23 de junio de 2011

El tripríncipe, heraldo del movimiento 15 de mayo


Escrito por Arturo del Villar / UCR
Jueves, 23 de Junio de 2011 04:59
Que sí, que lo ha asegurado él mismito en persona. El tripríncipe Felipe actuaba esta vez como príncipe de Girona (lo es también de Viana y Asturias, todo un carrerón a sus 43 años)), durante la clausura del Fórum Impulsa celebrado en la ciudad principesca de turno. Leyó un discurso que demuestra, lo mismo que otros leídos por su real padre, que los escribas de la llamada casa real son extraterrestres. Quizá se deba a que los del reino han agotado sus neuronas en el elogio de la institución, porque hay que reconocer que resulta difícil procurarlo.

Afirmó que ya en el discurso leído en Oviedo durante el último jolgorio motivado por la entrega de los premios Príncipe de Asturias, otro de sus títulos, había reclamado "cambiar actitudes para dar mayor vigor e impulso a nuestra vida pública", que es lo reclaman los integrantes del Movimiento 15 de Mayo. ¡Qué perspicacia, qué visión de futuro, qué sabiduría política!

Pero los manifestantes madrileños del M15M no debieron de enterarse, probablemente porque no escuchan los discursos que leen los componentes de la llamada casa real. Así que el 16 de junio, cuatro días antes de que el tripríncipe leyera esa declaración, lo abuchearon en la Universidad Autónoma. Gritaban los eslóganes habituales en las manifestaciones: "¡Queremos un pisito como el del principito!", por ejemplo.

El llamado pisito se lo hemos pagado los vasallos, sin quererlo, con nuestros impuestos. En realidad al tripríncipe le llevamos pagados todos sus gastos en los 43 años que lleva viviendo, desde el primer pañal hasta el desplazamiento en avión especial a Girona de hoy, pasando por su muy concurrida boda superlujosa.

A sus 43 años es teniente coronel de los ejércitos de Tierra y Aire, y capitán de fragata de la Armada. Pues con ese currículum no se ha ido a luchar al frente de las tropas españolas al servicio de la OTAN en Afganistán, por ejemplo, en donde acaban de ser heridos cuatro jóvenes militares españoles de las fuerzas de ocupación, y dos de ellos han perdido las piernas, a la mayor gloria del emperador Obama I. No, él se queda en su pisito cuando no hace turismo por el mundo gratis total.

Y cuando a la revista satírica El Jueves se le ocurrió comentar sus trabajos, un juez secuestró el número y otro multó a los osados graciosos de tan mala idea.

Pero al tripríncipe le preocupa mucho la falta de trabajo para sus vasallos jóvenes, según declaró durante la lectura del discurso en su versión príncipe de Girona. "En los tiempos que vienen hace falta una nueva mentalidad", aseguró. Los jóvenes que le abuchearon el día 16 opinan lo mismo, ya que también gritaban: "Los borbones, a los tiburones", mientras agitaban banderas tricolores en exigencia de renovación.

Durante el acto de Girona un niño alemán le tapó la boca al tripríncipe, gesto que sin duda representa el sentir de la mayoría de sus vasallos, jóvenes y viejos. Es de suponer que su real padre le haya dicho su frase favorita: "¿Por qué no te callas?"