2 de julio de 2011

MANIFIESTO:LA VISITA DEL PAPA SUPONE UN GASTO EQUIVALENTE A LOS RECORTES EN EDUCACIÓN













El coste estimado de la visita del Papa durante las próximas Jornadas Mundiales de la Juventud del 16 al 21 de agosto será de 50 millones de euros1, mientras que el recorte en educación realizado por la Comunidad de Madrid mediante la Ley 4/2010, de 29 de junio, de Medidas Urgentes, ha sido de 40 millones de euros, según estimaciones de la propia Consejería de Educación.
La Ley 4/2010, de 29 de junio, de Medidas Urgentes, supone el golpe más duro a los presupuestos en educación de la historia reciente. En la práctica supone la reducción de la plantilla de docentes en más de 2500 puestos, masificación de las aulas, eliminación prácticamente generalizada de los desdobles de aula (división de las clases en dos para mejorar el proceso de aprendizaje), así como de las aulas de enlace, de algunas rutas escolares, etc. Al margen de la citada ley, 4.701 alumnos y alumnas se quedaron este curso sin plaza en Formación Profesional y más de 6000 lo hicieron en especialidades no deseadas. En la etapa de 0 a 3 de Infantil más de 25000 niños y niñas se han quedado sin plaza.
Si no hay dinero para educación, ¿por qué gastar una cantidad mayor en una semana para la celebración de las Jornadas Mundiales de la Juventud? ¿Esta “juventud” es más importante que la que asiste a nuestros centros educativos?

Por si esto no fuera poco, el Estado, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid han firmado un acuerdo de colaboración con la Iglesia Católica, por el cual, entre otras cosas, se ceden los Institutos públicos de la Comunidad como lugar de residencia para los asistentes a estas jornadas, ocasionando gastos (personal, electricidad, agua, instalación de duchas, desperfectos,…) haciendo uso de recursos que deben estar destinado exclusivamente a la educación de la juventud
de Madrid.
A las ayudas directas del Estado, la Comunidad Autónoma de Madrid y el
Ayuntamiento de Madrid, hay que sumar lo que el Estado dejará de ingresar en forma de impuestos, ya que el Gobierno deducirá entre un 45% y un 90% de lo que gasten los patrocinadores del evento (Grupo Prisa, Sogecable, Intereconomía, Vocento, Unidad Editorial, Iberia, FCC, Acciona, Abengoa, Telefónica o el Grupo Santander entre otros).
Nuestra indignación no se levanta por la visita del Papa, con la que algunas personas estarán de acuerdo y otras no, sino contra la financiación de dicha visita con el dinero de la ciudadanía, especialmente en un momento en el que se están recortando numerosos servicios sociales con el argumento de que es necesario disminuir el gasto público.
Por ello, los abajo firmantes demandamos:
1. Que la Iglesia Católica financie sus actividades sin que salga para ello ni un euro del dinero público.
2. Que la Iglesia Católica utilice sus instalaciones y las de todas sus
organizaciones (iglesias, colegios, residencias, etc.) como alojamiento para
sus simpatizantes y no los centros de educación pública.
3. Que el Estado no deje de ingresar ni un euro por deducciones de las
empresas patrocinadoras del evento.
1 Para la estimación de la cifra de al menos 50 millones de gasto público en relación a la visita del Papa y las Jornadas Mundiales
de la Juventud nos basamos en varias fuentes, sólo destacamos tres.
• Las declaraciones del gerente de la Conferencia Episcopal y responsable de Economía de la JMJ, Fernando Giménez, según
cual el presupuesto estará entre lo gastado en la JMJ de Roma 2000 (54 millones) y la de Sidney 2008 (47 millones). Fuente:
diario Público 02/10/2010.
• La cifra de al menos 11 millones que gastó Canal 9 (canal autonómico valenciano que funciona con dinero público) para cubrir
la visita del Papa a Valencia en 2006. Cifra conocida solo por la petición de un juez del TSJM en relación al 'caso Gürtel'.
Fuente diario El País y La Vanguardia, ambos el 09/04/2010
• Que el dinero que las empresas patrocinadoras (Prisa, Vocento, Intereconomía y Unidad Editorial) inviertan en este evento
tendrá como consecuencia una pérdida de ingreso de dinero público de entre el 45% y el 90% del total, pues recibirán
extraordinarios beneficios fiscales, al ser considerado Acontecimiento de Especial Interés Público por el Gobierno. Fuente diario
Público 02/10/2010.