27 de diciembre de 2010

Refundación de la izquierda en Navarra.




por Paco jiménez (*) PCE-EPK y IUN-NEB


SIN entrar en el aspecto subjetivo de que cada cual se puede sentir tan de izquierdas como desee, al hablar de refundación de la izquierda intentaré analizar a qué me refiero con este concepto.
Los hay que se autoexcluyen, por ejemplo los que emprenden iniciativas, que como algunos verdes, ya dicen de sí mismos que no son de izquierdas ni de derechas. A éstos les hemos visto gobernando en Irlanda, llevando al desastre al país, y en las posiciones más neoliberales en toda Europa. Y les vemos gobernar con la derecha en dos estados federados de Alemania. Verdes serán, pero de derechas también.
En lo que se refiere al PSOE y a su socio navarro el PSN, lo que vemos es que a partir de la transición es el partido que nos ha metido en la OTAN, en la guerra de Afganistán, el partido del GAL, el que acepta sin discusión la monarquía heredera del franquismo, el que traiciona a los saharauis. Si bien en algunos temas como la ley de matrimonio de gays y lesbianas, la del aborto o igualdad ha habido avances, en lo económico, que es fundamental, ha optado decididamente por las políticas neoliberales y por estar al lado de los más poderosos. En Navarra prefieren apoyar a UPN, y a nivel del Estado obedecen ciegamente al FMI, al Banco Central Europeo, y tal y como lo haría el PP y los grandes empresarios, actúan quitando o reduciendo los impuestos a las grandes fortunas, haciendo una brutal reforma del mercado laboral, y ya amenazan con la reforma de las pensiones, más privatizaciones, congelación de los salarios de los y las funcionarias y de las pensiones.
Aralar y la denominada izquierda abertzale plantean que lo prioritario es la construcción nacional vasca, relegando la cuestión social y económica. No hay más que acudir a sus mítines para observar que casi nunca hablan de la crisis social y económica, del paro, del aborto en Navarra, de la desigualdad creciente. Y con esta prioridad, forjan su política de alianzas. En el caso de Aralar, principal fuerza de NaBai, se alía con EA y el PNV. La izquierda abertzale forma un foro soberanista con EA, que es una escisión del PNV. Y no cualquier PNV. Hablamos de un PNV corresponsable con el PSOE, votando sí a la reforma laboral, y que va a aprobar los presupuestos del 2011, fuertemente restrictivos en cuestiones sociales, y posiblemente le veamos apoyando las reformas de las pensiones. Además, a NaBai tal vez le quede de vida lo que tarde la izquierda abertzale en ser legalizada. Ese día EA formará seguramente con ellos el polo independentista al que posiblemente se sume Aralar, y el PNV, fiel a su tradición, mantendrá un nacionalismo más pragmático.
En este escenario Batzarre se ha ido de NaBai optando por acercarse a IUN-NEB. Creemos que éste es un paso importante para unir a la izquierda transformadora de Navarra, la que pretende una salida social a la crisis. Aunque sea de momento una coalición electoral, puede en un futuro ser algo permanente y parte de la refundación de la izquierda.
IUN-NEB es hoy la formación electoral que más claramente apuesta por un cambio social. Liderada desde hace años por la corriente IU abierta, mantiene un buen programa, en parte proveniente de IU federal, y otra parte de elaboración propia basado en la defensa de lo público, la planificación democrática de la economía, la defensa de las libertades y de la democracia, la salida de la OTAN y el feminismo. A veces aparecen algunas contradicciones, como el hecho de aprobar en el Parlamento el Plan Moderna o el TAV, contradicciones que debemos superar. Dentro de este panorama, el Partido Comunista de Euskadi en Navarra tenemos política y actividades propias, estando nuestros principales ejes de actuación en IU y en CCOO.
El PCE-EPK apuesta en Navarra, al igual que en el Estado, por una refundación de la izquierda como proyecto de futuro, anticapitalista, republicano y antiimperialista. La izquierda, tal y como se ha hecho en América latina (Venezuela, Bolivia, Brasil), no debe ser un partido político sino un movimiento político y social con partidos dentro, con sindicatos de clase, MMSS, trabajadores y ciudadanos que nos permita salir de la crisis. Esto quiere decir que nadie tiene que renunciar a su ideología ni a sus siglas. Dentro de esa nueva izquierda cabe todo el que opte, desde su propia identidad, por un cambio real del sistema económico, social y político, con una dirección colegiada y aplicando el consenso como norma, lo que implica no marginar a las minorías. Federada en España con IU y referenciada en Europa con el Partido de la Izquierda Europea (PIE) para lograr una alternativa realmente transformadora a escala europea.
Ésta es la alternativa al capitalismo, culpable de llevarnos a esta crisis, en el camino del socialismo del siglo XXI, alternativa que crea empleo, apuesta por lo público y nacionaliza los sectores estratégicos de la economía, que apuesta por la III Republica federal, solidaria, laica y participativa.

Diario de Noticias