21 de septiembre de 2009

Los verdes de Irán se declaran, implícitamente, pro-sionistas La “revolución” verde iraní, ha vuelto a dar señales de vida






La “revolución” verde iraní, ha vuelto a dar señales de vida, justo cuando Obama ha suspendido (temporalmente) el emplazamiento del escudo antimisiles en Polonia debido a que la crisis no permite dispendios y resulta más barato seducir a Rusia para que se una al coro anti-Irán. Aunque no sea objeto de este artículo, no está de más señalar que Moscú sabe que tiene poco que ganar, pues atesora intereses en ese país, así como en América Latina. Si se deja arrastrar, los problemas separatistas de sus repúblicas, alimentados por Estados Unidos (EEUU), se recrudecerán, perdería aliados, clientes, amigos y el bofetón georgiano de nada le habrá servido. Rusia es consciente de que si renuncia a la firmeza, el destino le depara una desintegración planeada en Occidente, por eso exige “más gestos” a EEUU.

Mientras la crisis capitalista continúa impertérrita su camino y algunos de los “aliados” de EEUU estarían encantados de abandonar el dólar para garantizar sus reservas (no lo hacen por temor a la maquinaria bélica estadounidense), los mercenarios verdes iraníes- cuya misión es entregar el país a EEUU para aplazar la agonía de Washington- salen de nuevo a la calle denunciando supuestos fraudes electorales (para fraude, el de Afganistán), y apoyar, de manera solapada, a Israel. En Irán se celebra todos los años la manifestación de Al Quds en solidaridad con el pueblo palestino, y los partidarios de Mussavi, han aprovechado la ocasión para salir a gritar "Ni Gaza ni Líbano. La vida por Irán".


Negar Gaza, es negar la lucha del pueblo palestino e, implícitamente, entraña comprometerse con el Estado fascista israelí (del que se cuidaron no citar en sus gritos), y todo ello pese a que está reciente un informe de la ONU que acusa a Israel de, “posiblemente”, cometer crímenes contra la humanidad en su última agresión contra Gaza al disparar contra civiles; atacar mezquitas en horas de oración; destruir depósitos de agua dulce y arrasar un hospital con fósforo blanco. Ese informe también acusa a Hamas, tratando de asumir una neutralidad tan risible como pueda serlo comparar los cohetes Kassam, con los misiles israelíes lanzados con precisión contra la población civil para aniquilarla.

Hossein Mussavi el hombre de Occidente que tantas simpatías ha levantado en la extrema derecha mundial, sabe que quien no está con la causa palestina, es porque vive en la inopia alienante, o está con Israel. Alinearse, por omisión intencionada, con el brutal régimen de Tel Aviv implica hacerlo con el sionismo, ideología nazi de conquista y expansión vinculada al crimen selectivo, la brutalidad y el genocidio. De la misma manera que no es ético negar la existencia del Holocausto (bandera utilizada por Tel Aviv para lavar su imagen, aunque la mitad de los, según algunas cifras, doce millones de asesinados no fueran judíos) tampoco lo es olvidarse de Sabra y Chatila. Los verdes iraníes se han declarado pro-sionistas. Nada extraño: siguen las consignas del imperialismo fascista que los inventó.

En la foto, Mussavi parece decir: "Aguanta Obama, te echaré una mano si me dejan"

El ‘dinero rojo’ que Franco robó…







2.000 familias reclaman compensación por sus bienes confiscados en la dictaduraMarta Rodríguez .

Maria Casals guarda en su casa de Sant Vicenç de Castellet, en Barcelona, un recibo que da fe de que su madre depositó en el Ayuntamiento 7.000 pesetas. Era 1939, un año después de que Franco publicara en el BOE un edicto que obligaba a canjear el “papel moneda puesto en circulación por el enemigo”, es decir, el encuñado por la República con anterioridad al 18 de julio de 1936.

El canje nunca llegó a ser tal y la operación resultó ser un robo en toda regla porque el Gobierno fascista requisó los billetes republicanos y nunca los cambió por dinero de curso legal. En España hay cerca de 2.000 familias en el mismo caso que Casals y llevan años luchando para que el Estado democrático les devuelva lo incautado.

Poco respaldo

“Mi padre estaba en el frente y a mi madre le obligaron a entregar las 7.300 pesetas, lo que nos hizo pasar muchas penurias”, recuerda esta mujer, vocal de la Asociación de Perjudicados por la Incautación del Gobierno Franquista (apigf.org).

La entidad ha conseguido llevar su lucha al Congreso pero siempre con nulo éxito. El Estado no está por la labor de indemnizar a estas víctimas del franquismo y, de hecho, su caso no se contempló en la Ley de Memoria Histórica. A finales de mes, la Comisión Constitucional volverá a debatir la cuestión.

El diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Joan Tardà es un abanderado de la causa de la Apigf y critica con dureza que “el Estado español sea una excepción en la Unión Europea, un modelo de impunidad que no ha hecho nada por reparar los daños del franquismo”. Tardà apunta que la negativa de PSOE y PP de dar respuesta a estas familias se debe a que “si se paga, se abre la caja para mucha gente” por lo que, a su juicio, sale más barato “no reconocer ni tan siquiera jurídicamente a las víctimas”.

Roberto Rodríguez es otra de esas víctimas de las que habla Tardà. En 1979 encontró en su casa paterna dos recibos firmados en 1938 por el alcalde de la localidad toledana de Cabezamesada. Allí Rodríguez se enteró de que su padre y su abuelo habían entregado en el Ayuntamiento 9.000 y 9.535 pesetas, respectivamente. Una auténtica fortuna en la época que, según sus cálculos, aplicando un interés “razonable” del 5% supondría unos 280.000 euros. Otra fortuna.

Una arma de guerra

Rodríguez, tiene 68 años vive en Madrid y firma la web dinerorojo.blogspot.com. Recuerda que su padre le comentó que nunca osó ir al Ayuntamiento a reclamar nada por miedo a represalias de que se les acusara de rojos, aunque el régimen se cebó igualmente con su familia.

Se calcula que Franco se hizo con miles de millones de pesetas de la República pero que lejos de retirarlas de la circulación las invirtió, consiguiendo “una arma muy poderosa para ganar la guerra”, afirma este Roberto Rodríguez.

“Nuestro dinero pasó a engrosar las arcas públicas”, recuerda Rodríguez, por lo que ahora es justo que “el Gobierno nos compense con el valor actual”, defiende.

http://www.adn.es/impresa/politica/20090921/NWS-0139-Franco-robo.html

Legionarios de A Coruña arropan la estatua de Astray…







PABLO LÓPEZ – A CORUÑA

La escultura va a ser retirada. Una pintada en la que podía leerse “todos los cerdos tienen su San Martín” causó el enfado de los que se citaron.



“El día que vengan a quitarla me voy a encadenar a la estatua. No tuve el honor de servir en la Legión, pero me siento español y coruñés”, declaró uno de los asistentes al acto de homenaje a Millán Astray que celebraron ayer los veteranos de la Legión en A Coruña. Medio centenar de ex militares y civiles aprovecharon el aniversario de la Legión para mostrar su disconformidad con los planes para la retirada del monumento que honra al fundador del cuerpo y acusar al Ayuntamiento de actuar movido por impulsos “revanchistas” y de vulnerar la legalidad.

Una pintada en la que podía leerse “todos los cerdos tienen su San Martín” y que realizaron los vándalos durante la noche anterior al acto causó el enfado de los que se citaron en la plaza de Millán Astray, algunos de los cuales llegaron a equiparar el comportamiento de los gamberros con el de los políticos e instituciones que promueven la retirada de la estatua.

http://www.farodevigo.es/galicia/2009/09/20/legionarios-coruna-arropan-estatua-astray/369801.html


Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Banderas







Algunas reflexiones polémicas (para algunos) a las que hay que hacer frente desde la racionalidad y no desde la visceralidad. No hay que posponer sino proponer.

República es una forma de gobierno, ya lo hemos repetido hasta la saciedad, donde no existe la posibilidad de que el Borbón y su prole sigan viviendo de lujo a nuestro cargo. ¿Es bueno no tener monarquía? indiscutiblemente sí, bueno y saludable. Es mejor tener un presidente de la República al que finiquitar cuando creamos oportuno, mediante el voto ciudadano, que un rey o reina sin fecha de caducidad. Por ende la república hasta la fecha es la manera más democrática conocida, no por ello la más perfecta, de gobernar un país.

La tricolor fue la bandera de la I y la II República, no sabemos si lo será de la III o si habrá tercera al modo de la segunda. Seguramente no, porque nuestro deber ciudadano es evolucionar y progresar hacia estadios más democráticos y eso supondrá cambiar el modelo de estado o estados que se formarán a partir de la abolición de la monarquía.



¿Por qué los republicanos de izquierda salimos a la calle con la tricolor? Esta bandera también ondeaba en los edificios oficiales durante el bienio negro y se llevó a cabo la sangrienta represión de la revolución de octubre por parte del gobierno pro-fascista de la República bajo la misma. Seguramente si no hubiera habido un golpe de estado fascista contra la legalidad republicana vigente, gobernada por un frente popular de izquierdas y si al morir el dictador nos hubieran convocado a las urnas para decidir si queríamos monarquía o república, seguramente no saldríamos a la calle con la tricolor. Es por tanto esta bandera un símbolo de la lucha contra el fascismo y contra la reacción, tan vigente hoy como lo estuvo a partir del 17 de julio de 1936. Es un símbolo de la democracia plena y esta implica la capacidad ciudadana de convocar referéndums vinculantes y a expresar mediante sufragio que es aquello que le conviene a los ciudadanos.

Por lo tanto la tricolor no es incompatible con las banderas que reclaman libertad para sus pueblos, siempre que estas las enarbolen republicanos o antimonárquicos. Una cosa tan evidente y tan normal levanta ampollas entre los fervorosos republicanos que velan por la unidad de su España como entre los independentistas que quieren resucitar reyes medievales que poner al frente de sus nuevos estados. La cuestión entonces es si nos dividimos en dos bloques: republicanos tricolor (de derechas, de izquierdas, por la unidad de España, por el federalismo, por el derecho a decidir de cada una de las naciones de este estado plurinacional, católicos, laicos…) por un lado, e independentistas (de derechas, izquierdas, monárquicos, fascistas, republicanos, ultranacionalistas…) de otro. Lo lógico sería que todos los republicanos de izquierda convencidos de que la lucha contra la involución fascista que sufrimos, que conlleva restricción de derechos y donde los que abogamos por la libertad de expresión estamos bajo sospecha por exponer cuestiones totalmente democráticas, nos encontráramos en la misma trinchera. No es extremismo, para muestra un botón: mientras los niños pijofascistas de Madrid se emborrachan y al grito de homosexuales queman coches policiales para divertirse sin consecuencia alguna, otros chicos son condenados por pegar carteles en Nafarroa.

¿A qué esperamos? No somos todos antifascistas, no somos antimonárquicos, no estamos por los plenos derechos de la ciudadanía y por el respeto de los derechos humanos, pues dejemos que convivan nuestras banderas, unamos nuestras fuerzas en pos de un estado o de unos estados que puedan relacionarse libremente y cooperar para seguir cambiando el mundo. Un mundo de igualdad, solidaridad y justicia donde se respete la tierra y se dé dignidad a sus habitantes.

Sorprende que en un país tan sumamente individualista donde la colectividad nos la trae al pairo y los problemas del vecino no nos afectan hasta que son los nuestros propios, y cuando es así, pasamos por encima de éste para solventarlos; en un país donde todo va mal: la economía, la democracia, la garantía de las libertades, no se sale a la calle más que a mostrar dolor o alegría por los eventos balompédicos, celebrar incívicos botellones o a protestar por el trato que recibe Belén Esteban; en un país donde el carácter segregacionista local y personal es seña de identidad, parece mentira que se ponga el personal tan histérico y que se una tanto a la hora de reivindicar la unidad de España, a lo grande y libre, como marcó la impronta de Franco. Debe ser que estos mismos que odian a los habitantes de los territorios de los que no quieren prescindir, todavía viven en aquello de que los países muestran su poderío a golpe de km2, como en tiempos del imperialismo colonial. No se han enterado de que ahora el poder se llama euro, dólar o yen y que caben muchos en pocos km2, a veces no necesitan ni un metro porque se amontonan en paraísos fiscales virtuales. Luxemburgo, Andorra, Mónaco, Holanda no creo que se cambiaran por la gran España que muchos temen que se rompa. El capital impone sus fronteras a su interés, límites mucho más perjudiciales y que determinan las vidas de los ciudadanos al antojo de su beneficio, pero no nos revelamos contra él con las vísceras en la mano.

No pospongamos, propongamos y trabajemos por una república que respete el derecho a decidir.
http://clamorrepublicano.blogspot.com/

La música de Juanes no amansa las fieras de Miami








Guillermo Nova
La República


Todo nació como un concierto por la paz, para romper las fronteras, pero la nostálgica colonia cubana de la Florida la convirtió en una auténtica guerra.

Maria Elvira Salazar, con más piernas que cabeza, eso sí largas y lindas, le advertía a Juanes, que sería manipulado actuando ante la atenta mirada de las efigies del Ché y de Martí, pero por parte del Instituto Cubano de la Música, la prudencia ha llegado hasta límites tales, que la inclusión de localización del evento, Plaza de la Revolución, en el magnífico cartel del maestro Pepe Menéndez ha tenido que ser por expreso deseo del propio Juanes.

Dentro de la táctica belicista, primero buscaron el boicot, llegando incluso a amenazar de muerte a Juanes, que vive en el mismo Miami, rompiendo sus discos, amedrentándolo con manifestaciones callejeras, en las que le acusaban de lamerle las botas a Fidel Castro y Vigilia Mambisa pedía que se le quemara por comunista, por traidor y por terrorista, convirtiendo el restaurante Versailles en una Plaza de la Cruz Verde.

Pero como no encontraron éxito, en la segunda fase, buscaron la notoriedad y la verdad que poquita han tenido entre los jóvenes cubanos, porque la voz cantante de este concierto la tienen los artistas.

La tarima del concierto, cubierta de color blanco, se levantó en el mismo sitio en el que Juan Pablo II diera su misa en enero de 1998 y pronunciara su conocida frase de que “Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba”, un buen abrelatas sería la normalización de las relaciones y el fin del bloqueo.

Que Cuba es un país con problemas, nadie lo va a venir a descubrir ahora, pero al menos los afronta y la autodenominada disidencia ha pintado una Cuba tan monocolor, que no han querido que nadie pueda ver, que éste país tiene una amplia gama de colores y de matices y porque no decirlo también de contrastes.

Con su actitud demuestran que están y sobre todo que quieren estar, ajenos a la realidad que vive el pueblo cubano al que dicen representar, viven en un autismo felizmente financiado.

Si son capaces de organizar todo esto por un concierto, uno se pregunta si es Miami un lugar neutral para juzgar a los Cinco, la respuesta la tienen en Canal 41, después de unos comerciales, claro está.



Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas