1 de junio de 2011

Miles de indignados griegos impiden salir a los diputados del Parlamento




Una multitudinaria protesta de los Indignados griegos, los manifestantes inspirados en el Movimiento 15M de España, ha obligado a varios diputados griegos ha permanecer retenidos en el interior del Parlamento durante varios minutos después de que hayan bloqueado las salidas del edificio.
Según informan medios locales, cerca de 50.000 manifestantes se han congregado frente al edificio durante este la noche de este martes, impidiendo salir a los diputados y periodistas que se encontraban en interior. A pocos minutos de la medianoche, los parlamentarios han conseguido salir a través de un pasillo abierto por la Policía.

Este el séptimo día consecutivo de protestas del movimiento de los Indignados, que han acampado en la misma plaza en la que se encuentra el Parlamento, la plaza Sintagma de Atenas.El apoyo de Theodorakis
Además, este martes también se ha celebrado otra manifestación en la Universidad de Atenas en apoyo a los acampados, en la que ha participado el compositor más famoso del país, Mikis Theodorakis. En un acto público, el famoso compositor ha criticado la venta del patrimonio del Estado y ha dirigido sus críticas a los políticos del país.
"Estamos viviendo una tragedia nacional grande y culpó a los dos partidos principales de que Grecia se encuentra actualmente al borde del acantilado", ha dicho Theodorakis, informa el diario griego Eleftherotypia.
Por su parte, los indignados han asegurado que no van a desalojar hasta que "el Gobierno, la troika y la deuda se vayan", informa Reuters.
Nuevo tramo del rescate
Estas manifestaciones se producen en un contexto clave y a la espera de que el país heleno consiga el visto bueno para recibir el nuevo tramo del dinero del rescate. A mediados de 2010, Grecia se vio obligada a pedir un rescate a la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), la denominada Trokia, por valor de 110.000 millones de euros a cambio de que el país heleno comenzara un duro plan de recortes y reformas.
Esas medidas, que implicaron entre otras cosas, una gran reducción de puestos de trabajo en cargos públicos y funcionarios, así como importantes planes de privatizaciones, provocaron también una gran tensión social, con hasta ocho huelgas generales.
Ahora, Grecia está concluyendo las negociaciones con la UE y el FMI para poder recibir en junio la próxima entrega del paquete de rescate, de unos 12.000 millones de euros.
Entre tanto, los expertos de la denominada troika, que examinan la situación de Grecia, han acordado autorizar al Gobierno griego a rebajar el IVA, según informa Europa Press.
La maltrecha economía griega, con un 10,5% de déficit fiscal y una deuda que subirá al 166% del PIB en 2012, según las previsiones, impide al país volver a pedir dinero a los mercados financieros, tal como estaba previsto hace un año, cuando la UE y el FMI le dieron el préstamo.
El canal griego skai.gr, que transmite las concentraciones en directo desde diversas ciudades, estimó la asistencia en Atenas en al menos 100.000 personas, mucho más que cuando los sindicatos mayoritarios habían convocado a huelgas generales recientes.
Los "indignados griegos" llamaron a sus compañeros del mundo a reaccionar con pancartas en francés y en inglés, al tiempo que enviado un mensaje de solidaridad al español Movimiento 15-M, en el que se inspiraron.
Grecia tiene una deuda de unos 300.000 millones de euros, que genera una crisis que amenaza la estabilidad de toda la zona euro, integrada por 16 naciones.
Su deuda pública es del 143% del Producto Interior Bruto (PIB) y se estima que alcanzará el 166% en 2012 debido a la persistente recesión y el déficit, que el año pasado fue del 10,5%.
Desde que la zona del euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI) otorgaron a este país un rescate trienal de 110 mil millones de euros hace un año, Atenas recibió 53 mil millones de euros y espera otros 8.700 millones de parte de la zona del euro y 3.300 millones del FMI en el mes de junio.
El gobierno griego prometió ahorrar este año cerca de 16.000 millones de euros para reducir su déficit de 30.000 millones, cuatro veces mayor a lo permitido por la UE para sus países miembros.
El primer ministro griego, el socialista Yorgos Papandréu, advirtió la semana pasada que si Grecia no recibe en junio el quinto tramo de la ayuda externa, el país entrará en quiebra.
Asimismo, dijo que "es indispensable que se implemente el programa de ajuste fiscal y reformas", en alusión a un programa para recaudar 76.000 millones de euros hasta 2015 con recortes de gastos públicos, reestructuración de activos del Estado y privatizaciones de empresas y bienes públicos.
El Ministerio de Finanzas griego publicó la semana pasada una lista de privatizaciones de empresas que incluye la venta de las quinielas, loterías, apuestas hípicas, las autopistas, la administración de aeropuertos, entre otros.
Grecia tiene que ahorrar en los próximos cuatro años más de 110.000 millones de dólares, parte de los cuales el gobierno quiere conseguirlos con la venta de estas propiedades públicas.
El país tiene fondos hasta mediados de julio para hacer frente a sus compromisos y pagar salarios y jubilaciones. Por ello, Atenas necesita con urgencia el pago del siguiente tramo del paquete de rescate, que es de unos 12.000 millones de dólares.
Agencias