15 de septiembre de 2010

'Lo que pasa en Francia con los gitanos es el resultado de 30 años de no parar al fascismo'







X. Prera.- David Kerbala es el portavoz de la Plataforma Unitat contra el feixisme', que nace de dentro del movimiento contra la guerra de Irak y de la preocupación, creciente entre los movimientos sociales, por el ascenso de la Plataforma per Catalunya de Josep Anglada. Comparan su trayectoria y actos con Hitler o Le Pen, y denuncian que no es sólo una amenaza en sí mismo sino también para los partidos, ya que contamina su discurso.
--¿Cuál es el objetivo de la Plataforma ‘Unidad contra el Fascismo’?
--Pues es detener a los fascistas en Catalunya. Si en los años treinta salían a la calle en marchas militares y decían que eran fascistas, desde hace una década, en toda Europa han salido partidos que son fascistas, pero lo ocultan. Ahora van bien vestidos, con corbata, y dicen que son demócratas, con lo que se presentan a las elecciones con argumentos populistas y mentiras. Pero en el fondo son tan fascistas como los partidos de los años treinta. Quieren utilizar el racismo contra minorías, pero también tienen una hostilidad total contra la izquierda y el movimiento sindical y, en el fondo, a todo lo que signifique democracia. Por eso los tenemos que detener, y el objetivo de esta nueva campaña es hacer un movimiento unitario contra los fascistas. Y no debe ser cosa de unos pocos radicales sino de toda la sociedad, que se opone al fascismo porque no quiere volver al Franquismo.

--El objetivo está muy claro, ¿pero qué mecanismos planea articular para hacer frente a este tipo de partidos?
--Aquí hay diferentes cosas. Lo básico es desenmascarar la estrategia de estos grupos fascistas. Josep Anglada (Plataforma per Catalunya), por ejemplo, ha dicho ante una cámara oculta de la televisión valenciana que 'a mí me va el Franquismo y el águila, pero para ganar apoyo debo pasar por demócrata'. Esto es el fascismo moderno, pero el mismo Adolf Hitler dijo en 1932 que se limitaría a mecanismos legales, y un año después había empezado el genocidio.

¿Por qué desenmascarar? Pues porque puede haber vecinos y vecinas de diferentes barrios o pueblos que se sienten amenazados y perdidos, y personas como Anglada se presentan como las soluciones a sus problemas y como salvadores, y les acaban votando. Toda la sociedad debe saber que no se trata de salvar el barrio o el pueblo ante determinados cambios, sino que si Anglada toma más poder hay posibilidades reales de regresión democrática.

Esta concienciación es básica, y se hará con información pero también con movilización. Yo, por ejemplo, vivo en el Raval, y sé que si Anglada organizara un acto aquí habría un rechazo social importante, pero debe haber una plataforma unitaria como la nuestra para organizar y convertir este rechazo en algo útil.

--¿Habéis tenido algún tipo de contacto con los partidos políticos para hacerles llegar sus reivindicaciones?
--Hasta ahora lo que tenemos es un manifiesto que han firmado muchas personas, y que ha surgido de la gente que estamos en el movimiento contra la guerra, porque la forma de organizarse es similar. Y, al igual que con este movimiento, que empezamos con una preocupación específica por un tema en concreto, estoy seguro de que en un tiempo recibiremos apoyos de todos los partidos democráticos. De hecho, ya hay individuos de diferentes partidos de la izquierda política -miembros de Iniciativa, EUiA, Izquierda, CCOO o UGT han firmado el manifiesto-.

Estamos empezando ahora, no hemos tenido tiempo de contactar con casi nadie. Pero estoy seguro de que podemos recibir mucho apoyo del arco político, así como de movimientos sociales y entidades cívicas de todo tipo.


--¿Es necesario este cordón sanitario para una persona o un partido, como la Plataforma per Catalunya de Josep Anglada, que tiene una mínima representación en Catalunya? ¿Tanto miedo tienen a que pueda conseguir?
--No es una cuestión de miedo. Creo que hay que prevenir. Puedo tener muchas diferencias con uno u otro partido de los que están en el Parlament actualmente, pero no creo que ninguno de estos partidos esté por acabar con el sistema democrático. La diferencia con un partido fascista es que si llega al poder, se acaba todo el debate político y la libertad. Un cordón sanitario para que esto no ocurra me parece un mínimo.

--¿Tan grande es la amenaza?
- Hoy por hoy, Plataforma per Catalunya no es una gran amenaza. Están en algunos ayuntamientos, que no deberían estar, pero el gran objetivo inicial es que no entren en el Parlament. Pero mirando lo que ha pasado los últimos meses en Catalunya vemos el peligro que representa un partido como este, porque hacen girar todo el discurso político hacia la derecha. Los grandes partidos temen perder votos ante el partido fascista y copian parte de su discurso contra los inmigrantes -los musulmanes en nuestro caso-. Hay muchos ejemplos. Las denuncias a los inmigrantes en Vic, el burka...

Pero el que no sean un gran partido aunque no quiere decir que no haya que actuar contra ellos. En Francia, Le Pen, en los años 80, empezó con poco y nadie pensó que fuera un problema. Ahora, está toda Francia, el Parlamento y en Europa, y Sarkozy está expulsando gente por razón de etnia. Esto es resultado de 30 años de fascismo que no se ha detenido.

Manifiesto y adhesión

http://unitatcontraelfeixisme.wordpress.com/

¿Favorecerá la Huelga General del 29-S al PP?






En las últimas semanas he escuchado comentarios sobre que la Huelga General del próximo 29 de Septiembre, con el PSOE en el gobierno, podría favorecer al PP. Este mensaje enviado, una y otra vez, no solo desde el PSOE y los grandes empresarios, sino incluso desde las direcciones de CCOO y UGT hasta justo antes de convocar la Huelga, ha llegado a calar en algunos trabajadores y trabajadoras de izquierda. Sin embargo, la respuesta a la pregunta del título de este artículo es claramente un NO.

En primer lugar, si la Huelga General del 29S fracasa, el gobierno del PSOE se sentirá legitimado para continuar con su serie de ataques brutales a trabajadores y trabajadoras; poniendo en marcha, por ejemplo, el ya anunciado recorte de las pensiones y el aumento de la edad de jubilación, entre otras reformas. Sin embargo, si la Huelga es exitosa el gobierno tendrá que rectificar su política como ha ocurrido tras las cinco Huelgas Generales de los últimos treinta años, diga lo que diga ahora ZP.

El PP no convoca esta Huelga general, de hecho se opone a ella porque sabe que va contra los intereses de sus representados últimos: los grandes empresarios. Esta Huelga General se convoca desde los sindicatos, con todas las críticas que queramos, pero para frenar ataques contra los y las trabajadoras.

Si el PP gana las próximas elecciones generales no será por que triunfe la Huelga General, sino porque el PSOE se está tirando piedras sobre su propio tejado al traicionar a su electorado. Es ZP el que está allanando el camino a Rajoy atacando a trabajadores y trabajadoras; de hecho va muy por detrás en la encuestas de voto y aún no ha habido Huelga.

Si la Huelga General del 29S es exitosa y el PP gana las elecciones llegará al poder en un clima de lucha y movilizaciones desde la izquierda, de manera que no podrá desplegar su política con tranquilidad. La gente vendrá de victorias y estará animada para las luchas. Si, por el contrario, la Huelga General va mal y el PP gana las elecciones (gracias al PSOE, como se ha explicado antes) podrá gobernar sin grandes resistencias (al menos al principio), y ya sabemos lo que eso significa…

Salgamos todos y todas a la calle el 29S para defendernos de los ataques del gobierno actual del PSOE y de un posible gobierno futuro del PP. Hagamos Huelga para cambiar el clima político y construir la alternativa.

Por Jesús Castillo, activista de En Lucha.