25 de noviembre de 2010

La monarquía tendrá su museo





Sito bajo el patio del Palacio Real, se llevan invertidos hasta ahora en la obra cuarenta millones de euros, que serán ochenta o unos cuantos más cuando se dé fin a la misma. Yo no sé qué interés específico puede tener un Museo de la Monarquía ubicado en el mismo escenario del Palacio Real, uno de los edificios más visitados por los turistas.

Ayer pudimos ver en varias ediciones de los telediarios que los 35 años de la monarquía española de 1975 fueron conmemorados con un reportaje que más parecía propio del balance final de un periodo histórico. ¿A qué viene dispensar tanta cobertura documental a esos siete lustros? ¿Es que acaso el rey piensa abdicar y lo de ayer fue sólo un ensayo de lo que nos espera si tomara esa decisión?



Es más, esta mañana, leyendo algunos periódicos electrónicos, se insiste en la materia y hasta se echa de menos que la Casa Real no ofreciera fotos de familia y demás actos y comparecencias que celebrasen tan señalada efeméride, como si sus miembros estuvieran obligados a ello sólo por el hecho de que la fecha ha sido motivo noticioso de documentación en los telediarios.

Gracias a Cuarto Poder me entero hoy de que esos 35 años de reinado de Juan Carlos I formarán parte del Museo de la Monarquía que tendrá España en 2013. Sito bajo el patio del Palacio Real, se llevan invertidos hasta ahora en la obra cuarenta millones de euros, que serán ochenta o unos cuantos más cuando se dé fin a la misma.

Yo no sé qué interés específico puede tener un Museo de la Monarquía ubicado en el mismo escenario del Palacio Real, uno de los edificios más visitados por los turistas que llegan a Madrid y que ya de por sí ofrece o podría ofrecer una exhibición bien fehaciente de lo que ese tipo de régimen representó en España desde el siglo XVI.


En unos tiempos de crisis económica como los corrientes, y teniendo en cuenta que el patrimonio cultural y arquitectónico a disposición de la monarquía nos va a costar 120 millones de euros en 2011, me parece un dispendio incrementar la cuenta con un museo como el aludido que supondrá algo más de quince millones de euros por año hasta 2013.

Claro que puestos a ver las cosas con una perspectiva mucho más reconfortante, también se podría interpretar el proyecto de acoger la monarquía a las salas de un museo como la posibilidad de que en un trienio este país pueda tener el derecho a elegir e instaurar la República como modelo de Estado. En ese caso se habría acertado plenamente con alojar el régimen de las coronas al lugar escénico e histórico que le corresponde.

Félix Población - Escritor y periodista