4 de julio de 2011

Yo no voy- Ni ez noa. San Ferminetan zezenketarik ez!!!




Andando estos días por la calle Estafeta de Iruñea, vemos como multitud de comercios comienzan a llenar sus escaparates de camisetas blancas y pañuelos rojos con “el toro”, imagen convertida en seña de identidad de los Sanfermines, que son a su vez el emblema de la ciudad.
Desde las instituciones existe un constante interés en vincular el atractivo turístico-cultural de Pamplona con los toros, cuando los espectáculos taurinos (encierros, corridas de toros…) solo ocupan unas horas de nueve días al año. ¿Qué pasa con los 356 días restantes? ¿Acaso nuestra ciudad no es interesante ni tiene identidad propia sin toros? ¿Por qué no se fomentan otras actividades realmente culturales?
Parece que la cultura popular, ciudadana y participativa da miedo. Por lo visto, no interesa que la ciudadanía organice sus propias actividades, conciertos, comidas populares… que al no estar controladas por las instituciones, acaban siendo censuradas y prohibidas sin dar ninguna explicación.
Entonces, ¿para quién son los Sanfermines? Tal vez deberíamos plantearnos qué tipo de fiestas y cómo las queremos. ¿Por qué dejar que se conviertan en algo con lo que no nos identificamos, no disfrutamos y de lo que parecemos quedar al margen?
Ya es hora de llamar a las cosas por su nombre; el espectáculo que se da en la plaza de toros no es más que una vergonzosa exhibición de tortura y maltrato animal, indigno de una sociedad civilizada. Y que no nos engañen, las costumbres no son intocables. Por esta razón, invitamos a la reflexión en torno a este tipo de espectáculos, a pesar de que la motivación por acudir a la plaza sea simplemente la juerga.
Cierto es que a la hora de las corridas de toros no hay alternativas de ocio en la ciudad (de eso ya se encarga el Ayuntamiento…). Por eso, debemos trabajar por crear alternativas a este “espectáculo” y ser conscientes de que somos capaces de trasladar ese mismo ambiente que se da en la plaza a otros lugares. Un espacio en el que todas tengamos cabida, también aquellas personas que, por diversas razones, no asisten a la plaza.
Desde el colectivo Zezengorri se aboga por unas fiestas por y para el pueblo, en las que haya otro tipo de opciones no vinculadas a la tortura sistemática de animales. Es por ello que hacemos un llamamiento a participar en las actividades alternativas que se organicen. ¡Entre todas podemos!

Zezengorri – Colectivo Antitaurino de Iruñea