13 de diciembre de 2010

Estado de alarma






"Toda huelga es, necesariamente, eso que ahora llaman huelga salvaje: ruptura de la relación-capital, invención del comunismo. Así que déjense de gilipolleces con la historia esa de que una huelga salvaje es inaceptable y otras chorradas por el estilo. Si les parece inaceptable una huelga salvaje, al menos ya saben una cosa, saben de qué lado están, del lado de los explotadores, del lado del capital y de sus empresas"

"¿Saben que el Estado Español, con nuestros impuestos, contrató hace más de un año a una empresa, en concreto a una consultora americana experta en la destrucción de sindicatos? Mckinsey, creo recordar que se llama. Ella ha sido la encargada de planificar lo que desde hace más de un año los controladores vienen sufriendo. Son los mismos que privatizaron Renfe y otras tantas empresas"


Pablo Lópiz Cantó



Odio escribir sobre los políticos que dicen representarnos, traidores inmundos de la especie humana. Sin embargo, lo real-despreciable se impone en estas horas aciagas. Leo a amigos que aún escriben y se preocupan por la música y por la literatura, por la poesía o la filosofía, por esos espacios extraños, diferidos, en definitiva, respecto de lo real-inevitable. A mí me obsesiona ahora el gesto aquel de René Char, quien se negase a escribir mientras durase el nazismo. La escritura, dijo, no es suficiente.

Sé de la importancia del estilo, del rigor que exige la escritura, de la necesidad de revocar las formas del decir instituido. Sin embargo, hay días en que se impone el hablar claro, el abandono respecto de los juegos retóricos y las teorías. Cioran habla de cómo una noche de insomnio es capaz de destruir el más estable de los sistemas metafísicos. Yo vivo desde hace unos días algo semejante a una larga noche insomne, obsesionado por no cerrar los ojos ante lo que acontece, al terror que ya es y que se avecina.

El Estado de Alarma, hermano menor del Estado de Excepción y del Estado de Sitio, ha sido decretado por el gobierno español el 4 de diciembre de 2010. Gracias a él han quedado bajo poder militar ciertos territorios y más de dos mil ciudadanos hasta hace unos días civiles. La medida, por más constitucional que se diga, no por ello deja de poner en marcha un mecanismo fascista que supone un salto en la modalidad del ejercicio político. Decía Foucault que el fascismo no es un elemento externo a las democracias occidentales, sino precisamente una virtualidad permanente, estructural, intrínseca a nuestro sistema que se puede poner de manifiesto a la menor ocasión. Esa ocasión ya ha tenido lugar.

He visto en el televisor cómo hordas exaltadas pedían la cabeza de otros ciudadanos y gritaban en favor del despido libre. Al grupo Love of lesbian en concierto arremeter, entre canción y canción, contra los trabajadores. En la panadería a gente que pedía cárcel para aquellos a quienes consideraban responsables de haberles hecho perder un vuelo y unas vacaciones. He tenido que contemplar cómo personas a las que consideraba amigos e incluso compañeros de lucha se batían en contra de trabajadores asediados. Lo había leído en Deleuze y Guattari, y en Reich. El problema del fascismo es un problema de deseo. Son las masas las que desean el fascismo. Y no sólo para los demás, también para sí mismas.

Los militares han entrado en la gestión política del Estado y de los asuntos que sólo atañen a los ciudadanos. Resolverán el problema, no tengáis la menor duda. Ya veremos quién los echa luego. Muchos de vosotros lo habéis fomentado. Vuestras críticas a los controladores aéreos no han sido sino la excusa que el gobierno ha necesitado para dar su golpe de mano. La pregunta la hizo un chaval de apenas dieciséis años en pleno Renacimiento. Spinoza no hizo sino reformularla: ¿por qué lucháis por vuestra servidumbre como si se tratase de vuestra salvación?

Decía Goethe, ya cercano a la muerte, que llevaba ochenta años intentando aprender a leer y que aún no lo había conseguido. Aprender a leer es una tarea que abarca toda la vida. Se lo digo a mis alumnos cada comienzo de curso, que saber lo que pone en un anuncio de coca-cola no es saber leer y que el sistema escolar no les prepara sino en el analfabetismo. Ahora observo sus consecuencias. El gobierno decreta el Estado de Alarma al margen de la ley que lo regula. Apenas es necesario saber juntar las letras para darse cuenta de que el sentido de la ley que define los casos que permiten la declaración de este Estado no se cumple. Sin embargo, los parlamentarios no parecen haberlo percibido. La mayor parte de la ciudadanía no parece haberlo percibido. Nadie parece saber leer.

No hace falta haber leído a Marx, pero es conveniente para entender qué diablos es una huelga, cosa que (a veces creo que deliro) todos parecen haber olvidado. La huelga no es una cuestión de derecho, ni se juega al nivel del derecho. El derecho pertenece a eso que solía llamarse superestructura. La huelga supone una intervención en la infraestructura. Así que eso del derecho de huelga es una estupidez supina. Y el asunto de los servicios mínimos no es más que un modo de desactivar el arma fundamental de los trabajadores frente a las presiones del capital, su potencia de fuga. Así que hablemos de lo que debiera ser obvio, de eso que Vaneigem llamaba banalidades de base. La huelga es un mecanismo que se sitúa en la dimensión descodificada de la lucha de clases, o, si gusta más la jerga nietzscheana, en el espacio inmanente de las fuerzas en conflicto. La huelga supone, llana y simplemente, la supresión de la relación entre explotadores y explotados, y, por tanto, la supresión de la producción de plusvalía que esa relación supone: la auto-supresión del trabajador en tanto que tal. Toda huelga es, necesariamente, eso que ahora llaman huelga salvaje: ruptura de la relación-capital, invención del comunismo. Así que déjense de gilipolleces con la historia esa de que una huelga salvaje es inaceptable y otras chorradas por el estilo. Si les parece inaceptable una huelga salvaje, al menos ya saben una cosa, saben de qué lado están, del lado de los explotadores, del lado del capital y de sus empresas. Sepan también que no me tendrán como amigo.

Pero los controladores aéreos ni siquiera han hecho una huelga, sino que se han acogido a su derecho a la salud. Freud hablaba del malestar de la cultura. La actualidad intensifica de manera exponencial dicho malestar. Gobierna, nos gobierna a través de él. Hoy que se abandona a miles de personas al paro sin subsidios al tiempo que se las responsabiliza de su situación, hoy que se hunde a la población en la precariedad extrema y se la somete al máximo estrés, hoy que para sobrevivir hemos de comer ansiolíticos, somníferos y antidepresivos en cantidades masivas, obligados como estamos a poner nuestra vida entera a trabajar para poder permanecer conectados a un sistema que nos expulsa sin descanso; los controladores aéreos están, sin embargo, impedidos por ley a consumir cualquier tipo de tranquilizante so pena de quedar temporalmente inhabilitados en sus funciones. Al mismo tiempo, el gobierno decreta una ley, otra más, que no es sólo un ataque a sus condiciones de trabajo y de vida, sino un ataque a su dignidad como colectivo y a su integridad como individuos. Hacen uso entonces de su derecho a la salud, en concreto a la salud mental, minada tras meses de ataques injustificados por parte de la empresa y del gobierno. Eso pasa a ser considerado delito de sedición. Pero su malestar es el nuestro, el de todos. Su epidemia de ansiedad nada tiene de sorprendente. Es la misma que sufrimos todos los demás: enfermedades del vacío las llaman. La cuestión es si vamos a seguir sometiéndonos a sus terapias químicas o vamos de una maldita vez a reventar.

A lo largo del 2009 en France Télécom se inicia una ola de suicidios debido a las condiciones draconianas a las que la empresa somete a sus trabajadores. Si mis cálculos no fallan, han sido reconocidos por la empresa 48 suicidios en dos años. Es una opción, la última. En las cárceles se llevan practicando los suicidios y las auto-mutilaciones como formas de resistencia desde hace años. Hay, en los últimos años, una epidemia de gente que, frente a situaciones irresolubles, se quema a lo bonzo. Cuando es la propia vida la que juega en contra de uno mismo y ya no hay afuera, ¿cuál es la solución? ¿Permanecer en el sufrimiento o saltar al precipicio? Los controladores aéreos, creo que muy oportunamente, no han decidido suicidarse: ante una situación vital insostenible, vejados por insultos constantes, persecución de sus hijos en las escuelas, ataques de conocidos y desconocidos, etc., han decidido abandonar sus vidas, sus trabajos, su empresa. El Estado, apoyado por una población fascista, ha sacado al ejército, ha sacado las pistolas y las cárceles. Ha desactivado los únicos mecanismos que tenían, la huelga y el derecho a dejar el puesto de trabajo. Pero aún no han acabado con lo que les mantiene a flote como gremio y como individuos, su unidad como colectivo. Sin embargo, no otro es el objetivo último del Estado en su tarea de destrucción total: arrasar lo común, aislar en una soledad irrevocable, sin apoyo alguno.

¿Saben que los controladores franceses y portugueses se solidarizaron con los españoles, no dejando surcar su espacio aéreo a ningún avión procedente del territorio español mientras el paro durara? ¿Saben que el sindicato de pilotos se solidarizó con el de los controladores aéreos? ¿Saben que otros muchos sindicatos y colectivos europeos e iberoamericanos del ámbito de la aeronáutica han estado al lado de los controladores aéreos españoles y se han avergonzado de la respuesta brutal del Estado Español? Y luego tenemos que escuchar a los estúpidos políticos y a los despreciables empresarios del turismo hablando del deterioro de la marca-españa. España es una mierda, y no por culpa de los controladores, sino por culpa de estas hienas que nunca tienen bastante y a cuya cabeza se encuentra el antiguo colaborador del gobierno de los GAL, el inmundo Rubalcaba, gran ganador de esta debacle política.

¿Saben que el Estado Español, con nuestros impuestos, contrató hace más de un año a una empresa, en concreto a una consultora americana experta en la destrucción de sindicatos? Mckinsey, creo recordar que se llama. Ella ha sido la encargada de planificar lo que desde hace más de un año los controladores vienen sufriendo. Son los mismos que privatizaron Renfe y otras tantas empresas. Luego el trabajo sucio consistente en reventar cualquier posibilidad de convenio colectivo ha recaído en manos de un bufete de abogados experto en estos menesteres y también, por supuesto, pagado con el dinero de las arcas públicas, con nuestro dinero. Su nombre es Cusan-abogados, empresa integrada desde hace un par de meses en la firma internacional KPMG. Son ellos los que han estado llevando en nombre de AENA y del Estado las reuniones con el sindicato USCA: expertos en técnicas que permiten reventar física y psíquicamente al más duro de entre los delegados sindicales. Eso por no hablar de las serias sospechas de que a algunos de los miembros de la anterior cúpula del sindicato les hayan untado de pasta para desactivar cualquier posible brote de antagonismo. Pero las bases asamblearias lograron quitarse de encima a esa cúpula y generar un contexto algo más favorable, gente con menos experiencia pero más honrada. Ahora el gobierno dice explícitamente que va a descabezar al sindicato, que va a arrasar con los delegados sindicales, supuestamente protegidos por ley. Nada dicen al respecto los sindicatos mayoritarios. Ni UGT ni CCOO tullen ni mullen cuando se está persiguiendo de modo explícito a compañeros, ni cuando se arrasa con derechos laborales fundamentales. La fiscalía no duda en participar en la purga. Y, a pesar de todo, la historia no ha terminado. Las asambleas, aunque ahora desactivadas, pueden volver a brotar. Además, hay otros conflictos abiertos. Los pobres son más pobres. La rabia de muchos va en ascenso. Los controladores no están solos. Yo, al menos yo, estoy con ellos.

¿Y vosotros? ¿Vais a permitir que, no ya nuestro gobierno, sino nuestro Estado, pisotee los derechos civiles más básicos de un colectivo de trabajadores? La declaración del Estado de Alarma no va dirigida sólo a los controladores: es un aviso a todos los colectivos, trabajadores o no. La crisis (eso que llaman crisis y que cada vez se demuestra con más claridad que no es más que una recomposición del sistema capitalista para eliminar toda restricción a su proceso de auto-valorización) ha abierto una caja de Pandora que promete tempestades para todos: desatención de las personas más necesitadas, jubilaciones imposibles, recortes sociales: eso es sólo el principio. ¿Qué ocurrirá cuando empiecen, si es que empiezan, las movilizaciones? ¿De verdad creéis que las tasas universitarias sólo subirán en Gran Bretaña? ¿Qué las reformas no van a afectaros? ¿Qué vuestras pequeñas empresas van a sobrevivir? ¿Qué no vais a tener que hacer concesiones para mantener vuestros trabajos? Si están siendo capaces de aplastar la lucha de un colectivo que posee una posición estratégica en el sistema de producción y distribución y que tienen un grado de sindicación y una disciplina de acción inigualable, ¿qué diablos pensáis que van a hacer con vosotros, cuya capacidad de intervención en mínima? ¿Qué vais a hacer? ¿Quemar contenedores? ¿Pegaros con la policía? ¿Agachar la cabeza esperando a que escampe?

Es hora de hablar con los amigos, de crear redes de apoyo mutuo y de resistencia, de prepararse para lo peor, de inventar nuevas formas de lucha y de estudiar las antiguas, de aprender a ser tipos duros, de recuperar la experiencia política que durante los últimos treinta años nos han robado. No hablo de revolución. No soy un iluso. Hablo de resistencia. Es el tiempo de la acción común y de la ruptura. La poesía y la filosofía tienen que retornar a su función olvidada: cambiar la vida.

http://pablolopiz.blogspot.com/2010/12/estado-de-alarma.html

Cayo Lara pide a los sindicatos que apoyen las candidaturas de IU






"Compañeros de UGT y de CCOO: os pido hoy aquí solemnemente y directamente el apoyo a nuestras candidaturas en los municipios, porque tenemos que crear un frente de verdad frente al neoliberalismo". Hasta ahora, Cayo Lara nunca había formulado una apelación tan directa a los sindicatos. Una afirmación poco dada a ambigüedades. Y lo hizo ayer domingo, en un mitin contra la crisis y contra "las políticas de derechas", ante unos 700 simpatizantes de Izquierda Unida. No era aquel además un lugar desprovisto de simbolismo, ni una frase hueca tirada delante de la militancia: el acto ocupó el salón de actos del auditorio Marcelino Camacho de Comisiones Obreras, en pleno corazón de Madrid [consulta la fotogalería del acto], y allí, en la primera fila, tenía sentados a Ramón Górriz y Toni Ferrer, números dos de CCOO y UGT. "La salida sólo puede venir por la izquierda social, la izquierda política y la izquierda sindical. Tenemos que crear un muro frente a las políticas neoliberales que está aplicando erróneamente el Gobierno de [José Luis] Rodríguez Zapatero y que castiga a los 11 millones de votantes que le dieron su apoyo en las últimas elecciones generales", vociferó.

El reclamo no es más que un paso más en un largo viaje de convergencia de IU con las centrales, intensificado en el último año durante la I Asamblea de Refundación y con la huelga general del 29 de septiembre. La federación ambiciona convertirse en la "referencia" política de la izquierda española, y para ello también necesita de la ayuda de los sindicatos, con una militancia numerosa y sólida. Por eso se explica el mensaje de ayer. A fin de cuentas, buena parte de los afiliados a UGT tienen carné del PSOE, el partido que se ha sumido, según la lectura de IU, en una "derechización creciente".

Lara promete el pleno aval de IU a las movilizaciones de
los sindicatos
A la petición expresa de respaldo a los sindicatos, el auditorio respondió con una intensísima ovación. Lara, a cambio de ese empujón, prometió a CCOO y UGT el "apoyo pleno, sin matices, sin titubeos" de IU a las próximas movilizaciones de las centrales –15 y 18 de diciembre– y a su campaña de recogida de firmas para revertir la reforma laboral. Con ellos se comprometió a "generar un modelo alternativo al neoliberalismo que representan PP y PSOE, con la alianza de PNV y CiU".

Lara invitó a los sindicatos a participar en la elaboración del programa de IU para las próximas elecciones autonómicas y municipales de 2011. La "hoja de ruta", como explicó, está clara: IU se fijará en los cuatro millones de parados, los desahuciados, los pensionistas, los trabajadores que ven recortados sus derechos, los desprotegidos tras la eliminación de la ayuda de los 426 euros, los inmigrantes y aquellos que quieren "recuperar la democracia" y recuperar la memoria de los represaliados en la Guerra Civil y el franquismo. "Sois de los nuestros y nosotros somos de los vuestros –afirmaba Lara ante el plenario–. Unos seresmos más o menos rojos, más o menos verdes, más o menos verdes, más o menos republicanos, más o menos radicales, más o menos moderados".

El coordinador presentó IU como esa fuerza que mejor encarna el espíritu de la mayoría de la sociedad, aunque los ciudadanos no tengan en principio esa percepción: "En la calle muchos no saben que son de los nuestros". Y ahora que se acercan los comicios, Lara recordó que la federación, en aquellos sitios donde cogobierna con el PSOE, no es "responsable de la crisis". "Nosotros formamos parte de quienes sufren la crisis", explicitó, compasivo.

Las "falacias" socialistas

"Zapatero ha hecho lo que tenía que hacer para la banca, los mercaderes, los especuladores"
El PSOE dio el sábado el pistoletazo de salida a su precampaña de las elecciones de 2011 con los lemas La salida social, Convicción y determinación y El esfuerzo de todos. A IU le pareció una provocación. "¿No os suena eso? ¿Hasta el eslogan de la campaña de IU nos tienen que robar en estos momentos de debilidad?", inquirió Lara, irónico. Con el mensaje de los socialistas, el líder compuso su propio fresco. Primero, el Ejecutivo reconoce una verdad al asegurar que "ha hecho lo que tenía que hacer, pero le faltó añadir que ha hecho lo que tenía que hacer para la banca, los especuladores, los mercaderes, los 37 [por el grupo de grandes empresarios que acudieron a la Moncloa a entrevistarse con el presidente del Gobierno]". En los otros dos reclamos, Lara no halló más que "dos mentiras". No hay "esfuerzo de todos", porque los socialistas están aprobando medidas "a costa de los trabajadores y a favor de la banca y los poderosos". La otra "falacia" es el subrayado de "la salida social", y "no lo es", a juicio del coordinador, recortar los salarios de los empleados públicos, congelar las pensiones, privatizar Aena y Loterías del Estado o dar curso a los Presupuestos "más antisociales".

Zapatero, con esas "políticas de derechas" y su rechazo a cambiar la Ley Electoral, "puede llevar al Gobierno al PP, sin que haya hecho ningún mérito", bramó. De hecho, para IU los únicos tres "méritos" que hay que reconocerles a los conservadores son su propuesta de "bajar los impuestos a los más ricos", "no enseñar su programa electoral" y el caso Gürtel. "Había que invitar a los ciudadanos a que no les dejen estar cerca de la caja, porque tienen la mano muy larga estos del PP", remachó.

El líder de IU carga contra el PP por su corrupción: "Tienen la mano muy larga"
No era el momento, lógicamente, para alusiones a cuestiones internas. El líder las tocó tangencialmente para felicitarse de la remodelación de la ejecutiva federal, culminada un día antes, y que logró un apoyo abrumador, del 87,5%: "Seguimos en consenso, en acuerdo, en cumplimiento de nuestra IX Asamblea, y así vamos a continuar, buscando la unidad, la apertura, el entendimiento, porque este país necesita mucho de eso en este tiempo difícil".

El último mensaje que ayer lanzó el coordinador se encaminaba a la superación del "desfallecimiento", la apatía, la desmovilización. Para animar a los suyos, recurrió a las últimas palabras de Marcelino Camacho, que su viuda, Josefina Samper, reprodujo en el adiós al histórico líder de CCOO, el pasado 30 de octubre: "Si un día caemos, nos levantamos e inmediatamente volvemos a caminar para seguir luchando". La frase fue prologada por unos segundos de sepulcral silencio y seguida por un imponente aplauso.

El 'recuerdo' de Valeriano Gómez
Antes de Lara intervinieron Ferrer y Górriz. El primero trazó un discurso más frío, pero igualmente rotundo contra un Gobierno que "ha renunciado al diálogo social" y contra una Unión Europea que cada día parece más un "cíclope con un ojo que mira sólo a la derecha". El secretario de Acción Sindical de UGT llamó a no caer en la "resignación", a salir y a la calle y a movilizarse. "Si el Gobierno no cambia sus políticas, el futuro inmediato va a ser de conflictividad", avisó.

CCOO y UGT critican al Gobierno y le auguran más conflictivida si no rectifica su política
Ferrer tropezó con la interrupción de un asistente. Cuando relataba cómo PSOE y PP habían entrado en un "concurso" por las rebajas fiscales, y que habían que el Estado perdiera unos ingresos tan necesarios en tiempos de crisis, se oyó en la sala: "¡Cuéntaselo a tu ministro de Trabajo!". El dirigente ugetista apenas pudo encajar la referencia a Valeriano Gómez: "¡Se lo he contado a mi ministro de Trabajo, que es el ministro del Gobierno de la nación!".

La intervención de Górriz ganó en calidez –recordó incluso a los sindicalistas que, en el franquismo, lucharon por mejores condiciones para los trabajadores–, aunque el mensaje fue coincidente: hay otras salidas a la crisis, el conflicto laboral se recrudecerá, urge combatir a los "golpistas de los mercados". "Nos tratan como si fuéramos incautos, ignorantes, deficientes mentales, una pandilla de mediocres. Ese es el discurso del Gobierno", clamó. Górriz fue despedido con algunos gritos de "¡A la huelga general!".

El auditorio cargó las pilas, y eso que el acto se prolongó dos horas. IU, por cierto, cambió algo el atrezo: en el escenario no dejó el atril desnudo. Sentó a una veintena de jóvenes tras el orador. Cerró el mitin con un tema que ya suena a clásico en los eventos que combinan crisis con refundación: la rítmica versión de Moliendo café de Fanfare Ciocarlia.

-Consulta la fotogalería del acto público de IU en el auditorio Marcelino Camacho


Las demás intervenciones. "Tenemos un poder inmenso que nadie nos puede robar"
Además de Cayo Lara, Toni Ferrer y Ramón Górriz, IU concedió la palabra a dos de sus dirigentes: Gregorio Gordo y Montse Muñoz. Presentó el acto Marga Ferré, secretaria de Programas, que puso en valor la importancia del acto y la voluntad de IU de construir alternativa "con otros". Rescató a Miguel Hernández y su poema Las manos. También subieron al escenario Bucharaya Beyun, el delegado en España del Frente Polisario, y Pierre Laurent, el nuevo presidente del Partido de la Izquierda Europea (PIE) .

Goyo Gordo, nuevo portavoz de la ejecutiva federal de IU, cargó contra el Gobierno socialista, pero no podía dejarse a Esperanza Aguirre, con la que se enfrentará en las autonómicas de 2011. La recriminó que hubiera defendido el modelo de Irlanda, el tigre celta que, tras verse obligado al rescate europeo, se ha convertido en un "gato escaldado". La presidenta madrileña, dijo, "corrigue y aumenta" la política de recortes del PSOE y persigue un modelo de relaciones laborales "del siglo XIX", esclavista. "El debate no es quién recorta más y mejor, ni si se está con [Yorgos] Papandreu [el primer ministro griego] o con [David] Cameron [el premier británico], sino quién está con las políticas de ajuste y quién no y dónde está la prioridad de las políticas".

"IU tiene mucho que decir en las próximas elecciones". Montse Muñoz, secretaria de Política Institucional, se encargó de subrayar el carácter preelectoral del mitin de ayer. Reivindicó el "nuevo municipalismo" que IU lleva desplegando allá donde gobierna. Su acento se sitúa en el "bienestar" de los ciudadanos, en la defensa de unos servicios públicos potentes como elemento que "impide la marginalidad" y favorece "la igualdad de oportunidades". Es un modelo, sostuvo, distinto al del PSOE –que "ha renunciado a hacer de la transformación social una meta y cada vez se acerca más a las propuestas del PP"– y al del PP, que con su "corrupción política y económica" ayuda a "desvirtuar la política".

Muñoz subrayó que las próximas elecciones son trascendentales, en las que los ciudadanos se juegan mucho. Tanto como la fuerza de la misma democracia: "Creemos en el poder de la gente. Todos juntos tenemos un poder inmenso, que nadie nos puede robar. Debemos llamar a la gente a la rebeldía, a que sea capaz de construir su futuro. Queremos que haya ciudadanos libres, solidarios, iguales, que quieran pasar a la historia como los que impideron que los mercados se hicieran dueños de su destino". La "resignación" es, pues, el "peor enemigo" de cara a 2011.

La "asignatura pendiente" de España con el pueblo saharaui


Bucharaya Beyun agradeció a IU el apoyo prestado al pueblo saharaui. El delegado del Polisario censuró la postura del Gobierno de Zapatero frenta a Marruecos por el desmantelamiento violento del Campamento Dignidad y le exigió que "trabaje para que España supere la asignatura pendiente" que tiene con el Sáhara, del que sigue siendo potencia administradora. Beyun advirtió de que si la comunidad internacional "no hace algo pronto" para resolver el conflicto pronto, los saharuis estarán "obligados a recurrir a las armas".

Pierre Laurent, secretario general del Partido Comunista Francés y nuevo líder del PIE –fue designado en el III Congreso, los pasados 3, 4 y 5 de diciembre en París– invocó la necesidad de la "unidad, la convergencia" de las fuerzas alternativas de toda Europa para parar ua política neoliberal que es una "locura", porque además "prepara el camino para nuevas repeticiones de la crisis financiera", al no haberse atajado las raíces de la misma. La "enfermedad" del Viejo Continente, indicó, no son los salarios altos, sino "la hiperdependencia de los mercados financieros e inmobiliarios". Laurent señaló que el PIE se ha propuesto pasar a la "acción", a la "combatividad" para recuperar la esperanza. Por ello hará uso de uno de los instrumentos del Tratado de Lisboa: la iniciativa legislativa popular, para la que se necesita recabar un millón de firmas. La primera idea, ya adelantada en el III Congreso, es procurar que se sustituya el fondo de estabilidad financiera por un fondo de desarrollo social que se financie a partir de una tasa a la banca.

Diario Público