25 de noviembre de 2010

DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO





DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO
PLAZA DEL CASTILLO DE PAMPLONA, 20:OO HORAS
ORGANIZA
PLATAFORMA DE MUJERES CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA

Afrontamos este 25 de noviembre de 2010 inmersas en una crisis económica que está suponiendo negativas consecuencias para la vida de las mujeres. Estamos siendo de nuevo relegadas a la reproducción de los roles que creíamos superados el hogar, la crianza, los cuidados y los trabajos peor pagados,.

El patriarcado y el capital, aprovechan todos los momentos para intentar relegarnos al ámbito de lo doméstico, apartarnos del trabajo asalariado. La feminización de la pobreza, no es una entelequia, es un dato objetivo, es una realidad constatable a través de las tasas de desempleo femenino, de las de actividad y del reparto de la riqueza.

La precariedad, la inestabilidad, los contratos a tiempo parcial y abaratados, es la oferta laboral para las mujeres. Además, la reforma de las pensiones va a significar un empeoramiento en la vida de las mujeres, el retraso de la edad de jubilación y la pretendida anulación de algunos tipos de pensiones no contributivas, van a favorecer un mayor empobrecimiento femenino.





Hemos podido comprobar también en los últimos meses, la creciente reafirmación del integrismo religioso contra las mujeres. Las mujeres están siendo asesinadas por supuestas infidelidades, quemados sus rostros por asistir a las escuelas; envenenadas por salir a la calle sin la compañía de varones.

Desde África hemos recibido los informes de cómo los soldados han explotado, violado y abusado sexualmente de niñas y de mujeres de todas las edades, aprovechándose de su pobreza y debilidad.

Observamos como en nuestro entorno cultural, el debate del burka se enfoca como una cuestión de seguridad ciudadana, en lugar de cómo una forma de discriminación directa contra las mujeres. Como la prohibición del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo es la moneda de cambio en Brasil. Como Naciones Unidas enfoca la trata de mujeres con fines de explotación sexual como un problema migratorio.

En España, el Gobierno del PSOE no avanza en la reforma de la Ley Integral contra la violencia, empecinado en que la única que existe es la que se da entre parejas o ex parejas, obstinado en no reconocer que la violencia de género es una cuestión estructural que hay que erradicar desde todos los ámbitos. Ya se han cumplido cuatro años desde la entrada en vigor de la ley y nos hemos ratificado desgraciadamente en que la ley por sí sola no es la solución y en modo alguno ha devenido disuasoria para los maltratadores.

Es necesario modificar la Ley Integral para redoblar esfuerzos y exigir por parte de todas las instituciones el desarrollo de medidas que sean auténticamente integrales y transversales, y que impliquen a todos los estamentos sociales y políticos, abordando en su integridad la violencia género, sin que se limiten a la llamada violencia doméstica, y que estén dotadas de recursos materiales humanos y económicos suficientes.

Síntoma de la desconsideración institucional hacia las mujeres ha sido la eliminación del Ministerio de Igualdad, que aunque sin competencias exclusivas en igualdad de género y sin un presupuesto significativo, representaba simbólicamente la aspiración del movimiento de mujeres y el feminista.

Hoy más que nunca es necesario que el movimiento feminista y las organizaciones de izquierda real, nos agrupemos y nos organicemos en torno a la toma de acuerdos para defender una estado español sin violencia de género.

Porque solo construyendo igualdad, es posible un mundo sin violencia, es urgente que consigamos la fuerza para transformar una realidad que ya no podemos soportar por más tiempo. Tenemos que influir decididamente en la creación de una verdadera coordinación política y administrativa entre las Administraciones Públicas, para atajar esta la lacra social. Es necesario, la implicación de todos los poderes públicos en dar las respuestas que la sociedad está reclamando y conseguir un mundo sin Violencia de Género.

La monarquía tendrá su museo





Sito bajo el patio del Palacio Real, se llevan invertidos hasta ahora en la obra cuarenta millones de euros, que serán ochenta o unos cuantos más cuando se dé fin a la misma. Yo no sé qué interés específico puede tener un Museo de la Monarquía ubicado en el mismo escenario del Palacio Real, uno de los edificios más visitados por los turistas.

Ayer pudimos ver en varias ediciones de los telediarios que los 35 años de la monarquía española de 1975 fueron conmemorados con un reportaje que más parecía propio del balance final de un periodo histórico. ¿A qué viene dispensar tanta cobertura documental a esos siete lustros? ¿Es que acaso el rey piensa abdicar y lo de ayer fue sólo un ensayo de lo que nos espera si tomara esa decisión?



Es más, esta mañana, leyendo algunos periódicos electrónicos, se insiste en la materia y hasta se echa de menos que la Casa Real no ofreciera fotos de familia y demás actos y comparecencias que celebrasen tan señalada efeméride, como si sus miembros estuvieran obligados a ello sólo por el hecho de que la fecha ha sido motivo noticioso de documentación en los telediarios.

Gracias a Cuarto Poder me entero hoy de que esos 35 años de reinado de Juan Carlos I formarán parte del Museo de la Monarquía que tendrá España en 2013. Sito bajo el patio del Palacio Real, se llevan invertidos hasta ahora en la obra cuarenta millones de euros, que serán ochenta o unos cuantos más cuando se dé fin a la misma.

Yo no sé qué interés específico puede tener un Museo de la Monarquía ubicado en el mismo escenario del Palacio Real, uno de los edificios más visitados por los turistas que llegan a Madrid y que ya de por sí ofrece o podría ofrecer una exhibición bien fehaciente de lo que ese tipo de régimen representó en España desde el siglo XVI.


En unos tiempos de crisis económica como los corrientes, y teniendo en cuenta que el patrimonio cultural y arquitectónico a disposición de la monarquía nos va a costar 120 millones de euros en 2011, me parece un dispendio incrementar la cuenta con un museo como el aludido que supondrá algo más de quince millones de euros por año hasta 2013.

Claro que puestos a ver las cosas con una perspectiva mucho más reconfortante, también se podría interpretar el proyecto de acoger la monarquía a las salas de un museo como la posibilidad de que en un trienio este país pueda tener el derecho a elegir e instaurar la República como modelo de Estado. En ese caso se habría acertado plenamente con alojar el régimen de las coronas al lugar escénico e histórico que le corresponde.

Félix Población - Escritor y periodista