23 de septiembre de 2009

LA NUEVA ALEMANIA AUN NO CONVENCE AL ESTE








Veinte años después de la caída del muro los habitantes de la antigua RDA continúan sin superar el trauma postcomunista y se sienten ciudadanos de segunda.

El incremento de libertades no consigue ocultar las altas tasas de desempleo
El 49% de la población de la ex República Democrática añora el régimen socialista
Los 'wessis' están cansados de pagar el 'impuesto de solidaridad' de Kohl
Eisenhüttenstadt, una pequeña ciudad de 30.000 habitantes cercana a la frontera con Polonia, tiene el raro honor en Alemania de ser la única urbe que nació gracias al sueño socialista y donde se podía contemplar el 'futuro en acción', una metáfora destinada a hacer creer que por sus calles transitaba el hombre nuevo.
La localidad, cuando fue inaugurada por los jerarcas comunistas en 1953, recibió un nombre apropiado a los vientos políticos que soplaban en Europa del Este: Stalinstadt. Pero en 1961 fue rebautizada con su denominación actual y la avenida Stalin se convirtió en la Lindealle. No han sido los únicos cambios que ha vivido Eisenhüttenstadt.


Gracias a una iniciativa municipal y a la ayuda financiera de la Unión Europea se convirtió en la primera ciudad del país unificado en tener un museo dedicado a a la República Democrática Alemana, que desapareció del mapa político el 3 de octubre de 1990 y que tiene la misión de recordar los lados amables del socialismo real.
Con la llegada del capitalismo los bloques de edificios con sus fachadas comunistas recibieron una mano de pintura. Se construyeron canchas deportivas, nuevos jardines de infancia y hasta un teatro. Pero la acería más importante de la región, Eko Stahl AG, que daba trabajo a 13.000 personas antes de que el muro desapareciera, ahora sólo emplea a 2.500 personas.
«Sigue habiendo mucha rabia acumulada y la mayoría de la gente aquí está convencida de que nos hemos convertidos en ciudadanos de segunda clase», cuenta Hubert Schmidt durante una entrevista telefónica. «Los que pueden se marchan de aquí», añade. Schmidt no es el único que cree ser un ciudadano marginado en el nuevo Estado.
Veinte años
Casi veinte años después de la gesta civil que acabó con la división del país, es difícil encontrar ahora rastros de la barrera de acero y hormigón que dividió Berlín y, tal como prometió Helmut Kohl, los paisajes de la antigua RDA han vuelto a florecer.
Los pueblos y ciudades de la antigua RDA han sido renovados, la infraestructura industrial volvió a echar raíces, se crearon autopistas y la expectativa de vida aumentó en seis años. Pero a pesar de todas las señales positivas que ofrece ahora la nueva Alemania, una pesada división impera aún entre las viejas generaciones del Este y del Oeste germano.
Aunque los llamados 'ossis' admiten que la unificación les brindó nuevas libertades, siguen recordando con nostalgia y malestar que su modo de vida basada en el orden y el pleno empleo fue reemplazado por la inseguridad y una alta tasa de desempleo. Se sienten maltratados por sus compatriotas del Oeste, los 'wessis'.
«Los prejuicios no han sido eliminados. Por el contrario. Se han estabilizado, incluso aumentado», admite Klaus Schröder, director de un departamento de la Universidad Humboldt de Berlín, que se ocupa de la investigación histórica de la ex RDA. «Muchas familias transmiten sus animosidades a las generaciones jóvenes», añade.
Después de dedicar años a investigar las diferencias que todavía dividen al país, el académico ha constatado que los 'wessis' siguen creyendo que los 'ossis' tienen mal humor, se quejan demasiado y son flojos a la hora de trabajar. «Los alemanes del Este, en cambio, califican a sus compatriotas del Oeste de egoístas, avaros y superficiales», dijo Schröder al dar a conocer un estudio sobre el estado de salud mental de la nación.
Más aspectos positivos
No es raro entonces descubrir, como lo hizo el instituto de demoscopia Emmid, que un 49% de la población del Este sigue creyendo que la ex RDA tenía más aspectos positivos que negativos. Este hecho convenció a los editores de la revista 'Super Illu', de amplia difusión en los antiguos territorios comunistas, a formular a sus tres millones de lectores dos preguntas provocativas: ¿habría sido mejor que el muro siguiera? y ¿era la RDA, con su socialismo, mejor que la RFA?. Un 17% respondió afirmativamente.
¿Cómo extrañarse entonces de que un 15% de los 82 millones de habitantes de Alemania quieren de vuelta el muro porque dicen que se vivía mejor cuando el país estaba dividido? El resultado de la encuesta realizada por el Instituto Forsa y publicado el jueves pasado por la revista 'Stern' refleja el lado oscuro de la unificación.
Muchos 'wessis' están cansados de pagar el famoso 'impuesto de la solidaridad', creado por el Gobierno de Helmut Kohl para poder financiar la reconstrucción del antiguo sector comunista, un esfuerzo titánico que la costado a los contribuyentes más de 1,2 billones de euros. Las transferencias seguirán en vigor hasta 2019, pero los expertos estiman que se necesitarán otros veinte años para que los cinco nuevos estados federados puedan áutofinanciarse.
El reflejo que ofrecen los institutos de opinión sobre la división que aún persiste tiene una expresión real en el difícil terreno de la política. En los albores de la unificación, la vieja formación comunista, al igual como lo sucedió con Eisenhüttenstadt, fue rebautizado como el Partido del Socialismo Democrático (PDS). En pocos años, el grupo dirigido por Gregor Gysi reconquistó el apoyo de la población y, con una buena dosis de demagogia, terminó convirtiéndose bajo otra denominación -La Izquierda- en una autentico 'volkspartei', una organización con una gran base popular.
Hace cuatro años, el partido obtuvo un 8,7% de los votos en las elecciones federales, pero en el este del país alcanzó un excelente 28,5%. Los sondeos sugieren ahora que La Izquierda, con un eslogan que promete «derrocar el capitalismo», puede convertirse en la tercera fuerza política del país.
ENRIQUE MÜLLER CORRESPONSAL. BERLÍN

El PCE-Salamanca califica de "fraude a la legislación laboral" la contratación de becarios para el Centro de la Memoria.








Para el Partido Comunista de Salamanca (PCE), la contratación de seis personas, mediante el sistema de becas de colaboración, que tendrán como funciones la clasificación y descripción de la documentación solicitada por la Generalitat de Cataluña existente en el Archivo de Salamanca de la Guerra Civil, supone una flagrante vulneración de la legislación laboral, al recurrir al sistema de becas para realizar este trabajo, en vez de realizarse a través de alguno de los contratos de trabajo de los contemplados en la legislación laboral.

La Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca, ha hecho pública la convocatoria de seis becas destinadas a titulados de esta Facultad "para la realización de trabajos archivísticos en el Centro de la Memoria Histórica". Los seleccionados deberán prestar sus servicios en esta actividad un total de 433 horas, del 14 de septiembre al 30 de diciembre de 2.009, y por ello percibirán una retribución mensual de unos 800 euros brutos que se percibirán a la finalización de la actividad.

Dichas becas se enmarcan dentro de un Convenio de Colaboración suscrito entre la Universidad de Salamanca y la Generalitat de Cataluña, por la que la primera se encargará de seleccionar a los técnicos deberán identificar y describir los documentos existentes en el Centro de la Memoria de Salamanca que la Generalitat solicita que le sean devueltos. Dicha actividad será la base sobre la que en su día la Comisión Mixta decidirá sobre que documentos saldrán del Archivo de Salamanca dirección a Cataluña.



Para el Partido Comunista de Salamanca (PCE), la actividad a desarrollar, tanto por la trascendencia final que tendrá, como por su objeto, como por su duración, se trata de una verdadera actividad laboral, no de una colaboración investigadora puntual y por ello, las personas que participen en la misma deberían estar amparadas en una relación laboral sujeta al Estatuto de los Trabajadores y al convenio colectivo correspondiente. Recurrir al sistema de becas de colaboración, implica negar a los trabajadores que desarrollen esta actividad, derechos, como la cotización a la Seguridad Social, la prestación de incapacidad temporal o desempleo, vacaciones retribuidas o el cobro de un salario digno, entre muchos otros.

La propia convocatoria de las becas, pone en evidencia que nos encontramos ante una verdadera actividad laboral. Se establece en la misma que la jornada laboral será de 40 horas semanales, que el objeto de la misma será realizar "trabajos archivísticos" y que para la selección de personal se tendrá en cuenta la experiencia laboral de los aspirantes.

Desde el Partido Comunista de Salamanca (PCE), además de por la defensa de los derechos de los trabajadores implicados, consideramos que por la importancia del trabajo a desarrollar y por las susceptibilidades que el mismo puede generar, debería desarrollarse con profesionales seleccionados a través de un sistema de concurrencia con la suficiente publicidad, y no a través del sistema elegido, el cual además únicamente establece dos días para recibir las solicitudes de los aspirantes, lo cual, por otro lado, contraviene los establecido en el art 18 del Estatuto Básico de los Becarios de la Universidad de Salamanca, que para estos casos exige un plazo mínimo de diez días.

Partido Comunista de Salamanca (PCE)
Grupo de Trabajo de Empleo

El BNG acusa a la Xunta de “defender los intereses de los Franco” al no forzar la apertura inmediata del Pazo de Meirás…






La portavoz del BNG en materia de Cultura, Ana Pontón, acusó hoy a la Xunta de “preferir defender los intereses de la familia de los Franco” por no obligar a que se abra al público de inmediato el Pazo de Meirás cuatro días al mes, tal y como recoge la normativa para los Bienes de Interés Cultural.
El conselleiro de Cultura e Turismo, Roberto Varela, manifestó hoy la disposición de la Xunta a abrir al público en un “plazo muy breve” el Pazo de Meirás, aunque aplazó esta decisión hasta conocer el dictamen de los servicios jurídicos de la Administración autonómica sobre el recurso presentado por la familia Franco ante el Tribunal Supremo.

No obstante, para el BNG, que gestionaba la Consellería de Cultura cuando el Pazo de Meirás fue declarado BIC, “nada impide que la Xunta pueda ordenar que se abra de forma inmediata”. Por ello, vinculó cualquier aplazamiento a “la oposición del PP a la recuperación de la memoria histórica”.

Ante esta coyuntura, el BNG presentará una proposición no de ley para reclamar que se abra al público “de forma inmediata” el pazo ubicado en el municipio coruñés de Sada, que para los nacionalistas “tiene un simbolismo muy grande en las políticas de recuperación de la memoria histórica”.

Europa press/ yahoo.Noticias

http://es.wrs.yahoo.com/_ylt=A0WTTku0A7pKhRwBmCGY.Qt.;_ylu=X3oDMTBjMzRvMDBnBHBvcwM5BHNlYwNzcg–/SIG=13g8b8971/EXP=1253791028/**http%3a//es.noticias.yahoo.com/5/20090922/tlc-el-bng-acusa-a-la-xunta-de-defender-4e53997.html


Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Estado español: permisividad con los simbolos fascistas y falta de control sobre sus miembros






Estado español: permisividad con los simbolos fascistas y falta de control sobre sus miembros
Mientras los antifascistas ven la pasividad policial con los ultraderechistas y sus simbolos (Arenys de Munt)demuestran que ellos son identificados sistemáticamente y criminalizados

Los eurodiputados de CiU, ERC e ICV han pedido de forma conjunta en Bruselas a la Comisión Europea que considere la posibilidad de que sea prohibida la exhibición de simbología fascista en todo el territorio europeo.

La petición formal de los eurodiputados Ramon Tremosa (CiU), Oriol Junqueras (ERC) y Raül Romeva (ICV) ha sido realizada para expresar su preocupación por el hecho de que el pasado 13 de septiembre tuviese lugar en Arenys de Munt (Barcelona) una manifestación de la Falange Española de las Jons, en la que pudo verse simbología fascista.

Después de recordar que en Estados europeos que también han sufrido un régimen totalitario como Alemania e Italia no está permitido mostrar emblemas fascistas, los eurodiputados de CiU, ERC e ICV consideran que Bruselas debería intervenir para exigir que se extienda esta prohibición al Estado español.



Firme oposición

Han recalcado, en este sentido, que el líder de los socialistas alemanes, Bernhard Rapkay, el vicepresidente del grupo parlamentario popular, Manfred Weber, el vicepresidente de los liberales y demócratas europeos, Niccolò Rinaldi, y el eurodiputado de Los Verdes-ALE Michael Cramer "ya han manifestado su firme oposición a que un partido mostrase emblemas fascistas en manifestaciones que ha realizado en el Estado español".

Según los eurodiputados de CiU, ERC e ICV, "la ideología fascista resulta incompatible con los principios de libertad, democracia y respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales del Estado de Derecho establecidos en el artículo 6 del Tratado de la Unión Europea". La Comisión Europea deberá responder, en el plazo máximo de seis semanas, a la petición conjunta de estos eurodiputados.
Público

Por fin descansan en paz y con dignidad







Mérida
El acto, sencillo, emotivo y laico, tuvo lugar hoy domingo, pasada las 11horas y al que asistieron personas venidas desde diferentes puntos de la geografia española, y personalidades de la politica, como el alcalde de Mérida, Ángel Calle, el vicepresidente primero de la Asamblea de Extremadura, Luciano Fernández, el presidente de la Diputación de Badajoz, Valentín Cortés, el coordinador regional de IU Extremadura, Pedro Escobar, el coordinador local de IU Mérida, Miguel Ángel Herrera, asi como concejales del grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Mérida, además del secretario general de las Juventudes Socialistas de Extremadura, Juan Ramón Ferreira Alonso, y la directora del Instituto de la Juventud, Susana Martín.

El acto de sepultura de los restos, no sólo fue un homenaje a los fusilados y represaliados de la posguerra, sino a todas aquellas personas que lucharon por la libertad y por la legalidad de la república y contra el fascismo.

Se inició con el traslado de tres féretros cubiertos por banderas republicanas, que estaban previamente expuestos en el Deposito del camposanto, portados por familiares y amigos, tras los que iban familiares y asistentes al acto, que con pancartas, en las que se podian ver las fotografias de desaparecidos y represaliados en la guerra, gritaban sus nombres, a los que respondían, "¡Presente! ¡Presentes!

Los féretros y las pancartas, acompañados con música de violin, fueron depositados en el Mausoleo, ubicado en un recinto de tierra, acotado por plantas y donde se plantará un olivo, como símbolo de la paz y el rechazo a toda violencia, y una encina, en recuerdo a los extremeños que lucharon por la democracia. Además, en el refierido recinto, se habían puestos en cuartillas y folios, los nombres de desaparecidos.

El Monolito tiene como motivo principal, una paloma que simboliza la Paz y en la que puede leerse la inscripción "Estáis en nuestra memoria".

MANIFIESTO


La actriz Teresa del Olmo, leyó un manifiesto ante el Monolito recordando a aquellos que no pudieron ver cómo estos restos se enterraban hoy en el cementerio emeritense "y nunca en otros lugares", además señaló que las heridas "aún no están cerradas" y que laten en el subsuelo de la sociedad como un cáncer sin sosiego", y que el "único tratamiento, es la verdad y la justicia".

Dijo que no se debe olvidar que la memoria colectiva, es el recuerdo que una comunidad tiene de su propia historia y también de las lecciones y aprendizajes que más o menos conscientemente, se extrae de la misma.

Con este acto, dijo que se quiere devolver a la memoria colectiva, a aquellos hombres y mujeres que fueron asesinados y desaprecidos por soñar un mundo más justo, además de ser un homenaje a todos los miles de personas, que aún hoy, en pleno siglo XXI, y más de 30 años de democracia, permanecen aún enterradas en tapias, fosas y cunetas y que merecen un reconocimeinto público de la sociedad española.

Del Olmo, muy emocionada, señaló que aquellas personas, con sus vidas, "muchas de ellas escribieron las primeras letras de nuestras libertades actuales".


Además señaló como "imprescindible y necesario" que se fundamente la convivencia democrática en "la memoria, la verdad y la justicia, y " no en el silencio o en el olvido del pasado, ese pasado que vuelve hoy al presente para dar sepultura a los que fueron durante tantos años, abrazados por la tierra que cubria sus cuerpos". "Juntos fueron sepultados y juntos son enterrados".

Añadió que los restos ya reposan hoy "tranquilos" en Mérida, y que los muertes de los fallecidos en aquellos años "son un símbolo de la paz y del rechazo a la violencia". "La reparación de la dignidad ofendida, la restitución de la memoria democrática y colectiva nunca será completa ni tendrá pleno sentido mientras no se repare con la verdad la justicia en amplio sentido y se restituya la memoria de la Segunda República y de quienes dieron la vida por ella".

La actriz agradeció a las instituciones locales la ayuda a la dignificación de los fallecidos y, especialmente, a las mujeres que lucharon para sacar a sus familias adelante.

CICATRIZAR LAS HERIDAS

Intervención del alcalde de Mérida. Ángel Calle, en el acto de sepultura de los restos hallados en las tapias del cementerio
Intervención del alcalde de Mérida. Ángel Calle, en el acto de sepultura de los restos hallados en las tapias del cementerio
El alcalde de Mérida, Ángel Calle, señaló que "nunca es tarde si el descanso es bueno" y que "el mejor homenaje" que se le puede hacer a los muertos, "es que se mantenga los valores en nuestros corazones en la defensa de la libertad, la justicia y la igualdad, ya que así, cicatrizaremos las heridas".

"Ellos ( - los represaliados y fusilados -) murieron por la libertad, la justicia, la igualdad y por estar al lado de los que más lo necesitaban, los pobres, losparias de la tierra".


La ultraderecha apoya las palabras de J. C. Rodríguez Ibarra, ex presidente de la Junta de Extremadura






Ibarra pide una sanidad "sólo para españoles" para evitar el "turismo sanitario"

El ex presidente de Extremadura no sólo coincide con los postulados de los diferentes partidos ultras defendiendo la sanidad sólo para los españoles sino que incluso le apoyan en sus últimas declaraciones.

Reacciones de la extrema derecha ante las palabras de Ibarra:

Estimados camaradas: Que la situación en nuestra amada España está cada vez peor es algo indiscutible, desgraciadamente, pero gracias a Dios se nos irá dando la razón porque si la verdad solo tiene un camino, ese es el camino de La Falange. Y tanto es así que incluso políticos sumidos por la vorágine y con la trayectoria que les antecede, como es el caso de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, asfixiados ya por el sinsentido del panorama actual no pueden más que decir o reconocer dichas verdades aunque les pese.

Y en los diversos foros de la ultraderecha se apoya las palabras de Ibarra. Y no es la primera vez que sucede esto, ya le apoyaron con el tema del GAL.

Ibarra pide una sanidad "sólo para españoles" para evitar el "turismo sanitario"
Europa Press
# El ex presidente extremeño ve necesario hacer restricciones.
# Considera que sería bueno para una política de ahorro.
# Asegura que Obama lee sus dicursos y que Zapatero los hace sin leer.


El ex presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha advertido sobre el "turismo sanitario" de personas que desde otros países se desplazan a España para operarse en la sanidad pública española y estimó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "tendría que hacer una sanidad para los españoles y sólo para los españoles".

La sanidad española es tan universal que comienza a haber un turismo sanitario de muchísima gente

"Porque uno de los problemas que tenemos es que la sanidad española es tan universal que comienza a haber un turismo sanitario de muchísima gente de muchos países, tanto europeos como latinoamericanos, que vienen a España con un billete de avión de 300 euros y se operan de la cadera, que cuesta un poquito más", señaló Ibarra en el transcurso de una entrevista en la Cadena Ser.

"Frente a aquellos que piensan que estamos mal -prosiguió Rodríguez Ibarra-, debo decirles que en sanidad nosotros estamos tan bien que necesitaríamos hacer algunas restricciones en el gasto para precisamente satisfacer la demanda de la derecha, que dice 'oiga, hay que hacer una política de ahorro".

Política de ahorro

"Yo estoy de acuerdo en que hay que hacer una política de ahorro, pero sobre todo hay que hacer una política pensando en el futuro", sentenció el histórico dirigente socialista y miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE.

La alusión a los problemas de la sanidad pública española surgió cuando, durante la entrevista, Ibarra comparó a Zapatero con Obama y dijo que ambos se diferencian "en dos cosas", la primera de las cuales es que el presidente español "hace discursos sin leer", mientras que el estadounidense "siempre lee", lo que a él, puntualizó, le ha "defraudado".

La segunda diferencia, añadió, es que mientras Obama intenta "hacer una sanidad universal en Estados Unidos", él cree que Zapatero "tendría que intentar hacer una sanidad para los españoles y sólo para los españoles".

http://www.20minutos.es/noticia/522145/0/ibarra/sanidad/espanoles/&nbsp

Efraim Zuroff, el último cazanazis acusa a España de poco colaboradora en al búsqueda de nazis en suelo español…







Efraim Zuroff actual director del Centro Simon Wiesenthal de Israel o también conocido como el último cazanazis, acusa en documentos TV al Estado Español de poco colaborador en la búsqueda y caza de los nazis refugiados en suelo español. La acusación la efectúa al referirse a la España de la democracia y no a la ya consabida España franquista (que también) que fue una clara colaboracionista del nazismo.

España tiene muchas cosas que recuperar y que divulgar de su historia. La recuperación de la memoria histórica no es únicamente la investigación y exhumación de los desaparecidos durante la Guerra Civil, la documentación de los desaparecidos, represaliados, encarcelados, exiliados (aunque son la parte más importante actualmente para poder completar la historia del país); si no también, la del colaboracionismo con el mal, la del Estado cómplice no sólo de sus crímenes, sino también de los crímenes atroces del nazismo contra la humanidad.

La acusación de Zuroff, desmentida por la Directora General de la Secretaria General Jurídica de Cooperación Internacional en el mismo programa (basándose en el antiguo código penal, ya que no contemplaba la posibilidad de investigar y juzgar crímenes de lesa humanidad o genocidio) y de la falta de peticiones a este efecto (cuando la han enviado no han recibido respuesta – igual a los memorialistas españoles les suena de algo lo de la recepción de respuesta por parte de nuestras instituciones). El actual código penal si tiene tipificado dicho delito y lo recoge en su artículo 607, además bajo el epígrafe de imprescriptible, es decir, los delitos no prescriben en el tiempo.

Los españoles deportados a los campos de concentración y que tuvieron la buena estrella de sobrevivir, tampoco han recibido por parte del Estado español ningún tipo de reconocimiento y menos de ayuda.

Todo esto nos lleva a la reflexión sobre la memoria histórica de este país hipócrita, que no es capaz de resolver sus problemas históricos como lo han hecho otros países, incluso la propia Alemania. ¿Cómo nos pueden pedir ayuda a recuperar su historia y parte de la historia universal si no somos capaces de recuperar la propia nuestra?

La acusación de Efraim Zuroff, aunque adolece de algún dato y de base jurídica de carácter internacional, al menos hasta la firma de los convenios jurídicos internacionales por parte de nuestro país, está claro que no está exento de todo aquello que los familiares de las víctimas llevamos tiempo padeciendo, la falta de voluntad política para llevar a cabo tal labor (debe ser por aquello del dicho: “Ojos que no ven, corazón que no siente”).

Las recomendaciones y las leyes internacionales nos invitan a dar el paso, nuestros gobiernos eluden el darlo y se inventan una Ley de la Memoria Histórica que no satisface a nadie y además lo hace sin habilitar los medios necesarios para cumplirla. Está claro que finalmente y con las leyes actuales que permiten investigar los crímenes de genocidio o lesa humanidad sin prescripción de tiempo, hay algo que falla política y jurídicamente, si no, que se lo pregunten al juez Baltasar Garzón.

Jordi Carreño Crispín

ENLACE AL PROGRAMA DE TV “LA CAZA DEL ÚLTIMO NAZI”: Emitido por TV2 el martes 22 de septiembre

http://www.rtve.es/…/caza-del-ultimo-nazi-documentos…/587183.shtml