26 de octubre de 2009

Cientos de personas apoyaron en Madrid la marcha por la Igualdad y contra ley Extranjería

La Marcha por la Igualdad, iniciada hace un mes en Barcelona por casi un centenar de inmigrantes contra una nueva reforma a la Ley de Extranjería, concluyó ayer en Madrid con un ámplio respaldo ciudadano.


Cientos de españoles recibieron en la capital a los protagonistas de la inusual protesta de ciudadanos de diversas nacionalidades, en particular africanos y latinoamericanos, quienes el pasado 24 de septiembre partieron a pie desde la Ciudad Condal.

Los inmigrantes, pertenecientes en su mayoría a asociaciones catalanas, salieron entonces de Barcelona para exigir el respeto de sus derechos, vulnerados, según denuncian, por la propuesta de normativa oficial.


Bajo los lemas de "Somos personas, Libertad, democracia y trabajo para todos" y "Fuera la Ley de Extranjería", los manifestantes marcharon de forma pacífica desde la Plaza de Legazpi hasta la céntrica estación de trenes capitalina de Atocha.


Durante un mes recorrieron a pie unos 700 kilómetros, trayecto que sirvió para explicar, en todas las localidades por donde pasaron, las reivindicaciones de más de 200 colectivos reunidos en torno a esta iniciativa.


Entre sus pedidos al gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero figura el cierre de los denominados Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y la regulación y renovación de su estatus de residencia sin necesidad de un contrato de trabajo.


Demandan, además, la reagrupación familiar sin recortes y que no se penalice la solidaridad con los extranjeros.


Entre sus aspectos más polémicos, el proyecto de reforma de la Ley de Extranjería, presentado en junio pasado por el ejecutivo, amplía de 40 a 60 días el plazo de retención de los indocumentados en los CIE.


La modificación limita también la reagrupación familiar para los ascendientes (padres y abuelos), quienes sólo podrán venir a España si son mayores de 65 años y si el inmigrante que lo solicite acredita cinco años de residencia legal.


A juicio de observadores, este cambio pretende frenar el arribo de sin papeles en edad de trabajar en plena crisis económica, situación que tiene en el desempleo a unas cuatro millones de personas en esta nación europea.


En declaraciones a periodistas, uno de los coordinadores de la campaña y participante en la marcha, Hugo Colacho, aseguró que no se puede construir una sociedad democrática en paz y libertad si se sancionan derechos a una parte de ella.


El activista dijo que no se puede hablar en foros internacionales de alianzas de civilizaciones, cuando se reducen derechos de los inmigrantes que hemos venido a trabajar y que no somos responsables de esta crisis.


Un manifiesto leído por los manifestantes denuncia que la proyectada modificación contempla a las personas emigradas sólo como medios de producción, no como seres humanos con plenos derechos, entre ellos, el de la libertad de movimientos.


La futura ley criminaliza a los inmigrantes, al aumentar el plazo de detención en los centros de internamiento, reitera.


La nueva normativa se encuentra en fase de tramitación parlamentaria, y podría sufrir cambios hasta su aprobación definitiva, prevista para finales de año, de acuerdo con todos los pronósticos.
LA REPUBLICA.ES

Marcos Ana y el premio contra

Veo en el blog de Rafael Reig una idea tomada de “un artículo de Carlos Fuentes, que es uno de mis humoristas favoritos.” Da cuenta de un artículo de Fuentes en el cual explica lo merecido que fue el Nobel a Obama, no porque éste haya hecho nada, sino porque la extrema derecha estadounidense lo recibirá como una sonora cachetada. A partir de ahí Reig desarrolla una idea sobre los premios contra alguien por persona interpuesta que merece ser leída.

Me ha venido a la cabeza el interesante debate sobre el premio Príncipe de Asturias de la Concordia que le dieron a la ciudad de Berlín, evitando dárselo a Marcos Ana, a favor de cuya candidatura se montó una hermosa campaña.

Si le llegan a dar el premio a Marcos Ana, probablemente habría sido un premio contra Marcos Ana y contra quienes denunciamos que la Transición es un régimen que no se sigue llevando al franquismo en la mochila: ¡Cómo dices eso! - habrían dicho los adeptos al régimen – ¡Si hasta le damos el premio más monárquico a un comunista y republicano que se pasó más de medio franquismo en la cárcel por sus ideas!

Sin embargo, al negarle el premio a Marcos Ana y dárselo a Berlín hemos tenido un premio contra la Transición, que se muestra incapaz de reconocer a las víctimas del franquismo, que tiene que dar un premio a una ciudad para no dárselo a una persona.

Interpretándolo como premio contra no cabe duda de que la candidatura fue muy arriesgada, pero gracias a que no ganó Marcos Ana, ha sido un exitazo: la candidatura ha mostrado la naturaleza del Régimen y permitió deslegitimar unos premios a mayor gloria de una familia cuya existencia muestra que Leti tiene razón: nuestra sociedad no valora el esfuerzo y gracias a eso ellos viven como dios

Honduras: Llamamiento por Rigoberta Menchú

A la comunidad internacional y a todas las fuerzas democráticas del continente y el mundo He corroborado in situ como al hermano pueblo hondureño se le ha pretendido despojar de la soberanía, la institucionalidad democrática y la dignidad. Asimismo he constatado cómo los ciudadanos y ciudadanas defienden sus derechos y la decisión que depositaron en las urnas al elegir democráticamente al Presidente Manuel Zelaya. También he verificado como a la luz del golpe militar orquestado por el poder económico y político tradicional se han venido violando los derechos humanos de los hondureños y hondureñas.
Nuevamente vuelvo a ser testigo de cómo un gobierno claramente de facto no da lugar al diálogo, a posibles negociaciones, menos a restablecer la Constitución y la institucionalidad democrática. Asimismo de cómo ha hecho caso omiso y contravenido múltiples resoluciones emanadas del seno de la Organización de Estados Americanos y de la Organización de las Naciones Unidas.

Hoy ante el inminente riesgo de la violencia y de que ésta se ensañe contra el Presidente Zelaya, la sede diplomática de Brasil acreditada en Honduras y el movimiento social exijo:

1. Que se respete y garantice la vida, la integridad física y sicológica del Presidente Manuel Zelaya, sus acompañantes y cuerpo diplomático que se encuentran en la sede de la Embajada de Brasil en Honduras.

2. El respeto pleno a la inviolabilidad diplomática garantizada en la Convención de V iena y cese del acoso a la sede de la embajada de Brasil ordenado por el gobierno de facto.

3. Que se respete y garantice la libertad de expresión y opinión, la vida y los derechos fundamentales de quienes se expresan y manifiestan en favor de los mismos y la democracia y que se deje en libertad a las decenas de hondureños detenidos ilegalmente.

Guatemala 23 de septiembre de 2009

Rigoberta Menchú Tum

Premio Nobel de la Paz