10 de enero de 2010

Nicolae Cristea, brigadista y miembro de la resistencia francesa





Dentro de la Brigada Internacional numero XI lucharon la mayoria de los rumanos que marcharon a España en 1936 para luchar contra los mercenarios franquistas. El partido comunista realizo una campaña para reclutar voluntarios que integraran las Brigadas Internacionales, que seran dirigidas por el frances Andre Marty, hombre de confianza de Stalin.

La brigada XI dirigida por el comunista rumano Lauren Stern, conocido como General Kleber, que se convirtio en uno de los mitos de la lucha contra el fascismo en España. Dentro de esta brigada se integraron la mayoria de sus compatriotas, como el dirigente comunista Walter Roman, o el protagonista de la entrada de hoy, Nicolae Cristea.



Este heroe de la lucha contra el fasciocapitalismo nacio un 26 de noviembre de 1906, en una de las zonas mas pobres de Rumania, Galati, cerca de la desembocadura del Danubio. El comunista rumano combatio en la Guerra Civil española y despues en su continuacion, la Segunda Guerra Mundial, dentro de la Resistencia Francesa.

Nacio en una familia de trabajadores pobres, de aquellas que arrastraban su miseria ante la displicencia de la burguesia y los boyardos capitalistas, como describen autores como Istrati O Sahia. Durante la Gran Depresion participo en manifestaciones y protestas organizadas por el incipiente Partido Comunista, en Bucarest, siendo forzado por la Policia Politica (que no solo existia durante los años de Socialismo rumano, como parece quererse hacer creer) a encerrarse en su ciudad de origen.

En 1931 vuelve a la capital, y en 1933 es admitido en el ilegal entonces Partid o Comunista de Rumania. Llegara a ser miembro de su Comite de Organizacion y mas tarde es elegido miembro de la Oficina Politica, En este periodo trabaja en la fabrica pirotecnica en Bucarest.

Despues del estallido de la Guerra Civil el marchara a España como voluntario, donde llegara en octubre de 1936, durante la Batalla de Madrid. Se integra en el Regimiento de Artilleria Motorizada de la Brigada XI, comandado por otro rumano, Walter Roman, futuro miembro prominente del partido tras la Segunda Guerra Mundial.

En 1937 participaran en la Batalla de Brunete, Belchite y Teruel. En diciembre de 1937 es herido en las piernas en Teruel, pero rehusa ser hospitalizado y permanece en el frente. Por su valor llegara a ser capitan de la bateria artillera "Tudor Vlademirescu", que se integraba en el Regimiento de Roman y la Brigada Internacional numero XI de Kleber (los tres rumanos).

Durante la Batalla del Ebro también tedrá un importante papel en el cruce del rio. En diciembre de 1938, cuando las Brigadas Internacionales se desmobilizan con el fin de lograr un acuerdo de no intervencion internacional (no respetado despues por Italia y Alemania), Cristea permenacera en España integrado en otros cuerpos militares, participando en la defensa de Cataluña de los meses de enero y febrero de 1939.

En febrero de 1939, tras la toma de Cataluña, pasara, con el resto de sus compañeros, a Francia, donde seran internados en el campo de Gurs, uno de los campos de concentración donde los franceses encerraron a los que lograban escapar de la represion tras la derrota (unos campos que, por cierto, no han recibido la condena internacional que se merecen, siendo como fueron antecesores de los que despues los nazis abririan en el este de Europa).

Nicolae Cristea escapara de Gurs en marzo de 1941, despues de la ocupacion nazi de Francia, y se unira a la Resistencia Francesa, llegando a comandar el destacamento rumano dentro de las Fuerzas voluntarias formadas por los inmigrantes que luchaban contra la ocupacion. Dentro de estas fuerzas, acusadas por los nazis de "terroristas" (¡de la misma forma que hoy se acusa de terroristas a los que luchan contra el fascismo¡) el participara en diferentes acciones de sabotaje contra el ejercito aleman.

En octubre de 1942 el, junto a otros dos voluntarios rumanos, atacan con granadas de mano a un grupo de pilotos que estan tomando parte de unos ejercicios militares en Montrouge, cerca de Paris.

Es arrestado por la Gestapo el 19 de octubre de 1942, y sera ejecutado en la primavera de 1943, despues de meses de tortura en la prision de Fresnes. Al final de la Segunda Guerra Mundial fue ascendido post-mortem a teniente coronel del Ejercito Rumano.

Hoy, tras la victoria hace 20 años de los herederos del fascismo su nombre y sus hazañas han sido olvidadas (no interesa recordar a los enemigos). Sin embargo, su ejemplo sera siempre inspiracion de todos aquellos que aspiran a un mundo mejor, donde el hombre sea el centro y no una simple mercancia cuya valor varia segun los intereses del mercado.

Recordamos aqui que existe un libro (que yo sepa no traducido al español) escrito por uno de los rumanos participantes en la Guerra Civil, Walter Roman, titulado "Bajo el cielo de España, los caballeros de la esperanza".

Una esperanza que puede ser derrotada en una guerra, pero que jamas renunciara a triunfar al final de la batalla.
http://imbratisare.blogspot.com/2010/01/nicolae-cristea-brigadista-y-miembro-de.html

La CNT sigue en las barricadas cien años después














La Confederación cumple un siglo de lucha contra el Estado y el capital

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT), el más antiguo sindicato anarquista español, cumple cien años. Y lo celebra presentando la remasterización de su histórico himno, A las barricadas. Llegan nuevos tiempos a la organización, pero su esencia sigue siendo la misma que motivó su creación en la Barcelona de 1910 : la lucha por la autogestión, el federalismo y la ayuda mutua.

Podría tratarse de una efemérides más, en la que el homenajeado ha formado parte de la historia. No es el caso de una organización que, respetando los mismos principios que motivaron su fundación, ha participado y protagonizado las principales huelgas y protestas de los trabajadores españoles.



La lucha de la CNT ha sido larga pero seguirá vigente mientras se mantenga esta estructura política. “Han fracasado el Estado, el capital, la religión, el sistema de autoridad e incluso el sindicalismo complaciente que forma parte del poder”, lamentó ayer José Luis Velasco, ex secretario general y responsable de comunicación del centenario del sindicato.

En épocas de crisis como la actual, la CNT propone “recuperar la dignidad de los trabajadores y el papel de la asamblea” como herramienta movilizadora y de presión hacia la patronal. Moncho Alpuente, escritor, músico e histórico afiliado de la confederación, ironizó sobre la clase empresarial española. “Al frente está Gerardo Díaz Ferrán. Si está él en el poder, no podemos ni imaginarnos cómo serán los empresarios que estén por debajo”, apuntó.

La CNT propone "recuperar la dignidad de los trabajadores y el papel de la asamblea"

El síndrome de la persecución, gestado durante cuarenta años de represión franquista, se mantiene en la esencia del discurso de la CNT. “A pesar de los intentos de acabar con este tipo de sindicalismo que no participa en comités de empresa y evita entrar en el juego de los medios de comunicación, la CNT es una organización muy viva”, destacó José Ramón Palacios, miembro de la sección sindical de Renfe.

Ana Sigüenza, secretaria general de 2000 a 2003, explicó que, con motivo del centenario, la organización ha preparado un ambicioso programa de conciertos, teatros, debates y exposiciones para este año.
Iñigo Aduriz | Público |