18 de abril de 2011

LA EXTREMA DERECHA GANA UN 475% DE VOTOS RESPECTO DE HACE CINCO AÑOS en Finlandia



En las cuatro ocasiones que estuve en Finlandia, pude comprobar algo que me pareció bastante curioso. Sus habitantes suelen ser muy amables, las saunas son cubículos para organizar tertulias, tan habituales como las que tienen lugar en los bares de Málaga o Madrid, las mujeres suelen pasar del metro setenta, les gusta el hockey sobre hielo, el basket, el esquí, el atletismo en espacios cerrados (abiertos si es primavera), el vodka, los tangos, la música cubana y el flamenco.Las elecciones de ayer domingo se celebraron bajo la sospecha de que un peligroso populismo a la española (con ese estilo tan patriótico made in Rajoy y Zapatero), que bajo el título de VERDADEROS FINLANDESES, alcanzó, como estaba previsto, casi el 19% de los votos (MÁS DEL 475% RESPECTO DE HACE CINCO AÑOS) , lo que significa casi 40 escaños del parlamento finés, que hasta ahora permanecía más o menos equilibrado con la participaciòn de tres colectivos cortados por mismo patrón (derecha, centro derecha y socialdemócratas) poseedores de los 160 asientos restantes.
VERDADEROS FINLANDESES, recogiendo el mensaje ultranacionalista y racista que se ha impuesto en Suecia, Noruega, Dinamarca, Francia, Ucrania u Holanda, ha encandilado a los ciudadanos de aquel país, elevando a la derecha más clasista, racista y folklórica (remedo del Frente Nacional francés), hasta cotas jamás antes imaginadas por el noble pueblo finlandés.
Pienso en mis amigos Marku Helismaa, en Jouko Blomberg, en mi rubia colegaLisa Horelli, en cuyas casas hablamos y reimos sobre esa nueva España democrática, de la debacle del sistema socialista, del tango y la salsa.
Ninguno de ellos sería militante de este nuevo partido a la “española”, pero estará atento durante el día de hoy, no sea que el parlamento finlandés sufra un vuelco de tal calibre que caiga hacia la extrema derecha, como caminan Francia, Italia y Gran Bretaña. Aquí no hace falta, porque el baile de chaquetas del 77 anuló la posibilidad de que tales partidos llegaran a las cámaras alta y baja.
Hoy, los militantes de Fuerza Nueva, Falange, Hijos de Cristo Rey, Carlistas de Sixto de Borbón, en definitiva los hijos del peor franquismo, tienen carné del PPSOE.
Y encima, simulan el debate, la discusión, cuando todos sabemos que sus peleaa son tan reales como las que se celebran en los rings de lucha libre.

http://tenacarlos.wordpress.com/