4 de mayo de 2010

Llega a España un desastre económico brutal




Un tsunami que obligaría al ejecutivo socialista a recortar aún más las pensiones, subsidios, salarios y demás estipendios que incluso no logran que una familia llegue sana a final de mes.


Las noticias que Zapatero creía entender, blasonando de que España seguía siendo la décima potencia industrial del mundo, chocaron frontalmente en las bolsas europeas, que lanzaron al euro a su nivel más bajo desde hace años (1’30 dólares), ante el temor generalizado de que nuestro país, ese que sigue confiando en el neoliberalismo salvaje y el consumo irresponsable, alentados y aplaudidos por todos los medios de comunicación, siga a Grecia en el desastre económico. Un tsunami que obligaría al ejecutivo socialista (que siempre se ha distinguido por las continuas rebajas en los derechos sociales de los trabajadores), a recortar aún más las pensiones, subsidios, salarios y demás estipendios que incluso no logran que una familia llegue sana a final de mes.

El vendaval no es broma y los expertos en meteoro-economía ya lo anunciaron en su tiempo. Pocos les creyeron, y fueron muchos los mandatarios que, mintiendo de forma escandalosa, aseguraban a sus ciudadanos que la solución seguía siendo el capitalismo salvaje. En Francia y Alemania ya se vuelve a hablar del fracaso del euro como moneda para países que llegaron a él de forma ficticia, ilusoria, creyendo que sus economías resistirían la avaricia incontrolada de los empresarios de todas las áreas, principalmente de la construcción. Hay naciones que deberán regresar al dracma, al escudo y a la peseta. No es ninguna quimera.

El hostiazo económico que se avecina, tiene mayor tamaño que la nube de ceniza que lanza aún ese volcán islandés aún activo, para desesperación de personas que utilizan el transporte aéreo, de los dueños de las compañías y sus avispados socios, que durante años han estado amasando fortunas, adquiriendo islas, inmuebles, joyas, cuadros valiosísimos, ingresando miles de millones de dólares y euros en paraísos fiscales que jamás han sido controlados, investigados y menos aún, ocupados por la fuerza. La lista de Forbes no es un terreno en el que el ejército norteamericano pueda entrar, sin llamar primer por teléfono, para anunciar el ataque, lograr que sus habitantes se refugien donde fuere,y arribar al puerto cuando no queda en la caja fuerte ni una rata de alcantarilla.

Ni Suiza, ni las Islas Caimán, ni las Marshall, ni Palau, las Bahamas, Honk Kong, ni Liechtenstein, ni San Marino, ni Gibraltar o Andorra, serán nunca invadidas por la OTAN, donde precisamente se encuentran los esbirros de quienes han causado la hecatombe.

La revolución no será televisada, pero se avecinan tiempos de cólera popular, de reclamo de justicia. Ya es hora de que paguen los que más han enriquecido su patrimonio.

Carlos Tena/kaosenlared

Características del Neoliberalismo







Las políticas macroeconómicas recomendadas por teóricos o ideólogos neoliberales (en principio recomendaciones a países tanto industrializados como en desarrollo) incluyen:

Políticas monetarias restrictivas: Aumentar tasas de interés o reducir la oferta de dinero. Con ello disminuye la inflación y se reduce el riesgo de una devaluación. No obstante con ello se inhibe el crecimiento económico ya que se disminuye el flujo de exportaciones y se perpetúa el nivel de deuda interna y externa denominada en monedas extranjeras. Así mismo, se evitan los llamados ciclos del mercado.
Políticas fiscales restrictivas: Aumentar los impuestos sobre el consumo y reducir los impuestos sobre la producción y la renta; eliminar regímenes especiales; disminuir el gasto público. Con ello se supone que se incentiva la inversión, se sanean las finanzas públicas y se fortalece la efectividad del Estado. No obstante no se distingue entre los niveles de ingreso de los contribuyentes, donde unos puede pagar más impuestos que otros, y se grava a las mayorías mientras que se exime a las minorías, deprimiéndose así la demanda, si bien se busca apoyar la oferta, buscando el bienestar de toda la sociedad. Tampoco se reconoce que el gasto público es necesario, tanto para el crecimiento como para el desarrollo (comparar históricamente ejemplos de países industrializados); para la protección de sectores vulnerables de la economía y la población; y para la estabilidad social y económica en general.
Liberalización: Tanto la liberalización para el comercio como para las inversiones se supone que incentivan tanto el crecimiento como la distribución de la riqueza, al permitir:
una participación más amplia de agentes en el mercado (sin monopolios u oligopolios),
la generación de economías de escala (mayor productividad),
el aprovechamiento de ventajas competitivas relativas (mano de obra barata, por ejemplo),
el abaratamiento de bienes y servicios (al reducirse costos de transportación y del proteccionismo), y
el aumento en los niveles de consumo y el bienestar derivado de ello (en general aumento de la oferta y la demanda en un contexto de «libre» mercado, con situaciones de equilibrio y utilidades marginales).
Privatización: Se considera que los agentes privados tienden a ser más productivos y eficientes que los públicos y que el Estado debe adelgazarse para ser más eficiente y permitir que el sector privado sea el encargado de la generación de riqueza.
Desregulación: Se considera que demasiadas reglas y leyes inhiben la actividad económica y que su reducción a un mínimo necesario (sobre todo la garantización del régimen de propiedad y de la seguridad) propician un mayor dinamismo de los agentes económicos.
En todos los casos, los teóricos denominados neoliberales afirman que la mejor manera de alcanzar la distribución de la riqueza y el bienestar de los individuos es mediante un crecimiento total del producto, que por su propia dinámica permea al total de los integrantes de la sociedad (la llamada trickle down policy); como liberales promueven «mediante el beneficio individual, alcanzar el beneficio de toda la sociedad».

Países con políticas neoliberales [editar]
Entre 1980 y 2000, en varios países llegaron al gobierno diversos políticos y dirigentes favorables a programas económicos neoliberales. Esto sucedió especialmente en los países anglosajones y en América Latina, la siguiente lista, incluye algunos de los presidentes que aplicaron, en distinto nivel y efectividad, varias políticas descritas como neoliberales:

Argentina: Carlos Menem y Fernando de la Rúa
Bolivia: Gonzalo Sánchez de Lozada
Brasil: Fernando Collor de Mello y Fernando Henrique Cardoso
Costa Rica: Oscar Arias
Chile: Augusto Pinochet
Colombia: César Gaviria y Álvaro Uribe Vélez
Estados Unidos: Ronald Reagan
México: Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón
Paraguay: Juan Carlos Wasmosy
Perú: Alberto Fujimori
Reino Unido: Margaret Thatcher
Uruguay: Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti
Venezuela: Carlos Andrés Pérez
España:Jose Maria Aznar, Esperanza Aguirre
Wikipedia

Francia dice que es absurdo retrasar la jubilación a los 63 . Mientras España retrasará la edad de jubilación hasta los 67




Mientras España retrasará la edad de jubilación hasta los 67, en Francia, incluso el gobierno conservador considera absurda retrasarla desde los 61 hasta los 63.
Mientras España retrasará la edad de jubilación hasta los 67, en Francia, incluso el gobierno conservador considera absurda retrasarla desde los 61 hasta los 63.

El Elíseo y el Ministerio de Trabajo francés salieron ayer al cruce de la información aparecida en el diario galo ’Le Monde’ respecto a las pretensiones del presidente de la República, Nicolas Sarkozy, de elevar progresivamente la edad legal de jubilación, que fue tachada de "absurda" por Eric Woerth, titular de la cartera de Trabajo.

En concreto, ’Le Monde’ informaba en su edición digital de que el Elíseo trabajaba con una hipótesis de base para retrasar la edad legal de jubilación a 61 años en 2015, para situarla en un año más en 2020 y que alcance los 63 años en 2030.

A este respecto, ’Le Monde’ señalaba que en el caso de que "por razones políticas" no se retrasara la edad legal de jubilación se podría optar por alargar el periodo de cotización necesario para cobrar la pensión completa o imponer penalizaciones a los que se jubilen antes de la edad legal.
República.es