13 de octubre de 2010

La séptima Huelga General en Francia se convierte en la más multitudinaria contra el Gobierno


La huelga general contra la reforma de las pensiones en Francia ha sido la más dura del año. El Gobierno de Nicolás Sarkozy y los sindicatos coinciden en que se ha marcado un récord en los niveles de participación. El Ministerio del Interior habla de 1,23 millones de manifestantes y los sindicatos de 3,5 millones, un 20% más que en la última convocatoria.

Pese a las protestas, el primer ministro francés, François Fillón, ha insistido en que el Gobierno "está decidido a llevar esta reforma a su fin". En París, 330.000 personas se han echado a la calle, según las centrales sindicales y 89.000 según la Policía.

El nuevo sistema de pensiones se termina de tramitar esta semana en el Senado para elevar la edad de jubilación mínima de los 60 a los 62 años, y de los 65 a los 67 para tener derecho a cobrar una pensión completa.

Así, los sindicatos convocantes de la séptima jornada de huelga general en Francia, han avanzado ya que la de ayer fue la mayor movilización, con 244 manifestaciones, aunque no han adelantado si prolongarán el paro para los próximos días.

Entre los centenares de miles de manifestantes que han desfilado por las calles de Francia se contaba un número creciente de estudiantes deseosos de aportar su apoyo a los trabajadores.

"Nosotros somos los ciudadanos del mañana", asegura Romain, un joven que ha dejado sus clases en el instituto para, junto con un grupo de amigos, gritar contra el proyecto gubernamental en las calles de París.