3 de noviembre de 2010

El PP declara que su objetivo es acabar con la educación, la sanidad y la dependencia públicas

La derecha ya no oculta sus intenciones. Tras las revelaciones de Mariano Rajoy, el domingo pasado, el responsable económico de los populares, Cristóbal Montoro, clarifica cuáles son los derroteros por los que andará España, si Rajoy alcanza la Moncloa en 2012.

Montoro explicó que el PP planea “la privatización de la gestión de servicios sociales básicos como la sanidad, la educación o la dependencia”. Montoro defendió que la gestión de esos sectores puede ser más eficaz desde la iniciativa privada y recordó que esa propuesta fue incluida ya en una ponencia aprobada en el Congreso nacional del PP celebrado en Valencia en 2008 y en otros textos de congresos regionales posteriores de su partido.

El PP de Madrid aprobó en septiembre de 2008 una ponencia bajo el título “Ideas para la acción” referida a la gestión privada en los servicios públicos de educación, sanidad, servicios sociales y seguridad, en la que se hablaba de "baja productividad del sector público en esas actividades, en comparación con el sector privado, lastrando en consecuencia la productividad global de toda nuestra economía".

El informe del PP de Madrid proponía "la potenciación de fórmulas de colaboración con el sector privado y la prestación de servicios por nuevos operadores privados que pueden aportar su mayor especialización". El objetivo era "conseguir avances en la eficiencia y calidad de los servicios públicos, promoviendo a la vez un aumento de la productividad del conjunto de la economía al producirse la ruptura de la posición dominante del sector público".

Montoro defendió recortar el gasto público, a través de una "reordenación del Estado", que simplifique competencias que, según él, están a la vez gestionadas por las tres Administraciones: la estatal, la autonómica y la municipal. Por ejemplo, las ayudas al automóvil, las políticas sobre la juventud y la ayuda al desarrollo y la cooperación.