15 de noviembre de 2009

Gaza, ¿recuerdas?




Marwan A. Diab · · · · ·



Nueve meses después de la feroz invasión de Gaza y más de dos años después de un implacable asedio, Gaza está a un paso del abismo. Ningún aspecto de la vida pública o privada ha escapado a los estragos de la guerra, la pobreza, el paro, la destrucción y el aislamiento.

La guerra de Israel en Gaza afecta a todo y a todos. Se destruyeron o destrozaron veinte mil hogares y toda la infraestructura civil. Murieron más de 1.400 personas y más de 5.000 resultaron heridas, y la mayoría eran civiles. Centenares de padres, madres hijos e hijas, fueron asesinados o reventaron bajo la explosión de las bombas, o ardieron hasta morir por la utilización de armamento con fósforo blanco.

Una población furiosa, desolada y traumatizada lucha para hacer frente a la pérdida y la agonía. La magnitud del sufrimiento ha sobrepasado la capacidad institucional para prestar apoyo terapéutico.

El bombardeo y el bloqueo de Gaza la han reducido a un páramo económico. Las fábricas están en ruinas, los cultivos son arrancados por las excavadoras israelíes, los pescadores se mantienen cerca de la orilla y son atacados a tiros por las patrullas navales si se aventuran demasiado lejos. Una abrumadora mayoría de los residentes de Gaza está en el paro, y el 80 por ciento depende de los alimentos donados por organizaciones internacionales de ayuda

Más allá de un salario, el empleo remunerado es la clave para el orgullo personal, poderse casar, tener un hogar y una familia. Estas expectativas normales se han convertido en lujos que ahora están fuera del alcance de casi todos.

El paso de la autosuficiencia a la dependencia ha desatado una cascada de problemas sociales, incluyendo una epidemia de violencia doméstica. Los chicos, que ven a sus padres humillados por la inactividad en lugar de orgullosos y productivos, encuentran un modelo de escape en la lucha de la resistencia armada.

Muchas escuelas fueron dañadas o destruidas y las aulas sufren graves condiciones de hacinamiento. Los maestros están mal pagados y desmoralizados. Sin recursos, poco pueden hacer aparte de imponer la disciplina.

Los estudiantes universitarios se enfrentan el aumento de la matrícula que sus familias no pueden permitirse. El asedio ha interrumpido el intercambio con profesores y profesoras de otros países, y mantiene a los estudiantes y profesionales intelectualmente aislados. Menos del uno por ciento de los jóvenes pueden permitirse estudiar en el extranjero.

El asedio de Gaza ha obligado literalmente a recurrir a la economía sumergida. Un flujo constante de productos de contrabando pasa por un gran sistema de túneles entre Rafah y Egipto. Mientras que el mercado negro proporciona los bienes necesarios, se ha generado una élite empresarial que se beneficia del caos, acapara productos y marca sus propias reglas. Los que "administran" los túneles buscan mano de obra barata y obligan a los niños de familias necesitadas a trabajar largas y peligrosas jornadas, a menudo bajo la influencia de drogas para mantenerlos alerta.

El castigo colectivo

Ninguno de estos sufrimientos es accidental. Israel libró una guerra salvaje y sigue imponiendo un asfixiante asedio para degradar, intimidar y aislar a un millón y medio de personas en la esperanza de que aceptarán la derrota total. El Informe Goldstone documenta la naturaleza criminal de este castigo colectivo.

Poderosos intereses han tratado de ignorar, minimizar y rechazar este informe junto con la desesperada situación que se vive en Gaza. Nuestra tarea es presionar para la rendición de cuentas, para poner fin a la impunidad y para la plena aplicación del derecho internacional.

Las personas que han hecho su profesión de la atención a la salud mental comprenden la naturaleza patológica de la crueldad y sus terribles efectos a largo plazo sobre las víctimas y los perpetradores. En el Día Mundial de la Salud Mental, pedimos su ayuda para poner fin de inmediato al asedio israelí, ayuda de emergencia para la reconstrucción de Gaza y la reparación para el pueblo de Palestina.

Marwan A. Diab trabaja en salud mental y es la persona encargada de las Relaciones Públicas del Programa de Salud Mental de la Comunidad de Gaza (GCMHP): Gaza Community Mental Health Programme
Sinpermiso.info

En Villarrobledo (Albacete): Veintidós familias piden recuperar los restos de sus familiares arrojados a una fosa…




Un total de 22 familias han pedido por escrito a la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Cuenca recuperar los restos de sus familiares que fueron arrojados a una de las numerosas fosas comunes que existen en la localidad de Villarrobledo, cuyos trabajos de recuperación se iniciaron hoy.

Así lo confirmó en declaraciones a Europa Press, el presidente de la ARMH de Cuenca, Máximo Molina, que explicó que entre el 9 y el 19 de abril de 1939, al menos unas 62 personas, según los datos recopilados por la asociación “fueron asesinadas arrojadas vivas a los pozos de las minas de arcilla, algunos de unos cincuenta metros de profundidad, llamados barreros”.

“En concreto en esta fosa tenemos 62 personas documentadas pero creemos que hay más porque no sabemos cuántas puede haber en cada barrero”, indicó Molina que señaló que en la jornada de hoy se han reunido con unos 15 familiares de los desaparecidos, para explicarles en qué va a consistir el trabajo que van a realizar.

También hoy iniciaron los trabajos de georadar, que tiene que cubrir una superficie de dos hectáreas, para localizar la boca de la mina e introducir después por ella la prospección geológica.

Por su parte, uno de los dos arqueólogos que participan en esta investigación, Ángel Fuentes, declaró a Europa Press que después de los trabajos de georadar, el próximo fin de semana, llevarán a cabo una prospección geotécnica en uno de los dos barreros que existen fuera del cementerio municipal de Villarrobledo “para saber hasta dónde llega ese pozo, sí hay restos humanos y en que condiciones están”.

“Una vez que sepamos cuántos hay, y las condiciones qué presenta ese lugar para poder excavar, serán los familiares los que decidan sacar los restos o no, en función de los datos que tengamos”, afirmó Fuentes.

“Los barreros son antiguas extracciones mineras de donde se sacaba barro para realizar las tinajas de Villarrobledo” explicó uno de los arqueólogos de esta investigación, que costea el Ministerio de la Presidencia, y autoriza el Ayuntamiento de este municipio albaceteño.

Respecto al número de personas que podrían haber muerto en estos pozos, Ángel Fuentes afirmó que la ARMH dispone de datos provisionales “y probablemente el número de represaliados que pudieran haber sido arrojados a esta fosa aumentará”, agregando que casi todos ellos eran vecinos de Villarrobledo y de pueblos aledaños que fueron “asesinados inmediatamente acabada la guerra”.

Europa press Castilla La Mancha

El muro y la manipulación burguesa





Por Wilfo

Un ejemplo bastante claro y meridiano de la manipulación que los medios de la burguesía usan constantemente es el constante aluvión de noticias-panfleto y de opiniones sectarizadas que a lo largo y ancho de todos los medios de comunicación burgueses de todo el mundo dedican en estos días a la RDA y al Muro de Contención Antifascista de Berlín, incluido en nuestro estado, donde la burguesía alemana y europea no se cansa de inaugurar ofensivas exposiciones sobre el tema, ejemplificada perfectamente en la exposición que la oficina de turismo alemana en Madrid ha realizado sobre el 20 aniversario de la caída del Muro de Berlín en el Museo de la Ciudad de Madrid.


Y es que llega a sorprender la manipulación tan descarada y bochornosa sobre el tema, donde según la propaganda burguesa alemana, la RFA era un país de "libertades políticas y sociales y una economía floreciente", aunque no deben acordarse ni de las prohibiciones e ilegalizaciones del KPD y de la FDJ (cuyos militantes, solo por el hecho de serlo fueron encarcelados a cientos) , de los atentados contra los movimientos sociales y estudiantiles del oeste alemán en los años 50, 60 y 70 por el estado federal, del asesinato del comunista Benno Ohnesborg, del asesinato del militante comunista de las FDJ Phillip Muller, del atentado a Rudi Dutschke, de las manifestaciones contra el Sha de Persia brutalmente reprimidas por la policía federal alemana, de las crisis económicas brutales de los 70, de las campañas masivas del gobierno de Bonn contra el Partido Comunista Alemán y la Juventud Libre Alemana que en 1951 (cuando eran una fuerza masiva en el oeste alemán) seria ilegalizado y miles de sus militantes encarcelados, de las redadas, encarcelaciones y torturas masivas a militantes comunistas del oeste alemán, entre las que destacan el asesinato de militantes del grupo comunista R.A.F. algunos de cuyos miembros serian asesinados en la cárcel (entre ellos uno de sus mas destacados militantes, Andreas Baader) por el estado federal alemán, etc.…

Mientras para ellos, por el contrario, la RDA era simple y llanamente "una dictadura partidista con restricciones a la hora de viajar y represión”, lo cual sorprende por lo descarado y mentiroso de la manipulación, y nos llama la atención la poca capacidad de autoanálisis del capitalismo, donde mas bien deberíamos cuestionarnos por contra si; ¿en la RFA no había represión? ¿No había diversos partidos políticos y organizaciones juveniles prohibidas e ilegalizadas y militantes suyos, comunistas claro, encarcelados por ello, algunos incluso asesinados? ¿Se podía viajar libremente de Bonn a Berlín este?

También parecen olvidar todos estos gurús de la libertad y del liberalismo la enorme y desmedida represión brutal que cayo a partir de 1989 sobre la población de la Alemania del este, especialmente sobre los militantes comunistas, socialistas, antifascistas en general que fueron prohibidos, perseguidos, enjuiciados como criminales y encarcelados por su militancia política en la época comunista durante la RDA, ante lo cual (las represiones por motivos políticos de la nueva Alemania burguesa actual) no hacen si no recordarnos con claros ejemplos las épocas de la represión franquista en el estado español.

Estos gurús de la libertad, y de la tolerancia se olvidan como a través de un pacto interno de los sectores traidores y revisionistas del SED y del reformismo gorvachoviano de la URSS, dieron un golpe mortal al partido y a cientos de militantes honrados, disolviendo el que fuera partido de vanguardia de la clase obrera alemana durante 40 años (como paso con la totalidad de partidos comunistas del este europeo socialista, medida curiosa, la de prohibir partidos y encarcelar personas en las supuestas democracias tolerantes nacientes), condenando al ostracismo e ilegalización permanentes al partido comunista alemán, disolviendo el sindicato de clase obrera alemán (FDGB) y anulando todo el tejido social construido duramente durante 40 años en la patria de los obreros y campesinos alemanes.

Así, las conquistas sociales avanzadas en materias como sanidad, vivienda, transportes, trabajo y educación alcanzadas durante la época socialista aun no han vuelto a ser ni siquiera cercanas en la actual Alemania burguesa. Recientes estudios publicados en la pagina del Partido del Trabajo de Bélgica, nos muestran claramente como estas afirmaciones son refutadas por la población del este alemán, que actualmente sigue considerando estos elementos como un recuerdo incuestionablemente positivo que la absorción del este alemán por parte de la RFA aniquilo de un solo plumazo, y donde mas de la mitad de la población del este alemán añora las ventajas sociales que tenia el socialismo en aquella época frente al capitalismo.

Desde 1989, todas estas enormes conquistas sociales durante el periodo socialista, fueron expropiado por el consorcio “Treuhand Anstalt” al servicio de los monopolios imperialistas de la burguesía alemana, el cual liquidó el 30 % de las empresas del este alemán (valorada en 650 billones de marcos) , suprimió la agricultura socialista, privatizo la tierra, descendió el nivel de vida de la población del este alemán, donde los ciudadanos del este ganaban de un 50 a un 70 % menos que los de la RFA pasando a ser todavía hoy en día ciudadanos de segunda clase en el país “de las libertades”, donde mas de 1 millón de personas del este emigraron al oeste, vaciando el país, donde el desempleo subió al doble que en la RFA, y donde el estado alemán ha tenido que invertir mas de 2 billones de euros para tratar de relanzar la economía que la brutal y apresurada privatización total de la “Treuhand Anstalt” generó en el este alemán, hundiéndolo en una miseria de la cual trata de salir hoy en día. Parece pues que las rosas y el paraíso que Helmut Kohl prometió en su día, tardan en llegar.

Asimismo, estas personas también se olvidan de la enorme represión política ejercida contra los militantes antifascistas de la RDA por parte de la vengativa burguesía alemana desde 1989, evidenciado en los más de 100.000 procesos judiciales a modo de venganza que el estado burgués alemán abrió contra miembros de la antigua RDA desde 1989.

Esta represión y esta venganza contra 40 años de socialismo real en el este alemán se tradujo en casos concretos, como los enjuiciamientos y encarcelamientos masivos de destacados miembros de la RDA como Heinz Kessler, Otto Winzer, Kurt Hager, Erich Honecker, Markus Wolf, Willy Stoph, Erich Mielke, Fritz Streletz, Heinz Albrecht, Heymann, y tantos cientos de comunistas cuyo único delito fue su encomiable actividad política. Pero también destaca el caso de la purga de los 75.000 directores de escuela y docentes, miembros de las fuerzas de seguridad, juristas, científicos, médicos y tantos otros profesionales brutalmente reprimidos por la reacción burguesa en la Alemania capitalista después de 1989.

También a nivel simbólico se ha dejado notar la enorme represión burguesa, evidenciado en los múltiples símbolos y restos arquitectónicos del periodo socialista, totalmente eliminados y destruidos, evidenciado perfectamente en el caso del Palacio de la Republica de Berlín, demolido totalmente en el año 2008, a pesar de las manifestaciones de protesta de cientos de berlineses, para construir en su lugar un nuevo palacio imperial.

Y es que el capitalismo y la burguesía saben bien a quien tienen que atraer en estos nuevos tiempos. Y todo ello mientras se ignoran a las victimas del fascismo, o se trata de hacer sangre y de ahondar en las heridas abiertas, de forma que a nivel simbólico, la Alemania burguesa actual se ha reconstruido no de las cenizas del III Reich nazi-fascista, si no de los restos de la RDA que ha sido para ellos derrotada y que ha sido realmente su gran enemiga (no olvidemos que destacados miembros del periodo nazi, como Hanns-Martin Schleyer, coparon altos puestos de poder en la RFA, así como los monopolios colaboracionistas de época nazi como Bayern, Thysen..).

Dos buenos y claros ejemplos de ello, son que la calle principal de Berlín siga conservando el mismo nombre que en la época de la guerra fría en su tramo occidental (calle 17 de junio) en referencia a uno de los episodios de sabotaje y contrarrevolución interna en la RDA mas destacados a lo largo de sus 40 años como democracia popular. Pero también destacan en segundo lugar los memoriales y los museos, auténticos templos de la contrarrevolución anticomunista mas enfermiza, evidenciado en el caso del Museo Checkpoint Charlie, autentico propagador de los ideales anticomunistas, admirador de nazis como Claus von Stauffemberg (que era nazi y nazi murió a pesar sus acciones) y autentico templo de la reacción cristiano-capitalista mas radical, o el caso de los innumerables memoriales erigidos en las calles de Berlín contra el muro y que se mantienen actualmente, en los cuales se pueden encontrar, a vista de todo el mundo, difamaciones e insultos hacia el ejercito rojo y la URSS tales como “hordas asiáticas” e insultos similares, que guardan un, cuanto menos sospechoso parecido a las mismas proclamas que en 1944 y durante toda la II Guerra Mundial lanzara Joseph Goebbels, ministro de propaganda del III Reich y mano derecha de Hitler.

Así pues, el Berlín actual, la Alemania actual, se ha convertido en estos 20 años en un autentico museo de la reacción anticomunista en todo el país y es sobre estas bases y no sobre la democracia antifascista de 1945 sobre las cuales la vengativa burguesía anticomunista alemana ha reconstruido este país.

Pero también destaca, sin duda alguna, y como el mejor y mas claro ejemplo de la propaganda burguesa antes mencionada, la basura de documental que el diario Publico ofrece el día 9 de noviembre de 2009 por los 20 años de la caída del muro, un reportaje del reaccionario canal de historia, o mas bien "history channel", canal estadounidense del que se conoce que lleva años dando coba a la reacción y revisionismo derechista mas rancio y casposo, siendo fácil imaginar la fiabilidad y neutralidad de dicho documental, que se dedica básicamente a detallar los "asesinatos" en el muro de la RDA, y tiene el atrevimiento de pedir responsabilidades, mofándose de la suerte de Erich Honecker, entre otros.

Pero también en este sentido destacan las ediciones de El Mundo (difamando a los comunistas), ABC, El País o la edición en castellano de Deutsche Welle, que son otros claros ejemplos de la contaminación que la burguesía mueve cuando y como quiere en sus medios de desinformación.

Asimismo, también resulta cuanto menos llamativa la vergonzosa presencia del presidente del gobierno del estado español, José Luis Rodríguez Zapatero en los festines que la burguesía capitalista alemana se da el mismo día del aniversario de la caída del muro, y el cual en su ignorancia ha tenido al atrevimiento de compararlo con el franquismo, afirmando que "Nosotros también habíamos tenido una caída reciente del muro, del muro propio, que durante 40 años tuvimos en España".

Ante semejante acto de ignorancia, hoy en día nos preguntamos a quien se supone que representa esta persona, ya que desde luego no lo hace a los cientos de comunistas consecuentes de este estado que no tenemos nada que celebrar este día y que para nada nos avergonzamos de la indudablemente positiva herencia y el gran ejemplo que el socialismo de la RDA dejo no solo en Alemania si no en todos los países del mundo.

Desde aquí nuestro rechazo a la manipulación que la burguesía internacional, apoyado hoy en su punta de lanza alemana, viene llevando a cabo durante estos últimos 20 años contra el socialismo, y mostrar nuestro apoyo incondicional a los cientos de mujeres y hombres que dieron su vida por defender el socialismo en la RDA y en todos los países socialistas del mundo.
http://civilizacionsocialista.blogspot.com/

El saqueo del petróleo iraquí




James Cogan

World Socialist Web Site

La concesión que el pasado miércoles se efectuó de los derechos para desarrollar el inmenso campo petrolífero de Qurna Oeste, en el sur de Iraq, a Exxon-Mobil y a la Royal Dutch Shell, subraya una vez más el carácter criminal de la continuada ocupación estadounidense. Como consecuencia directa de la guerra de Iraq, los principales conglomerados energéticos estadounidenses y transnacionales están ahora intensificando su control sobre algunos de los mayores campos petrolíferos del mundo.


Qurna Oeste tiene unas reservas de 8.700 millones de barriles de petróleo. El total de las reservas de Iraq se sitúa en la actualidad en 115.000 millones de barriles, aunque hay docenas de potenciales campos que aún no se han explorado adecuadamente. Antes de la invasión estadounidense de 2003, el régimen baazista de Saddam Hussein había concedido los derechos sobre Qurna Oeste a la firma petrolera rusa Lukoil. El régimen-títere pro-estadounidense ha procedido a anular todos los contratos anteriores a la guerra.




Exxon-Mobil, que tiene su sede en EEUU, es el primer gigante petrolero en beneficiarse. Bajo las condiciones de un contrato de veinte años de duración, la Exxon-Mobil y Shell planean incrementar la producción diaria en Qurna Oeste desde menos de 300.000 barriles a 2,3 millones de barriles al día en los próximos seis años. De la misma forma en que el gobierno iraquí compensa a las compañías por los costes que puedan implicar las mejoras del campo –que pueden llegar hasta los 50.000 millones de dólares-, éstas le pagarán 1,90 dólares por cada barril que extraigan, es decir, alrededor de 1.500 millones de dólares al año. Exxon-Mobil tiene una participación del 80% y Shell del restante 20%.


El contrato es tan sólo el segundo firmado por el régimen de Bagdad con compañías energéticas extranjeras. El pasado martes, el gobierno iraquí concluyó un acuerdo con British Petroleum (BP) y con la China National Petroleum Corp (CNPC), dándoles los derechos de explotación del inmenso campo de Rumaila y sus reservas de 17.000 millones de barriles. BP mantiene un participación de un 38% y CNPC el 37%. El plan es incrementar la producción desde alrededor de un millón de barriles al día a 2,85 millones, lo que generará unos beneficios de 2.000 millones de dólares al año.


El único punto de fricción con que se han topado las transnacionales es que los contratos no se basan en el modelo postulado por el Acuerdo de Producción Compartida (PSA, por sus siglas en inglés), que concede hasta el 40% de los ingresos totales de un campo petrolífero. Incluso los venales individuos que componen el gobierno iraquí rechazaron traspasar los mayores campos petrolíferos del país bajo esas condiciones. En su lugar, los pactos aparecen clasificados como acuerdo de “servicio”. Esto ha posibilitado que el Primer Ministro, Nuri al-Maliki, y su Ministro de Petróleo, Hussain al-Shahristani, ignoren al parlamento y se aprovechen de la ausencia de una ley de hidrocarburos que regule la industria energética.


Pero hay más acuerdos a punto de ultimarse. Un consorcio compuesto por la compañía italiana ENI, Occidental, con sede en EEUU, y Kogas, de Corea del Sur, han firmado un acuerdo provisional para el campo petrolífero de Zubair, que cuenta con unas reservas de 4.000 millones de barriles. Eni, el gigante japonés Nippon Oil y la firma española Repsol están pujando por un campo en Nasiriya que tiene unas reservas de similar tamaño. En el norte de Iraq, la Royal Duth Shell está negociando un contrato para desarrollar zonas sin explotar del importante campo de Kirkuk, del que se cree pueda tener hasta una reserva de 10.000 millones de barriles a pesar de estar en producción desde 1934.


Tras exigir inicialmente mejores condiciones, las compañías energéticas están llegando a acuerdos para mejorar los campos existentes con la esperanza de que así se encuentren en posición ventajosa cuando haya contratos más lucrativos que utilicen el modelo PSA en los 67 campos no explotados que serán subastados este año o el próximo. Aunque les ha llevado más tiempo de lo previsto, los conglomerados energéticos importantes han decidido ahora que Iraq está ya lo suficientemente estabilizado como para que empiece a manar dinero ampliando en gran medida la producción petrolífera del país. El primer paso se ha dado ya al abrir la industria petrolera iraquí, nacionalizada en 1975, a los inversores extranjeros.


Subrayando la naturaleza neo-colonial de esta operación, dos ex altos funcionarios estadounidenses de la administración Bush están ahora facilitando acuerdos corporativos en Iraq. Jay Garner, el primer cargo de la administración ocupante estadounidense en Iraq tras la invasión, es asesor de la compañía energética canadiense Vast Exploration, que tiene una participación del 37% en un campo petrolífero del norte kurdo. Zalmay Khalilzad, ex embajador en Afganistán, Iraq y ante las Naciones Unidas, ha establecido su propia firma de consultoría para las corporaciones en la ciudad kurda de Irbil.


La invasión y ocupación estadounidense de Iraq fue siempre una guerra por los recursos energéticos. Más de un millón de iraquíes han sido masacrados, millones más heridos y traumatizados, sus ciudades e infraestructuras destruidas y decenas de miles de soldados estadounidenses muertos o heridos, todo ello para que EEUU obtuviera el control y dominio de las inmensas reservas de petróleo de Iraq como parte de sus vastas ambiciones en Oriente Medio y Asia Central.


EEUU no pudo conseguir todos sus objetivos regionales tras la primera Guerra del Golfo en 1990-91. El régimen de Husein permaneció en el poder y, a pesar de las continuadas sanciones de las Naciones Unidas, estuvo firmando contratos con compañías como el gigante petrolero francés Total y Lukoil. Desde los últimos años de la década de los noventa del siglo pasado, Rusia y las potencias europeas presionaron para que se levantaran las sanciones y esas compañías pudieran recoger beneficios. La guerra se convirtió para EEUU en el único medio para impedir que sus intereses corporativos quedasen recortados.


Los conglomerados energéticos estadounidenses no se limitaron a ser meros observadores pasivos. Representantes de alto nivel de Exxon-Mobil, Chevron, Conoco-Phillips, BP America y Shell participaron a principios de 2001 en varias negociaciones con el “Grupo de Trabajo para la Energía” de la administración Bush, que estaba encabezado por el Vicepresidente Dick Cheney. Uno de los documentos que se prepararon para las discusiones contenía un mapa detallado de los campos de petróleo, oleoductos y terminales iraquíes, y una lista de las compañías extranjeras, no estadounidenses, que proyectaban instalarse allí. Un informe de mayo de 2001 de ese grupo de trabajo afirmaba sin rodeos el objetivo de EEUU: “El Golfo será el foco principal de la política energética internacional de EEUU”.


Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 ofrecieron un pretexto para la guerra. Las mentiras sobre las armas de destrucción masiva iraquíes se entrelazaron con las patrañas sobre las conexiones iraquíes con Al-Qaida. En el período preparatorio a la invasión, los ejecutivos de la industria petrolífera se reunieron repetidamente con los funcionarios de la administración Bush. Como el Wall Street Journal comentó el 16 de enero de 2003: “Las compañías petrolíferas estadounidenses empiezan a prepararse para el día en que puedan conseguir una oportunidad para trabajar en uno de los países más ricos en petróleo del mundo”.


Tras ahogar en sangre al pueblo iraquí, la oligarquía financiera y corporativa estadounidense cree finalmente llegado el día. Aunque las corporaciones estadounidenses no son las únicas beneficiarias de los contratos, no hay duda de quién tiene la última palabra sobre el suelo iraquí. Con inmensas bases militares en el país y con el régimen de Bagdad vinculado a Washington, EEUU está posición de dictar condiciones a sus rivales europeos y asiáticos y, en medio de las tensiones entre las grandes potencias, blandir la amenaza de cortar los suministros de petróleo, una premisa que no es precisamente nueva en la política estratégica estadounidense.

La apisonadora monárquica





Salvador López Arnal


En los ya lejanos tiempos de la transición-transacción, el PSOE jugó en varios teatros. Uno de ellos, muy olvidado sin duda en su trayectoria, fue el de hacerse pasar por partido republicano. Algunos de sus representantes (Gregorio Peces Barba, Alfonso Guerra, si no he acuñado mal esta moneda secundaria) aparentaron defender la causa republicana en la Comisión constitucional e incluso llegaron a abstenerse en alguna votación parlamentaria en la que se tramitaba el artículo referente a la forma de Estado.

Actuaron bien, tenían tablas. Durante algunos años, la opinión pública, una parte de ella cuanto menos, identificó la defensa del republicanismo y la tradición republicana española con el partido de Pablo Iglesias, con los cien años de honradez, con el rejuvenecido partido de González-Guerra, mientras que el PCE aparecía ante la ciudadanía, por supuesto realismo político, como el partido defensor de la “Monarquía democrática”.

El disparate cometido por el PCE y sus partidos afines fue histórico. Sin exagerar y sin olvidar las duras circunstancias. En algunas concentraciones y mítines de aquellos años, quienes perseguían a militantes comunistas que, pletóricos de razones temperadas y sentimientos, exhibían nobles banderas y símbolos republicanos no eran la policía neofranquista, sino otros militantes comunistas que responsablemente, se afirmaba, seguían los dictados taxativos de la dirección del partido de la lucha antifranquista y republicana.

Vivir para que la rabia, como quería Alberti, transite por venas y arterias.

El PSOE sacó tajada electoral de su obscena actuación republicana. Baste recordar las elecciones de octubre de 1982 y su éxito inconmensurable. Después, como en tantas otras cosas, si te he visto no me acuerdo. También aquí el olvido anduvo a sus anchas. No hay en estos 25 años ni una sola acción política real de la que se tenga noticia, más allá de la constitución de fundaciones de orientación republicana y algunas declaraciones puntuales para jalear los oídos de los simpatizantes, que empujan en dirección republicana. Los pocos activistas del PSOE que intervienen en coordinadoras republicanas ponen siempre –siempre es siempre– el acento en la necesidad de pedagogía, de recordar la historia reciente, como si la acción republicana se redujera a un instituto de estudios que tuviese como tema esencial la política y cultura durante la II República Española. Desde luego, la III República, en su opinión, es pura ensoñación de mentes izquierdistas extraviadas.

Así lo piensan, así han actuado y así actúan.

El pasado martes tuvimos ocasión de comprobarlo una vez más [1]. ERC, por boca de Joan Tardà (¡cómo se nota su militancia antifranquista!), con el apoyo de IU e ICV, pidió transparencia en las cuentas del Jefe del Estado. ¿Es mucho pedir? Saber –simplemente saber– en qué se gasta el Jefe del Estado el dinero que le viene asignado por el Parlamento, que no es un sueldo, como en el caso, pongamos, del presidente del gobierno o de la presidenta del Tribunal Constitucional, sino una sustanciosa partida presupuestaria que ronda los 9 millones de euros (NUEVE, han leído bien, 1.500 millones de las antiguas pesetas).

PP y PSOE probaron una vez más que, en asuntos esenciales, forman un dueto excelente, sin oposición ni estridencias. El PP es, pido perdón por la metáfora, el poli malo y el PSOE cuida algo más las formas. Juan Manuel Albendea, del PP, dijo en su intervención que las propuestas surgían del odio deleznable que ERC alberga contra la institución mejor valorada por la ciudadanía y que los independentistas catalanes, en el fondo, pretenden cambiar la Constitución a través de los presupuestos. El representante del PSOE, José Vázquez, señaló, orgulloso de haberse conocido, que la Constitución de 1978, que ha sido modificada cuando les pareció oportuno, defiende el derecho del rey a disponer a su antojo del dinero otorgado y de la imposibilidad por ley que se pueda fiscalizar su ejecución. En síntesis: nos gustaría, sería adecuado, pero nada podemos hacer. A otra cosa, que hoy es martes y hay partido de fútbol.

¿Es así realmente? Es así. La partida presupuestaria que la Casa Real recibe del parlamento, de la máxima –dicen– representación democrática de los ciudadanos, no debe rendir cuentas a nadie. La realeza puede hace de su capa un sayo e invertir, por ejemplo, en industrias armamentistas, en matanzas de animales, llamadas cacerías, o incluso en desinteresadas ayudas al Opus Dei y grupos ultracatólicos afines.

Admitiendo a título meramente provisional el disparate que, desde luego, cuesta mucho de aceptar –y sobre todo cuesta mucho de pensar democráticamente que nada puede hacerse, por mucho que la Constitución ampare tal desaguisado, lo cual indica a todas luces la forma en que se elaboró la Constitución y el poder del espadón y la vigilancia de la Monarquía–, nada dice que el uso de ese presupuesto, como apunta Ignacio Escolar en su columna, deba ser secreto. El Parlamento, constitucionalmente, no puede marcar las partidas de ese gasto, pero nadie ha podido apuntar que no sea posible pedir información parlamentaria sobre la forma en que es efectivamente utilizado.

Con el apoyo de IU e ICV, ERC pidió, pues, que el gasto del presupuesto de la realeza esté a disposición del parlamento, así como el patrimonio de la Casa. Nada más, sólo eso. La apisonadora monárquica de marca PP-PSOE, terrenal y pragmática sin parangón, se encargó de que la moción no prosperase. ¿Es esa la forma en que el PSOE cree cuidar una tradición republicana de la que se hizo teatralmente máximo representante años atrás?

Mientras se producía la votación, o algunas horas antes, dirigentes políticos del PSC-PSOE, incluido su secretario general y president de la Generalitat catalana, hablaban a raíz del caso Bartomeu-Prenafeta-Alavedra de la necesidad de regenerar éticamente la esfera política catalana y de un contrato de transparencia democrática entre las instituciones y la ciudadanía. Sin sonrojarse, con cara de circunstancias.

Todo ello, insisto, en el mismo momento en que no se era capaz de ni aprobar parlamentariamente, y se votaba con el partido del neofranquismo, no ya la revisión de la partida ni la abyecta libertad de usar ese dinero público como a la realeza le venga en gana, sino incluso tampoco que se pueda exigir dar cuenta de ese uso. ¿Es consistente hablar entones de transparencia democrática? ¿Es una broma a la ciudadanía? ¿Dónde está la gracia de esa estupidez?

Volver a empezar. Ésa fue la conclusión de György Lukács en aquellas inolvidables conversaciones de 1966 [2]. Manuel Sacristán tomó el guante años después. La consigna-programa no ha perdido actualidad.

Rebelión