28 de noviembre de 2010

I CONFERENCIA REPUBLICANA DEL PCE.Por un proceso constituyente hacia la III República





Escrito por Antonio Romero

Ayer sábado se ha celebrado en Madrid la 1ª Conferencia sobre la República organizada por el PCE. Los delegados y delegadas han debatido un documento que contiene los ejes de la propuesta republicana a la sociedad española que hacemos desde el PCE.

Creo sinceramente que ha llegadoya el momento de plantear abiertamente un proceso constituyente hacia la III República y ello por las siguientes razones:



- Cuando se aprobó la Constitución actual en el año 1978 votaron las personas a partir de los 21 años. Han transcurrido 30 años, luego todos los ciudadanos y ciudadanas de España de hoy, desde la juventud hasta los 51 años (la mayoría demográfica del país), no votaron la Constitución y no se sienten vinculados a ella.



- La Constitución de 1978 llevaba en su seno el modelo de Estado monárquico.

- No hubo en España un referéndum específico para que el pueblo decidiera entre monarquía o república.

- Las nuevas generaciones y el conjunto de la sociedad española tienen todo el derecho a opinar, a ser consultadas, porque la Constitución actual no es las tablas de la ley.

Hay que hacer un gran trabajo para que las ideas y los valores republicanos sean hegemónicos en la sociedad con cuatro bloques básicos que a continuación desarrollaré:

1.- El Rey fue nombrado sucesor por Franco y carece de legitimidad democrática e histórica.

2.- La monarquía es opaca en los gastos económicos, patrimonios, donaciones, etc.

3.- La monarquía será constitucional pero no es democrática; el Estado no puede heredarse como si fuera un cortijo.

4.- La república federal y solidaria es la forma más democrática, más social, y la que se adecúa mejor a la España plural del siglo XXI.





Los españoles no pueden sentirse vinculados a la constitución del 78 por lo anteriormente dicho, y además porque las características más progresistas del texto constitucional se han traicionado, como el derecho a una vivienda digna o el acceso de los trabajadores a los medios de producción.



La legitimidad histórica y la sucesión de Franco



La historia de nuestro país ha estado marcada por reyes absolutistas y canallas y por militares golpistas que han ahogado en sangre las ansias de libertad de nuestro pueblo.

España ha vivido pocos períodos constitucionales y democráticos. Fue efímera la I República; la II República dejó una enorme huella sentimental, política y cultural que se prolonga hasta nuestros días, de ahí la importancia que tiene la recuperación de la memoria histórica. El 14 de abril de 1931, a raíz del triunfo electoral en las elecciones municipales de los partidos republicanos, el Rey abandona España camino del exilio y se proclama la II República. En noviembre de aquel año 1931 se aprueba la Constitución con 127 artículos, uno de los textos más avanzados y modernos del constitucionalismo europeo y mundial. Contiene un artículo 1 muy hermoso: "España se constituye en una república de trabajadores de todas las clases". El artículo 6 dice: "España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional".



- Se separa la Iglesia del Estado, como corresponde a un Estado laico.

- Se apuesta por la enseñanza pública, construyendo miles de escuelas, más que en toda la época anterior.

- Se reconoce el derecho al voto de la mujer por primera vez en España accediendo la misma a la ciudadanía política plena.

- Se establece el derecho al divorcio, lo que cobra especial importancia porque hablamos del año 1931.

- A los pueblos de España se les reconoce el acceso al autogobierno dotándose de instituciones propias.

- Se impulsa la reforma agraria y los derechos sociales y laborales de los trabajadores.



Las oligarquías que habían utilizado España como una finca privada con el respaldo de la mayoría de la Iglesia y del ejército, las representó en la sublevación fascista contra la República el general Franco apoyado por Hitler y Mussolini llevando a España a una guerra y a cuarenta años de dictadura fascista y es aquí en plena dictadura donde se

produce el nombramiento de Juan Carlos I como sucesor de Francisco Franco, el dictador más sanguinario y mediocre de la historia de Europa. Luego la sucesión tiene un origen ilegítimo.



La Casa Real de España, la más opaca de Europa en asuntos económicos



Los presupuestos generales del Estado contemplan una partida específica para los gastos de la casa del Rey. En este año 2010 se han presupuestado 9 millones de euros a los que hay que sumar otros 5,9 millones de euros en concepto de "apoyo a la gestión administrativa de la jefatura del Estado".



Los gastos totales, incluyendo la asignación oficial, pueden elevarse en la práctica a 25 millones de euros si sumamos los gastos de desplazamiento. El mantenimiento de los palacios de los que dispone la familia Real corren a cargo de Patrimonio Nacional, que cuenta para este mantenimiento con una partida de 140 millones de euros.



El parque móvil es de 60 vehículos blindados de forma especial, invulnerables a disparos de revólver, fúsil, granada de mano, explosivos o cócteles molotov, el blindaje tiene distintos tipos de protección que van desde el B0 hasta el B7, dependiendo de la capacidad de resistencia a diferentes tipos de munición. Se trata de vehículos de alta gama y todo el parque lo mantiene el Ministerio de Economía y Hacienda.



La Familia Real Española procede del exilio y no dispone de propiedades inmuebles, terrenos, etc. del pasado. Cuando Alfonso XIII se fue al exilio todas las propiedades reales fueron adscritas a Patrimonio Nacional por el gobierno de la República y ahí se mantienen.



Que la Constitución otorgue al Rey el disponer libremente de la asignación anual no quiere decir que no se dé cuenta de los sueldos de cada miembro de la Familia Real. Se trata de dinero público y hay Casas Reales europeas que publican estos gastos en internet.



La Constitución no dice nada de las rentas ni del patrimonio del monarca (según la prensa belga, Juan Carlos I ocupa el tercer lugar en fortuna y patrimonio, calculado en 1.700 millones de euros en el ranking de las Casas Reales europeas).



Las donaciones y regalos que recibe en su condición de Jefe de Estado deben ser transparentes y pasar al patrimonio del Estado. La opacidad es tal que ni los diputados ni el Tribunal de Cuentas ni la Fiscalía ni los tribunales, ni siquiera la comisión de secretos oficiales del Congreso tiene acceso a dicha información.



No sólo sería democrático sino de justicia al tratarse de dinero público que en el Congreso de los Diputados, máxima expresión de la soberanía popular, se investigara el origen del patrimonio y de la fortuna de la Casa Real Española. Asimismo, ante los datos que se están publicando en libros y otros instrumentos de comunicación, que hacen

referencia al dudoso papel que durante horas jugó el Rey en el golpe de Estado del 23-F, es necesario abrir también una investigación por una comisión del mismo Congreso de los Diputados.



En la Monarquía, el Estado se hereda como si fuese un cortijo Los trabajadores eligen a sus representantes, los estudiantes a sus delegados, los vecinos al presidente de su escalera, los ciudadanos a su alcaldes, presidentes de comunidad autónoma o diputados al Parlamento, y como demócratas no entienden que el Estado pueda heredarse como si fuese un cortijo.



El ADN de la democracia está en el principio de que todos los poderes emanan de la voluntad del pueblo y todos los cargos públicos están sujetos a responsabilidad política y jurídica. Por ello no se puede tolerar en pleno siglo XXI que el Rey, el Jefe del Estado, sea irresponsable políticamente y no esté sujeto a responsabilidad jurídica. En qué país que se rija por una constitución plenamente democrática puede existir un Jefe de Estado que sea declarado irresponsable total, haga lo que haga.



Estamos viviendo en estos momentos un proceso inédito en Democracia; tras la operación del monarca se está dando una opacidad tremenda respecto a su estado de salud. Parece ser que, desgraciadamente, se encuentra muy delicado y hay un debate intenso en la Casa Real sobre si debe abdicar o morir como rey. Los partidarios de que debe morir con su cargo de monarca lo justifican porque garantiza una transición tranquila sin que se abra el melón de la discusión sobre Monarquía o República. Otros piensan que debería abdicar y tutelar los primeros pasos de Felipe como rey. No se

puede permitir esta opacidad para con la sociedad sobre un debate tan importante para el futuro de este país.



Hay que darle vuelo a este proceso para conseguir meter en la agenda española el debate sobre la República, no como algo a largo plazo, si no inmediato, como algo que los españoles tenemos que plantearnos desde hoy mismo.



La República federal y solidaria, la mejor alternativa para la España plural del siglo XXI A los 77 años de la proclamación de la II República se abre en nuestro país un importante proceso de reivindicación de la cuestión republicana, el camino hacia la III República, Hace 77 años, la clase obrera, los sectores populares y las clases medias, las gentes de la cultura, de la ciencia y la universalidad, los partidos políticos progresistas y de izquierda propiciaron con su victoria en las elecciones municipales un proceso constituyente democrático y participativo que trajo como resultado la II República. Hoy, igual que ayer, la presencia de las gentes republicanas en los ayuntamientos y comunidades autónomas, hará posible que el ideal republicano esté más cerca.



La exigencia de la República debe ir acompañada de la exigencia de apertura de un proceso constituyente en España. Esta reivindicación, profundamente democrática, no se hará realidad mientras no consigamos acumular fuerzas suficientes. Pero su difusión, su debate, puede ser un rico filón para la repolitización de la ciudadanía española.

Estos son algunos de los elementos que proponemos sean debatidos para su inclusión en una nueva Constitución:



1. El carácter federal del Estado y el autogobierno de los pueblos de España. La igualdad en derechos y deberes del conjunto del territorio.

2. El ejercicio del poder municipal como parte del Estado, con amplias competencias, financiación suficiente y fiscalidad progresiva. La democracia participativa como elemento esencial en el ejercicio del poder local.

3. La limitación de mandatos y revocabilidad de cualquier cargo electo.

4. La renta básica como derecho universal de ciudadanía.

5. La renuncia a la guerra como método de resolución de conflictos. La solidaridad y la cooperación como guías de la política exterior.

6. La obligatoria planificación democrática y ecológica de la economía.

7. La limitación a 35 horas de la jornada laboral.

8. La vinculación jurídica de los derechos sociales.

9. La igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

10. La proporcionalidad de la ley electoral.

11. El reconocimiento de todos los derechos ciudadanos a la población inmigrante, incluyendo el sufragio activo y pasivo.

12. La división de funciones y competencias entre Congreso y Senado o incluso la existencia de una sola cámara con carácter federal.

13. La radical separación de la Iglesia o Iglesias del Estado y cualquiera de sus políticas.

14. La democratización del espacio mediático para poder dar voz a la ciudadanía.

15. La elección popular de la jefatura del Estado.



Ninguna de estas ideas es imposible de llevar a la práctica y todas constituyen instrumentos al servicio de la Democracia, la Libertad y la Justicia Social. Prosigamos acumulando fuerzas a través del debate político con la ciudadanía y especialmente con las clases populares cuya condición ciudadana es negada sistemáticamente. El ideal

republicano debe ser más que la elección del jefe del Estado. El ideal republicano debe concretar el concepto de libertad como no dependencia, como no subordinación a ningún interés particular.



Algunas de las tareas de Izquierda Unida en la lucha por la Tercera República serían:

- La propuesta fundamental es pasar del republicanismo estético, de salón, al republicanismo movilizador, a trabajar con los movimientos sociales y las instituciones.

- Hay que aumentar el número de Ayuntamientos que salgan del régimen monárquico actual e impulsen la red republicana.

- Apoyar los medios de comunicación con una línea abiertamente republicana.

- Hacer una campaña donde las personas con pensamiento republicano actúen en coherencia con los valores republicanos.

- Y sobre todo, como punto irrenunciable, situar la lucha por la Tercera República aquí y ahora, y en ningún caso a medio o largo plazo.

Caminamos hacia una República, la III, y lucharemos para que llegue cargada de Derechos Sociales, de Democracia y de Libertades, de Igualdad y de Prosperidad.

Felicito al nuevo secretario general del PCE Jose Luis Centella por proponer esta 1ª Conferencia Republicana porque ya era hora que desde la izquierda transformadora se

abordaran estos temas

------------------------.

(*) Antonio Romero (Humilladero, Málaga, 1955) es miembro de la dirección de IU, presidente de honor del PCA y coordinador de la Red de Municipios y Cargos Públicos por la III República. Ha sido parlamentario andaluz, diputado al Congreso y senador por IU.

Ha publicado varios libros; el último, Un jornalero en los secretos de estado. Memorias de Antonio Romero (Almuzara, 2010).