18 de julio de 2010

MI PADRE SE LLAMABA FEDERICO





Mi padre se llamaba Federico. No se a quien de sus antepasados se le ocurriría haberle puesto ese nombre. No es que sea, en si, feo pero si que es raro. En francés o en alemán suenan veredaderamente sonoros y de extranjero fuerte pero en español es simplemente raro. Mi padre tuvo la mala suerte que a los que mas odiaba en su existencia vital, es decir a los fascistas, se les ocurriera dar un golpe de estado ultraderechista precisamente el día de su santo. Y más contra la República a la que tanto él apoyaba y tanto la sostenía. El día del Santo de mi padre, los curas, los derechones de siempre, los requetés y los falangistas empujaron a los militares a dar un Golpe de Estado contra la legal República Española , iniciandose una cruenta guerra civil de tres años de duración, con más de un millon de muertos y desaparecidos, miles y miles de exiliados, miles de deportados y cuarenta años de un Régimen repugnante que sesgó la vida de este país e intauró un sistema de aciagas relacciones entre españoles y que hicieron a España lo mas parecido posible a un cuartel.
Mi padre , en este día, el día de San Federico, siempre gastaba la broma de que no se llamaba Federico sino Meneo. Su Santo, era agnóstico convencido, era San Meneo.Y lo era en comparación y similitud del Movimiento Nacional, del Glorioso Alzamiento Nacional, de la Santa Cruzada de Liberación Nacional como la llamaba y la bautizó el Vaticano. Mi padre se llamaba Meneo. Y lo decia olvidando totalmente las barbaridades y los desmanes que le hicieron. Mi padre ni perdonó ni olvidó sus años de carcel. Ni perdonó ni olvidó los ataques injustos contra su patrimonio en forma de simple robo a su familia. Ni perdonó ni olvidó el haberse alzado en armas contra su Gobierno legítimo al que él habia colaborado con instaurar. Ni perdonó ni olvidó su inhabilitación injusta y la pérdida de su puesto de trabajo. Ni perdonó ni olvidó. Pero su humor tipicamente andaluz, que compagina lo trágico con lo cómico, le hacía reirse de esa parafernalia fascista-religiosa y se hacía llamar Meneo. Mi madre, siempre asustada, no compartía tales bromas. Pero, por debajo de sus labios, sonreía las ocurrencias de su marido.
Setenta y cuatro años de aquel diez y ocho de Julio. Setenta y cuatro de aquella fecha maldita donde los españoles se enfrentaron porque la derecha dió un Golpe militar. Bueno ...fueron los militares con el apoyo de la Derecha y de la Iglesia. No lo olvidemos.
Fecha que no debemos olvidar, al igual que conocer que el Primer Partido de la Oposición, todavía, en la actualidad, se opone a condenar aquel Golpe del 18 de Julio. Dicen que eso es Historia y una Historia de enfrentamiento que deberíamos olvidadar.
Nada mas lejos de lo que tenemos que hacer. Hay que recordar a las generaciones venideras, y a muchos colelegionarios míos, que un dia, no tan lejano, un grupo de fascistas, militares, falangistas, requetés, personajes del Somaten, la Iglesia y su jerarquía Nacional y Vaticana, y la derecha institucionalizada , porque no podían ganar las elecciones que quitaran a la izquierda en el Poder y por no estar de acuerdo con las reformas que se estaban insturando, dieron y apoyaron un Golpe Militar repugnante que dió lugar a una guerra abierta de tres años y cuarenta años de dictadura fascista.
Mi padre ni los perdonó ni los olvidó. Solo se llamaba, en cachondeo, Meneo en vez de llamarse, solo durante este día , Federico.
Saludos y buen día, Jefe. !!!!Ojala algun día se tenga dignidad y memoria para los que lo pasaron tan mal por defender sus derechos democráticos,a partir del dia de la fecha del año 36


Pedro Villagrán 18.07.10
http://pvillagran.blogspot.com/2010/07/mi-padre-se-llamaba-federico.html