4 de septiembre de 2010

1.600 personas respaldan las alegaciones en contra del proyecto de la cantera de Zilbeti











Las coordinadoras opositoras al proyecto de la cantera de magnesitas de Zilbeti entregaron ayer en la consejería de Medio Ambiente más de 1.600 alegaciones personales en contra del proyecto. Esta masiva respuesta popular ha sido coordinada por el colectivo Monte Alduide y ha sido apoyado y respaldado en todo momento por Erdiz Bizirik, de Baztan. Estas coordinadoras y Zeobirlariz presentaron además sendas alegaciones más extensas y técnicas.

En la alegación tipo se solicita al Departamento de Vivienda y Ordenación del Territorio que proponga al Gobierno de Navarra la no aprobación del Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS); al Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente que, en atención a las alegaciones, emita una declaración de Impacto Ambiental negativa; y al Gobierno de Navarra que no apruebe el PSIS para la implantación y puesta en explotación de una nueva cantera de magnesitas.

El proyecto prevé la construcción de una cantera de magnesitas a cielo abierto en el monte de Legua Acotada, en el vale de Erro y dentro de la Zona Especial de Conservación "Monte Alduide" de la Red Natura 2000 (Espacios Protegidos Europeos) por lo que el impacto ambiental que causaría en la zona sería muy notorio. Se calcula una producción de 180.00 toneladas anuales por un periodo de 40,3 años y se estima que se necesitan 12 trabajadores pero la empresa no garantiza la creación de nuevos puestos sino la consolidación de los existentes en Zubiri.

Los opositores argumentan en las alegaciones que "no se puede justificar la consolidación de unos puestos de trabajo de futuro incierto, con la destrucción permanente e irreversible del territorio en el que se asienta". "No necesitamos este tipo de empresas ni empresarios, sino promotores imaginativos que sean capaces de generar riqueza a través del trabajo de sus gentes en proyectos de turismo rural, ganadería etc", apuntan. Además enumeran un listado de las disposiciones que conculca el proyecto de Magna con lo que argumentan que "el proyecto que se pretende hacer es a todas luces ilegal".

Juan Luis Martínez, miembro de Monte Alduide, afirmó que "si aprueban el PSIS, el Gobierno tiene el poder sobre los terrenos, y como está orientando todos sus apoyos a Magna, es muy importante pararlo. Lucharemos hasta el final y agotaremos todas las vías a nuestro alcance para parar esto que es un despropósito medioambiental".

Las alegaciones han sido recogidas en los pueblos afectados, así como en localidades de Baztan (de mano de Erdiz Bizirik), que ven como, si se crea un precedente en Zilbeti con la cantera, su valle podría ser el siguiente perjudicado. Además se han colocado stands en Pamplona en días puntuales.
Noticias de Navarra

Ramón Franco fue el pequeño de los cuatro hijos que nacieron del matrimonio Nicolás Franco Salgado-Araujo y Pilar Bahamonde




Ramón Franco fue el pequeño de los cuatro hijos que nacieron del matrimonio Nicolás Franco Salgado-Araujo y Pilar Bahamonde. Poco compartieron aparte de su descendencia. El, marino militar por tradición familiar, experiencia en las colonias de Cuba y Filipinas e ideas liberales. Ella, ferviente católica y seguidora de las directrices morales de la Iglesia. De los cuatro hijos Ramón fue el que más se asemejó a su padre en su carácter rebelde y aventurero. No así Francisco, que siempre se mantendría ligado a su madre y el seguimiento de las normas morales y sociales católicas. Ramón y Francisco se entenderían pocas veces en su vida. Mientras el segundo se concentraba en progresar según lo establecido; el primero no dejaría escapar la ocasión de saltarse las normas.
Ambos fueron destinados a Melilla. Ramón aprendía árabe, leía el Corán, vestía chilaba y hacía gala de toda serie de ocurrencias y extravagancias. Su temeridad en acción le granjeó el sobrenombre de Chacal, que él utilizaría orgulloso durante años. Su carácter inquieto le llevó a interesarse por la aviación. Se inscribe en el Servicio de Aeronáutica Militar y se forma como piloto en la base aérea de Cuatro Vientos, en Getafe. Completada su formación su carrera se acelera considerablemente. Ingresa en la recién creada base de hidroaviones de Atalayón (Melilla) y consigue la Medalla Militar Individual por sus acciones bélicas en la guerra de Marruecos. En éste tiempo se casa con Carmen Díaz, de tan sólo 19 años en Hendaya sin pedirle permiso al Rey y con la desaprobación de este hecho por parte de su hermano Francisco.
En 1925 junto con el capitán de ingenieros Mariano Barberán presentan el proyecto del raid entre la península e Iberoamérica, “Para un mejor enlace espiritual entre España y Argentina”. El Plus Ultra era un hidroavión Dornier Wal de patente alemana, pero fabricado en Pisa (Italia). Para el raid se le cambiaron los motores (se le instalaron dos Napier de 12 cilindros y 450 caballos cada uno). Los propios pilotos se encargaron de supervisar la remodelación en Italia. A pesar de no ser una idea original, tuvo una notable repercusión en la prensa. Primo de Rivera, vio en la iniciativa un vehículo perfecto para publicitar la modernización del país. Incluso el propio Alfonso XIII se entrevistó con la tripulación.

El 22 de enero de 1926 el Plus Ultra desplegó sus tres toneladas de la bahía de Palos de la Frontera (Huelva). Lo pilotaba Ramón Franco junto a otros tres tripulantes: Julio Ruíz de Alda, Manuel Durán (ambos pilotos militares), y Pablo Rada (mecánico). 19 días más tarde amerizaba en el Río de la Plata. Fueron necesarias casi 51 horas de vuelo para salvar los 10.270 Km. recorridos en siete escalas. Otro gran momento para la historia de la aviación, ya que fue el primer vuelo que cruzaba el Atlántico Sur. (http://revisionismos.blogspot.com/2008/04/plus-ultra-la-historia-de-un-intrpido.html)

Tras el raid su fama fue enorme. En 1928 se propuso hacer un vuelo alrededor del mundo. Pero el proyecto, denominado Numancia, fue un completo fracaso. Debido a intereses comerciales no pudo elegir el hidroavión adecuado, además de ciertas divergencias con las autoridades militares. El proyecto se retomó sin embargo como un vuelo de ida y vuelta a Estados Unidos. Pero se repiten las divergencias y en una prueba furtiva Franco y sus acompañantes se pierden en el Atlántico. Del 22 al 29 de julio de 1929 permanecen naufragados en alta mar. Tras el rescate, la multitud los recibe fervorosa y el Rey les invita a palacio. Pero en privado, hubo reprimendas y reproches por haber puesto en peligro un hidroavión. Ramón asumió la culpa y fue expulsado del cuerpo.

En pleno ataque de despecho y queriendo desquitarse de la calumnia de que había aceptado sobornos de una compañía de hidroaviones extranjera escribe Águilas y garras. La policía secuestra el libro en la imprenta. Entonces decide plantar batalla a sus enemigos en el movido campo de la política. El paso estaba dado.

Ingresa en la Asociación Militar Revolucionaria, una organización secreta en contacto con los partidos republicanos y constitucionalistas. Se hace activista y republicano y también masón. Su hermano Franco trata en varias ocasiones de entrevistarse con él para disuadirle de emprender este camino, pero el no quiere escucharle.

En 1930 rechaza el puesto de agregado aéreo en Washington ofrecido por el gobierno de Dámaso Berenguer para seguir conspirando. Contacta con los anarquistas catalanes de la CNT y Emilio Mola, secretario de estado de la seguridad lo detiene bajo la acusación de trasladar armas para una insurrección. Se fuga de la cárcel, hace creer que se ha exiliado y sigue con sus confabulaciones desde Madrid. Su particular salto al vacío revolucionario lo realiza al encabezar la sublevación de la base aérea de Cuatro Vientos, donde se apoderó de algunos aparatos y sobrevoló Madrid con la intención de bombardear el Palacio Real, propósito que no llegó a realizar. El intento fracasa y huye a Portugal. La nacionalidad uruguaya otorgada en el raid del Plus Ultra le salva del destierro y le lleva a París, vía Amberes. Allí fue recibido entre otros por Francesc Macia, con quien se funde en un aparatoso abrazo. Pero sus desaires y extravagancias hacen que el selecto grupo de exiliados políticos al que se une le aíslen cada vez más.

El 15 de abril de 1931, dos días después de que las elecciones municipales den el poder a los republicanos en la mayoría de los pueblos y ciudades, regresa a España. Durante el viaje recibe la noticia de su nombramiento como jefe de la Aeronáutica Española. Por tercera vez es aclamado en Madrid. Pero recién llegado tiene salidas de tono hacia sus compañeros políticos increpándoles el por qué se ha permitido la marcha de Alfonso XIII y de que no se haya reprimido a los “elementos reaccionarios”. Esto hace que muchos políticos moderados empiecen a pensar que es un loco perturbador.

Ante la convocatoria de elecciones se alista a la candidatura de Ezquerra Republicana de Catalunya por Barcelona y a otra en Sevilla, de talante libertario-anarquista. Aunque las urnas le otorgan las dos actas de diputado, finalmente ocupó el escaño de Barcelona. Y una vez en el Parlamento prefirió aliarse con una camarilla mixta de diputados de izquierdas. Pero en las Cortes, Franco descubre que la política es para profesionales. Maura y otros diputados expertos le dejan en evidencia sistemáticamente en un tiempo en el que estaba prohibido leer los discursos en el hemiciclo. Los enemigos que tiene en el Ministerio de Gobernación tratan de abrirle un expediente por insurrección, pero curiosamente sus amigos masones le solucionarán el problema.

En estos agitados años su mujer, Carmen Díaz, descubre que su marido tiene otra familia en Barcelona. Se divorcian gracias a la primera ley en España que lo permite. Al poco tiempo se casa con Engracia Moreno, con quien tiene ya una hija. Tras esta boda, sus fervores revolucionarios amainan. Son los años de la toma del poder por parte de las derechas durante la República. La política se radicaliza de forma irreversible.
En 1934 el gobierno de Lerroux le nombra agregado aéreo en Washington. Esto le permitirá distanciarse de las exaltadas compañías que frecuentaba y muere su madre, Pilar Bahamonde. Esto reiniciará una relación prácticamente inexistente con su hermano Francisco.

Es suspendido de su cargo tras el levantamiento de 1936. En una entrevista con Associated Press hace éstas sorprendentes declaraciones: “Cuando termine la lucha, será necesaria una dictadura fuerte. Pero una dictadura para la cual el bienestar de la nación sea lo primero. Lo que España necesita es una dictadura de clase media, que luche contra el gran capital y los trabajadores revolucionarios”.

Ramón se presenta en Salamanca cuando su hermano es proclamado caudillo. En noviembre se le habilita en la escala militar y se le encomienda el mando de la base aérea de Baleares. A pesar de lo exaltado de sus posturas políticas en plena Guerra Civil, fue bien acogido por la tropa. Para unos era el hermano del caudillo y para los más jóvenes el aviador español más importante. La única excepción fue Alfredo Kindelán, responsable de la aeronáutica de Franco. Escribió una carta de protesta al generalísimo que no obtuvo respuesta. En Palma de Mallorca se convierte en un militar estricto y eficiente. Poco a poco se va centrando en su trabajo, meticuloso y cumplidor. Pero su carácter cambia y se torna taciturno e introvertido. Sería esto el principio de una estrecha colaboración con su hermano Francisco.

El 28 de octubre de 1938, Ramón Franco se estrella a bordo de su hidroavión cerca de la bahía de Palma. Los informes más rigurosos sobre el accidente indican que, como solía hacer, exigió demasiado al motor de su hidroavión. Este perdió vuelo y cayó en barrena. En el funeral, el único representante de la familia fue el hermano mayor, Nicolás. Fue enterrado en el Jardín de la Cruz de la Palma de Mallorca, aunque en 1963 sus restos se trasladan al mausoleo edificado en honor de los muertos de la aviación franquista durante la Guerra Civil española.

Aclamado por multitudes, aislado por sus compañeros de partido. Extravagante, osado, emprendedor y temerario. Fue un republicano convencido o su tendencia política una expresión más de rebeldía. ¿Qué le llevó a cambiar radicalmente de forma de pensar? Quizá pensar que un régimen político más severo traería a España la estabilidad que no había conseguido. Su recién retomada carrera militar hubiera podido ser brillante. Para su hermano un aviador caído por la Patria. Pero en el fondo, no pensaría que los desmanes rojos de su díscolo hermano sólo podían redimirse de esa manera. Nunca sabremos cómo hubiera sido su trayectoria. Ramón Franco, el rebelde y olvidado hermano del dictador, es autor de dos obras: De Palos al Plata (1926) y Madrid bajo las bombas (1931) y fue gran amigo personal del también musulman converso, y fundador de la Andalucía actual Blas Infante (http://revisionismos.blogspot.com/2007/07/blas-infante-un-musulmn-padre-de-la.html)