18 de mayo de 2010

Madrid sigue rindiendo tributo a la dictadura de Franco





La Ley de Memoria Histórica que aprobó el Gobierno del PSOE no tiene fuerza suficiente para hacerse cumplir. El estado está libre de responsabilidad cuando llega la hora de aplicar sus, ya de por sí, ambiguos contenidos según las organizaciones del movimiento memorialista y organizaciones políticas como Izquierda Unida (IU), Partido Comunista de España (PCE) o Izquierda Republicana (IR).

Esta falta de responsabilidad por parte del gobierno está permitiendo que los honores con que la dictadura fascista del General Franco premió a sus militares y personalidades sigan vigentes aún hoy en todo el país. Y no sólo eso, la justicia franquista, nacida a partir de un golpe de estado sangriento y sostenida por un régimen que nunca se sometió a elecciones periódicas todavía no ha sido anulada.

Precisamente la anulación de los juicios sumarísimos es una de las reivindicaciones del movimiento por la recuperación de la memoria histórica, para dar a los represaliados por el franquismo el reconocimiento de víctimas.

Durante las últimas semanas en el Congreso de los Diputados IU e ICV han logrado algunos modestos avances en este tema ya que sus propuestas han encontrado los límites del PSOE, el cual ha ido recortando la propuesta de las formaciones de izquierda cada vez más.

Mientras tanto los ciudadanos de Madrid se pasean por calles nombradas en honor de quien acabó violentamente con el gobierno democrático y legalmente constituido del Frente Popular durante la II República.

Militares que apoyaron a Francisco Franco en semejante crimen como el General Mola, el General Varela o el General Moscardó cuentan con calles nombradas en su honor y hasta un polideportivo público en el caso de Moscardó. Este centro polideportivo ubicado en Avenida de América, en proceso de privatización, cuenta además con dos piscinas bautizadas como los diputados falangistas Juan Antonio samaranch y José Antonio Elola.
Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas