10 de junio de 2011

La republicana de Unidad Cívica Navarra por la República que se encaró al príncipe: "No respondió a mi pregunta"




Laura Pérez Ruano, la joven republicana que la semana pasada en Pamplona le dijo al Príncipe de Asturias que quiere dejar de ser súbdita, quiere aprovechar al máximo ese "minuto de gloria" que el heredero de la corona le reprochó andar buscando tras su conversación.

Laura Pérez conversó durante unos instantes la semana pasada con Don Felipe, cuando el príncipe salía de la entrega de los Premios Príncipe de Viana en Pamplona. Ella le planteó la celebración de un referéndum y Don Felipe le recordó que a él no le corresponde realizar esa convocatoria. Al final de la conversación, el Príncipe le dijo que había conseguido "un minuto de gloria".

"Yo sé mejor que nadie que no estaba buscando ese minuto de gloria, pero sí que es verdad que después de la repercusión que ha tenido todo esto, hay que aprovecharlo para que el debate salga a la calle", dijo este viernes en una rueda de prensa en Pamplona. "El mérito no está en qué dije, sino en la repercusión que ha tenido en la sociedad, que no es tanto por lo que yo dijera, sino por ese sentir que existe en la ciudadanía".a joven señaló que Felipe de Borbón "fue correcto y educado, pero no terminó de contestar a mi pregunta". Laura Pérez, que es miembro de la Junta de la Unidad Cívica Navarra por la República, comapreció en rueda de prensa acompañada por dos miembros de esta organización, Paco Jimenéz y Tomás Zornoza, para hablar sobre su visión de la República y sobre la conversación con el príncipe.

"Abrumada"
Preguntada sobre el momento de hablar con Don Felipe, explicó que no lo pensó "demasiado, sencillamente quise como ciudadana y de igual a igual, como creo que somos todos los seres humanos, comentarle que en su poder está poder plantear ese referéndum".

"Mi pregunta fue directamente, con todos mis respetos, '¿cuándo usted sea Rey tendrá la honestidad suficiente para proponer un referéndum de Monarquía o República?' Creo que es algo que se debería preguntar porque también está en su mano", dijo.

Explicó que, después de la conversación, "en un primer momento no quería ni contarlo, porque pensaba que no me iba a creer nadie, me fui sola de allá y desde luego no había grabado nada". "Estoy un poco abrumada, pero tengo que decir que como no tengo televisión, ni Internet ni tiempo, porque mi trabajo me abarca mucho tiempo, he vivido mi realidad"

Por otra parte, Pérez explicó que, "ya que se me ha apodado de republicana, me gustaría explicar cuál es mi idea de república, y la idea de república que tengo yo es la del sentido etimológico de la palabra, de 'res pública', cosa pública, lo que es de todos, y por tanto para mí la república es aquel sistema que nos incluye a todos los ciudadanos como personas capaces de incidir en la sociedad en la que viven".

"Hay un artículo de la Constitución que me gusta mucho, el 10, que dice que el principio de dignidad de las personas es el fundamento del orden político"
La joven añadió: "Si hablamos de una verdadera democracia, necesariamente tenemos que hablar de república y cuestionarnos por tanto la jefatura del Estado". "No podemos hablar de democracia mientras la Constitución no prevea mayores mecanismos de participación ciudadana. Así se lo dije al príncipe, que yo quería un sistema en el que todos pudiéramos participar, y entiendo que esto no sucede mientras que el referéndum no sea vinculante y no se pueda desde la ciudadanía instar la solicitud de reforma de la Constitución".

Y prosiguió: "No pueden ser los partidos el único cauce de expresión de la soberanía popular, porque con el bipartidismo existente, con el sistema d'Hont que impide una verdadera representatividad, y con el hastío que hay de la ciudadanía hacia determinada clase política, no pueden ser únicamente estos los mecanismos de expresión de lo que la ciudadanía quiere, y por eso se están llenando las plazas de España".

Finalmente, la joven terminó por señalar que "hay un artículo de la Constitución que me gusta mucho, el artículo 10, que dice que el principio de dignidad de las personas, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son el fundamento del orden político y la paz social, y me gustaría que esto fuera una realidad".
Público