez es tildado de Dictador y Usted no, ¿Qué le hace falta a mi comandante? ¿Una Corona?

Yo sería incapaz de mandarlo a callar a usted, su alteza, espero que mis preguntas y mi evocación de sucesos reales de su reinado no me imputen como un delincuente que comete delito alguno contra su Corona, ni siquiera seré capaz de preguntarle a cuántos euros ascendería la multa si me atreviese a decirle: ¿Por qué no te callas Juan Carlos?, o si le debe Ud. algunos euros a mi comandante por haberlo mandado a callar, no, yo tan sólo quiero hacerle una cordial y educada invitación a que hable.

Háblenos de su opinión sobre la película de Oliver Stone, sobre nuestra democracia y sobre nuestra libertad de expresión.

Aclaro ante su corona que soy absolutamente responsable de lo escrito en este artículo, que si en algo pudiera sentirse ofendido o usted considerase que he violado alguna ley, estoy a su disposición para asumir la responsabilidad de mis palabras y que por nada me parecería correcto que se tomasen medidas contra un diario que me permita hacer uso de mi libertad de expresión.

Agradecido por su atención su alteza, se despide de usted este humilde plebeyo:

Oliver Stone pone en su sitio al rey Borbón





inSurGente

Casi dos años después de la grosería real del "¿Por qué no te callas?", Oliver Stone ha vuelto a recordar aquella polémica frase en el festival de Cine de Venecia al presentar el documental 'South of the Border'. Fue tras una rueda de prensa a un periodista del diario El País. "Aznar era muy malo y ayudó a planificar el golpe de estado en Venezuela, y vuestro rey debería callarse y escuchar más a Chávez... ¿Que si puedes citarme con esas palabras textuales? Por supuesto que sí". Oliver Stone no se ha dejado nada en el tintero en la Mostra de Venecia.

Oliver Stone se ha mostrado convencido de que Europa y el mundo en general necesitan "decenas de Hugo Chávez", de dirigentes que cumplan lo que prometen. En una entrevista con un reducido grupo de medios de comunicación, Stone defendió la política del presidente venezolano, su disciplina y su honestidad. "En Europa se necesita gente disciplinada y que hagan lo que prometen", como él.

El presidente venezolano Hugo Chávez se encuentra en Venecia, para asistir al Festival de Cine en ocasión de la presentación del documental sobre él realizado por el cineasta norteamericano Oliver Stone, anunció el lunes un miembro de la organización de la Mostra.

"Hugo Chavez está en Venecia", anunció un miembro del servicio de prensa del Festival al empezar la conferencia de prensa de Oliver Stone.

La fuente no precisó la agenda del jefe de Estado venezolano, pero probablemente Chávez asistirá a las 17H00 locales (15H00 GMT) a la proyección oficial de "South of the Border" (Al Sur de la Frontera), la película de Oliver Stone, presentada fuera de competición en esta 66ª edición de la Mostra.



Varios miembros del equipo de seguridad del jefe de Estado venezolano fueron vistos el domingo en el Lido, donde se encontraba ya una importante delegación venezolana.

Sumamente aplaudida en la proyección de prensa, la película de Stone narra los cambios políticos registrados en Sudamérica de los últimos diez años, a partir de la elección de Chávez, en 1998.

En 75 minutos de entrevistas e imágenes de archivo, en su mayoría procedentes de los informativos del canal de televisión Fox News -que "diaboliza" sistemáticamente al dirigente bolivariano-, Oliver Stone se propone demostrar que Chávez no corresponde a la imagen de "enemigo público número uno" que han dado de él los medios de comunicación de Estados Unidos.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se convirtió ayer en el protagonista del 66º Festival de Cine de Venecia (Italia), donde desfiló por la alfombra roja antes de la proyección oficial del documental South of the border (Al sur de la frontera), de Oliver Stone.

El documental de Stone, presentado fuera de concurso, hace loa a la labor de Chávez y de otros presidentes de Sudamérica: Cristina Fernández (Argentina); Evo Morales (Bolivia); Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil); Fernando Lugo (Paraguay); Rafael Correa (Ecuador) y Raúl Castro (Cuba).

Parafraseando a Mario Benedetti, Chávez destacó la necesidad de demostrar que el sur también existe y consideró el documental de Stone sobre su figura como una gran oportunidad para lograrlo.

"Es una buena forma de rendir tributo a la resistencia latinoamericana" y llega en "un buen momento" por los cambios que se están produciendo en la región, explicó el presidente venezolano.

Se está produciendo "un renacimiento en América Latina, que Stone logró captar con "su cámara y su genio".

"Es muy bonito", afirmó Chávez sobre el documental del que es protagonista, en uno de los muchos momentos que tuvo su paso por la glamorosa alfombra roja veneciana y en la que se detuvo para atender a la prensa.

Un documental que "recogió la realidad de América del Sur", expresó Chávez, quien apoyó con su presencia la Mostra de Venecia. "Un festival que le canta al pensamiento, que le canta a la crítica", dijo.

El presidente también destacó la importancia de los cambios que se están produciendo en su país, que hasta ahora –dijo– sólo exportó petróleo, pero empezará a vender vino, maíz, gas y energía.

Paseando por la alfombra roja cual estrella de Hollywood, Chávez permaneció unos 20 minutos saludando, firmando autógrafos y hablando con los curiosos que se habían amontonado frente al Palacio de Festivales de Venecia.