10 de septiembre de 2009

Petroleo: la mierda del Diablo














Consejos para matar "indios"

“...con 40 fusiles AKM tienes un poder de fuergo suficiente para mantener a raya a cualquier horda. Haces un “erizo circular” y metes mil balas en minutos. No te toca nadie...”

“...Desde el comienzo hemos apoyado -y seguimos apoyando- la mano dura en la Selva porque un país no puede ser manejado a punta de bloqueos, amenazas, degollamientos y lanzas...”
(Aldo Mariátegui: director del diario "El Correo", Lima - Perú)

Artículo de Eduardo Luque Guerrero

El gran debate nacional en Perú desde mayo del 2004 es la negociación con EEUU del Tratado de libre Comercio, un acuerdo comercial de apertura –aún más- de la economía peruana al mercado inversor de EEUU. A pesar de la oposición de gran parte de la sociedad civil, imaginando con la firma un aumento de las desigualdades, la ratificación se produce en junio de 2006, su entrada en vigor el 1 de Febrero de 2009.

Perú ya era el paraíso de la privatización. Grandes sectores de la economía estaban en manos de multinacionales extranjeras amparadas en sucesivos gobiernos corruptos. El TLC según apuntan estudios de organismos de toda solvencia conlleva una reducción del desempleo insignificante entorno a 18000 personas para el período 2009-2011. En cambio la eliminación de aranceles a las importaciones de EEUU, a la que obliga el acuerdo, puede provocar una auténtica crisis alimentaria en el país como está ocurriendo en estos momentos en Méjico. El gobierno de Washington, a través de las ayudas directas a su agricultura, vende el trigo un 46% por debajo del costo de producción y al 26% en el caso del maíz, provocando con ello una competencia desleal. El mercado peruano se verá invadido de productos norteamericanos a bajo precio provocando un desempleo rural masivo. Ha sido un tratado negociado de tal forma que obliga al mantenimiento de las ayudas financieras en forma de bonificaciones o subvenciones directas del estado a las empresas multinacionales, mientras no obliga, por ejemplo, a utilizar mano de obra nacional o a transferir tecnología punta.



Perú es un país asentado sobre ricos cerros minerales y bolsas de petróleo y gas sobre todo en la selva amazónica. Los negros nigerianos y los indígenas andinos, lo denominan con un nombre más sonoro: “la mierda del diablo”. Su existencia se asocia inevitablemente al hambre, la guerra y la miseria Hace tiempo las multinacionales extranjeras pusieron su mirada en la zona. Amparándose en el TLC, el gobierno aprista de Alan García ha puesto en venta el 72% de la selva – unas 42 millones de hectáreas- sin contar para ello con la opinión de los habitantes de la región como era preceptivo por la propia constitución del país. En los corros populares de Lima, Cuzco o Arequipa es un chascarrillo común hablar de los intereses de la propia familia del presidente en la explotación de la región amazónica. El objetivo de las multinacionales como la española Repsol, la colombiana Ecopetrol la argentina Pluspetrol o la franco-británica Perenco y de la oligarquía limeña, es privatizar los recursos naturales, no sólo los minerales o la energía sino los acuíferos. El interés de la empresa Coca-cola por las reservas de agua amazónicas son bien conocidas. Otras compañías y bancos españoles se ocultan en la sombra, pero son los grandes accionistas, BBV, Banco de Santander. Aguas de Barcelona, Telefónica, Unión Fenosa….

Alan García fue presidente del Perú en un primer mandato entre 1985 y 1990. Dejó al país colapsado. Tuvo que huir del país clandestinamente en 1992 acusado de enriquecimiento ilícito. A pesar de ello, las relaciones entre el presidente y la política española, concretamente el PSOE, han sido siempre estrechas. En el 2006, en las nuevas elecciones donde revalidó la presidencia, la secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE- y hoy ministra de Sanidad Trinidad Jiménez, apoyó públicamente la candidatura de Alan García. Otros “facilitadores políticos” como Felipe González a través de diversos organismos como la AECI o la fundación Carolina intentaban dotarlo de una aire de respetabilidad internacional. Finalmente fue elegido presidente en el 2006 frente a Ollanta Humala; un candidato, menos deseable para los intereses de las transnacionales españolas.

Las acciones de protesta en Perú contra el TLC no son nuevas, en el 2007 la lucha de mineros de Piura contra la privatización se saldaron con varios muertos. En el 2008 la región de Moquegua en el sur vivió un conflicto de alta intensidad. Ahora han sido las zonas limítrofes con la Amazonia, las provincias de Begua y Utcubamba. Durante once largos meses, los poderes Ejecutivo y Legislativo han postergado una y otra vez el debate sobre los decretos legislativos que desarrollan el TLC. Se instaló una mesa de diálogo sin voluntad real de resolver el problema. Las acciones pacíficas ganan espacio y debate político en el país. Hasta ese momento el indígena era un “naide” como diría Eduardo Galeano, era invisible, un ciudadano de tercera. Con estas acciones alcanza entidad como colectivo y entra en escena como sujeto político de primer orden. La ola de la reivindicación indígena, ha sacado a la luz un nuevo sujeto político que tiene como modelo entre otros la Bolivia de Evo Morales o la Venezuela de Hugo Sánchez.

Tras 56 días de movilización amazónica, el gobierno aprista optó como “solución” la represión. El 5 de junio, día Mundial del Medio Ambiente, más de 600 policías armados de la Dirección de Operaciones Especiales (Dinoes) apoyados por el ejército, deciden a cualquier costo levantar los bloqueos de las carreteras. El resultado es aún incierto, mas de 100 muertos cerca de 400 heridos, la mayoría de heridas de bala. La represión aumenta de forma virulenta en días posteriores. Según testigos presenciales, el ejército quema los cadáveres de los asesinados para no dejar rastro. Se atacan los hospitales donde son llevados los heridos más graves. Son “desaparecidos” algunos líderes de la protesta.

A pesar de la represión policial la resistencia popular no cede. Nuevos colectivos se solidarizan con la protesta. Agricultores, maestros…. mientras manifestaciones masivas, como la del día 11, sacuden todo el país, Las organizaciones sociales articuladas en el Frente Nacional Comunitario por la Vida y la Soberanía convocaron a una Jornada Nacional de Protesta que se hizo sentir en todas las regiones. La protesta es de tal magnitud que da sus primeros frutos, la derogación de dos decretos especialmente lesivos es un primer paso. La ministra del interior Mercedes Cabanillas ha presentado su dimisión así como el primer ministro Yehude Simon. La propia figura del presidente ha salido muy desprestigiada. Desde la presidencia se dio vía libre para que las tropas dispararan a matar. Pero sólo es un paso porque como escribía el dirigente indígena Daysi Zapata de la AIDESEP- organización que agrupa a más de 600000 indígenas "….Todavía existen siete decretos en vigor". La guerra india es un conflicto de larga duración y de incierto pronóstico, somos testigos de los primeros compases pero habrán más.

Hacia la República Europea. ¿Por qué República?




Luis Barcenilla Cubillo

UCR


De los veintisiete países que componen la Unión Europea, veinte son repúblicas. Sólo siete conservan, más o menos cuestionada, la medieval y folclórica institución monárquica, denunciada hasta ante el propio Parlamento Europeo por atentar contra la Declaración Universal de los Derechos Humanos que prohíbe los privilegios por razón de nacimiento.

Por eso la UE será república y no monarquía, aunque sería chusco ver cabalgar, con yelmo, armadura, y lanza en ristre, a los Sajonia, Windsor, Borbón…, disputándose un dominio tan tentador en la palestra de un colorido torneo gótico, orlado de oriflamas, “tamborradas” y fanfarrias trompeteras.

¿Y España? Aquí parece haberse sellado un obsceno pacto con las enquistadas oligarquías clásicas, los sórdidos partidos dinásticos y los banales y venales noticieros para encubrir las cosas y casos del fraticida monarca impuesto. Todos ellos obtienen ventajas de algún tipo… menos el pueblo llano. A su pesar, la república vendrá cuando se pueda explicar, sin autocensuras corruptas y en igualdad de condiciones, que ésta, es la mejor, más racional y más madura forma de organizar España, porque sólo la república permite:

1º.- que la voluntad del pueblo legitime la autoridad de la Primera Magistratura del Estado. (Lo que quiere decir legalidad y ética).

2º.- que los ciudadanos elijan directamente, mediante elecciones libres y periódicas, a la persona que vaya a ocupar la Jefatura del Estado. (Lo que quiere decir libertad, dignidad… y cohesión territorial).

3º.- que todos los ciudadanos, sin ningún tipo de discriminación basada en el origen social, sexo, creencias, o nacimiento, tengan acceso a la condición de Jefe del Estado. (Lo que quiere decir igualdad y democracia plena).

4º.-… que los ciudadanos puedan someter las funciones de la Jefatura del Estado a un control democrático regular, así como a su sanción electoral o judicial. (Lo que quiere decir integridad, corresponsabilidad y justicia).
Asimismo, la república vendrá a pesar de los propios republicanos, dispersos en innumeras organizaciones, a su vez enfrentadas en dos bloques que se ridiculizan con epítetos manoseados. Por un lado están los radicales de ultra izquierda, más visibles al estar mejor organizados y disciplinados, y por otro, menos evidente, está la mayoría ortodoxa o pura, que sólo verá florecer los valores republicanos en el inminente futuro si adopta estas tres medidas:

1ª Fusión de las organizaciones republicanas democráticas estipulada según las ideas básicas, soslayando el aldeanismo, y el ego de los cabecillas endémicos.

2ª Forjar una amplia acción republicana estatal, regeneradora, cohesiva y laica.

3ª Denunciar y deslindar los postulados totalitarios que desacreditan y desvirtúan la República. Ésta, debe ser universal, neutra, objetiva, arbitral… y no sectaria, ni el apéndice de un partido, ni un trasnochado artificio soviético.

Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Garzón defiende en el Tribunal Supremo su investigación de las fosas del franquismo





El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón defendió este miércoles durante casi dos horas y media su competencia para investigar las fosas del franquismo ante el instructor del Tribunal Supremo Luciano Varela, que instruye la querella interpuesta por el sindicato Manos Limpias y la asociación Libertad e Identidad en la que se le acusa de un delito de prevaricación en relación con la causa abierta por este magistrado por las desapariciones tras la Guerra Civil Española.


Garzón llegó en coche al tribunal a las doce y cuarto de la mañana de este miércoles, y a su entrada fue jaleado por una decena de representantes de las asociaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica, que gritaron "vivas" y "libertad" para el popular juez de la Audiencia Nacional.


Momentos antes había llegado a la sede del alto tribunal el abogado de Garzón, Gonzalo Martínez Fresneda, quien señaló que durante la comparecencia de hoy el juez se limitaría a contestar a las preguntas que le realizaran las partes. "Hoy es un día de hechos, no de argumentos", indicó el letrado.



Lo mismo ocurrió a la salida del juez de la sede del Supremo, pasadas las cuatro de la tarde de este miércoles -desde las tres menos cuarto Garzón repasó y firmó el acta de su declaración-. El magistrado fue vitoreado de nuevo por familiares de represaliados del franquismo, mientras un anciano le increpaba acusándole de "dividir a España y a los españoles".


Según fuentes de la acusación, Garzón negó firmemente haber incurrido en prevaricación alguna y se negó a contestar a la batería de 150 preguntas que llevó preparadas el abogado de las dos acusaciones populares, Jaime Alonso, y tan sólo atendió a las cuestiones planteadas por el instructor, el fiscal Luis Navajas y su propia defensa. Ninguna de las acusaciones solicitaron medidas cautelares contra el juez.


Entre las preguntas preparadas por el abogado de Manos Limpias, que fueron facilitadas a la prensa, destaca una en la que se inquiere a Garzón sobre si pretendía practicar una autopsia de cada fallecido que encontrara. Se le pretendía preguntar también si pensaba que estaba abriendo una "causa general" contra el franquismo al tramitar la denuncia de las Asociaciones de Memoria y si tenía la seguridad de que "por todos y cada uno de los hechos de Paracuellos habían sido juzgados todos sus posibles responsables"


POSTURA DEL INSTRUCTOR


Las mismas fuentes señalaron que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 fue especialmente puntilloso respecto de las cuatro o cinco preguntas que le realizó el instructor Varela, y que pidió que constara en acta que algunas de ellas contenían juicios de valor.


La citación del popular juez motivó la asistencia de una gran cantidad de medios de comunicación (cerca de una treintena de cámaras esperaban a Garzón en la puerta del tribunal de la calle Marqués de la Ensenada de Madrid). El Supremo también concedió a esta cita vital importancia pues situó en las puertas del edificio y en los pasillos de entrada al mismo a más de quince policías de paisano para velar por la seguridad.


Frente al tribunal se congregaron también numerosos curiosos que esperaban poder ver personalmente al popular juez así como un grupo de miembros de la Asociación de Memoria Histórica dispuestos a prestarles su apoyo, quienes irrumpieron en aplausos y ’vivas’ al juez cuando éste hacía su entrada al tribunal.


La aceptación de la querella contra Garzón fue adoptada el pasado 27 de mayo por unanimidad de los cinco magistrados que componen la Sala de causas especiales en la que ha recaído el caso y en contra del criterio de la Fiscalía, que informó a favor del archivo de la misma por entender que las decisiones de Garzón respecto a la causa del franquismo pueden merecer opiniones contrapuestas, si bien no suponen delito.

LA REPUBLICA.ES

Rouco: “Si las familias de Madrid y Pozuelo rezasen todos los días el Rosario de la Virgen no habría ocurrido lo que pasó el fin de semana”




elplural.com

El presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, ha conseguido lo que no han logrado ni siete años de Ley Anti Botellón: hallar la clave para acabar con la violencia y el alcoholismo juvenil. La fórmula de Rouco tiene su pizca de metafísica pues consiste en “rezar todos los días en familia el Rosario de la Virgen”. Y es que, para el también cardenal arzobispo de Madrid, si “las familias de Madrid y Pozuelo de Alarcón rezasen” como Dios manda, el domingo pasado no se hubieran registrado los violentos episodios que se saldaron con la detención de una veintena de jóvenes y con diez policías heridos en esta última localidad.

“¿Qué pasaría si las familias de Madrid y Pozuelo de Alarcón rezasen todos los días el Rosario de la Virgen? Estoy seguro de que no habría ocurrido lo que pasó el fin de semana pasado”. Son declaraciones de Rouco recogidas por revistaeclesia.com.

Amar a Cristo

“Todo el mundo se pregunta qué pasa con nuestros jóvenes, nuestras familias, qué pasa con España, con la violencia…”, prosiguió el cardenal. Y es que, en su opinión, las soluciones contra estos problemas son “sencillas” y pasan por amar a Cristo y a la Virgen. “Los remedios sencillos piden almas y corazones sencillos que, de algún modo, saben ser esclavos del amor de la Virgen y del amor de Cristo”, pontificó.

Prohibición del botellón

De momento, el Ayuntamiento de Pozuelo no se plantea repartir rosarios y ha optado por prohibir el botellón en la localidad del noroeste de Madrid este fin de semana. Por su parte, el Defensor del menor de la Comunidad ha reflexionado sobre el papel de los padres, quienes simplemente “sufren el ‘síntoma del avestruz’ cuando sus hijos comienzan a beber”, recuerda Público.


Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Libro recomendado: José Peirats. Reucuerdos de un ladrillero






Desde muy joven Peirats fue un destacado militante e «intelectual orgánico» de la CNT y la FAI, conocido tanto por sus actividades como por sus trabajos como divulgador e historiador (Vall de Uxo, Castellón, 1908-1989). Emigró a Barcelona cuando tenía 4 años, y a los 9 se instaló en el barrio de La Torratxa, de L´ Hospitalet. Trabajó como «un bruto» como ladrillero desde los 9 años hasta el 18 de julio de 1936. A los 14 años ingresó en la CNT y comenzó a sentir una gran pasión por la cultura. Peirats lee de todo, su fiebre de lectura llega hasta Volney, Darwin, Haeckel y se extiende hacia los clásicos griegos y, claro está, los anarquistas. Frecuenta la escuela nocturna de Juan Roige. Vive intensamente la lucha contra la dictadura de Primo de Rivera, y sobresale en las actividades culturales del Ateneo del barrio. Posteriormente, Peirats participa en el Ateneo Racionalista de Sants, mostrándose muy preocupado por la acción cultural: «…queríamos que la cultura no fuese ni comunista ni anarquista, porque la cultura es algo general de la humanidad y por eso tratábamos en nuestros cursos de conferencias de temas de cultura general, desde la astronomía a la química o a la pedagogía (…) queríamos que los jóvenes que se formaban con nosotros, y nosotros con ellos, tuviesen una visión de la cultura lo más amplia posible; que tuviesen una base cultural y no una cultura adocenada y clasista, saturada de temas obreristas», declaraciones en Tiempo de Historia).

A los 20 años publica el Boletín del sindicato de los ladrilleros. Colabora en toda la prensa anarquista y anarcosindicalista de los años treinta utilizando diferentes seudónimos, fue redactor del diario Solidaridad Obrera, y director de Acracia, de Lleída. Peirats se especializó en temas judiciales y desarrolló un estilo literario muy semejante al de Felipe Aláiz y Angel Samblancat. Fue adversario de las posiciones «trentistas» («no por sus tesis sino por su fermento escisionista») y estuvo siempre dentro de la FAI, aunque se proclama en «contra la prepotencia desquiciada de la FAI, que siempre tuve por no anarquista y bolchevizante». Militante de las JJLL; delegado y secretario de actas en el Congreso de Zaragoza, teniente de la 26ª División del Ejército popular republicano, cruza la frontera en unión del resto de la unidad al finalizar la guerra en Cataluña.

En agosto de 1939 se les anuncia que podrán emigrar a México, pero son vetados y conducidos a campos de concentración. En 1940, Peirats desembarca en la República Dominicana que vive bajo el terror de la familia Trujillo. Trabaja en las fronteras con Haití hasta que una fundación norteamericana presidida por John Dos Passos que quiere facilitar una solución a los españoles exiliados mediante la creación de unas colonias agrícolas en el Ecuador, le permitió salir de allí para llegar, después de diversas vicisitudes marineras, al puerto de Guayaquil. Vivió entonces cortado de la civilización, en plena sierra oriental donde la estación de las lluvias se prolongaba por meses enteros. Aunque se entregaron en cuerpo y alma a la tarea —Peirats se hizo un consumado panadero—, la situación cambia cuando a raíz de la entrada de los Estados Unidos en la guerra, la fundación cesa en su ayuda. Navega entonces hacia México en un barco que va a la deriva y sin subsistencias en medio de un mar Pacífico que hace honor a su nombre. Llega a Panamá y se gana la vida trabajando en oficios diferentes, entre ellos el de fotógrafo ambulante.

Luego marcha a Venezuela donde colabora en el periódico El País y en 1947 asiste a una Conferencia Intercontinental del ML en París. Regresa clandestinamente a España como miembro de las JJLL. De nuevo en Francia ocupa la Secretaria del Movimiento Libertario y pasa a ser uno de los más incisivos polemistas en los diferentes debates que conmueven el exilio, en particular sobre el tema de la posible participación en los sucesivos gobiernos republicanos. Teóricamente, Peirats siempre se manifestó contrario al gubernamentalismo anarquista. Cuando en 1948 trabaja en la instalación de una explotación maderera en la Landas francesa, le llega la propuesta para hacerse cargo «de una extensa obra sobre la actuación de la CNT en la guerra y en la revolución española. Era una tarea importante que llevaría años de trabajo en condiciones nada favorables. Pero acepté sin vacilaciones, entregándome de lleno a la tarea, consultando archivos, reuniendo documentos y dialogando con cuantos habían intervenido personalmente en cada uno de los acontecimientos». Tras cuatro años de intensa labor —parte de la cual transcurre en la cárcel—, concluye La CNT en la revolución española (editada en 3 volúmenes por Ruedo Ibérico; reedición Madre Tierra), que se agota rápidamente. Sin duda esta es la obra capital de Peirats y resulta, con todas las limitaciones obvias derivadas tanto de las condiciones materiales en que fue escrita como de su carácter «orgánico» —fue un encargo del Congreso de 1947 celebrado en Toulouse—, comparable por su importancia con El proletariado militante, de Anselmo Lorenzo. Imprescindible para cualquier estudio serio sobre la revolución española y la actuación de los anarquistas, fue también la base para una versión reducida titulada Los anarquistas en la Guerra Civil española (Júcar, Madrid, 1976).

Peirats no es un pensador original, sus ideas son las de la tradición libertaria (esto es notoria por ejemplo en su concepción sobre el Estado cuando escribe «La conquista del Estado es una ilusión El Estado conquista finalmente a sus conquistadores. O convierte en Estado a cuantos llegan hasta él, por sufragio o por asalto»), su principal característica radica en que personifica como pocos a ese importante sector de obreros autodidactos educados y forjados en las luchas sociales y en la intensa vida cultural proletaria de finales de los años veinte y la década de los treinta. Hombre de carácter, de voluntad critica, áspera e independiente, lo cual ha motivado no pocas discusiones en las filas anarquistas del exilio, y con numerosas personalidades y comités. Después de 37 años de exilio, pudo regresar a España con la ilusión de una pronta e inevitable reconstrucción del anarcosindicalismo. En su actuación pública, durante un mitin multitudinario —el primero y el último de esta amplitud en la efímera reconstrucción cenetista— en Barcelona, en el Estadio de Montjuich, sus palabras sobre las autonomías, muy en la honda proudhoniana, dieron lugar a una reacción crispada dentro y fuera del movimiento al que pertenece. La ulterior división de la CNT, lo ha llevado a una posición solitaria y pesimista, retirándose de la vida militante activa y recluyéndose en su pueblo natal.

Otras obras son: Figuras del movimiento libertario español (Picazo, BCN, 1977), Emma Goldman. Una anarquista de dos mundos (Campo Abierto, Madrid, 1977, reedición Laia, BCN), Diccionario del anarquismo (Dopesa, BCN, 1977). Al exilio corresponden: Examen crítico-constructivo de movimiento libertario español (Ed. Mexicanos Reunidos, 1967), Voluntarismo y determinismo, La destrucción del Estado; España: ¿transición o continuidad? (Toulouse 1973), Estampas del exilio… Anarquismo, Breve historia de la CNT, La pretendida destrucción del Estado (las tres en Madre Tierra). Peirats ha escrito para la prensa libertaria numerosas semblanzas biográficas, varias traducciones (como El debate imaginario entre Marx v Bakunin, de Maurice Crompton), así como algunos prólogos como el que antecede al libro de H.E. Kaminski, Los de Barcelona (Cotal, BCN, 1977). En Tiempo de Historia nº 62 apareció una larga entrevista sobre su vida y sus ideas. La revista Anthropos (nº 18), le dedicó uno de sus «dossiers»: José Peirats Valls: Una experiencia histórica del pensamiento libertario. Memorias y selección de artículos breve, que contiene igualmente unacompleta bibliografía.

Algún día no muy lejano pondré en limpio las cartas que me escribió para darlas a conocer.

Y fue gracias a Peirats que mantuve una nutrida correspondencia con Tomás Gracia Ibars, más conocido como «Víctor García» o como «Germinal Gracia» (Barcelona, 1919). Autodidacta, hombre de acción y de pluma, divulgador e historiador prolífico. Tomás marcha como voluntario al lado de «Los Aguiluchos» al frente de Aragón, pero cuando llega la militarización abandona el frente y se integra en la colectividad de Cervía (Lleída) donde constituye las juventudes formando parte del CR juvenil catalán. Después del desastre del Ebro se reincorpora a las armas y es herido en Tremp. En Francia pasa por el campo de concentración de Le-Vernet d'Ariège, y escapa de un convoy alemán que le conduce al campo de exterminio de Dachau. Para escapar del cerco de la policía vichysta tiene que trabajar como minero de fondo, sin embargo la Liberación le coge en París y ocupa cargos en la FIJL.

Viaja por Italia y asimila el idioma, ya sabía también francés y esperanto (en el que se expresa en el Convegno de Faenza de 1946 como delegado español), y aprenderá después el inglés. A finales de este mismo año penetra en España para incorporarse a la lucha clandestina y es detenido en 1949; en la cárcel redacta los boletines Esfuerzo y Acurus scabieri. Excarcelado logra burlar la policía franquista y llegar a Francia desde donde —quemado políticamente— embarca hacia Venezuela, allí «no tardó en realizar su más caro sueño juvenil: nada menos que la vuelta al mundo a través del Pacifico, desde San Francisco al Japón, recorriendo la China, India, Medio Oriente, Israel y nuevamente Francia y Venezuela, donde echó anclas al constituir una familia. De estos viajes, que le valieron a Gracia ser amistosamente nombrado –un poco pomposamente-el `Marco Polo de la anarquía´, produjo varios libros…» (Peirats), tales como Coordenadas Andariegas, Panamá, México y el Océano Pacífico, El Japón hoy, Escarceos sobre China, El sudeste asiático, La incógnita de Indonesia, La sabiduría oriental, y el estudio Mussihushugi, al anarquismo japonés (Mexicanos Unidos, 1977), el que denota un conocimiento de primera mano del material histórico tratado, el único por lo demás aparecido en castellano.

Militante incansable, vinculado al sector más ortodoxo del anarquismo —aunque Carlos Díaz subraya su primacía de la praxis, su apertura a las renovaciones y su hostilidad al sectarismo—, «ha escrito muchísimo en la prensa afín y de mucho más calidad de lo que suele ser norma» (Iñiguez). Tal es su esfuerzo divulgador que crea una editora artesanal propia en Caracas, Ruta, en la que publicará sus propios textos sobre los clásicos anarquistas, también interviene en la traducción remodelada de la Enciclopedia anarquista, de Faure, que no pasó del primer volumen. Otras obras suyas son: La FIJL en la lucha por la libertad (Ed FL de la CNT, 1961), El Vaticano; España hoy (1962). Franco y el quinto mandamiento. Juicio contra Franco (1963), Las utopías y el anarquismo (Mexicanos Unidos, 1977), El pensamiento anarquista, La Internacional Obrera (una historia de la AIT, reeditado en ZYX), Bakunin, hoy (Grupo Editor de Estudios Sociales, con un prólogo de Agustín Souchy y una cronología de V. Muñoz), El pensamiento de Proudhom (1985), Madre Tierra ha reeditado el voluminoso compendio Antología del anarcosindicalismo (cuya primera edición fue en Ruta, Caracas, en 1988), Utopía y anarquismo, así como un retrato suyo efectuado por Carlos Díaz: Víctor García, «El Marco Polo de la anarquía»…

Pepe Gutierrez