22 de diciembre de 2010

Felipe González, Hipercor y la responsabilidad del estado español




Lo ha vuelto a hacer. Tiene muchas razones para no hablar de terrorismo de estado, pero Felipe González ha metido una vez más el dedo en la llaga. Esta vez, aunque ha negado haber ordenado ningún acto de guerra sucia, señala que probablemente habría ordenado volar el coche de los militates de ETA responsables del atentado de Hipercor. Estamos ante una justificación de la guerra sucia en tono hipotético cuyas implicaciones hasta el más lerdo comprende perfectamente. Sobre todo tratándose de un personaje sin escrúpulos como él.



González, que a partir de ahora añadirá a sus abundantes fuentes de ingresos los correspondientes a su nuevo cargo en Gal, perdón – ¡qué despiste tan tonto! – Gas Natural Fenosa, parece haber olvidado que el estado español fue condenado por los propios tribunales españoles como responsable civil subsidiario de las muertes de Hipercor. Nadie duda de la responsabilidad de quienes colocaron las bombas, pero, significativamente, el Tribunal Supremo de España llegó a la conclusión de que “se produjo una cierta pasividad o por mejor decir conducta omisiva de las Fuerzas de Seguridad -a buen seguro determinada por la subjetiva impresión de que se trataría de una simple alarma, como tantas otras veces, pues nunca se había atentado con anterioridad, en actuación indiscriminado contra establecimientos mercantiles-, en cuanto la Policía no consideró conveniente o factible la evacuación del edificio ni se impidió la entrada de vehículos al aparcamiento ni en fin acudió el Servicio de detección de explosivos, a pesar de que según los Bomberos eran suficiente para el desalojo del recinto diez minutos, lo cual puede interpretarse, al modo que lo hace la Sala de instancia, que no se adoptaron las debidas precauciones, máxime cuando la explosión se demoró desde las 15.40, límite superior señalado por los terroristas y en cuyo momento se reintegró al servicio normal una de las dos dotaciones policiales, hasta las 16.08″.

Este tribunal apreció “cierta relación de causalidad entre la constatada conducta omisiva, por no adaptarse las debidas precauciones (que pudieron, en su caso, aminorar los efectos nocivos), y el dramático desenlace”.

González no ha hecho referencia alguna a todo aquello, pero sí ha querido recordar el atentado para alimentar sentimientos de venganza. No es la primera vez que lo hace y posiblemente no será la última. Ya vemos cómo unos y otros van preparándose para el nuevo ciclo político.
Floren Aoiz Monreal
http://www.facebook.com/home.php#!/notes/floren-aoiz-monreal/felipe-gonzalez-hipercor-y-la-responsabilidad-del-estado-espanol/485206832356

.Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas