13 de febrero de 2010

En la muerte del revolucionario comunista, el preso número 4.584 en el campo de exterminio en Mauthausen.

Aragonés de Capdesaso (Huesca), un pueblo cercano a Peralta de Alcofea (de donde eran mis padres, mi tío, un soldado republicano muerto en la batalla del Ebro, y mi abuelo, un campesino fusilado por la guarda civil caminera en el Camp de la Bota de Barcelona en octubre-noviembre de 1939), militante del Partido Comunista de España, combatiente en la resistencia popular contra el golpismo franquista en la 43ª División del Ejército republicano español, la división de la "Bolsa de Bielsa", militante también de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), las juventudes del PSUC [1], Mariano Constante Campo falleció el pasado miércoles 3 de febrero cuando estaba a punto de cumplir 90 años. Había nacido en 1920.

Exiliado en Francia desde febrero de 1939, formó parte de una Compañía de Trabajadores Extranjeros al servicio del Ejército francés, cayendo prisionero en junio de 1940. Fue deportado a Mauthausen por su militancia antifascista hasta su liberación en mayo de 1945. Más de cuatro años en el infierno. Viviendo, combatiendo. De los 841 republicanos aragoneses encarcelados en Mathausen, murieron 474.

Como otros, como muchos luchadores comunistas, Mariano Constante no sólo logró subsistir en circunstancias que apenas logramos pensar sino que, junto a otros, logró organizar la resistencia en el campo. Fue el preso número 4.584.

Entre sus publicaciones, merecen destacarse Los que sí hicimos la guerra, un ensayo que solía recomendar Manuel Vázquez Montalbán, Los años rojos, Yo fui ordenanza de los SS y Republicanos Aragoneses en los campos nazis.

Mariano Constante seguía siendo militante del Partido Comunista de España y era miembro de Izquierda Unida.


Un escritor, un profesor, un comunista catalán, Francesc Xavier Pardo, ha acuñado bien una moneda de la lucha antifranquista en su memoria: “Mariano Constante (al igual que Joan Pagès), fue de los primeros que en los años 70 hablaron abiertamente sobre el campo de concentración nazi de Mauthasuen ligándolo a su experiencia personal, en dicho campo, como cautivos republicanos españoles hasta la liberación en mayo de 1945. Muchos os acordaréis de sus materiales precariamente filmados en "super 8", montados en "Ayxelà", y de la película de Alain Resnais, "Nuit et brouillard" [Noche y Niebla], con la que ilustraban sus charlas clandestinas... Y ellos dos, hace tres y cuatro décadas, fueron de los primeros, también, en ir a dar conferencias sobre su experiencia concentracionaria a algunos institutos públicos de Barcelona (e incluso a la "Escuela de Ingenieros" de Barcelona en 1974), del bajo Besós y del Bajo Llobregat [zonas próximas a Barcelona]. Fuimos muchos los que quedamos, para siempre, atrapados por esta historia entonces desconocida, y por su historia…” [2]

Yo fui también uno de los jóvenes estudiantes-trabajadores que se quedó atrapado por su historia, totalmente desconocida para nosotros entonces como apunta Xavier. Atrapados para siempre desde luego.

Hasta la victoria siempre, viviendo tenazmente en el sendero de la no claudicación, camarada, compañero. No es necesario recordártelo, nunca lo has olvidado, pero recordémoslo todos [3]:



Recuérdalo tú y recuérdalo a otros,

cuando asqueados de la bajeza humana,

cuando iracundos de la dureza humana:

Este hombre solo, este acto solo, esta fe sola.

Recuérdalo tú y recuérdalo a otros.

[…]

Que aquella causa aparezca perdida,

nada importa;

Que tantos otros, pretendiendo fe en ella

sólo atendieran a ellos mismos,

importa menos.

Lo que importa y nos basta es la fe de uno.



Por eso otra vez hoy la causa te aparece

como en aquellos días:

noble y tan digna de luchar por ella.

Y su fe, la fe aquella, él la ha mantenido

a través de los años, la derrota,

cuando todo parece traicionarla.

Mas esa fe, te dices, es lo que sólo importa.



Gracias, compañero, gracias

por el ejemplo. Gracias por que me dices

que el hombre es noble.

Nada importa que tan pocos lo sean:

Uno, uno tan sólo basta

como testigo irrefutable

de toda la nobleza humana.



Pero no fue tan sólo uno. Fueron, siguen siendo, muchos más de los que ellos, como cantaba Raimon, dicen y piensan.

Manifestaciones por todo el país contra el retraso de la jubilación



Los sindicatos se manifestarán el 23-F en Madrid, Barcelona y Valencia. El calendario de movilizaciones comenzará el 22 de febrero y finalizará el 6 de marzo.

España | TerceraInformación | 13-02-2010
"Somos los más interesados, como representantes de los jubilados y de los trabajadores que en el futuro accederán a la jubilación, en el sostenimiento y solvencia del sistema público de pensiones", ha asegurado el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo. Por este motivo, en la rueda de prensa para presentar la campaña de movilizaciones que van a desarrollar los dos sindicatos mayoritarios, ha pedido una respuesta masiva en defensa del sistema público de pensiones y de rechazo de las propuestas del Gobierno que pretenden alargar la vida laboral hasta los 67 años.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, junto a su homólogo de UGT, Cándido Méndez, han llamado ante los medios de comunicación a la participación en las casi 100 manifestaciones que los sindicatos han organizado en las capitales de provincia y en las principales ciudades del país para la última semana de febrero y la primera de marzo, así como a las asambleas y concentraciones previas.


Toxo, tras calificar de "ajustada" la respuesta de los sindicatos a la pretensión de retrasar la edad de jubilación, ha destacado que el sistema público de pensiones "goza de buena salud", y que por ello resulta "imprudente" generar alarma sobre el estado del sistema, como ha hecho el Gobierno con sus propuestas. "Vincular el futuro de las pensiones al Plan de Austeridad como mínimo es una temeridad", ya que lanza una señal de alarma a los mercados, añadió.

"La Seguridad Social es la institución más solvente de nuestro país", ha asegurado el secretario general de CCOO, quien ha defendido el consenso para acometer cualquier reforma. Para Toxo no se puede actuar bajo la idea del recorte de las prestaciones sociales, porque si algún problema hay con las pensiones en nuestro país es su cuantía, que son más bajas que las de los países de nuestro entorno.

Además de la mejora de las pensiones mínimas, el secretario general de CCOO, se mostró partidario de actuar sobre los ingresos, en lugar de hacerlo únicamente sobre la reducción de gastos. Así, citó la culminación de la separación de fuentes, más empleo y de calidad, reduciendo la temporalidad, y la mejora del Salario Mínimo Interprofesional para tener bases de cotización más sólidas, como medidas que contribuirían a mejorar la financiación del Sistema de Pensiones.

Finalmente, Toxo manifestó que antes de iniciar la negociación de otros acuerdos se deberían cerrar los temas pendientes del Acuerdo de Pensiones de 2006: la integración en el Régimen general de los trabajadores del Régimen Especial Agrario y del Régimen Especial de Empleadas de Hogar, así como rebajar la edad de jubilación de los trabajadores sometidos a condiciones de trabajo penosa o peligrosas

La nieta de Negrín recusa a varios magistrados que juraron lealtad a Franco

Carmen Negrín Fetter, nieta del ex presidente del Gobierno de la II República, Juan Negrín, reclama la abstención del presidente del Supremo, Carlos Dívar, y otros magistrados de la sala especial del 61 por falta de imparcialidad para abordar el caso Garzón y los crímenes franquistas.

NUEVATRIBUNA.ES - 12.2.2010

El recurso se basa en que todos ellos juraron "lealtad al caudillo y a los principios del movimiento nacional cuando ingresaron en la carrera judicial" y ahora tienen que decidir sobre los recursos planteados por las asociaciones de la memoria histórica que acudieron a Baltasar Garzón para que investigara la desaparición de sus familiares, es decir, sobre una causa relativa al franquismo. La nieta de Negrín argumenta que estos magistrados no pueden ser imparciales porque tienen sobre sus conciencias un conflicto de lealtades.

El escrito presentado ante el pleno de la sala especial del 61 del Tribunal Supremo asegura que Carlos Dívar y Luciano Varela, entre otros, accedieron a la carrera judicial antes de 1977 y entonces "juraron por Dios lealtad al caudillo y a los principios fundamentales del movimiento nacional". A pesar de que, ese juramento se anuló con la Constitución, la nieta de Negrín cree que los magistrados pueden tener un conflicto de intereses personal y moral y una falta de imparcialidad subjetiva a la hora de resolver el caso Garzón y la persecución de los crímenes franquistas.

Carmen Negrín reclama la abstención de estos jueces y al mismo tiempo, ha comunicado al Consejo del Poder Judicial esta circunstancia para que no admitan ningún escrito firmado por estos magistrados que desde el martes pasado están recusados y pueden no ser imparciales.

El pasado 27 de noviembre, Negrín recusó por el mismo motivo a varios magistrados de la Sala del 61 del Tribunal Supremo, entre ellos el presidente de la Sala de lo Penal, Juan Saavedra, y el también magistrado de esta sala Carlos Granados. La razón es que ambos integran, junto a Dívar, la denominada Sala del Artículo 61 del Tribunal Supremo -la competente para entender sobre recusaciones de magistrados del alto tribunal- , y tenían sobre la mesa la posible recusación de los cinco magistrados que admitieron a trámite la querella contra el juez Garzón por el asunto de la memoria histórica.

A principios del pasado mes de diciembre, la Sala del 61 dictó una providencia en la que ordenaba la realización determinados trámites relacionados con la recusación planteada por familiares de desparecidos y diferentes asociaciones de la memoria histórica contra estos cinco magistrados (Adolfo Prego, Joaquín Jiménez, Francisco Monterde, Juan Ramón Berdugo, y Juan Saavedra) .

Las asociaciones consideran que estos magistrados están "contaminados" para entender de la causa contra Garzón porque ya trataron este asunto con ocasión de la querella presentada por la nieta de Juan Negrín contra los jueces de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que paralizaron la apertura de fosas comunes y posteriormente declararon la incompetencia de Garzón.

La cuestión de imparcialidad se dirige especialmente contra Adolfo Prego, ponente del auto de admisión de la querella contra Garzón, por sus "relaciones directas e indirectas" con los firmantes de la querella -el sindicato 'Manos Limpias'- y también por su "posición pública" contraria a la investigación de las desapariciones durante el franquismo, según la parte recusadora